Sistema Nervioso Central (SNC): Periferico, Enfermedades, Partes, Funciónes

Sistema nervioso central (SNC) está constituido por el encéfalo y la médula espinal. Están protegidos por tres membranas: duramadre (membrana externa), aracnoides (membrana intermedia), piamadre (membrana interna) denominadas genéricamente meninges. Además, el encéfalo y la médula espinal están protegidos por envolturas óseas, que son el cráneo y la columna vertebral respectivamente.

¿Qué es el Sistema Nervioso?

El sistema nervioso, es una red de células especializadas en la transmisión de información en un animal, concerniente a su entorno y a si mismo. Para estos fines cuenta con neuronas, células encargadas de procesar y transmitir la información que te comenté, usando señales químicas y eléctricas.

El sistema nervioso se divide en el sistema nervioso periférico, y el sistema nervioso central - este último de gran importancia, ya que consiste en el cerebro más la médula espinal.

Entonces básicamente el sistema nervioso periférico capta estímulos, sus neuronas los convierte en señales que son entregadas al sistema nervioso central, que las procesa y en base a esta información provee de señales a los músculos y glándulas del cuerpo. En términos físicos, es lo que nos permite percibir e interactuar con el mundo que nos rodea.

¿Qué es el Sistema Nervioso Central?

El Sistema Nervioso Central se encuentra compuesto por el encéfalo y la médula espinal, mientras que el primero constituye la parte superior y la de mayor masa del sistema nervioso, la segunda se halla ubicada en el conducto raquídeo, siendo la encargada de llevar los impulsos nerviosos a 31 pares de nervios raquídeos y dando paso a la comunicación del encéfalo con el cuerpo, mediante las funciones aferente y eferente.

La función excluyente que realiza el sistema nervioso central es la recibir y procesar las sensaciones que recogen los diversos sentidos y luego transmitir las pertinentes órdenes de respuestas a los respectivos efectores. Este sistema. por la tarea que lleva a cabo, es uno de los más importantes con los que cuenta el cuerpo del ser humano.

En tanto, en el encéfalo como la médula espinal se encuentran protegidos por tres membranas: duramadre, aracnoides y piamadre, conocidas popularmente como meninges. Y la otra protección que poseen son envolturas óseas, tal es el caso del cráneo con respecto al encéfalo y la columna vertebral hace lo propio con la médula espinal.

Por otra parte, las cavidades de los órganos del sistema nervioso central se encuentran llenas de un líquido incoloro y transparente denominado líquido cefalorraquídeo, cuyas funciones son: el intercambio de sustancias, la eliminación de productos residuales, mantención del equilibrio y sistema de amortiguación mecánico.

Cabe destacar, que las células que conforman el sistema se encuentran dispuestas de tal forma que originan dos formaciones muy características, por un lado, la sustancia gris o cuerpos neuronales y la sustancia blanca, conformada por las prolongaciones nerviosas que se ocupan del transporte de la información.

Como consecuencia de la especialización que presentan sus células, el sistema nervioso central, no suele regenerarse como si ocurre por ejemplo con el sistema nervioso periférico.

Una de las complicaciones más comunes que suele presentar este sistema son las infecciones que pueden desencadenarse de las cuatro vías de entrada centrales: por la sangre, que es la más frecuente, implantación de la infección a causa de un traumatismo, extensión local secundaria a infección de tipo local y el sistema periférico.

Funciones de Sistema Nervioso Central

El Sistema Nervioso, en los organismos vertebrados, se divide en dos grandes categorías, el Sistema Nervioso Central (SNC), y el Sistema Nervioso Periférico (SNP).

El Sistema Nervioso Central se ocupa de recolectar la información captada por los sentidos hacia los órganos internos correspondientes; procesar dicha información; y enviarla hacia las vías nerviosas, que a su vez ejercen el control sobre los tejidos efectores (músculos y glándulas), que son los encargados de responder ante los estímulos brindados por el medio. En resumen, el SNC recolecta y procesa los datos obtenidos de manera sensorial, para elaborar la respuesta correspondiente.

El Sistema Nervioso Central está formado por el encéfalo y la médula espinal. A su vez, el Encéfalo (que posee cerca de unas 100.000 millones de células nerviosas o neuronas) se compone de las siguientes partes: cerebro, diencéfalo, cerebelo, y tallo encefálico. Tanto en el cerebro como en la médula espinal podemos distinguir dos sustancias:la sustancia gris y la sustancia blanca.

Podría decirse que es el cerebro quien posee el mayor control sobre el organismo, pues se encarga de la interpretación de los estímulos obtenidos por medio de los sentidos, la coordinación de las respuestas motoras, las funciones intelectuales y hasta las emocionales; además, es el cerebro quien compone aproximadamente el 80% del volumen del encéfalo. El diencéfalo está formado por el tálamo y el hipotálamo. La función del cerebeloes la de regular los movimientos coordinados (ej.: enhebrar una aguja, leer, escribir), y mantener el equilibrio y la postura corporal. El tallo encefálico posee tres partes: el mesencéfalo, la protuberancia anular (también conocida como puente de Varolio), y el bulbo raquídeo.

La médula espinal, que coordina los reflejos u acciones involuntarias, es una estructura de forma cilíndrica, ubicada en el interior de la columna vertebral (extendida desde el bulbo raquídeo hasta la segunda vértebra lumbar).

Todos los órganos que constituyen el SNC están protegidos gracias a los huesos, las meninges, y el líquido cefalorraquídeo. Las meninges son tres membranas o capas de tejido: la duramadre, la aracnoides, y la piamadre. El líquido cefalorraquídeo cumple la valiosa función de amortiguar los golpes, participar en el intercambio de diversos nutrientes, y transportar sustancias; este líquido es muy similar al plasma, y se caracteriza por ser alcalino y transparente.

ORGANIZACIÓN FUNCIONAL DEL SISTEMA NERVIOSO

Sistema Nervioso: El control por sobre todo

Red neuronal

Red neuronal

Todas las piezas del cuerpo humano funcionan a la perfección gracias a la información que comanda uno de los más complejos mecanismos conocidos: el sistema nervioso. En esta maravillosa estructura recae la intrincada misión de recoger cada uno de los estímulos provenientes tanto del entorno como del propio organismo, y transformarlos en respuestas adecuadas.

El sistema nervioso comprende el cerebro, la médula espinal y el conjunto de todos los nervios del organismo. Desde el punto de vista anatómico se divide en sistema nervioso central (SNC), compuesto por el cerebro y la médula espinal; y en sistema nervioso periférico (SNP), formado por una red de nervios, ganglios y receptores especializados que enlazan el cerebro, la médula espinal y el resto del organismo.

Ya dijimos que el sistema nervioso central comprende el cerebro, también llamado encéfalo, y la médula espinal.

El cerebro es la masa nerviosa contenida dentro del cráneo, envuelta por unas membranas llamadas meninges. Consta de tres partes: el cerebro propiamente dicho, el tronco encefálico y el cerebelo.

El cerebro

Este órgano no deja de asombrarnos con su funcionamiento, ya que a pesar de toda la investigación que se ha hecho sobre él, todavía esconde innumerables secretos.

Es la parte más importante del SNC, pues en él residen innumerables funciones, entre las que se cuentan el pensamiento, las creencias, el comportamiento, los recuerdos y el estado de ánimo. Es, además, el centro de la inteligencia y del control del organismo. Puede planificar con anticipación, crear y revisar todos los estímulos tanto internos como externos. Está formado por masas de tejido lleno de circunvoluciones y surcos, divididas en dos mitades llamadas hemisferios derecho e izquierdo, cuya conexión se realiza por medio del cuerpo calloso, una agrupación de fibras nerviosas.

Los dos hemisferios del cerebro se dividen a su vez en cuatro lóbulos: frontal, parietal, occipital y temporal.

El lóbulo frontal controla la actividad motora aprendida, como la articulación del lenguaje, el estado de ánimo, el pensamiento y la planificación del futuro.

El lóbulo parietal interpreta las sensaciones que recibe del resto del cuerpo y controla el movimiento corporal.

El lóbulo occipital interpreta la visión, y el lóbulo temporal, finalmente, es el encargado de la memoria y las emociones.

En la base del cerebro se encuentra el diencéfalo, donde existe una serie de células nerviosas estructuradas que se denominan ganglios basales, tálamo e hipotálamo. Los ganglios basales colaboran en la coordinación de los movimientos; el tálamo organiza la transmisión y recepción de la información sensorial a las capas superiores del cerebro, y el hipotálamo coordina las actividades más automáticas del organismo, controla los estados de sueño-vigilia y regula el equilibrio del agua y la temperatura corporal.

La segunda parte del cerebro o encéfalo es el tronco encefálico, que conecta el cerebro y el diencéfalo con la médula espinal. Regula automáticamente otras actividades del organismo, como son el mantenimiento de la postura, el control de la deglución y de las frecuencias cardíaca y respiratoria. También interviene en la velocidad con que el organismo consume los alimentos y aumenta el estado de alerta cuando es necesario.

Finalmente, la tercera parte es el cerebelo, que se encuentra situado debajo del cerebro y encima del tronco encefálico. Su función es la coordinación de los movimientos corporales según la información que recibe del cerebro respecto de la posición de brazos, piernas y tono muscular.

La médula espinal

La médula espinal constituye el segundo gran segmento del sistema nervioso central, siendo la principal vía de comunicación entre el cerebro y el resto del organismo. Se trata de una masa cilíndrica de tejido nervioso ubicada dentro del canal vertebral, con una longitud cercana a los 45 centímetros. Está dividida en 31 segmentos: 8 cervicales, 12 torácicos o dorsales, 5 lumbares, 5 sacros y uno coccígeo. Su función es transmitir y coordinar los impulsos sensitivos y motores.

La parte más externa de la médula espinal, compuesta por sustancia blanca, contiene fibras nerviosas. Las de la porción delantera son fibras motoras que transmiten los impulsos desde el encéfalo hacia los nervios periféricos. Las de la porción trasera son sensitivas y el estímulo nervioso lo distribuyen en sentido inverso, o sea, desde los nervios periféricos hacia el encéfalo.

La parte central de la médula, que al cortarse transversalmente tiene forma parecida a una mariposa, se constituye de sustancia gris y contiene los cuerpos neuronales.

Desde la médula espinal, específicamente desde sus lados y a través de los espacios intervertebrales, arrancan los nervios raquídeos.

Partes del Sistema Nervioso Central

El sistema nervioso está conformado por miles de millones de neuronas, capaces de detectar y procesar información proveniente del interior y exterior del cuerpo. Este se divide en dos partes: sistema nervioso central (SNC) y sistema nervioso periférico (SNP).

Sistema nervioso central

Está formado por el encéfalo y la médula espinal.

En él residen todas las funciones llamadas superiores (cognitivas y emocionales) del ser humano, como son: la sensibilidad, el pensamiento, el razonamiento, las emociones, lamemoria, entre otras.

Encéfalo

Es una masa nerviosa que se conoce como el centro de control del cuerpo. Dentro de él existen más de 100 mil millones de neuronas, que organizan y examinan la información entrante y guían el cuerpo en una infinita variedad de acciones.

Este consta de tres partes:
cerebro, cerebelo y tallo cerebral o tronco encefálico. En el cerebro existen otras zonas más pequeñas, como: el tálamo e hipotálamo, mientras que en el tronco encefálico se distinguen el mesencéfalo, el puente de Varolio y el bulbo raquídeo. La médula espinal actúa como el sistema de conexión entre el cerebro y el resto del organismo.

  • Cerebro: se encuentra ubicado dentro del cráneo y constituye la masa principal del encéfalo. Está formado por una superficie que se pliega formando las llamadas circunvoluciones; estas están separadas por surcos, de los cuales los más profundos y constantes se denominan cisuras. Una de estas cisuras atraviesa el centro del cerebro, dividiéndolo en los hemisferios cerebrales izquierdo y derecho. Otros surcos y cisuras delimitan las cinco áreas funcionales o lóbulos (parietal, occipital, frontal, temporal e insular), en cada lado del cerebro. En el centro del cerebro se encuentra el diencéfalo, que está constituido por el tálamo (masa ovoidea), que procesa y transmite información sensorial a la corteza cerebral. Está rodeada por un grupo de estructuras, conocidas como sistema límbico (ver recuadro), que interviene en el comportamiento de supervivencia y en las emociones. Por debajo del tálamo, se encuentra el hipotálamo, que regula los procesos fisiológicos, como las necesidades de alimento, bebida y sexo, controlando también el sistema endocrino, constituido por una serie de glándulas que segregan hormonas y que están distribuidas por distintas partes del organismo.

  • Cerebelo: es otra parte del encéfalo que se encuentra detrás del cerebro, por debajo de los hemisferios cerebrales y pesa cerca de 120 gramos. Tiene forma ovoide, ligeramente aplanado y con una hendidura central. Coordina los movimientos de los músculos al caminar, ayuda a mantener el equilibrio, entre otras actividades motoras. Consta de tres partes: en la línea media se encuentra una elevación larga llamada vermis o cuerpo vermiforme, y a cada lado de esta existen dos elevaciones voluminosas llamadas hemisferios cerebelosos. Estos están recubiertos por una fina capa de sustancia gris y en su interior hay una sustancia blanca que lo comunica con otras partes del sistema nervioso, en una forma que recuerda las ramas de un árbol, por ello recibe el nombre de árbol de la vida. El cerebelo se comunica con el cerebro a través de unos cordones de fibras llamadas pedúnculos cerebelosos superiores. Además, a través de los pedúnculos medios el cerebelo se conecta con la protuberancia anular (o puente de Varolio), y por los pedúnculos inferiores, con el bulbo raquídeo.

  • Tallo cerebral: está localizado por debajo del tálamo y conecta a este con la médula espinal. En la parte más alta del tallo cerebral se encuentra el mesencéfalo, que hace de conexión con el cerebro y contiene la formación reticular (estructura responsable de los estados de insomnio y sueño). También por el tallo cerebral pasan los tractos o haces que provienen de las porciones más altas del SNC y que conectan el cerebro con la médula espinal. Además, se encuentran el puente de Varolio (el ensanchamiento central) y el bulbo raquídeo o médula oblonga. Este último es la continuación de la médula espinal, que se hace más gruesa al entrar al cráneo y contiene los centros que regulan la respiración, la temperatura y la frecuencia cardíaca. Aunque dentro del conjunto de los centros nerviosos, es relativamente pequeño, sus funciones son un elemento indispensable para la vida y alguna lesión en el bulbo raquídeo causa la muerte inmediata por paro cardiorrespiratario.

Datos Icarito

¿Cuánto porcentaje de peso representa el cerebro en el encéfalo?
Representa el 85% del peso del encéfalo.

¿Cuánto representa el cerebro en el peso total Dato al del cuerpo?
Representa solo el 2%.

¿Cuánto tiempo necesita para recuperarse una fibra que transmite un impulso nervioso?
Se demora entre 0,001 y 0,005 de segundo.

¿De qué son responsables los hemisferios cerebrales?
Son responsables de la inteligencia y del razonamiento.

¿Cuánto mide el tallo cerebral?
Mide, aproximadamente, 7,5 centímetros.

¿A cuánta velocidad se propaga un impulso nervioso?
Se calcula que a 90 metros por segundo.

Suministro sanguíneo al cerebro

Aunque el cerebro representa solo el 2% del peso total del cuerpo, necesita el 20% de la sangre, que transporta oxígeno y glucosa, elementos fundamentales porque sin ellos el cerebro se deterioraría rápidamente. La falta de estos elementos produce mareo, confusión y pérdida de conciencia. Y si el cerebro deja de recibir oxígeno, después de unos cuatro minutos se produce daño cerebral o la muerte.

Líquido cefalorraquídeo

Es un líquido transparente, incoloro y muy denso, que recorre el cerebro y la médula espinal y sus principales funciones son: servir como medio de intercambio de determinadas sustancias; como sistema de eliminación de residuos, y como amortiguador en caso de golpes.

Sistema límbico

Es una unidad funcional que se encuentra en el cerebro y está constituido por un conjunto de estructuras cuya función está relacionada con las respuestas emocionales, el aprendizaje, la atención y la memoria. Está formada por partes del tálamo, hipotálamo, hipocampo (memoria), amígdala (alimentación, rabia), mesencéfalo, corteza cingulada, entre otros.

Sustancias gris y blanca

El cerebro se compone de dos sustancias, la gris y la blanca. La primera es conocida también como corteza cerebral, y está hecha de grupos de neuronas, que corresponden a núcleos nerviosos, en los que se genera y se procesa información relacionada con el control muscular, las percepciones sensoriales (visión y audición), la memoria, las emociones y el lenguaje.

La sustancia blanca está compuesta por axones cubiertos de mielina o fibras nerviosas, que se extienden desde los cuerpos neuronales. Se encarga de transmitir la información sensorial del resto de cuerpo a la corteza cerebral y de la regulación de las funciones autónomas (involuntarias), como son la temperatura y la frecuencia cardíaca.

Enfermedades del Sistema Nervioso Central

Una enfermedad del sistema nervioso central puede afectar la médula espinal (mielopatía) o bien el cerebro (encefalopatía), los cuales son parte del sistema nervioso central.

El sistema nervioso central (SNC) es una compleja red que opera y coordina la acción de los distintos nervios en nuestro cuerpo. El SNC es propenso a los trastornos ocasionados por traumas severos o por la interrupción del flujo sanguíneo. Hay varios signos y síntomas que deben vigilarse dado que pudieran apuntar a un trastorno del SNC.

Signos y Síntomas de Trastornos del Sistema Nervioso Central (SNC)

Dolor de cabeza

Un signo muy común de un trastorno del SNC es el dolor de cabeza. Puede ser repentino o persistente, continuo o intermitente y quizá fluctúe en intensidad, yendo de leve a extremo.

Pérdida de sensibilidad

Esto incluye la incapacidad de sentir un simple toque. El paciente no es capaz de recordar o de memorizar. También se reporta pérdida de la visión o visión borrosa.

Debilidad

El paciente con trastorno del SNC puede sentirse frágil y debilitado. No hay fuerza muscular y hasta las tareas más simples requieren de mucho esfuerzo. Los músculos se sienten rígidos.

Dolor generalizado

El dolor puede ocurrir en varias partes del cuerpo, incluyendo los dedos de los pies, las manos y la espalda. En estos casos, el dolor se manifiesta en cualquier sitio del cuerpo.

Sonidos involuntarios y trastornos del habla

El habla se interrumpe o entorpece con sonidos involuntarios.

¿Sabías que el Sistema Nervioso Central es el que Provoca los Síntomas de la Ansiedad?

La Ansiedad es un mecanismo de defensa que toda persona posee, con ella naciste y con ella vas a morir, es la que te pone en alerta cuando estás en una situación de peligro, el problema radica cuando se sale de control, es decir se convierte en un Trastorno.

El miedo es el principal síntoma que alimenta la ansiedad, el estrés y la depresión y por consiguiente altera tu sistema nervioso central que se encarga de conectar tu cuerpo por medio de un sistema de comunicaciones, una red de células conocidas como neuronas.

El sistema nervioso consta de dos elementos principales, el sistema nervioso central que incluye el cerebro y la médula espinal y el sistema nervioso periférico que incluye las fibras nerviosas que se envían desde los nervios craneales y de la medula espinal a todas las partes del cuerpo, incluyendo los órganos. La información se trasmite desde el sistema nervioso periférico al sistema nervioso central y viceversa por medio de la actividad eléctrica entre las células. Dentro del sistema periférico existen dos partes que son: el sistema somático que es que está bajo control voluntario, ejemplo: abrir y cerrar los ojos, apretar el puño, etc. y el sistema nervioso autónomo que es el que está bajo control consciente, es decir los impulsos hacia y desde los órganos y glándulas. Este sistema (autonómo) se divide en sistema simpático que es el responsable de generar la actividad causada por el gasto de energía, y el parasimpático que se ocupa de la conservación y restauración de la energía en el cuerpo, es decir, es el causante de mantener en balance, armonía y bienestar tu cuerpo y mente.

Observa lo siguiente: cuando el síntoma de la ansiedad, cualquiera que sea, se presenta, tu mente inmediatamente entra en miedo y descontrol, pero si logras rápidamente a relajar tu mente diciéndole que nada malo va a sucederte, respiras profundo, eliminas los pensamientos negativos, etc. tu cuerpo entra en balance y/o equilibrio, es decir logras que tu sistema simpático y parasimpático trabajen paralelamente.

Entonces… que sucede con mi sistema nervioso central cuando sufro un ataque de pánico o cualquier otro síntoma? sencillo, tu mente empieza a luchar o intenta salir de ahí, es una respuesta de protección, como una alarma que se activa avisándote que estás en peligro, ejemplo: cuando tu cerebro percibe el miedo y descontrol de tu mente aparece como un doble de ti mismo que empieza a luchar o intenta salir corriendo de esa situación, tu flujo de sangre aumenta, empiezas a sudar y eso sucede porque tu cuerpo necesita refrescarse, tus músculos se ponen tensos, tu corazón late rápidamente, la respiración se hace más profunda etc. ahora bien, cuando pasa la pelea es porque tu sistema parasimpático te lleva otra vez a la normalidad calmando los procesos que tu mente misma creó y afectó tu cuerpo.

Actualmente la vida moderna puede incidir a alterar tu sistema nervioso simpático al estar en constante estado elevado de alerta o defensa frente al sistema nervioso parasimpático impidiendo que este desarrolle su trabajo de mantener en balance y armonía tu cuerpo y mente, esta situación es la responsable que experimentes la inesperada respuesta de lucha o sensación de salir corriendo cuando los síntomas de la ansiedad aparecen, como: ataques de pánico, miedo, dolor en el pecho, insomnio, etc. y se presente en cualquier lugar, ascensor, lugar de trabajo, reunión social, en el metro, conduciendo, o cualquier otro lugar que no hayas experimentado, entonces tu mente subconsciente graba ese evento y de ahí se origina el miedo a volver a estar en un lugar parecido por mínimo que sea, donde ocurrió el evento, por qué sucede esto? porque tu cuerpo o sistema nervioso central se mantiene en una sobre-estimulación o alteración.

Para concluir es importante que no te anticipes a las circunstancias y evita mantener tu mente en estado de alerta de esta manera vas a permitir que tu sistema simpático y parasimpático logren mantener tu cuerpo relajado y en balance con tu mente.

ENFERMEDADES DEL SISTEMA NERVIOSO PERIFÉRICO

Una enfermedad del sistema nervioso central puede afectar la médula espinal (mielopatía) o bien el cerebro (encefalopatía), los cuales son parte del sistema nervioso central.

La médula espinal transmite la recepción sensorial del sistema nervioso periférico. Asimismo, conduce la información motora de los músculos esqueléticos, los miocardios, los músculos lisos y las glándulas. Existen 31 pares de nervios espinal a lo largo de la médula espinal. Cada uno de estos nervios contiene axones sensoriales y motoros. La médula espinal está protegida por vértebras y conectan el sistema nervioso periférico con el cerebro, de forma que actúa como un centro de coordinación "menor".

El cerebro capta señales tanto de la médula espinal, como de los nervios olfativos y de los nervios ópticos, para permitir que el cuerpo funcione. El cerebro está protegido por el cráneo; sin embargo, si es dañado, los resultados en el cuerpo humano pueden ser muy importantes.

Introducción

Las enfermedades del sistema nervioso periférico, la unión neuromuscular y el músculo ocupan un extenso capítulo dentro de la neurología que sería imposible tratar de modo adecuado en este manual. Por ello, hemos decidido versar en este capítulo de las enfermedades más frecuentes y que más interés pueden tener para la práctica asistencial primaria.

Neuropatías

Se conoce como polineuropatía un proceso simétrico, generalizado, generalmente distal y de instauración gradual que afecta a los nervios periféricos. Se conoce como mononeuritis múltiple a una afectación simultánea o consecutiva asimétrica de troncos nervioso. En ocasiones el diagnóstico diferencial es difícil, pero su importancia estriba en el patrón causal es bien diferente. Las mononeuropatías son alteraciones focales de un solo tronco nervioso. Su causa es local (generalmente compresiva o traumática). Algunos ejemplos típicos son: el síndrome del túnel carpiano (n. mediano), la parálisis del n. radial (parálisis del "sábado noche"), la parálisis del n. ciático poplíteo externo (a la altura de la cabeza del peroné) y la parálisis del n. femoral (enfermedades pélvicas y del m. psoas). En otros casos es idiopática (parálisis facial de Bell).

Polineuropatías

Las causas de polineuropatía son múltiples, siendo las más frecuentes la polineuropatía diabética (Tabla 2) y las tóxico-carenciales (alcohólicos). Un grupo importantes de polineuropatías (polirradiculopatías) son las desmielinizantes inflamatorias (sd. de Guillain-Barré). Otras causas son la amiloidosis, vasculitis, uremia, porfiria, las disproteinemias (mieloma), otras hemopatías (leucemias, policitemia vera), hipotiroidismo, virus de la hepatitis, y la neurotoxicidad por tóxicos (plomo) y fármacos (vincristina, fenitoína, piridoxina, isoniazida, amiodarona, cis-platino, nitrofurantoína, metronidazol o talidomida, entre otros). El curso de la enfermedad (agudo, subagudo, crónico) y el patrón de afectación (sensitivo, sensitivomotor, motor) dependerán de la causa.

Los trastornos sensitivos suelen ser la primera manifestación clínica. El paciente aqueja disestesias (hormigueo, pinchazos "como agujas", quemazón), debido a la afectación de fibras finas Ad y C. Al principio se presentan a nivel distal (puntas de los dedos, planta del pie), para progresar posteriormente con un patrón centrípeto de forma simétrica con distribución de los déficit en "guante" y en calcetín". Si se afectan las fibras propioceptivas (más gruesas y mielinizadas) aparecerá dificultad de la marcha por ataxia sensitiva.

Trastornos motores. Se pierden los reflejos osteotendinosos de estiramiento, inicialmente los aquíleos, luego los rotulianos. La debilidad se localiza principalmente en los músculos extensores del pie (debilidad a la dorsiflexión del pie). Los músculos paréticos desarrollan amiotrofia (eminencia tenar e hipotenar de la palma, paquete anterolateral de la pierna, m. pedio).

Trastornos disautonómicos. La alteración de las fibras vegetativas condiciona síntomas como hipotensión ortostática, impotencia, síntomas miccionales o trastornos de la sudoración.

El diagnóstico se hará en base a la historia y exploración físicas, estudios analíticos y neurofisiológicos. En caso necesario se practicará una biopsia de n. sural, aunque esta prueba es más rentable en el estudio de las mononeuritis múltiples.

Síndrome de Guillain-Barré

Es la forma más frecuente de polineuropatía desmielinizante aguda. En dos tercios de los casos el paciente tiene antecedente de una infección viral intestinal o respiratoria (CMV, EBV). Otros antecedentes descritos son gastroenteritis por C. jejuni, lupus y linfoma. Se produce desmielinización por un mecanismo autoinmune celular y humoral (anticuerpos antigangliósido), que es segmentaria, multifocal y afecta sobre todo al tramo proximal de las raíces nerviosas (polirradiculoneuritis).Clínica. Se presenta en forma de tetraparesia fláccida con arreflexia de rápida progresión (máximo en un mes en la mayoría de los casos). En la mitad de los casos cursa con una parálisis ascendente desde los miembros inferiores. En un 50% de los casos hay paresia facial bilateral. La parálisis puede llegar a ser total y hacer preciso el soporte ventilatorio mecánico. Suele haber parestesias distales iniciales pero los síntomas sensitivos son mínimos. El proceso puede afectar al sistema nervioso autónomo (taquicardia, hipertensión, hipotensión postural). Los síntomas comienzan a mejorar a las 2-4 semanas. En el 50% de los casos quedan secuelas, aunque la recuperación es muy buena en la mayoría.

Diagnóstico. Se sospechará siempre un síndrome de Guillain-Barré ante un paciente con tetraparesia fláccida y arreflexia de rápida evolución. En el LCR es típica la disociación albúmino-citológica; las células son menores de 10 por m L y las proteínas pueden ser normales durante la primera semana de enfermedad. El diagnóstico se confirma con el estudio neurofisiológico. Se dudará del diagnóstico de Guillain-Barré ante los siguientes hallazgos: debilidad asimétrica clara y persistente, nivel sensitivo, pleocitosis polimorfonuclear o pleocitosis mononuclear mayor de 50 células por m L en LCR, disfunción intestinal o vesical al inicio o persistente. El diagnóstico diferencial se realizará con otras causas de tetraparesia (mielopatías agudas, botulismo, miastenia gravis, enfermedad de Lyme, neuropatías tóxicas, etc.).

Tratamiento. Si el paciente es diagnosticado en las dos primeras semanas de enfermedad se tiende a utilizar plasmaféresis. Si el diagnóstico se realiza después de las dos primeras semanas se tratará con gammaglobulina humana intravenosa (0,4 g/Kg/día/5 días).Una variante del Guillain-Barré es el síndrome de Miller-Fisher (ataxia, arreflexia y oftalmoparesia). La polineuropatía crónica inflamatoria desmielinizante es parecida al Guillain-Barré, pero con un curso crónico progresivo con recaídas. Su tratamiento es parecido al Guillain-Barré, pudiendo ser necesarios los inmunosupresores.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!