Sistema Óseo: ¿Qué es el Sistema Óseo Humano? Enfermedades, Función, Partes, Imágenes

El siguiente trabajo tiene por finalidad estudiar el Sistema Óseo, sus componentes y funciones principales. El esqueleto formado por un conjunto de huesos constituye el armazón o soporte del cuerpo y a la vez le sirve de protección. El esqueleto constituye la parte pasiva del sistema locomotor.

El sistema óseo está formado por un conjunto de estructuras sólidas compuestas básicamente por tejido óseo, que se denominan huesos.

Los huesos cumplen tres funciones fundamentales: proporcionar sostén al organismo, constituir los segmentos móviles del sistema de palancas configurado junto a las articulaciones y músculos, brindar protección a los órganos y tejidos internos. Otras funciones importantes de los huesos son participar en el metabolismo de diversos minerales, como el calcio o el fósforo, y en la formación de la sangre, proceso en el que está involucrada la médula ósea interior de algunos huesos. El esqueleto humano cuenta con aproximadamente 208 huesos. Esta cifra no es constante porque algunas personas poseen algunos pequeños huesos, conocidos como supernumerarios, que se localizan en el cráneo o en los dedos. Un bebé puede tener hasta trescientos huesos ya que nace con algunos separados para facilitar el nacimiento.

Los huesos son de variadas formas y tamaños: largos, planos, cortos, esponjosos y compactos. Cada hueso cumple una función especial en el sistema. Los huesos no son estructuras lisas, ellos presentan protuberancias y partes rugosas.

Para el estudio del esqueleto humano se toman en cuenta 4 regiones: cabeza (cráneo y cara), tronco (columna vertebral, costillas, esternón, omóplato y clavícula), extremidades superiores (hombro, brazo, antebrazo y mano) y por último aunque no menos importante las extremidades inferiores (caderas, muslo, pierna y pies).

¿QUÉ ES EL SISTEMA ÓSEO HUMANO?

Los huesos son unas piezas duras y resistentes, de formas y tamaños muy diversos, que constituyen el armazón del cuerpo y hacen posible nuestros movimientos. No se trata, sin embargo, de elementos inertes: están compuestos por un tejido vivo que se mantiene en constante actividad y sobre el cual se depositan minerales que les confieren su particular consistencia.

El ser humano está constituido por un conjunto de huesos unidos por medio de articulaciones, el esqueleto del hombre es osteocartilaginoso. Durante la vida fetal, el esqueleto osteocartilaginoso que se forma es remplazado luego por hueso de sustitucion. En el adulto el esqueleto cartilaginoso persite en forma limitada:

Cartilagos costales, articulares, tabique nasal, etc. Los huesos son piesas duras, resistentes que sirven de sosten a los musculos que lo rodean.

División del Esqueleto humano:

Se divide en:

  • El esqueleto axial, que son los huesos situados a la línea media o eje, y ellos soportan el peso del cuerpo como la columna vertebral. Se encargan principalmente de proteger los órganos internos.

  • El esqueleto apendicular, que son el resto de los huesos pertenecientes a las partes anexas a la línea media (apéndices); concretamente, los pares de extremidades y sus respectivas cinturas, y ellos son los que realizan mayores movimientos como la muñeca.

Numero de huesos:

En el adulto se cuentan 206 huesos, no se cuentan los huesos suturales (wormianos) del cráneo, ni los sesamoideos. La variabilidad de su presencia los convierte en inconstantes. En el caso de que esten presentes, se los considera supernumerarios. El numero de las piezas óseas varía con la edad. En el niño, el hueso frontal comprende dos piezas: derecha e izquierda, que luego se fusionan. Asimismo el hueso coxal está formado por tres diferentes: isquion, ilion y pubis,que posteriormente se sueldan entre si. En la vejez, los huesos pueden soldarse, en especial los del craneo, lo que disminuye su número.

El esqueleto axial (80 huesos) formados por:

  1. Cráneo.

  2. Columna vertebral.

  3. Tórax.

El esqueleto apendicular (126 huesos) consta de:

  1. Huesos de la estremidades inferiores.

  2. Huesos de las estremidades superiores.

  3. Huesos de los miembros superiores y pectoral.

  4. Huesos de los miembros inferiores y pelvis.

La mayoría de huesos están conectados a otros huesos en articulaciones flexibles que permiten la gran movilidad y flexibilidad del cuerpo humano sola mente hay un hueso (el hioides) que esta conectado a otro hueso atreves de una articulación. Este hueso fija la lengua y esta hundió a la apófisis estólida del cráneo atreves de un ligamento.

Los esqueletos del hombre y de las mujeres son básicamente iguales con la única excepción de que los huesos femeninos sueles ser mas lijeros y finos que la pelvis es mas hecha y profunda que la del hombre lo que les facilita los partos.Respecto a la formulación del esqueleto (osificación formando los ) que esta pasa por siguiente fases: un esqueleto precatlaginoso o membranoso que posterior mente se transforman en cartílagos y después es diferente en las distintas partes del cuerpo, no se produce simultanea mente en todo el esqueleto y no en todo el cartílago es subtituido por el hueso si no permanecen revestimientos de las superficies articulares.

La cabeza se encuentra articulada con las extremidad superior de la columna vertebral y se compone del cráneo y la cara de rotación de la cabeza sobre la columna vertebral se realizan en las articulaciones del atlas del coxis: otro movimiento de extinción y flexión o los movimientos de literalidad su articulación en el atlas con el occipital.

Los huesos están formados por unas célula llamada OSTEOFITOS ESTABLEASTEIS. Las sustancias que presentan los huesos son: sales de calcio, carbonatos, fosfatos y calcio. Estas sustancias hacen que los huesos sean resistentes.

El tejido óseo

El tejido óseo es un complejo entramado de elementos orgánicos y minerales en constante renovación. Unas células especializadas, los osteoblastos, fabrican una matriz orgánica de fibras colágenas y un material amorfo, la sustancia osteoide, donde se depositan minerales como el calcio y el fósforo; cuando los osteoblastos quedan atrapados en la sustancia osteoide, se transforman en osteocitos, inactivos. La sustancia osteoide se dispone en láminas concéntricas alrededor de un conducto por donde pasa un vaso sanguíneo y atravesadas por multitud de canalículos transversales.

Formación y crecimiento del hueso

Quedan formadas así infinidad de diminutas trabéculas cuyo número y disposición permiten distinguir dos tipos de tejido óseo: el compacto, más duro, que constituye la corteza de los huesos, y el esponjoso, menos denso y de aspecto poroso, que contiene la médula ósea. En el nacimiento los huesos están formados por cartílago, que poco a poco es reemplazado por tejido óseo.

Tipos de huesos

HUESOS LARGOS constan de un cuerpo central (diáfisis) y dos extremos (epífisis), con una capa externa de tejido compacto (corteza) recubierta por una membrana dura (periostio) y otra interna resistente (endostio). Los extremos están ocupados por un tejido óseo esponjoso que alberga la médula ósea roja, mientras que en el cuerpo hay una cavidad que alberga la médula ósea amarilla.

HUESOS CORTOS de pequeño tamaño y forma diversa, por lo común cúbicos o cilíndricos, están cubiertos por una delgada capa de tejido compacto y rellenos de tejido óseo esponjoso.

HUESOS PLANOS de formas y dimensiones diversas, más o menos anchos, están constituidos por dos capas de tejido óseo compacto que contiene un tejido óseo esponjoso llamado díploe.

Vascularización ósea

La irrigación de la superficie ósea corre a cargo de las arterias periósticas, mientras que la del interior depende de las arterias nutricias, que penetran en el hueso y se dividen en infinidad de delgadas ramificaciones.

Esqueleto

Vista frontal

¿Cuántos huesos forman el esqueleto?

En general, el esqueleto humano consta de 208 huesos, pero esta cantidad no es constante: en algunas personas se forman unos pequeños huesecillos entre los huesos del cráneo o entre las articulaciones de los dedos.

Vista dorsal

El esqueleto presenta una estricta simetría: si se lo divide con una línea vertical longitudinalmente por la mitad, ambos lados son idénticos. Por eso, todos los huesos que son impares, únicos, tienen una forma simétrica, mientras que los que son pares, dobles, tienen una forma irregular pero están situados de manera simétrica a uno y otro lado del cuerpo.

Huesos de la cabeza

El esqueleto de la cabeza se divide en dos partes:

  • El cráneo, que constituye la parte posterior y está compuesto por ocho huesos soldados entre sí formando una cavidad en la que se aloja el encéfalo.

  • La cara, que constituye la parte anterior y está formada por diversos huesos unidos entre sí a excepción del maxilar inferior, que es móvil. Aloja la mayoría de los órganos de los sentidos y contiene el inicio de los aparatos respiratorio y digestivo.

Vista frontal

Vista de atrás

Los huesecillos del oído medio

En el oído medio, contenido en el espesor del hueso temporal, se encuentra una cadena de tres huesecillos que no forman propiamente parte del esqueleto, pero que cumplen un papel fundamental en la audición: el martillo, el yunque y el estribo.

Columna vertebral

La columna vertebral constituye el eje del tronco: se extiende a lo largo de toda la línea media de la espalda, desde la base del cráneo hasta la pelvis. Está compuesta por una serie de huesos superpuestos uno sobre otro, las vértebras: en total hay 34 vértebras, pero sólo las 24 superiores son independientes, mientras que las últimas están fundidas y forman los huesos sacro y cóccix.

ENFERMEDADES DEL SISTEMA ÓSEO

Osteoporosis

Enfermedad sistémica del esqueleto, caracterizada por una masa ósea baja y un deterioro de la microarquitectura del tejido óseo, con el consiguiente incremento en la fragilidad ósea y susceptibilidad a su fractura, por encima de los cincuenta años se considera que una de cada cuatro mujeres y uno de cada ocho hombres tienen osteoporosis en algún grado.

Artrosis

Enfermedad que afecta cualquier articulación del cuerpo. Puede ser primaria; es decir, que no tiene causa desencadenante conocida; o secundaria.

En general, cualquier factor que dañe el cartílago de una articulación desencadenará su progresivo desgaste y destrucción, lo que finalmente pasará a ser una Artrosis de esa articulación. Toda artrosis tiene tratamiento, el cual dependerá del grado de destrucción de la o las articulaciones.

Osteoartritis

Dolor más frecuente, silencioso y extendido es el derivado de la osteoartritis, con el incremento absoluto y relativo de la población de la tercera edad Los trastornos dolorosos más frecuentes se presentan en la región pectoral de la espalda, pelvis, caderas y hombros, articulaciones, rodillas especialmente, espasmos en ligamentos, tendones y músculos, tobillos, muñecas con dolor hacia las manos, conviviendo con otros síntomas como picor, sed, sudor y debilidad local general.

En nuestro sistema oseo se pueden originar algunas deficiencias de vitaminas o minerales o ya sea porque hay muy poca o demasiada cantidad de hormonas.

Esteoporosis: es una enfermedad relacionada con la edad, esta enfermedad se caracteriza por la disminución en la masa ósea y por un aumento de la susceptibilidad a muchas fracturas, y como resultado de la disminución de los niveles de estrógenos.

Raquitismo: Es una enfermedad que se presenta en los niños y se caracteriza por una deficiencia de vitamina D.

Fracturas: es una interrupción del hueso, que puede llegar a ser o no grave.

Osteomalacia: se genera por la deficiencia de vitamina D en los adultos, por lo cual provoca que los huesos pierdan cantidades exageradas de calcio y fósforo.

Osteomielitis: Incluye todas las enfermedades infecciosas del hueso. Varios Microorganismos pueden ser responsables de la infección en el sistema oseo.

FUNCIÓN DEL SISTEMA ÓSEO

El esqueleto tiene seis funciones principales:

1. Apoyo

El esqueleto proporciona el marco que soporta el cuerpo y mantiene su forma. Sin el, el cuerpo se vendría abajo.

2. Movimiento

Las articulaciones entre los huesos permiten de circulación. El movimiento es impulsado por los músculos esqueléticos, que se unen a los huesos y estos tiran de todo el cuerpo.

3. Protección

El esqueleto protege a muchos órganos vitales:

  • El cráneo protege el cerebro, los ojos y los oídos medio e interno.

  • Las vértebras protegen la médula espinal.

  • La caja torácica, la columna vertebral y el esternón protegen los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos principales.

  • La pelvis protege los sistemas digestivo y urogenital.

4. la producción de células de sangre

El esqueleto es el sitio de la hematopoyesis, que tiene lugar en la médula ósea roja. La médula se encuentra en el centro de los huesos largos.

5. Almacenamiento

La matriz ósea puede almacenar calcio y participa en el metabolismo del calcio y otros iones importantes.

6. Regulación endocrina

Las células óseas liberan una hormona llamada osteocalcina, que contribuye a la regulación de azúcar en la sangre (glucosa) y al depósito de grasa. La osteocalcina aumenta tanto la secreción de insulina como la sensibilidad de las células a ella.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!