Sistema Circulatorio y Aparato Circulatorio: Enfermedades, Función, Partes, Humano, Órganos, Imágenes

El sistema circulatorio es uno de los tipos de sistemas y que tiene que ver con la distribución de la sangre a lo largo de todo el organismo en cuestión para su buen funcionamiento. La sangre es el elemento principal del sistema circulatorio y el mismo recibe este nombre porque hace circular justamente a la sangre por todo el cuerpo.

El sistema circulatorio tiene como órgano principal y más importante al corazón y si bien no se puede establecer un nivel de relevancia de los diferentes sistemas que componen al organismo por ser todos igual de importantes, podemos decir que las complicaciones en el sistema circulatorio pueden ser las más serias o peligrosas, además de poder producir accidentes fatales mucho más frecuentemente. El sistema circulatorio hace que la sangre sea distribuida por todo el cuerpo a partir de varios elementos. El más importante es el corazón, el centro desde donde sale y hacia donde llega la sangre. Luego, el corazón trabaja en conjunto con otros elementos como las arterias, las venas y los capilares, todos elementos que se conectan entre sí y que forman un circuito de circulación.

SISTEMA CIRCULATORIO

El Sistema Circulatorio es una estructura anatómica que se encarga de irrigar la sangre por todo el cuerpo.

La sangre tiene ciertas cualidades que soportan la vida, a medida que viaja por el cuerpo, transporta oxígeno desde los pulmones, y nutrimentos desde el sistema digestivo, hacia todas las células del cuerpo, luego transporta los desechos de las células para que el cuerpo se deshaga de ellos. Juntos, la sangre, el corazón y una serie de vías que forman una red laberíntica, son considerados como los componentes del Sistema Circulatorio.

Es decir, el sistema circulatorio es la estructura anatómica que comprende una mezcla de nutrientes, agua y oxígeno denominado sangre, los conductos o vías de difusión que transportan dicho líquido vital así como el motor que la bombea, es decir el corazón. El sistema circulatorio está formado entonces por el sistema cardiovascular que conduce y hace circular la sangre así como al sistema linfático que conduce la linfa.

Si bien es común la denominación de “sistema” cardiovascular, estrictamente se le debería llamar “aparato”. La denominación de “sistema” se reserva para un conjunto de órganos formados predominantemente por el mismo tipo de tejido (quizá el ejemplo más claro es el sistema nervioso). El aparato cardiovascular está formado por diferentes tipos de tejidos, y por ello ésta es la denominación más adecuada.

¿Cuál es su Función?

El Sistema Circulatorio, además de irrigar la sangre, se encarga también de transportar los desechos del cuerpo, llevar el Bióxido de Carbono a los Pulmones, etc.

El Aparato Circulatorio tiene varias funciones, sirve para:

  • Llevar los nutrientes y el oxígeno a las células

  • Recoger los desechos metabólicos que se han de eliminar después por los riñones, en la orina, y por el aire exhalado en los pulmones, rico en dióxido de carbono.

De toda esta labor se encarga la sangre, que está circulando constantemente. Además el aparato circulatorio tiene otras destacadas funciones:

  • Interviene en las defensas del organismo

  • Regula la temperatura corporal entre otras

  • Regula los contenidos de agua y ácidos base en los tejidos

  • Transporta las excreciones de las glándulas endocrinas

COMPONENTES DEL SISTEMA CIRCULATORIO

El aparato circulatorio tiene varias funciones sirve para llevar los alimentos y el oxígeno a las células, y para recoger los desechos metabólicos que se han de eliminar después por los riñones, en la orina, y por el aire exalado en los pulmones, rico en dióxido de carbono (CO2). De toda esta labor se encarga la sangre, que está circulando constantemente. Además, el aparato circulatorio tiene otras destacadas funciones: interviene en las defensas del organismo, regula la temperatura corporal, etc.

  • La sangre

  • El corazón

  • Los vasos sanguíneos

LA SANGRE

La sangre es el fluido que circula por todo el organismo a través del sistema circulatorio, formado por el corazón y un sistema de tubos o vasos, los vasos sanguíneos.

La sangre describe dos circuitos complementarios llamados circulación mayor o general y menor o pulmonar...

La sangre es un tejido líquido, compuesto por agua y sustancias orgánicas e inorgánicas (sales minerales) disueltas, que forman el plasma sanguíneo y tres tipos de elementos formes o células sanguíneas: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Una gota de sangre contiene aproximadamente unos 5 millones de glóbulos rojos, de 5.000 a 10.000 glóbulos blancos y alrededor de 250.000 plaquetas.

El plasma sanguíneo es la parte líquida de la sangre. Es salado, de color amarillento y en él flotan los demás componentes de la sangre, también lleva los alimentos y las sustancias de desecho recogidas de las células. El plasma cuando se coagula la sangre, origina el suero sanguíneo.

EL CORAZON

El corazón es un órgano hueco, del tamaño del puño, encerrado en la cavidad torácica, en el centro del pecho, entre los pulmones, sobre el diafragma, dando nombre a la "entrada" del estómago o cardias. Histológicamente en el corazón se distinguen tres capas de diferentes tejidos que, del interior al exterior se denominan endocardio, miocardio y pericardio. El endocardio está formado por un tejido epitelial de revestimiento que se continúa con el endotelio del interior de los vasos sanguíneos. El miocardio es la capa más voluminosa, estando constituido por tejido muscular de un tipo especial llamado tejido muscular cardíaco. El pericardio envuelve al corazón completamente.

LOS VASOS SANGUINEOS

Los vasos sanguíneos (arterias, capilares y venas) son conductos musculares elásticos que distribuyen y recogen la sangre de todos los rincones del cuerpo.

Se denominan arterias a aquellos vasos sanguíneos que llevan la sangre, ya sea rica o pobre en oxígeno, desde el corazón hasta los órganos corporales.

Las grandes arterias que salen desde los ventrículos del corazón van ramificándose y haciéndose más finas hasta que por fin se convierten en capilares, vasos tan finos que a través de ellos se realiza el intercambio gaseoso y de sustancias entre la sangre y los tejidos. Una vez que este intercambio sangre-tejidos a través de la red capilar, los capilares van reuniéndose en vénulas y venas por donde la sangre regresa a las aurículas del corazón.

APARATO CIRCULATORIO

El aparato circulatorio está constituido por un líquido (la sangre), que circula por un sistema de tuberías (los vasos sanguíneos), impulsado por una bomba (el corazón).

La vida supone actividad y, por lo tanto, un consumo constante de energía. Como todas las funciones, un ser vivo las realiza por medio de sus células. Es necesario que estas puedan disponer de la energía que necesitan. Lo consiguen mediante el metabolismo que oxida la materia orgánica que constituye el alimento. Ello exige dos cosas y tiene una consecuencia.

De las dos cosas que exige, una es que el alimento llegue a todas las células y la otra es que también llegue el oxígeno necesario para realizar esa oxidación que va a producir energía.

La consecuencia de tal utilización del alimento es que se generan productos de desecho que deben ser retirados para que no causen daño.

El aparato circulatorio es el encargado de ese transporte. Él lleva los alimentos y retira los productos de desecho, permitiendo así que las células funcionen en óptimas condiciones.

Existen tres tipos principales de vasos sanguíneos: arterias, venas y capilares

La circulación sanguínea en el ser humano es cerrada, ya que siempre circula por el interior de un extenso sistema de conductos: los vasos sanguíneos. Estos vasos son de tres tipos: Arterias, venas y capilares.

Las arterias son las que llevan la sangre que sale del corazón hacia las distintas partes del cuerpo.

Presentan una pared elástica y resistente, que les permite soportar la presión con la que la sangre sale del corazón. Al contraerse este, la sangre sale de golpe acumulándose en la arteria que debido a ello se hincha. Las paredes de la arteria presionan a la sangre que no puede retroceder hacia el corazón porque unas válvulas, llamadas válvulas sigmoideas, se lo impiden, de modo que es empujada hacia delante, iniciándose así su recorrido. Si no fuese por esa presión la sangre no circularía.

Las venas transportan sangre desde los órganos hacia el corazón. Su pared es más fina y menos resistente que la de las arterias pues la sangre circula por ellas con menos presión.

En su interior presentan unas válvulas, llamadas válvulas venosas o semilunares que impiden el retroceso de la sangre.

Los capilares son vasos de grosor extremadamente fino (de ahí el nombre de capilares, dando a entender que son finos como cabellos).

Su pared está formada por una sola capa de células (llamada endotelio), que permite la filtración de los componentes de la sangre hacia las células y de los desechos de estas hacia la sangre. Todos los órganos poseen un sistema de capilares.

Las arterias, conforme se alejan del corazón, se van ramificando en otras mas finas de modo que cuando llegan a los órganos ya son capilares. Estos se van uniendo dando lugar a vasos cada vez más gruesos, las venas, que devuelven la sangre al corazón.

El corazón es un músculo con 4 cavidades: dos aurículas y dos ventrículos

El corazón es un órgano hueco, cuyas paredes están formadas por un tejido muscular llamado miocardio.

En su interior existe un tabique longitudinal que divide al corazón en dos partes, sin comunicación entre ellas: La izquierda y la derecha.

En cada una de estas partes hay dos cavidades: unas arriba, las aurículas y otras abajo, los ventrículos. Cada aurícula está comunicada con el ventrículo de su lado mediante una válvula. Se llama válvula tricúspide la del lado derecho y válvula mitral la del izquierdo.

Las paredes de las aurículas son mas delgadas que las de los ventrículos, pues su trabajo es menor que el de estos.

Las células que forman la pared del corazón, como todas, necesitan nutrientes y producen desechos. Las arterias y venas coronarias son las encargadas de realizar esa tarea para el músculo cardiaco.

Con sus movimientos de sístole (contracción) y diástole (relajación)

La sangre llega al corazón por una serie de venas. En la aurícula derecha desembocan las venas cavas y en la izquierda las venas pulmonares. La sangre va llenando las aurículas impulsada por las propias venas. Cuando se llenan, ambas aurículas se contraen a la vez (sístole auricular) pasando la sangre cada una a su ventrículo a través de las respectivas válvulas.

A continuación de contraen los ventrículos (sístole ventricular). La sangre no puede volver a la aurícula, porque se lo impide las válvulas y no le queda más remedio que salir por las arterias. Del ventrículo derecho sale la arteria pulmonar y del izquierdo la arteria aorta.

A continuación todo el corazón se relaja (diástole general) y vuelve a iniciarse el ciclo.

Ahora puede enterderse por qué las paredes de las aurículas son más finas que las de los ventrículos. Las primeras sólo deben empujar la sangre hasta los ventrículos. Estos, por el contrario, tienen que impulsar la sangre para que llegue mucho más lejos: El ventrículo derecho hasta los pulmones, el izquierdo a todo el cuerpo. Por esa razón las paredes del izquierdo son mas gruesas que las del derecho.

La circulación sanguínea en el ser humano es doble, es decir, existen dos circuitos: el mayor que corresponde a todo el cuerpo y el menor, que corresponde a los pulmones.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!