Valor Económico: Ejemplos, Definición, Concepto, ¿Qué es el Valor Económico?

En términos generales, la economía es la administración prudente de los bienes. Dicho término, como ciencia de estudio sistemático, es relativamente reciente. El punto de arranque de dicho estudio se vincula con la obra “La riqueza de las naciones” de Adam Smith en 1776. Sin embargo, hay precedentes que remontan de la época de Platón. En la Edad Media también se plantearon inquietudes respecto a este tema: Santo Tomás precisó sobre el justo precio y la usura, por ejemplo.

Hasta finales de medioevo, era una cuestión abordada por el ámbito filosófico y teológico.

Adam Smith fue el fundador de la economía clásica liberal, su esfuerzo fue lograr sistematizar la compleja economía afectada por la Revolución Industrial.

¿Qué es el Valor Económico?

Los valores económicos no existen aisladamente. Éstos valores proporcionan solamente una perspectiva económica del valor de los bienes y servicios asociados con una o una serie de actividades. Éstos se atribuyen a los insumos y a los productos de los procesos productivos o de transformación. Por lo tanto, el primer paso fundamental es identificar los insumos y productos asociados con el cambio propuesto, que el encargado de tomar las decisiones está analizando.

Un mismo bien o servicio puede acarrear consigo tanto un valor positivo como negativo

Los bienes y servicios pueden ser asociados ya sea a valores monetarios negativos (costos) como positivos (beneficios). Todo depende de quién los está evaluando. Para el trabajador el salario es un beneficio que tiene un valor positivo, representa un ingreso. En cambio, desde el punto de vista de la empresa forestal que contrata al trabajador, el salario es un costo y tiene un valor negativo en los cálculos de la empresa.

Hay que recordar que la evaluación económica significa aplicar valores positivos a los bienes y servicios. Éstos se trasforman en “costos” (y adquieren un valor negativo) cuando hay que renunciar a ellos. Cuando los recibimos adquieren un valor positivo y se trasforman en “beneficios”. Por ejemplo, no obstante tomemos cualquier tipo de medida substitutiva para calcular el costo de la contaminación, éste fundamentalmente resulta equivalente al valor positivo de los beneficios de salud a los que renunciamos a causa de la contaminación.

Desde el punto de vista de la sociedad, el valor de la mano de obra dependerá del valor de lo que ésta produce. Cuando se contrata la mano de obra para un determinado trabajo y luego acaba siendo utilizada para otro trabajo, hay que considerar un “costo de oportunidad”. El costo de oportunidad no es más que un reflejo del valor de los bienes o servicios a los que se renuncian cuando un recurso se utiliza con una finalidad determinada en lugar de otra.

Un mismo bien físico o servicio puede tener diferentes valores económicos y sociales, dependiendo de la ubicación y el periodo de su producción.

El ejemplo del cuadro 1.1 muestra que un mismo servicio (en este caso la misma reducción de la erosión y de la pérdida de suelo, pero en distintos lugares) puede ser asociado a valores económicos y sociales bien diferentes. El punto fundamental que hay que recordar es que no existen valores económicos absolutos. Éstos dependen de las condiciones particulares asociadas con el lugar y el momento en que el bien o el servicio está disponible, cuánto es producido del bien o servicio, cuántas personas lo quieren y cuántas están dispuestos a pagar por el.

El concepto de con y sin

Cuando se propone un cambio en la utilización o en la ordenación forestal, los costos y beneficios conexos que hay que tomar en cuenta son aquellos adjuntos que acarrea el cambio, esto es, los costos y beneficios con y sin el cambio. He aquí tres puntos que necesitan atención:

Frecuentemente, con y sin el cambio propuesto es diferente a “antes y después” del cambio.

Las magnitudes calculadas con y sin el cambio pueden no ser las mismas de las magnitudes de antes y después. El ejemplo del recuadro 1.2 explica este punto.

Recuadro 1.1 Convertir las repercusiones ambientales en términos económicos y sociales.

Un forestal aconseja a un gobernador regional que la reforestación y las actividades a ella relacionadas podrían reducir los índices de erosión del suelo en las tierras agrícolas abandonadas de un valle fluvial, de al menos 7 toneladas por hectárea al año. La reducción de la erosión del suelo es un impacto positivo para el medio ambiente. Sin embargo, de por sí, el reducir la pérdida del terreno no es necesariamente un beneficio para el hombre. Inmediatamente el gobernador pregunta cómo los ciudadanos de su jurisdicción serán afectados por este impacto ambiental, es decir, cuáles son los impactos sociales y económicos.

De hecho, los beneficios sociales y económicos dependen directamente de dónde tiene lugar la repercusión ambiental. Por una parte, si el valle fluvial no está poblado y el río desemboca en el océano sin ser casi usado por los hombres, los beneficios de la reducción de la erosión serán probablemente muy reducidos desde el punto de vista de los valores económicos y sociales. Casi seguramente el gobernador no estará interesado a menos que se demuestre que existen otros beneficios sociales/económicos originados por la plantación de árboles. Por otro lado, si el río desemboca en una represa que proporciona energía hidroeléctrica y agua potable y para el riego para varios miles de personas en el territorio del gobernador, la reducción de la erosión podría disminuir la sedimentación y la pérdida de capacidad de la represa y, por lo tanto, evitar la pérdidas de la represa que tienen impactos sociales y económicos directos. En este caso, los beneficios sociales y económicos originados por la reforestación para la reducción de la sedimentación podrían ser considerables, aunque los impactos ambientales (reducción de la erosión) sean los mismos que en el caso anterior.

El punto fundamental es que la repercusión ambiental positiva originada por la reducción de la erosión significa poco para el tomador de decisiones, a menos que no se convierta en términos sociales y económicos, es decir, en repercusiones para la población, o sea, que signifique evitar las pérdidas en los valores de producción in situ, disminución de la pérdida de vidas a causa de inundaciones y reducir las pérdidas en los cultivos irrigados y en los valores de la hidroelectricidad.

Recuadro 1.2. Ejemplo 1. Proyecto de protección del suelo.

Supongamos una situación en que una determinada zona de tierra se está deteriorando bastante rápida y constantemente debido a la erosión y que ésto reduce la productividad de sus cultivos. Se propone un proyecto forestal de conservación para parar la erosión y para restaurar y elevar el nivel de productividad del suelo (del nivel actual A al nivel CD futuro). La situación se muestra a continuación:

Si no aplicamos el concepto de con y sin, podemos acabar definiendo los beneficios del proyecto como el área ACDE. Sin embargo, un hecho es cierto: sin el proyecto la erosión y la pérdida de suelo continuarían según la línea AB, más que continuar constantes en AE. Aplicando el concepto de con y sin, observamos que los beneficios reales originados por el proyecto comprenden el área ACDB.

Tanto la oferta como la demanda son importantes cuando se analizan los valores de con y sin una actividad o proyecto.

El aumento de la oferta de un bien o servicio a causa de un proyecto no constituye un valor económico a no ser que exista demanda para dicho aumento. Por lo tanto, el incremento de una unidad de valor existente no corresponde a una medida de valor de este aumento de oferta a menos que exista una demanda para el mismo. El cuadro 1.3 explica este punto.

Este ejemplo trata de un proyecto de ordenación de cuencas que reducirá el volumen de sedimentos que fluye río abajo hacia la represa, lo que aumentará la capacidad de la misma “con” en comparación a “sin” el proyecto. La diferencia de capacidad (oferta) con y sin el proyecto se indica en la columna 4, que deriva de las columnas 2 y 3. Casi independiente de la oferta de agua es el uso de la misma, que se muestra en las columnas 5 y 6 con y sin el proyecto. Obsérvese que la demanda de agua (uso del agua) para los primeros cuatro años es la misma que con o sin el proyecto. Esto es así porque en cualquiera de los dos casos la oferta es mayor que la demanda y, por consiguiente, el uso de agua depende de la demanda. Sin embargo, al cuarto año, la capacidad (oferta) sin el proyecto es menor que la demanda y, por lo tanto, el uso del agua está limitado por la oferta. Con el proyecto la capacidad es mayor y, por consiguiente el uso de agua puede ser mayor, como indicado en la columna 7. En esta columna se muestra la medida del beneficio del proyecto con y sin el proyecto al cual tenemos que atribuir los valores. Frecuentemente, puesto que los analistas ignoran el factor de la demanda, atribuyen erróneamente valores a las cifras de la columna 4. De hecho, el aumento de la capacidad tiene valor sólo si alguien quiere usar dicho aumento.

Recuadro 1. 3. Un ejemplo de aplicación del principio de con sin.

Proyecto de Cuenca; Identificación de los beneficios del agua
(millones de m3/año)

Capacidad de oferta de la represa

Demanda de uso de la represa

(1)

(2)

(3)

(4)

(5)

(6)

(7)

Sin el

Con el

Diferencia

Sin el

Con el

Diferencia

Año

Proyecto

Proyecto

Proyecto a/

Proyecto b/

0

100

100

0

86

86

0

1

96

99

3

86

86

0

2

92

98

6

87

87

0

3

88

97

9

87

87

0

4

84

96

12

84

88

4

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

21

16

79

63

16

79

63

22

12

78

66

12

78

66

23

8

77

69

8

77

69

24

4

76

72

4

76

72

25

0

75

75

0

75

75

a/ Limitada por la demanda de agua durante los primeros 4 años y, luego, limitada por la capacidad a medida que la demanda supera la oferta.

b/ Limitada por la demanda por los primeros 10 años y, luego, limitada por la capacidad a medida que la demanda supera la capacidad incluso con el proyecto.

c/ Esta es la medida obtenida tras el proyecto, es decir, la diferencia en el uso con y sin el proyecto.

Con frecuencia, la columna 4 es erróneamente considerada la medida de los beneficios. En realidad, es la columna 7 que proporciona el mejor cálculo, es decir, donde se consideran tanto la oferta como la demanda.

Ejemplos de Valor Económico

VALOR ECONOMICO TOTAL

(VET)

VET = Valor de Uso (VU) + Valor de No Uso (VNU)

Valor de Uso = VU Directo + VU Indirecto

+ Valor de Opción

Valor de No Uso = Valor de Existencia+

Valor de Legado


VALOR ECONOMICO TOTAL (VET)

Caso Represa

VUD

= Valor de uso directo =

VTI + VFT + VRI

VUI

= Valor de uso indirecto =

VAE + VIC + VPA

VNU

= Valor de no uso =

VCA + VMAP


VALOR DE USO DIRECTO (I)

Valor de las tierras inundadas

(VTI)

VTI = VN + VP

• Valor nominal de terrenos (avalúos) = VN

• Valor comercial de tierras (plusvalía) = VP

Condicionantes

• Tierras indígenas (¿sin valor comercial?)

• Proyectos anteriores dan señales

económicas a propietarios


VALOR DE USO DIRECTO (II)

Valor de los recursos forestales

talados (VFT)

VFT = VFTP + VFTV

• Valor de uso para grupos afectados = VFTP

• Valor comercial de árboles = VFTV

Condicionantes

• Compensación monetaria en primer caso

• Compensación verde en el segundo


VALOR DE USO DIRECTO (III)

Valor de otros recursos naturales

inundados (VRI)

VRI = VRI-Flo + VRI-Fau

• Valor de recursos de flora recolectados = VRI-Flo

• Valor de recursos de fauna (caza y pesca) = VRI-Fau

Condicionantes

• Compensación basada en inventario durante el

proceso de recolección de información de línea

de base (daños ecológicos y al bienestar)


VALOR DE USO INDIRECTO (I)

Valor de actividades económicas

disminuídas (VAE)

VAE = VAE A&G + VAE ZA

• Valor de agricultura y ganadería eliminada

o reducida en zonas inundadas = VAE A&G

• Valor de agricultura y ganadería eliminada

o reducida en zonas aledañas= VAE ZA

Condicionantes

• Compensación basada en análisis de

impactos económicos y sociales


VALOR DE USO INDIRECTO (II)

Valor de intercambios

económicos cortados (VIC)

VIC = VICC + VICT

• Valor de actividades comerciales tradicionales = VICC

• Valor trueques e intercambios= VICT

Condicionantes

• Actividades de carácter sustentable que son

reemplazadas por otras degradantes


VALOR DE USO INDIRECTO (III)

Valores paisajísticos afectados

(VPA)

VPA = VPAE + VPAP

• Valor de actividades turísticas existentes = VPAE

• Valor actividades turísticas potenciales = VPAP

Condicionantes

• Transformación del medio significa

alteración mayor del paisaje


OTRO EJEMPLO VALOR ECONOMICO TOTAL HUMEDAL

Valor de Uso

Valor de No Uso

Valor de Uso Directo

Valor de Uso Indirecto

Valor de Opción

Valor de Cuasi-Opción

Valor de Existencia

Valor de Legado

•Pesca

•Agricultura

•Leña

•Recreación

•Transporte

•Especies

•Energía

•Retención nutrientes

•Control inundaciones

•Protección tormentas

•Recarga acuíferos

•Alimentación ecosistema

•Estabilización microclimática

•Estabilización borde costero

•Usos potenciales futuros del humedal

•Valor futuro de la información

ecológica

•Biodiversidad

•Cultura

•Herencia

•Seguridad

Concepto y Definición de Valor Económico

El valor económico universal ha sido objeto de múltiples teorías, Ricardo, lo atribuían al trabajo humano socialmente útil medido en horas de trabajo, la economía liberal clásica lo atribuye, al valor de los productos y servicios puestos en el mercado, en función de lo que otros estén dispuesto a pagar por ellas, estando regulado el precio por la competencia de las distintas ofertas existentes en el mercado, precio, que nunca puede estar por debajo de los costes de producción, es decir, lo que al empresario le cuesta producir el producto.

La diferencia entre ambas interpretaciones está en que: la primera, pretende establecer el valor universal de las mercancías sujeto a una categoría absoluta, el trabajo humano, visto en negativo si no hay trabajo no existe producción por lo tanto no hay valor económico; en la segunda interpretación el valor es una categoría relativa, determinada por la ley de la oferta y la demanda, en la que el valor del trabajo está también regida por esa ley.

En este estudio, se explicita una interpretación sincrética de estas dos interpretaciones. Se parte de que existe un valor económico absoluto universal, que puede resumirse en el PIB mundial, pero éste valor universal, no es igual a la suma de horas de trabajo mundiales sino que, el valor económico universal radica en la productividad técnica, es decir: en la capacidad técnica mundial combinada con la fuerza de trabajo humana para convertir la energía en trabajo productivo, destinado a producir mercancías y servicios socialmente necesarios y susceptibles de ser solventemente demandados para su adquisición y consumo; de esta manera un país con menos horas de trabajo humano y más productividad técnica genera más valor económico que otro con más horas de trabajo humano y menos productividad técnica. Teniendo en cuenta este principio, el valor económico absoluto universal cambia con el paso del tiempo, al optimizarse la conversión de energía en trabajo.

Uno de los conflictos más hondos en la metodología económica se puede clarificar con la distinción de niveles mencionados en el capítulo anterior. Es la cuestión siguiente: ¿A qué nos referimos cuando hablamos de preferencias, precios, ganancia, utilidad, etc.? Todos esos términos designan una cualidad atribuida a las cosas en relación con las actitudes de las personas hacia ellas. Esto es, desde luego, la cuestión del valor económico, y su discusión ha recibido considerable atención de parte de los pensadores económicos. El planteo mismo del problema –sin implicar una distinción de niveles– en términos de cosas y nuestras actitudes (subjetivas) hacia ellas, sugiere enseguida dos soluciones opuestas. Una apuntará a las características objetivas en las cosas como la fuente de valor. La otra más bien presentará consideraciones subjetivas como la requerida fuente. Así, encontramos algunos autores que postulan directamente una teoría objetiva del valor, en términos de las horas de trabajo que se necesitan para producir cada cosa. Y encontramos algunos otros que mantienen por el contrario una teoría subjetiva del valor, en términos de la utilidad o satisfacción que es posible derivar de la cosa. NOTA 1 Es interesante notar que, hasta donde este autor sabe, no ha habido ningún intento claro por lograr una solución intermedia del problema. Tal vez sea imposible obtenerla dentro de los límites en que el problema suele presentarse.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!