Tarot y Cartas del Tarot - Significado de las Cartas del Tarot

El tarot es una supuesta forma de predicción del futuro.

Se basa en la seleccion de cartas de una baraja especialmente dedicada a este arte. Una vez realizda la seleccionm un experto interpreta el supuesto sentido de la cartas elegidas en relacion con el futuro de una determinada persona.

¿Qué es el Tarot?

El tarot es un método de adivinación y consejería que basa sus dichos sobre la información que entrega una baraja de naipes. Se dice también que el tarot se utiliza como un método de análisis de la propia vida, como una forma de meditar, reflexionar y de auto conocerse.

Se piensa que el tarot encuentra su origen en Egipto, desde donde fue llevado luego a Europa durante los primeros años de la Edad Media. Se cree que fueron los gitanos quienes lo introdujeron al viejo continente y lo expandieron durante sus viajes.

Los estudiosos del tarot lo describen como un verdadero mapa de la conciencia humana, como una herramienta que permite visualizar un conjunto de símbolos que reflejan todos los cambios por los que el ser humano atraviesa, tanto los internos como los más externos. Debido a lo anterior, es posible supuestamente utilizarlo como un método que estimula la intuición y el crecimiento espiritual a través de su percepción alternativa en torno a los problemas y asuntos de la vida.

La baraja de naipes de los que se conforma el tarot se compone de 78 cartas. De este número, 22 corresponden a los arcanos mayores, mientras que las restantes 56 son los arcanos menores. El término arcano quiere decir “secreto, recóndito”, por lo que con cada uno de ellos, el tarot supuestamente pretende representar a través de sus símbolos los aspectos más ocultos de nuestras vidas.

Los arcanos mayores se supone que representan los principios universales de la vida, por lo que reflejarían más bien las situaciones comunes y características de la vida de todos los seres humanos. Lo anterior se encuentra reflejado por los estados evolutivos de la vida que se simbolizan a través de diferentes personajes como la Emperatriz, el Emperador, la Muerte, el Sol, la Luna, el Diablo, entre otros.

Los arcanos menores tienen se supone que relación los aspectos más cotidianos de la vida y son representados por cartas que poseen una determinada cantidad de espadas, copas, oros o bastos, tal como una baraja española de naipes, sin embargo, incluye cierto número extra de naipes particulares del tarot.

Orígenes del Tarot

Se desconoce el origen cierto del Tarot, hay prueba de su existencia desde el siglo XIV. Con toda probabilidad, mercaderes o gitanos introducen desde Oriente en Europa el Tarot. Dado que los musulmanes son generalmente contra la pintura de la figura humana, es se cree que el Tarot no tiene esa procedencia. La baraja árabe carece de figuras, solo tiene cartas numéricas.

En la baraja Visconti-Sforza, el tarot más antiguo que se conserva, sólo hay dos naipes con personajes que no son retrato de la familia, el Ermitaño y la Muerte, también son los únicos que reflejan su procedencia oriental, uno en su vestimenta y otro en el arco largo que lleva.

Probablemente se adapto a las escenas originales otras tomadas del catolicismo, la Biblia, y de la mitología griega, más próximas a la cultura de sus clientes. Hoy este proceso continúa y los ilustradores modernos, cambian el escenario, pero no el tema centrales de las cartas.

También cambió la numeración india, (o arábiga), de los naipes, por números romanos, más habitual es en su época, con una excepción, en los números romanos no existe el cero, y el Loco se quedó sin número.

¿Qué dice la Biblia del Tarot, la Adivinación, la Hechicería, la Magia y Cosas Similares?

Tarot es un derivado de la “Cartomancia” o “Adivinación por medio de las cartas”, no necesariamente adivinar el futuro.

El Titulo "Tarot" proviene de un juego de palabras: "Cartas-del-Tarot", "Cartas-Tarot", "Cart-Astarot", "Cart Astaroth" que significa "Cartas de Astaroth", Astaroth es un espíritu inmundo de gran potestad.

La adivinación es una arte mística como los conocimientos Anatómico-Espirituales, control total del Psique, control de los elementos, control del magnetismo nervioso, ente otros.

Un tipo de cebo que usan los demonios es la adivinación. ¿Qué abarca la adivinación? Todas las prácticas con las que se intenta conocer el futuro o lo oculto. Algunas formas de adivinación son la astrología, el uso de la bola de cristal, el empleo de cartas —como las del tarot—, la lectura de la palma de la mano y la búsqueda de revelaciones o señales misteriosas en los sueños.

Aunque muchos creen que estas prácticas son inofensivas, la Biblia muestra que los adivinos trabajan en colaboración con los espíritus malos. Por ejemplo, Hechos 16:16-18 dice que “un demonio de adivinación” hacía posible que una muchacha practicara “el arte de la predicción”. Por eso, tan pronto como fue librada del demonio, la muchacha perdió esa habilidad.

Las Escrituras NO apoya ninguna clase de ADIVINACIÓN, lo cual es ABOMINACIÓN para el Altísimo.

Así está escrito:

"No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti. Perfecto serás delante de Jehová tu Dios." (Deuteronomio 18:10-13)

PROHIBIDO LEER LAS CARTAS TAROT

La situación actual que la población del país está viviendo, y cada uno sabe donde le aprieta el zapato, induce a echar mano a recursos que se están popularizando a través de los medios masivos de comunicación, para buscar una salida, sin averiguar si es adecuado o no, si es lícito o no desde el punto de vista cristiano. Me refiero al tema de la Adivinación que es el "conjunto de prácticas con que se pretende conocer el futuro o lo oculto". En relación a la predicción del futuro tenemos: La astrología con sus horóscopos. Cartomancia: que es echar cartas, hoy más popularizado como el "Tarot". Quiromancia: que es leer las líneas de la mano.

El Tarot es un método muy popular de adivinación que se utiliza para leer la vida de personas. El propósito específico de leer las cartas del Tarot es adquirir conocimiento sobre alguien o sobre eventos en la vida de una persona que no son disponibles a través de medios naturales ni recurriendo a Dios.

Los que leen las cartas van a otras fuentes sabiendo que no están recurriendo a Dios. Entonces, ¿A quién recurren? ¿Qué poder espiritual piensan ellos que pueda responderles fuera de la voluntad divina? No pueden ser los buenos ángeles ya que estos jamás actúan fuera de la voluntad de Dios. Eso solo lo hacen los demonios y son quienes están detrás de estas prácticas.

La Biblia condena esta forma de adivinación y la llama... "prostitución contra Dios"... en Levítico 20,6: " Y la persona que atendiere a encantadores o adivinos, para prostituirse tras de ellos, yo pondré mi rostro contra la tal persona, y la cortaré de entre su pueblo ". ¿Porqué es tan dura la Biblia contra esto ? Porque es poner la confianza en el demonio más que en Dios, es entregarse a Satanás y rechazar a Cristo; es el mismo pecado que el del marido que se va con otra mujer, ¡está prostituyendo contra su esposa!

No se puede ir al brujo y luego a Dios, ¡antes hay que arrepentirse y confesar ese gran pecado de prostitución contra Él. No se puede ser cristiano y espiritista, es una abominación. Quien consulta el Horóscopo o ve un programa de Astrología o le leen las cartas Tarot, está haciendo lo mejor para que Satanás entre en su corazón y en su hogar. Renuncie a Satanás, al espiritismo, a la brujería, a la astrología, al Tarot y ¡entréguese a Jesús!. Con Jesús en su corazón, no tema a ninguna hechicería ni maleficio, porque no hay nadie mayor que Él.

Adivinación, Adivinos, Astrología, Biblia, Brujería, Dios, Esoterismo, Espiritismo, Fe, Futuro, Hechicería, Horóscopo, Magia, Ocultismo, Quiromancia, Tarot

Hoy en día es frecuente ver en la televisión adivinos que echan las cartas del tarot a los que la gente llama a través de una costosísima línea telefónica para que les revele su futuro. También es muy frecuente encontrar en la prensa general anuncios de todo tipo de curanderos, así como los horóscopos y otras previsiones astrológicas. No me cabe la menor duda de que el 99% de estos tipejos son burdos estafadores que se quieren aprovechar de la buena fe de los ignorantes (porque al fin y al cabo, si realmente ven el futuro ¿por qué no compran el boleto ganador de la lotería en lugar de sacarle dinero a gente que no llega a final de mes?). Quizás haya un 1% de ellos que sí tenga alguna facultad paranormal, aunque si esto realmente es así, sabemos, con toda seguridad, que su poder vidente procede de Satán.

Antiguo Testamento.

La Santa Biblia es muy clara y contundente al respecto: “Cuando entres a la tierra que Jehová, tu Dios, te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominable para Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas cosas abominables Jehová, tu Dios, expulsa a estas naciones de tu presencia. Perfecto serás delante de Jehová, tu Dios. Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen, pero a ti no te ha permitido esto Jehová, tu Dios” (Deuteronomio 18:9-14). La adivinación constituye un acto abominable para el Señor.

A lo largo de la Santa Biblia, Dios advierte en repetidas ocasiones que los pronósticos de los adivinos son engañosos y que por tanto no debemos confiar en ellos. El profeta Jeremías lo advirtió pero no le hicieron caso: “Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: No os engañen vuestros profetas que están entre vosotros, ni vuestros adivinos, ni hagáis caso de los sueños que sueñan. Porque falsamente os profetizan en mi nombre. Yo no los envié, ha dicho Jehová”. (Jeremías 29:8-9). También otro pasaje añade: “Y vosotros no prestéis oído a vuestros profetas, adivinos, soñadores, agoreros o encantadores, que os hablan diciendo: No serviréis al rey de Babilonia. Porque ellos os profetizan mentira, para haceros alejar de vuestra tierra y para que yo os arroje y perezcáis”. (Jeremías 27:9-10).

Hoy es muy frecuente ver gente que acude a curanderos y "santones" que nos ofrecen algún objeto mágico para quitarnos el mal de ojo o para lograr el amor. ¿Qué dice la Palabra? “Di: “Así ha dicho Jehová, el Señor: ¡Ay de aquellas que cosen vendas mágicas para todas las manos y hacen velos mágicos para la cabeza de toda edad, para cazar las almas! ¿Habéis de cazar las almas de mi pueblo para mantener así vuestra propia vida? ¿Y habéis de profanarme en medio de mi pueblo por unos puñados de cebada y unos pedazos de pan, matando a las personas que no deben morir y dando vida a las personas que no deben vivir, mintiendo a mi pueblo que escucha la mentira?” (Ezequiel 13:18-19). Ni hechizos ni rituales ni talismanes ni supersticiones. Dios no quiere para sus hijos nada de esto.

Para Dios la adivinación es pecado: “Como pecado de adivinación es la rebelión, como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto rechazaste la palabra de Jehová, también él te ha rechazado para que no seas rey” (1Samuel 15:23). Este pecado pone rabioso a Dios: “Pasó sus hijos por fuego en el valle del hijo de Hinom, y observaba los tiempos, confiaba en agüeros, era dado a adivinaciones y consultaba a adivinos y encantadores; se excedió en hacer lo malo ante los ojos de Jehová, hasta encender su ira” (2 Crónicas 33:6). Y ordena: “No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo, Jehová, vuestro Dios” (Levítico 19:31). O sea que es un pecado, despierta la ira del Señor y Él mismo nos ordena evitarlos, porque nos contaminan con sus malas artes.

¿Castiga Dios la adivinación y la brujería? Sí. De hecho en el antiguo Israel tales prácticas estaban penadas con la muerte: “A la hechicera no la dejarás con vida” (Éxodo 22:18) y “El hombre o la mujer que consulten espíritus de muertos o se entreguen a la adivinación, han de morir; serán apedreados, y su sangre caerá sobre ellos” (Levítico 20:27). Por su parte, el Señor amenaza con el fuego a una adivina y a quienes le han consultado (Isaías 47:8-15). Aunque quizás la historia más fascinante es la de Saúl, primer rey de Israel, quien acude a la adivina de Endor para consultar con los muertos. Ante tal desobediencia, Dios es tajante y decice desposeerle de la corona y entregar su reino a los enemigos filisteos (1Samuel 28:3-19). Estas prácticas son horrendas y Dios las castiga con mano de hierro.

Nuevo Testamento.

Hasta ahora hemos visto lo que dice el Antiguo Testamento, famoso por su severidad, pero ¿qué dice el Nuevo? ¿Es acaso más condescendiente con este pecado? No. De hecho, apunta directamente a quienes lo practican como firmes candidatos a quemarse en el infierno si no se arrepienten de sus fechorías: “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apocalipsis 21:8). Los santos y los justos podrán entrar en el Reino de los Cielos “pero los perros estarán afuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo aquel que ama y practica la mentira” (Apocalipsis 22:15). Los adivinos no serán salvados de la quema.

Manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio,fornicación, inmundicia, lujuria, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, divisiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas. En cuanto a esto, os advierto, como ya os he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. (Gálatas 5:19-21). La Biblia dice que los hechiceros van al infierno, pero en no pocas versiones bíblicas leemos que, en tiempos del rey Herodes, tres magos acudieron a adorar al niño Jesús (Mateo 2:1-12). ¿Cómo es posible semejante contradicción? Sabemos que el Señor abomina la magia por lo que “magos” debe ser, en realidad, una mala traducción. Otras versiones hablan de tres hombres sabios, cosa que sí tiene mucho más sentido.

En la Palabra encontramos también la historia de cómo Pablo liberó a una muchacha del espíritu de adivinación que moraba en ella (Hechos 16:16-18), gracias a lo cuál sabemos que las personas que adivinan están poseídas por algún demonio que habita en su interior. También leemos cómo un coetáneo de Cristo, llamado Simón el Mago trató de sobornar a los apóstoles Pedro y Juan a cambio de poder transmitir el poder del Espíritu Santo, ante lo cuál los apóstoles reaccionaron escandalizados (Hechos 8:9-24). Las Escrituras también relatan que muchos de los que habían practicado la magia, se arrepintieron de sus pecados y quemaron sus libros mágicos públicamente (Hechos 19:18-20). Siempre, y en todos los casos, la magia es retratada -sin excepción- como algo malo.

Pero sigo sin entender ¿por qué Dios se opone tan ferozmente a la adivinación? ¿Qué tiene de malo que uno consulte a la pitonisa?” -puedes preguntarte-. El Señor se opone básicamente por tres razones. La primera es que Él desea que toda nuestra fe y confianza descansen solamente en Él, y en nadie más (Jeremías 17:5-8). La segunda es que los adivinos no son de fiar porque mienten (Jeremías 29:8-9). Y la tercera, el Espíritu Santo entrega el poder de profecía (1 Corintios 12:10) pero el de adivinación proviene del diablo (Hechos 16:16-18). Dios aborrece la magia, la hechicería, la brujería, el espiritismo, la adivinación, la astrología, el horóscopo, el tarot, la quiromancia, el esoterismo, el ocultismo y otras prácticas similares porque nos apartan de la luz del Señor y nos acercan a las tinieblas de Satán.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!