Yogurt: Bizcocho de Yogur, Cómo Hacer Yogurt Casero, Torta de Yogurt, Recetas de Yogurt

Yogurt

El yogurt es un producto lácteo fermentado, levemente ácido, de cultivo semisólido que es producido por homogeneización y pasteurización, y es de alto valor nutritvo para la alimentación humana. El yogurt, es un producto efectivo para restaurar y mantener el funcionamiento normal de nuestro equilibrio intestinal, rico en vitaminas B. Este producto tiene una gran variedad de sabores, y es barato. El yogurt se ha popularizado en muchos países al rededor del mundo. Mucha gente con problemas digestivos consume yogurt para ayudar al tratamiento de este desorden. Otros lo consumen para mantener o conservar su salud ya que proporciona nutrientes. Además, el yogurt es producido a bajo costo lo que es un beneficio para los consumidores y productores. Por supuesto, los muchos beneficios del yogurt son, de poca importancia para muchos consumidores, ya que ellos lo consumen por su agradable sabor.

El yogurt tuvo sus orígenes en Turquía. Los procedimientos usados para la producción en masa fueron desarrollados en naciones occidentales. La importancia de la planta descrita en este estudio no sólo es el bajo costo para instalarla, sino también para operarla. Ambas en conjunto con el crecimiento de la popularidad internacional del yogurt, hace de este estudio una inversión razonable para cualquier emprendedor que desee establecer una producción capaz de generar un rápido retorno de la inversión, así como también un flujo estable de ganancias para los años siguientes.

Tzatziki

¿Qué es el Yogurt?

El yogur es producto lácteo de consistencia generalmente cremosa que se obtiene a partir de la fermentación de la leche. Si bien no existe un impedimento a la hora de emplear cualquier tipo de leche para la elaboración del yogur, preferentemente, la producción actual emplea la leche de vaca.

En tanto, será precisamente la fermentación del azúcar de la leche en ácido láctico lo que le atribuirá al yogur esa consistencia y sabor tan distintivo entre otras sustancias similares.

Si bien el sabor natural, conocido popularmente como Kumis, es el más frecuente, en los últimos años se ha impuesto la demanda por los yogures saborizados y entonces es así que es frecuente encontrarse con yogures de fruta, vainilla, chocolate o con cualquier otro saborizante.

El origen del vocablo yogur procede del idioma turco, e implica mezcla, seguramente, en la determinación de su denominación haya tenido mucho que ver su método de preparación.

Respecto de su aparición en el tiempo, existen pruebas fehacientes que hablan de la existencia del yogur hace 4.500 años atrás, los primeros yogures se cree que habrían aparecido como consecuencia de la fermentación espontánea, probablemente por la acción de alguna bacteria que se hallase en el interior de las bolsas de piel de cabras, las cuales se usaban como recipientes de transporte.

Durante largo tiempo el yogur se mantuvo como un alimento propio de la India, Asia y Europa, hasta que aproximadamente en el 1900, un científico, expuso formalmente las beneficiosas propiedades del yogur respecto de la alta esperanza de vida que generaban en los campesinos búlgaros, entonces, a partir de allí se magnificó su consumo.

El principal ingrediente que requiere el yogur son bacterias benignas, las cuales se alojarán dentro de la leche bajo una temperatura y condiciones ambientales controladas, las cuales variarán dependiendo de la contextura que se le quiera dar al yogur, ya sea firme, cremoso, pasteurizado, entre otros.

Actualmente, es infinita la variedad de yogures que existen, de frutilla, de ciruelas, de vainilla, naturales, bebibles, firmes, cremosos, super cremosos, en tanto, los cereales azucarados o los regulares suelen ser un acompañamiento ideal de los mismos, incluso, muchas marcas ya los comercializan con pequeños potes de cereales en el mismo pack del yogur.

Algunos de los principales beneficios del yogur es que es rico en calcio, en proteínas y ayuda en la regulación del intestino.

Yogur helado

Cómo Hacer Yogurt Casero

Aprendamos a preparar yogurt casero natural o saborizado, para tener siempre a mano una rica porción de este sabroso y saludable alimento.

Está claro que hoy en día los yogures llevan muchas más cosas de las que desearíamos, colorantes, aromas, estabilizantes, leche en polvo, conservantes, etc… así que una solución es hacerlos nosotras mismas.

Beneficios del Yogurt

El yogurt, también conocido como yogur, yoghurt o yogourth, es un alimento completo, que nutre y aporta numerosos beneficios al organismo. Además, es una merienda saludable, y un gran reemplazo de algunos pesados alimentos a la hora de hacer dietas.

Este producto lácteo colabora a regular el sistema digestivo y nos ayuda a ir al baño con mayor regularidad.

Cómo preparar yogurt casero y natural

  • TIEMPO

    5min + 8-10 horas.

  • DIFICULTAD

    Muy fácil

Para preparar yogurt casero (el llamado laban por los paisanos sirios y libaneses), necesitamos un pote o una porción de yogurt de base, al menos unas tres cucharadas soperas de este producto. De preferencia, deberá ser de sabor natural, sin endulzar, y sin conservantes ni otros agregados. También necesitaremos leche, y los utensilios adecuados.

Comenzamos por colocar un litro de leche en una ollita, y la llevamos a fuego lento hasta calentar a una temperatura que permita introducir un dedo por 5 segundos sin quemarnos. En ese momento, retiramos la leche del fuego, e incorporamos ágilmente el pote o la porción de yogurt. Si queremos una consistencia mas untuosa y cremosa, podemos agregarle una cucharada de leche en polvo.

Pasamos esta mezcla a un recipiente adecuado. Si contamos con yogurtera de plástico mejor, sino podemos colocarlo en un contenedor plástico común, que cuente con tapa y cierre hermético.

Dejaremos nuestro yogurt casero allí dentro, cubierto por un repasador y en un lugar cálido y seco, durante aproximadamente un día.

Pasado este tiempo llevamos el producto a la heladera, reservando aparte una porción para usar la próxima vez que hagamos nuestro propio yogurt casero. El tiempo de conservación es de 10 a 15 días.

Si no conseguimos yogurt natural, podemos hacerlo con yogurt de vainilla o de otro sabor, aunque para lograr un producto bien saborizado requeriremos de algún aditamento, como algún saborizante, o jugo y pulpa de frutas. Para ello, en nuestro artículo "Cómo saborizar los yogures caseros", encontraremos muchas ideas para enriquecer el sabor del mismo.

Recordemos que de no agregar aditivos o saborizantes, con cada tanda de elaboración este sabor se irá perdiendo, hasta lograr un yogurt de sabor natural apto para utilizar en nuestras próximas preparaciones.

Hacer yogur de forma casera en yogurtera

Lo suyo es que compréis un yogur natural, es más fácil que el cultivo haga su labor mejor que uno con sabor que normalmente lleva más aditivos. En mi caso utilicé uno azucarado, y se puede añadir una cucharada de mermelada en el fondo para darle color y sabor diferente al de la propia leche.

Preparación:

La forma de preparar el yogur es muy sencilla, se echa una cuchara de yogur en un recipiente y se rellena con leche, tened en cuenta que es un yogur por litro para que el tiempo de fermentación no sea muy largo. Y luego lo mezcláis para que el fermento se mezcle bien con la leche.

No es necesaria la yogurtera, se puede ayudar al cultivo subiendo la temperatura al baño maría a no más de 40º ya que sino el cultivo podría morir. Y repetir al menos un par de veces. El resto es naturaleza en acción, veremos como se van haciendo primeramente unos grumitos y se terminará haciendo el yogur completo. En mi caso uso la yogurtera ya que la tengo y me ahorro tener que estar calentando el agua, el tiempo aproximado es de unas 8 a 10 horas dependiendo de la temperatura ambiente. Una vez pasado este tiempo, los sacamos de la yogurtera y al frigorífico! El tiempo al baño maría puede depender, pero también va desde las 8 horas, dependiendo de lo que se mantenga el agua caliente.

El resultado:

yogur casero

Cómo Hacer un Delicioso Yogurt Natural

En esta guía te enseñaremos a hacer yogurt casero y natural, con unos pocos ingredientes.

Receta para hacer yogurt natural y casero

El yogurt es un ser vivo; son millones de bacterias que se forman dentro de la leche y le dan esa deliciosa textura y sabor. Así que para hacer este, lo que hace falta es cultivar estas bacterias para que se reproduzcan una y otra vez. En esta guía te enseñaremos a hacer yogurt de forma sencilla y natural.

Ingredientes para hacer yogurt natural:

Partiremos de un yogurt natural sin azúcar comprado en el supermercado, de ahí obtendremos nuestro primer grupo de bacterias; también utilizaremos leche en polvo, agua y pequeños recipientes para conservar el yogurt.

Cómo hacer yogurt casero:

  • Prepara leche en polvo con la mitad de la leche requerida en las instrucciones, es decir, 2 cucharadas por taza en vez de 4; para esta receta se hará un litro de leche.

  • Una vez homogeneizada, colócala en una olla y calienta a fuego medio hasta que esté a punto de hervir (si hierve no funcionará la receta). Esto se identifica con un termómetro a los 85 grados centígrados, o cuando humee bastante y comience a crecer.

  • Luego, espera a que baje la temperatura de la leche hasta 45 grados y, si no tienes termómetro, mete el dedo meñique en la leche; estará perfecta cuando te quemes pero puedas aguantar el dedo dentro. Si no quema, debes calentar un poco más la leche. Si está demasiado caliente matará a las bacterias y no podrás terminar la receta.

  • Vierte la leche a 45 grados en un recipiente y mezcla con el yogurt hasta homogeneizar todo. Llena cada uno de los recipientes con la mezcla, entre más llenos mejor. Ya hemos colocado un grupo de bacterias en cada vaso en un ambiente óptimo para que se reproduzcan, así que sólo resta tapar los recipientes, en lo posible con un paño de cocina limpio, y meterlo en el horno apagado (en un país tropical o verano), o en una caja llena de papel periódico para mantener la temperatura.

  • Deja reposar durante 7 horas, y luego coloca en la nevera. En este momento, puedes darle sabor siguiendo estos consejos.

  • Sin abrir los recipientes, el yogurt durará en buen estado una semana, y una vez abierto, durará entre 4 y cinco días. Recomendamos que guardes uno de los recipientes para hacer más yogurt, así no tendrás que comprar más en el supermercado.

Cómo Saborizar los Yogures Caseros

La mayoría de las recetas para hacer yogur casero no indican cómo darles sabor. En esta nota encontraremos muchas opciones para saborizar y hacer mas exquisitos estos productos hechos en casa.

Saborizantes para yogur casero:

El yogur es un alimento muy rico e ideal para las dietas, ya que posee muy pocas calorías, y por eso suele estar presente en todo régimen de comidas.

En “Cómo Hacer Yogurt Casero” hemos aprendido a hacer yogures caseros de sabor natural, pero ahora iremos un poco más allá y veremos cómo saborizarlos.

Debido a que las bacterias que forman el producto necesitan multiplicarse, los saborizantes deben colocarse luego de la incubación, es decir, antes de llevarlo a la heladera, transcurrido el tiempo de reposo. Recuerda guardar una porción del yogurt antes de saborizarlo, para utilizarlo en la próxima preparación.

Saborizantes naturales para el yogur casero:

Una forma de saborizar los yogures es colocando diversos elementos para que transmita su sabor uniformemente durante un tiempo prolongado.

Por ejemplo, podemos colocar una hoja de laurel en cada vaso, pero con el tallo asomando afuera, para poder retirarlo antes de consumir. De igual modo podemos colocar tiras de cáscaras de frutas, insertadas en un palillo, para poder retirarlas sin dificultad.

La idea es que al colocar dentro este tipo de hierbas o cáscaras, con el transcurso de las horas se irá transmitiendo su aroma y sabor, y así obtendremos un yogur que sigue siendo natural, sin añadidos extraños ni saborizantes artificiales.

Otras opciones para saborizar el yogur con este método son:

  • Una rodaja de cebolla o cebolleta (insertados en un palillo para poder retirar).

  • Un trozo de apio.

  • Cáscaras de manzana, limón o cualquier fruta.

  • Una ramita de canela (con una punta fuera).

  • Hierbas aromáticas como menta, albahaca, perejil, mejorana, etc. (siempre con el tallo fuera).

Saborizantes artificiales:

Otra forma de saborizar el yogur casero es utilizando saborizantes líquidos, en polvo o esencias. Estos elementos son menos naturales, pero nos aseguran darle un sabor mucho mas intenso a los yogures. También podemos utilizar otros ingredientes para mezclar, como semillas de cualquier tipo, curry, nuez moscada, cacao o canela en polvo.

Para saborizar con estos elementos, los colocaremos en cada vaso, o bien en la preparación general, sin olvidar que al remover es posible que el yogur se corte, pero con el transcurso de las horas volverá a unificarse.

Saborizantes sólidos

Por último, el tercer método: para saborizar un yogur casero por medio de elementos sólidos. En este caso, utilizaremos trozos pequeños de bizcochuelos, cereales, galletitas o cualquier ingrediente que pueda ser desmenuzado. También podemos utilizar trozos de frutas, aunque es posible que el jugo de las mismas quede en la superficie, debiendo mezclar bien para que se integren.

Son muchas las opciones que tenemos para saborizar los yogures, sólo hay que pensar en el sabor que queramos darle y seguir los consejos anteriores, dependiendo si es un ingrediente solido, liquido, hierbas o aromatizantes artificiales.

Bizcocho de Yogur Light

Ya hemos visto cantidad de recetas de bizcochos, de muchos sabores y de distintas clases. Pero hoy quiero ser un poco más tradicional y os traigo una receta de bizcocho de yogur, que seguro que más de uno ya conoce, con la diferencia de que vamos a hacerlo light.

Ingredientes:

Un yogur natural desnatado, dos huevos, tres cucharadas de harina integral, un sobre de levadura, la ralladura de un limón, tres cucharadas de aceite, una cucharada de margarina light y dos vasitos de azúcar moreno.

Preparación:

En un recipiente grande, batimos los huevos, añadiendo sin dejar de remover, el azúcar, la harina, la levadura, el yogur, la ralladura de limón y el aceite. Amasar hasta conseguir una pasta de textura homogénea.

Untamos un molde para bizcocho con la margarina y precalentamos el horno a 180º, introducimos el molde y horneamos hasta que el bizcocho se dore. Para comprobar si está hecho o no, pinchamos con un tenedor, si este sale limpio es que ya está cocinado.

Cómo Preparar un Delicioso Arroz al Yogurt

Excelente acompañante para carnes rojas con un sabor fuerte.

Arroz al yogurt

Este delicioso plato de origen indio (La India) es una oportunidad sencilla para asombrar a tus comensales, el tiempo de cocción de la receta es de aproximadamente cincuenta minutos y le daremos las cantidades para realizar 4 porciones de comida.

Receta de arroz al yogurt

Ingredientes para arroz al yogurt:

  • 2 tazas de arroz blanco

  • 3 cdas. de manteca clarificada (ghee) o manteca

  • 1/2 lt Agua

  • 1/4 lt Yogurt

  • 2 cdtas. Sal (opcional)

  • 2 cdtas. Nuez moscada rallada

  • 1 cda. Jengibre fresco, rallado

  • 1 cda. Semillas de mostaza

  • 1/2 Morrones rojos picados finamente

Como preparar arroz al yogurt:

Si desea adornar el plato al servirlo, le recomendamos que lo haga con unas hojitas de albahaca fresca.

Lave el arroz y remójelo durante 15 min, luego escúrralo en el colador.

Caliente el ghee, manteca o aceite en la olla mediana, a fuego medio/alto, y eche las semillas de mostaza, tape la olla inmediatamente.

Cuando las semillas dejen de reventar, agregue el morón y revuelva, añada luego el arroz y revuelva por 1 min. Vierta el agua y la sal y déjelo hervir por otro minuto, baje el fuego y cocine de 18 a 20 min.

Cinco minutos antes de que el arroz esté totalmente cocido, agregue el yogurt y revuelva rápidamente con la cuchara. Vuelva a taparlo y cocínelo hasta que los granos de arroz estén blandos y el líquido se haya reducido.

Si queda líquido, deje que se evapore cocinando unos minutos más con la olla destapada. Sírvalo en cada plato decorado con hojas de menta y/o albahaca.

Este plato es un excelente acompañante para carnes rojas preparadas al curry o con especies indias de sabor fuerte. Muy buen provecho.

RECETAS DE YOGURT

Bizcocho de Yogur

Pues algo tan fácil y sencillo de hacer como un simple bizcocho (o queque para los canariones!!!) tiene un par de puntos claves para que salga rico y esponjoso... Hoy por casualidad he preparado uno y sin darme cuenta lo prepare con harina simple y yogur natural aromatizado con vainilla y me ha salido.... He oído y leído que en TX se deben batir los huevos y el azúcar a 37º, en otras tantas me dicen que levante las claras a punto de nieve.... que tamice la harina de repostería con la levadura en polvo..... Pues fijaros que en el libro "Imprescindible" de TX sale el bizcocho de yogur y lo único que se hace es verter todos los ingredientes en el vaso mezclar a vel-4 durante 20 segundos y verter el resultado en el molde engrasado...

Los ingredientes son los siguientes:

  • 4 huevos

  • 120gr de aceite de girasol(yo siempre de oliva)

  • un yogur (125ml)

  • 300gr de harina de repostería (por error la puse normal)

  • dos pares de sobre gasificante (en mercadona...nada que ver con la normal)

  • 200gr de azúcar

  • 1pizca de sal

  • mantequilla y harina para engrasar molde

Y una vez vertido al molde se mete al horno precalentado a 250ºC para darle una media hora...pasado ese tiempo sacamos y pinchamos en el centro para comprobar la coccion del interior:si el pincho sale limpio esta hecho pero si sale humedo dejar 10-15min mas hasta que cocine.

Que si que si que nada de montar claras ni tamizar harina ni nada de nada(puede que este desvirtuando el ritual pastelero de un bizcocho esponjoso y tierno pero es así)....yo todo eso lo hice y ninguno me quedo tan bueno como este....mirar mirar

PD: yo en realidad lo hice a mitad de cantidades partiendo de dos huevos....y desde ahí, todo al 50%

Os puedo decir que la masa no sobrepasaba la mitad del molde y mirar que altura mas buena cogio....Un truco que he inventado; ya que mi horno cocina a ambos lados a la vez, para que la superficie del bizcocho no se queme es cubrirlo con papel de aluminio para que se termine de cocinar por dentro (si el horno esta en buen estado podeir poner calor solo por debajo).

Helado de Yogurt con Mermelada de Cerezas

Vuelve septiembre y con él las rutinas, los horarios, las prisas... el verano poco a poco va llegando a su fín y con él los días de relax, los despertares sin prisas, las comidas ligeras y frescas, los helados... Pues no, aún nos quedan unos cuantos dias de verano para disfrutar.

Tengo una deliciosa mermelada de cerezas, con muchos trocitos de fruta, como a mi me gusta. Untarla en una buena tostada de pan calentito para desayunar es un lujo. ¿Y acompañando a un rico helado de yogurt? Hummm. Dicho y hecho. Aquí lo teneis.

Solo os digo que lo probeis, si os gustan los helados.

INGREDIENTES:

  • 400gr de yogurt natural

  • 125 ml. de nata para montar

  • 80gr de azúcar (si ponemos azúcar invertido, 60gr de azúcar y dos cucharadas de azúcar invertido)

  • 2 claras de huevo

  • sal

  • mermelada casera de cerezas (opcional)

ELABORACIÓN:

  • Montamos la nata en un bol con ayuda de las varillas eléctricas y, cuando empiece a estar firme, agregamos el azúcar y seguimos batiendo.

  • En otro cuenco batimos el yogurt hasta que esté cremoso

  • Añadimos al yogurt la nata, poco a poco y mezclandolo con una espátula con movimientos envolventes: de arriba/ abajo y de abajo/arriba

  • Montamos las claras a punto de nieve firme con una pizca de sal

  • Incorporamos a la mezcla del yogurt y la nata, hasta que quede una mezcla homogénea.

  • Dejamos reposar en el frigorífico al menos 4 horas

  • Si lo hacemos con la heladera: una vez pasado el reposo, lo llevamos a la heladera (que estará ya en funcionamiento) poco a poco. Dejamos hacerse unos 25 minutos.

  • Podemos comerlo tal cual sale de la heladera o dejarlo en un recipiente hermético en el congelador.

Si lo hacemos sin heladera:

  • Una vez que hayamos mezclado la nata montada, con el yogurt y el azúcar, vertemos la preparación en un recipiente apto para el congelador. Lo tapamos y dejamos en el congelador unos 45 minutos.

  • Montamos las claras a punto de nieve firme con un poco de sal.

  • Removemos la crema semihelada con un tenedor y le añadimos las claras montadas. Mezclamos hasta incorporarlas bien y dejamos en el congelador un mínimo de 5 horas.

  • Cada 45 minutos removemos la mezcla para romper los cristales de hielo.

  • Podemos degustarlo tal cual, porque está delicioso, pero si, como es mi caso, lo acompañáis de fruta, mermelada, chocolate..........¡ deliciosooooooooo!

Receta de Bizcocho de Yogur (2)

Bizcocho de yogur. Han pasado varias semanas desde la publicación de la última receta. He estado bastante ocupado y, además, no tenía horno. Lo primero sigue siendo igual: creo que este año voy a tener bastante jaleo... Sin embargo, la cuestión del horno ya está resuelta y ayer, por fin, pude probar el horno!!!

Para estrenarlo me he decantado por una receta de bizcocho de yogur muy sencilla y fácil de llevar a la práctica. No quería complicarme mucho, porque la verdad es que todavía no le tengo cogido el "truco" al nuevo horno. Además, tenía ganas de comenzar el año con algo de lo más sencillo, por si alguien se acerca al blog y ve la receta que se anime con esto de la repostería...

El bizcocho de yogur que he preparado se basa en la clásica receta de los vasos de yogur. No vamos a necesitar peso para medir los ingredientes: nos bastará con el recipiente donde viene el yogur. Esta será nuestra medida. Es decir, cuando en los ingredientes del bizcocho digo 1 medida de yogur de aceite, por ejemplo, lo que quiero decir es que cogeremos el envase del yogur y lo llenaremos de aceite...

Bizcocho de yogur

No voy a extenderme demasiado porque la receta de este bizcocho es tan simple y sencilla que no da pie a ello. Simplemente os puntualizaré dos detalles:

  • He utilizado un yogur de limón. Si os gusta más otro sabor, adelante!!!

  • Cuando llevéis 35 minutos de cocción, debéis comenzar a vigilar el bizcocho. Quizás mi horno no esté muy bien del todo, pero yo tuve que tenerlo dentro durante unos 55-60 minutos. Pinchamos con un cuchillo en el centro y, si sale seco, el bizcocho está hecho.

Vamos a la cocina!!

Ingredientes del bizcocho de yogur:

  • 1 yogur de limón (o del sabor que más os guste).

  • 1 medida de yogur de aceite de girasol (o de máiz).

  • 2 medidas de yogur de azúcar.

  • 3 medidas de yogur de harina de repostería.

  • 3 huevos.

  • 1 sobre de levadura de repostería.

Preparación del bizcocho de yogur:

Muy fácil. En primer lugar, precalentamos el horno a 180 ºC (arriba y abajo).

Vertemos en un bowl el yogur, las dos medidas de azúcar y los tres huevos. Batimos bien hasta que todo esté integrado.

Tamizamos encima las tres medidas de harina y la levadura. Volvemos a batir hasta que todo esté integrado correctamente.

Por último, añadimos a la mezcla anterior la medida de aceite de girasol. Como habréis podido imaginar, volvemos a batir bien.

Preparamos el molde. En mi caso utilicé un molde rectangular que forré con papel de hornear. El papel de hornear lo engrasé con un poco de mantequilla.

Vertemos la mezcla en el molde y ponemos dentro del horno durante unos 35 minutos. A partir de este tiempo, hay que ir vigilando que el bizcocho esté hecho cada 5-10 minutos. En mi caso, tardé en cocerlo unos 55-60 minutos. Todo dependerá del horno.

Para comprobar que el bizcocho de yogur ya está hecho, simplemente lo pinchamos con un cuchillo. Si sale seco, el bizcocho está hecho.

Y eso es todo. Espero que os haya gustado esta receta de bizcocho de yogur. Os recuerdo que en lugar de yogur de limón, podéis utilizar yogur del sabor que más os guste.

Ya me contaréis. Hasta pronto!!

Buen provecho!!

Bizcocho de yogur

Bizcocho de yogur

Bizcocho de yogur

Tarta de Yogur y Cerezas con Mascarpone sin Horno

Tarta de yogur y cerezas con mascarpone sin horno. Por fin, hoy toca tarta... Ya era hora, ¿no? Además, aprovechando que el verano está a punto de llamar a nuestra puerta por estos lares y no deseamos pasar calor cerca del horno, me gustaría presentaros una tarta sin horno muy fácil de realizar, en la que combinaremos unas cerezas de temporada, yogur y mascarpone.

Una de las cosas que más me han llamado la atención de esta tarta de yogur es la cantidad de posibilidades y variantes que nos ofrece. Podemos añadir yogur del sabor que más nos guste. Podemos añadir otra fruta que nos guste más para sustituir las cerezas... La tarta lleva algo de licor de cereza – lo que la hace ideal para tomar de postre; pero podemos sustituirlo por otro que nos llame más la atención... Creo que esto es lo que deben ofrecer las recetas de postres fáciles: deben abrir la ventana a nuestra imaginación para "jugar" con ellas y adaptarlas a nuestros propios gustos.

Tarta de yogur y cerezas con mascarpone sin horno

En cualquier caso, la receta es extremadamente sencilla. Sin considerar el tiempo de cuajado de la tarta, la tendréis lista en menos de una hora... Y además, es una tarta sin horno!!!!

Las consideraciones generales son las siguientes:

  • Una de las tareas más tediosas de la preparación de la tarta consiste en deshuesar las cerezas. Os aconsejo que esto sea lo primero que hagáis cuando preparéis esta receta.

  • La tarta lleva licor de cerezas (Aguardiente Kirsch). Personalmente, encuentro el sabor de este licor excesivamente fuerte. Os aconsejo que lo probéis ligeramente antes de añadirlo a la preparación para que os hagáis una idea de lo intenso de su sabor. Así podréis valorar si debéis añadir la cantidad propuesta en la receta, o incluso un poco menos. La próxima vez yo añadiré un poquito menos... También es cierto que la gente que la ha probado no la encuentra tan "aguardientada" como yo.

  • Por supuesto, podéis utilizar otro licor que no sea el de cerezas.

Poco más que añadir, así que vamos a la cocina!!

Ingredientes de la tarta de yogur y cerezas con mascarpone:

Base de la tarta:

  • 100 gr. de bizcochos de soletilla.

  • 60 gr. de mantequilla.

  • 4 cucharadas de licor Kirsch (aguardiente de cerezas).

  • Masa o crema de la tarta de cerezas:

  • 250 gr. de queso mascarpone.

  • 500 gr. de yogur natural con azúcar (ojo al dato).

  • 300 gr. de cerezas frescas.

  • 30 gr. de azúcar glass.

  • 10 gr. de azúcar avainillado.

  • El zumo de medio limón.

  • 1 sobre de gelatina neutra en polvo (10 gr.).

  • 4 cucharadas de licor Kirsch.

Decoración de la tarta de yogur y cerezas:

  • 200 ml de nata para montar (35,1 % de Materia Grasa).

  • 30 gr. de azúcar glass.

  • 4 gr. (o una cucharadita) de gelatina neutra en polvo.

Preparación de la tarta de yogur y cerezas con mascarpone:

Como veréis, la preparación de esta tarta es muy fácil. La tendremos lista en un abrir y cerrar de ojos porque es una tarta sin horno. En primer lugar, comenzamos preparando lo que será la base de nuestra tarta.

Trituramos los bizcochos de soletilla y los reducimos a polvo. En un cazo, derretimos la mantequilla, sin que llegue a hervir. Vertemos en un bowl el polvo de bizcocho, la mantequilla y añadimos el licor Kirsch (o el que hayamos elegido). Insisto: añadid poco licor y probad un poco la mezcla, para haceros una idea de si os gusta.

Removemos e integramos todo bien y lo esparcimos sobre un molde desmontable cuya base habremos forrado con papel de hornear.

Tarta de yogur y cerezas con mascarpone sin horno

Introducimos el molde en la nevera y lo dejamos reposar para que cuaje.

Si no habéis deshuesado las cerezas, este es el mejor momento para hacerlo. Para que no queden dudas: deshuesamos las cerezas.

Continuamos preparando la masa o crema de yogur, cerezas y mascarpone. Para ello, vertemos en un bowl el yogur, el queso mascarpone, el azúcar glass, el azúcar avainillado, el zumo de medio limón y las cucharadas del licor que hayamos elegido (Kirsch en mi caso).

Lo batimos todo muy bien hasta que los ingredientes estén integrados homogéneamente.

Ponemos cuatro cucharadas de la mezcla anterior en un cazo, junto con la gelatina en polvo. Ponemos el cazo a fuego medio y con una batidora de mano lo vamos removiendo y batiendo hasta que observemos que la gelatina ha quedado completamente disuelta en la crema. En este momento, vertemos el contenido del cazo (es decir, las cuatro cucharadas de crema con la gelatina disuelta) sobre el resto de la crema.

Batimos todo para integrar adecuadamente la gelatina.

En este momento, mezclamos las cerezas con la crema. Básicamente, las echamos dentro de la crema y las movemos un poco con la espátula o batidor.

Sacamos de la nevera el molde donde estaba la base de la tarta y vertemos dentro la crema de mascarpone con las cerezas. Nos lo llevamos a la nevera durante, al menos, un par de horas, para que la gelatina haga su efecto y la crema se cuaje correctamente.

Transcurrido este tiempo, la tarta tendrá este aspecto después de haberla desmoldado (perdonad la foto, es la única que salió):

Tarta de yogur y cerezas con mascarpone sin horno

Ya sólo nos falta decorar la tarta. Para ello, montamos la nata junto con la gelatina y el azúcar glass. Para montar, lo que hago es que comienzo a batir a baja velocidad la nata, exclusivamente. Cuando la nata ha subido un poco, añado el azúcar y la gelatina. Entonces comienzo a batir a máxima velocidad hasta que la nata está montada.

Con una manga pastelera, decoramos la tarta como más nos guste... Ya es sólo cuestión de imaginación!!! Por último, añadimos las 8 cerezas lavadas y secadas sobre la tarta, para añadir un poco de color!!!

Y eso es todo! Como habéis visto, esta tarta de yogur y cerezas con mascarpone es una receta de postres fáciles, que os dará mucho juego para añadir las frutas y licores que más os gusten... A mí ya se me están ocurriendo otras variaciones que pueden ser interesantes. ¿Y a vosotros?

Tarta de yogur y cerezas con mascarpone sin horno

Tarta de yogur y cerezas con mascarpone sin horno

Bizcocho de Yogur Griego

Bizcocho de yogur griego

Hay muchos cocinillas que añadimos al bizcocho un yogur natural o de sabores. ¿Probamos con el griego? Sale riquísimo. Como es un bizcocho sencillo, lo podemos emplear para preparar una tarta de fresas tan rica y vistosa como la de la imagen.

Ingredientes:

  • 1 yogur griego

  • 1 vasito de yogur de aceite de oliva virgen extra

  • 2 vasitos de azúcar

  • 3 vasitos de harina

  • 3 huevos

  • 1 sobre (16 gr.) de levadura en polvo

  • una pizca de sal

Preparación:

1. En un bol amplio, batimos los huevos con el azúcar.

2. Añadimos el yogur, el aceite y seguimos batiendo.

3. Incorporamos, con la ayuda de un colador para tamizar, la harina junto con la levadura y la sal. Mezclamos la masa.

4. Engrasamos un molde con mantequilla y harina o lo cubrimos con papel pergamino y volcamos la masa.

5. Cocinamos el bizcocho en horno precalentado a 180 grados durante 35 minutos. Si el bizcocho comenzara a dorarse por arriba antes de tiempo, lo cubriremos con papel de aluminio o desactivamos el calor superior.

6. Dejamos templar el bizcocho antes de desmoldarlo y pasarlo a una rejilla para que enfríe por completo.

BIZCOCHO DE YOGURT EN OLLA

INGREDIENTES:

  • 1 yogurt de limón.

  • 3 huevos.

  • 2 medidas (el mismo vaso del yogurt) de azúcar.

  • 3 medidas de harina de repostería.

  • 1 sobre de levadura Royal.

  • 1 pizca de sal

  • 1 medida de aceite de girasol.

PREPARACIÓN:

  1. En un bol, batimos con unas barillas los huevos y el azucar hasta que queden cremosos.

  2. Añadimos el yogurt, y el aceite y seguimos batiendo.

  3. Incorporamos la harina tamizada junto con la levadura y la sal e integramos con movimientos envolventes.

  4. Forramos la base de la cubeta con papel vegetal engrasado (yo hice un círculo tomando como plantilla la base de la cubeta), con ésto evitamos que el bizcocho se tueste demasiado por la base y vertemos la masa.

  5. Programamos el menú horno a 140º durante 35 minutos.

  6. Abrimos la olla y damos la vuelta al bizcocho para que se dore la parte superior, y programamos nuevamente menú horno, 140º durante 3 minutos más.

  7. Desmoldamos y decoramos al gusto.

Yogur Natural con Mermelada de Fresas

Este rico y sencillo postre se podría preparar tan ricamente mezclando un "yogur comercial" con la mermelada al gusto....pero, ¿y lo bien que sentaria comer algo absolutamente natural y hecho por ti?? Pues con TX es posible y con una yogurtera también.

INGREDIENTES PARA YOGUR (1 LITRO)

  • 1yogur natural o de sabor suave(limón, pera, piña)

  • 50gr de leche natural en polvo

  • 1litro de leche natural semidesnatada o entera

  • 40gr de azúcar

INGREDIENTES PARA MERMELADA DE FRESAS (600-700gr)

  • 500gr de fresas limpias sin pedúnculo

  • 400gr de azúcar

  • 1 limón pelado sin nada blanco

ELABORACIÓN

Para preparar el yogur lo haremos de noche ya que necesita reposar durante 8 horas. Para ello necesitaremos una manta y un par de bolsas para cubrir vaso y TX entera.

Dispondremos la leche el azúcar y la leche en polvo en el vaso y programaremos 3 minutos en velocidad 3-4 a 50ºC y cuando acabe añadimos el yogur y mezclamos un minuto mas para seguidamente y sin que se enfríe tapamos el vaso con una bolsa tapamos con una manta y otra vez con una bolsa mas grande la TX entera. Asi lo dejaremos una noche entera u 8 horas seguidas.

Por otra parte al día siguiente prepararemos la mermelada poniendo todos los ingredientes de la misma dentro del vaso para programar 20min 100ºC vel-4. Los primeros 15 minutos con la tapa cerrada para que cocine bien y luego revisamos: si queremos la mermelada mas espesa subimos a Tº. Varoma los últimos 5min con el bocal abierto.... el resultado es espectacular..... Yo ya no compro mas mermelada en tiendas.

Un truco que me dio una amiga mía para envasar al vacío y dure mucho mas tiempo esta conserva es llenar los tarros en caliente, cerrar enseguida y dejarlo boca a bajo durante 24horas sin tocarlo..... cuando lo abras oirás el clack típico del vacío

Una vez preparadas las dos cosas se presentan en un vasito poniendo mermelada fría en el fondo y llenar con yogur... El resultado esta riquisimooo!!!!

Con el yogur hay que tener en cuenta que la leche en polvo no sirve cualquiera ya que hay marcas de leche que no son leche sino preparado lacteo.... para no aburriros buscar una lata de 800gr de Svelltesse de Nestle.

Tambien podeir reservar un vasito de ese yogur preparado (125ml) para hacer el siquiente... asi llegara el momento que no compres yogur.... ya luego para no aburrir del sabor puedes aderezar con vainilla liquida,canela esencias varias mezclar en el ultimo momento con mermelada, miel, fruta natural.

Yogur Desnatado Casero: Sin Yogurtera

Yogur desnatado casero: sin yogurtera

Hacer yogur en casa, como hacer nuesto propio pan, es una gran satisfacción al tiempo que sabemos que será un producto 100% natural. Y si no tienes yogurtera, también puedes hacerlo. Si bien podemos hacerlo con fermentos que veden en el mercado, un yogur natural nos aportará los microorganismos necesarios para que se produzca el plato. Estos que os propongo son desnatados, y por tanto, ideales para dietas y cuidar la línea. Añade edulcorante a tus gusto y acompaña con frutas, cereales o lo que te plazaca.

Ingredientes:

  • 1 yogur natural desnatado de buena calidad

  • 1 litro de leche desnatada de buena calidad

  • 3-4 cucharadas de leche en polvo desnatada

Procedimiento:

Encender el horno a máxima potencia y cuando esté muy caliente, bajarlo a 50º C durante una media hora.

Calentamos la leche en un cazo donde no se nos pegue, o en el vaso de un robot de cocina (tipo Thermomix). Incorporamos el yogur natural y la leche en polvo. Removemos bien con ayuda de unas varillas. La leche no debe superar los 40-45º C, pues de otro modo mataremos los fermentos. Si no tienes termómetro de cocina, el truco es introducir un dedo (limpio): la leche debe estar caliente pero no quemarnos.

Llenamos unos tarros de cristal o vasos con la mezcla de leches y yougur y los tapamos con papel transparente. Los colocamos en un recipiente y los arropamos con una manta o cualquier tejido que nos mantenga el calor. Los metemos en el horno ya apagado, pero con el calor residual, y los dejams entre 10-12 horas. Podemos hacerlos por la noche y sacarlos por la mañana.

Transcurrido el tiempo, los sacamos del horno y los dejamos reposar y cuajar en la nevera (al menos 4 horas). Puedes educorante cuando los vayas a consumir, acompañarlos con fruta, ponerles cereales, muesli, frutos deshidratados… Ricos, naturales 100% y muy sanos.

Tzatziki: Deliciosa Salsa Griega de Yogur y Pepino

La Salsa Tzatziki, cuyo ingrediente principal es el yogur y el pepino, es una de las salsa que más se utilizan para preparar el sabroso Kebab. Esta es una salsa de origen griego (precisamente se conoce también como “salsa griega“) que enriquece como pocas tanto las carnes como los mariscos. ¿Quieres aprender a prepararla en casa?… Antes conozcamos un poco más sobre ella:

La Salsa Tzatziki está considerada como una de las recetas más típicas del Grecia y quizás por eso resulta curioso que su preparación sea tan sencilla y económica. Aparte del Kebab, también es bastante habitual que acompañe al Mezze (plato de aperitivos variados propios de la cocina mediterránea) y al pan de pita. Posee un sabor muy peculiar ante el cual el sabor de los alimentos que acompaña corren el riesgo de palidecer.

Vayamos ahora a conocer la receta de esta Salsa Tzatziki:

  • Ingredientes:

- Dos pepinos pequeños rallados (que no estén blandos).

- 500 ml de yogur griego, o en su caso, natural (el griego es más denso).

- 3 dientes de ajo bien machacados, o rallados.

- Jugo de limón.

- Un poco de menta fresca.

- Aceite de oliva.

- Sal.

  • Preparación:

- Primero hay que eliminar la máxima cantidad posible de suero del yogur. Para ello hemos de dejarlo unas horas en la nevera, eso si, escurriendo en un colador de malla muy fina o en un paño especial, de esos para escurrir el queso. También es conveniente hacerlo con el pepino ya rallado.

- Una vez escurridos tanto el yogur como el pepino, hemos de verterlo en un bol junto al ajo previamente machacado, dos o tres cucharadas de jugo de limón, una cucharadita de menta fresca bien picadita y una pizca de sal. Luego le agregamos un poco de aceite de oliva (un toque ligero) y tras taparlo lo dejamos reposar un par de horas de nuevo en la nevera.

- Como adorno se le puede añadir dos o tres aceitunas negras estrategicamente colocadas en pleno centro, rodeadas de unos toquecitos de más menta picada, y hay hasta quien le añade algo de pimienta recién molida.

Berenjenas Fritas con Yogur: Yradicional de Turquía

Seguro que más de un lector ya añoraba las bondades de la cocina turca, una tradición gastronómica que fusiona como pocas los sabores de Asia y del Mediterráneo. Para ello, en las siguientes líneas se describe cómo elaborar un delicioso yogurtlu patlican, o lo que es lo mismo, berenjenas fritas con yogur.

Precisamente, éste último ingrediente en muy típico de Turquía, país que presume de haberlo inventado. En el recetario turco, el yogur espeso y cremoso acostumbra a utilizarse para acompañar verduras crudas o cocidas, como en este caso. No obstante, quienes deseen obtener un plato más ligero, pueden pintar las berenjenas con aceite y cocinarlas a la parrilla hasta que se doren, antes de recubrirlas con yogur especiado.

Veamos a continuación la receta para elaborar estas berenjenas fritas con yogur.

Ingredientes (para 4 comensales):

  • 900 g de berenjenas grandes

  • 300 ml de yogur natural escurrido

  • 150 ml de aceite de oliva

  • 2 dientes de ajo pelados y chafados

  • 1 cucharada de eneldo fresco picado

  • 1 cucharadita de semillas de alcaravea

  • 1/2 cucharadita de paprika dulce

  • sal y pimienta negra recién molida al gusto

PREPARACIÓN:

· En primer lugar, cortar las berenjenas al través en rodajas de 1 cm. Salarlas para suelten el jugo.

· Seguidamente, calentar el aceite en una sartén a fuego entre moderado y fuerte. Cuando el aceite esté casi listo (se puede comprobar arrojando un cubo de pan y viendo si se dora), añadir unas rodajas de berenjena enjuagadas y secadas. Freír durante 1 minutos de cada lado hasta que adquieran un tono dorado, retirar con la ayuda de una espumadera y escurrir con papel de cocina.

· Continuar el proceso hasta que todas las rodajas de berenjena estén cocidas. No añadir demasiadas rodajas a la sartén a la vez y cerciorarse de que el aceite esté bien caliente: si no, se corre el riesgo de que las berenjenas absorban demasiada aceite.

· Mezclar el yogur, las semillas, el ajo y los condimentos. Poner las rodajas de berenjena frita en una fuente y echar por encima el yogur. Espolvorear con paprika y eneldo. Las berenjenas pueden servirse tibias o frías, pero deben cubrirse con yogur cuando aún están calientes.

Tarta de Yogur y Fresas

Tarta de yogur y fresas. Hace unas semanas tuve un cumpleaños. Cuando tengo alguna de estas celebraciones no me lo pienso dos veces: toca tarta. No disponía de mucho tiempo y tenía ganas de hacer algo vistoso. Me decanté finalmente por esta tarta de yogur y fresas; una más de nuestras tartas fáciles que, en esta ocasión, aprovecha que estamos en la temporada de fresas.

La tarta de hoy no tiene mucha dificultad y os puede dar mucho juego. Está compuesta, básicamente, de un bizcocho esponjoso y una mousse de fresas con algo de yogur; pero podéis utilizar otra fruta que os guste más, por ejemplo, frambuesas.

Antes de proceder con la realización de la receta debemos considerar los siguientes aspectos:

  • Utilizaremos 10 gr. de levadura. Puede que estemos tentados a echar más levadura, pero con esta será más que suficiente. Normalmente, los sobres comerciales vienen con 15 0 16 gramos, así que reservaremos el resto, o utilizaremos levadura de la que venden en "botecitos". Si utilizáis más levadura, el bizcocho os subirá mucho al principio y luego caerá por su propio peso, porque no tendremos estructura para soportar esa carga.

  • Para la decoración he utilizado un sobre de gelificante incoloro para tartas. Son unos sobres que venden en algunos supermercados. Básicamente, actúan como la gelatina: se mezclan y disuelven con agua caliente, se retiran del fuego y se dejan templar. Si no disponéis de este ingrediente, podéis utilizar gelatina neutra. La utilización sería similar: disolvemos en agua caliente, retiramos y dejamos templar. La única diferencia es que el tiempo de templado/enfriado será mayor. Metemos en la nevera hasta que tenga la consistencia adecuada para verter sobre la tarta y listo. Luego lo vemos.

  • En lugar de fresas, podemos utilizar otra fruta. Se me ocurre frambuesa, plátano, cerezas... Cualquier fruta que os guste y que pueda combinarse para realizar una mousse (prácticamente toda) es susceptible de ser utilizada como relleno y como decoración. De hecho, a medida que escribo esto se me está ocurriendo otra tarta...

  • La mousse lleva clara de huevo cruda. Por este motivo, es importante que este tipo de tartas (las que llevan huevo crudo) se realicen con huevos que se encuentren en perfecto estado. Para mayor seguridad, es recomendable consumir la mousse antes del verano.

  • Para preparar la mousse de fresas utilizaremos gelatina neutra. La consistencia de nuestra mousse dependerá de cómo utilicemos la gelatina neutra. En esencia, la gelatina neutra se disuelve en caliente en una parte de lo que queramos gelatinizar y luego se añade a toda la mezcla. En nuestro caso, para que toda la operación sea un éxito, después de disolver en caliente la gelatina con el preparado de fresas, lo dejaremos templar un poco y lo meteremos en la nevera para que vaya cuajando y endurezca. Vigilaremos este proceso para que no cuaje del todo y podamos continuar mezclando las fresas con el resto de componentes del mousse: la nata y las claras. Si cuaja del todo antes de mezclarlo, los ingredientes no se integrarán bien.

Vamos a la cocina!!

Ingredientes de la tarta de yogur y fresas:

Bizcocho:

  • 6 huevos.

  • 150 gr. de azúcar.

  • 45 gr. de maicena.

  • 120 gr. de harina de repostería.

  • 10 gr. de levadura.

  • 60 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.

  • 1 pizca de sal.

  • 5 gr. de azúcar avainillado.

  • La cáscara de medio limón rallada.

Mousse de fresa y yogur:

  • 1 huevo.

  • 60 gr. de azúcar.

  • 5 gr. de azúcar avainillado.

  • 1 pizca de sal.

  • 1 yogur natural azucarado ( o uno sin azucarar más una cucharadita de azúcar).

  • Un chorrito de zumo de limón.

  • Un sobre de gelatina neutra.

  • 150 gr. de fresas.

  • 200 gr. de nata para montar (35.1 % materia grasa).

  • 30 gr. de azúcar para montar la nata.

  • 2 claras de huevo.

  • 10 gr. de azúcar para montar las claras.

Decoración:

  • Fresas al gusto (yo utilicé unos 350-400 gr.).

  • Almendra laminada al gusto (es para ponerla alrededor de la tarta).

  • Gelificante incoloro para tartas (12 gr.). En su defecto, un sobre de gelatina neutra.

Preparación de la tarta de yogur y fresas:

Comenzamos con el bizcocho. Es recomendable que la mantequilla que vamos a utilizar en esta fase esté a temperatura ambiente. La sacaremos con antelación del frigorífico o la derretiremos un poco con el microondas. Si no hacéis esto, tendréis problemas para batirlo todo.

Precalentamos el horno (arriba y abajo) a 170 ºC.

Batimos los huevos con el azúcar, el azúcar avainillado, la maicena, la pizca de sal y el limón rallado. Batimos hasta obtener una mezcla homogénea y espumosa.

A continuación, tamizamos sobre la mezcla anterior la harina y la levadura (las habremos mezclado previamente). Añadimos la mantequilla y removemos hasta obtener una mezcla homogénea.

Preparamos un molde desmontable de unos 26 cm. de diámetro. Lo que suelo hacer es forrar la base con papel de hornear, montar el borde del molde y, a continuación, engrasar base de papel e interior del molde con un poco de mantequilla.

Vertemos en el molde la mezcla que tenemos preparada:

Tarta de yogur y fresas

Introducimos en el horno y cocinamos durante unos 35 minutos o hasta que el bizcocho esté hecho. La prueba: introducimos un cuchillo o una brocheta en el centro. Si sale seca, está hecho.

Dejamos enfriar el bizcocho antes de cortarlo horizontalmente. Así que cuando lo saquemos del horno, lo dejamos dentro del molde hasta que esté frío. Este será el resultado, más o menos:

Tarta de yogur y fresas

Continuamos preparando la mousse de fresas.

La mousse de fresas tiene cuatro componentes: las fresas trituradas, el preparado de yogur, la nata montada y las claras a punto de nieve. Todo se mezcla y ya tendríamos nuestra mousse preparada. Vamos a ver cómo elaborar cada uno de esos elementos.

Comenzamos triturando las fresas. Puede que nos dé pena triturarlas, pero este paso es necesario para hacer tu tarta.

Tarta de yogur y fresas

Calentamos las fresas trituradas con el azúcar y el sobre de gelatina neutra. Lo removemos todo bien hasta que la gelatina y el azúcar se hayan disuelto. No dejamos de remover, hasta que nos dé el primer hervor o esté a punto de hacerlo. En ese momento, retiramos del fuego y dejamos templar.

Aquí os dejo una imagen de mi preparado de fresas mezclado con el azúcar y la gelatina neutra, poco antes de retirarlo del fuego. Os podría haber dejado una foto de la última vez que estuve en las Canarias, pero de momento nos centraremos en la receta que es lo que nos interesa.

Tarta de yogur y fresas

Continuamos elaborando el preparado de yogur. Mezclamos el yogur (y la cucharadita de azúcar si éste no tenía) con el huevo, el azúcar avainillado y el chorrito de zumo de limón. Lo batimos todo bien hasta que esté integrado.

Tarta de yogur y fresas

Ahora podemos mezclar las fresas trituradas con el preparado de yogur. Lo mezclamos y lo metemos en la nevera.

El preparado de fresas y yogur se introduce en la nevera para que no esté líquido del todo y la gelatina comience a hacer sus primeros efectos, dándole cuerpo a la mezcla. Cuando observemos que esto sucede (que el preparado de fresas y yogur va cuajando) continuaremos la preparación de la mousse con el resto de ingredientes que vienen a continuación: la nata montada y las claras a punto de nieve.

En definitiva, después de disolver la gelatina neutra e introducirla en la nevera, vigilaremos la mezcla cada poco tiempo. En el transcurso de unos 10-20 minutos (dependerá de la temperatura de la nevera) la mezcla os habrá cuajado lo suficiente para continuar con la preparación de la mousse.

Continuamos preparando el resto de componentes de nuestra mousse de fresas.

Montamos la nata. Para ello, comenzamos a batir a baja velocidad hasta que la nata nos suba. En ese momento, vamos añadiendo el azúcar poco a poco y seguimos batiendo, a toda máquina, hasta que la nata esté montada. La prueba: poned el bowl con la nata encima de vuestra cabeza. Si la cocina sigue limpia, la nata está montada.

Tarta de yogur y fresas

Seguimos con las claras a punto de nieve. Separamos las claras de las yemas y las montamos. Hace tiempo os indiqué cómo montar las claras a punto de nieve. Podéis consultar esa entrada si tenéis dudas.

En esencia, separamos las claras de las yemas y las montamos con el azúcar (20 gr.): comenzamos a batir poco a poco las claras hasta que suban y, a continuación, añadimos el azúcar y batimos a máxima velocidad hasta que estén duras.

Tarta de yogur y fresas

Durante todo este proceso habremos vigilado que lo que tenemos en la nevera no se nos ha puesto duro como una piedra: nos interesa que el preparado de fresas y yogur tenga la consistencia justa para que, al mezclarlo con la nata y las claras, se integre bien y la mezcla tenga cuerpo.

Aquí os dejo una imagen de cómo estaba el mío:

Tarta de yogur y fresas

Una vez esto que el preparado de fresas y yogur de la nevera haya cuajado un poquito, continuamos preparando la mousse. Para ello, añadimos nuestro preparado (el que estaba en la nevera) a la nata montada. En la imagen podéis ver la consistencia que tenía el mío:

Tarta de yogur y fresas

Aquí tenemos cómo quedó "la cosa" después de mezclar con la nata montada. Lo hemos menzclado utilizando movimientos envolventes:

Tarta de yogur y fresas

A continuación añadimos las claras montadas sobre el preparado anterior:

Tarta de yogur y fresas

Removemos utilizando movimientos envolventes, para que las claras no se nos bajen y la mousse tenga una consistencia esponjosa.

Ahora viene la parte más divertida de toda la elaboración de la receta: el montaje de la tarta. ¿Os acordáis del bizcocho que teníamos en el molde y que preparamos al principio de la receta? Lo desmoldamos y lo cortamos horizontalmente una vez. Es decir, obtendremos dos planchas de bizcocho.

Antes de cortarlo, observad si el bizcocho os ha quedado más o menos plano por la parte de arriba. Si no es el caso (lo más probable) tenemos dos alternativas. Aplanar la parte superior cortando con el cuchillo (es lo que yo suelo hacer) o bien darle la vuelta al bizcocho.

Estas son mis planchas de bizcocho después de arreglar la parte superior y cortar una vez horizontalmente:

Tarta de yogur y fresas

Ponemos la base sobre un plato y colocamos alrededor un molde de emplatar o el aro de nuestro molde desmontable (es elo que yo hice). Esto es necesario para que al añadir el gelificante o la gelatina por encima, no se nos desparrame por los laterales.

Distribuimos encima la mitad de la mousse de fresas:

Tarta de yogur y fresas

Ponemos encima la otra plancha de bizcocho y distribuimos encima el resto de la mousse de fresas. Para hacer la foto quité el aro del molde desmontable, pero luego lo volví a poner. Tenedlo en cuenta:

Continuamos con la decoración de la tarta. Cortamos las fresas en rodajitas y distribuimos encima de la tarta:

Tarta de yogur y fresas

A continuación, preparamos el gelificante para tartas o la gelatina. En mi localidad hay un supermercado bastante conocido que vende gelificante. Para utilizarlo sólo hay que seguir las instrucciones del sobre (son 12 gr.): se mezcla el sobre con 30 gramos de azúcar y 250 ml de agua fría. Lo ponemos todo a hervir hasta llegar a ebullición, removiendo con frecuencia. Retiramos del fuego y dejamos enfriar unos minutos hasta que cuaje un poquito, momento en el que verteremos sobre la tarta.

Si no tenéis gelificante, yo haría lo siguiente: disolvería en caliente un sobre de gelatina neutra (10 gr.) con los 30 gr. de azúcar y los 250 ml. de agua. Retiramos del fuego y dejamos enfriar un poco en la nevera, hasta que cuaje lo suficiente para verter encima de la tarta. La próxima vez lo haré así y ya os cuento qué tal.

Metemos en la nevera para que la "gelificación" adopte la forma del molde de la tarta. Transcurrida una o dos horas, sacamos de la nevera y finalizamos la decoración con unas almendras laminadas alrededor de la tarta (las almendras las habremos asado ligeramente en el horno, para que cojan color).

Y eso es todo!! Espero que os guste esta tarta de yogur y fresas. Es una tarta fácil, que nos permitirá aprender a trabajar con gelatina y a elaborar la mousse de fresa de una manera muy original. Ya me contaréis. Espero vuestros comentarios!!!

Tarta de yogur y fresas

Tarta de yogur y fresas

Tarta de yogur y fresas

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!