SIDA y VIH: ¿Qué es el SIDA/VIH? Síntomas, Transmite, Contagia, Prevenir

El SIDA/VIH es la enfermedad que se desarrolla como consecuencia de la destrucción progresiva del sistema inmunitario (de las defensas del organismo), producida por un virus descubierto en 1983 y denominado Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). La definen alguna de estas afecciones: ciertas infecciones, procesos tumorales, estados de desnutrición severa o una afectación importante de la inmunidad.

La palabra SIDA proviene de las iniciales de Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, que consiste en la incapacidad del sistema inmunitario para hacer frente a las infecciones y otros procesos patológicos. El SIDA no es consecuencia de un trastorno hereditario, sino resultado de la exposición a una infección por el VIH, que facilita el desarrollo de nuevas infecciones oportunistas, tumores y otros procesos. Este virus permanece latente y destruye un cierto tipo de linfocitos, células encargadas de la defensa del sistema inmunitario del organismo.

Qué es el VIH? / Qué es el SIDA?

El SIDA es una enfermedad causada por un virus, el VIH.

  • VIH: Virus de Inmunodeficiencia Humana (en inglés HIV).

  • Sida: Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (en inglés AIDS).

Información sobre SIDA:

  • Síndrome: conjunto de síntomas y signos.

  • InmunoDeficiencia: debilitamiento del sistema inmunológico.

  • Adquirida: contraída durante la vida, que no es congénita.

Información sobre SIDA: Una persona es seropositiva al VIH cuando el virus se encuentra en su organismo.

Generalmente no aparecen síntomas durante largo tiempo: 8-10 años de media sin tratamiento. La persona parece y se siente totalmente sana pero cualquier persona con el VIH puede transmitir el virus.

El virus va debilitando el sistema inmunológico lentamente. Cuando el sistema inmunológico se ha deteriorado, es más susceptible de contraer enfermedades, especialmente INFECCIONES (p.e. tuberculosis y neumonía) y TUMORES.

El SIDA: constituye un estado avanzado de la enfermedad. Significa que, como consecuencia de su inmunodeficiencia, la persona tiene una o más de una relación de enfermedades poco frecuentes, que llamamos definitorias de SIDA.

Información sobre SIDA: Existen 2 tipos de virus: el VIH-1 es el tipo más frecuente en España y el VIH-2 se localiza fundamentalmente en África occidental y generalmente produce una variante más leve de la enfermedad.

Desde 1981 el Virus de Inmunodeficiencia Humana hace estragos en el mundo.

VIH / SIDA - Síntomas

Los síntomas y signos iniciales son inespecíficos y comunes a otras patologías, por tanto no definen el diagnóstico de infección por el VIH. Generalmente, los primeros síntomas aparecen como una gripe (fiebre, dolores corporales y malestar general), en algunos casos se acompaña de signos como manchas rojas (exantema) y aumento del tamaño de los ganglios en diferentes partes del cuerpo (linfoadenopatía).

El tiempo entre la adquisición del virus y la aparición de los primeros signos y síntomas descritos es de cinco a 30 días, con un promedio de siete a 14 días. Por eso, si la persona ha estado expuesta al riesgo de adquirir el VIH y presenta estos signos y síntomas puede hacerse el examen de detección de VIH considerando el período de ventana.

La infección por VIH se asocia en todas sus etapas a una intensa replicación viral principalmente en los linfocitos CD4 . Los mecanismos inmunológicos permiten neutralizar la multiplicación del virus y regenerar las células inmunes que se destruyen aceleradamente, lográndose un equilibrio entre la cantidad de virus circulantes (carga viral) y el sistema inmunológico medido habitualmente como recuento de linfocitos CD4. De esta manera la persona que vive con VIH se mantiene asintomática (etapa A), sin embargo después de un período variable de tiempo se rompe este equilibrio, la carga viral empieza a aumentar y los CD4 disminuyen progresivamente. Este desequilibrio inmunológico permite la aparición de diversas infecciones y tumores (etapas B y C). La etapa C define, desde el punto de vista clínico, el diagnóstico de SIDA.

El período que va desde el inicio de la infección hasta la aparición de los primeros síntomas y enfermedades marcadoras de SIDA u oportunistas se denomina período de incubación. En esa fase, el seguimiento médico es muy importante, porque las personas que no han desarrollado la enfermedad (SIDA), también pueden transmitir el virus. Por esta razón, en esta fase es fundamental la implementación de medidas de prevención.

Síntomas del VIH

  • No existen síntomas específicos del VIH

  • La única forma de confirmar la existencia de infección por el VIH es a través de la prueba de detección del VIH en una muestra de sangre.

  • Es importante contar con suficiente información sobre sida como que es una enfermedad causada por el virus del VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana)

  • Algunas personas informaron que habían presentado un cuadro pseudo-gripal entre 2 y 5 semanas después de la infección (del contacto de riesgo). Pero no se suele prestar atención a este cuadro porque los casos descritos no representan más del 10% de las infecciones y los síntomas serían como los de una gripe. Por tanto, la única forma de saber si ha habido infección es haciéndose la prueba del VIH tres meses después del contacto de riesgo.

  • No hay una sintomatología asociada a la infección, se dice que esta infección es asintomática.

  • Sin embargo, sí existe riesgo de transmisión aunque la persona no presente síntomas del VIH.

  • Muchas personas infectadas no presentan síntomas, especialmente en los primeros años y en general durante largo tiempo.

  • El virus va debilitando el sistema inmunológico lentamente y sería tras una media de 8-10 años sin tratamiento (la enfermedad habría evolucionado y el sistema inmunológico estaría muy deteriorado) cuando aparecerían los siguientes síntomas:

    • Pérdida brusca de peso superior al 10%

    • Fiebre o sudoración nocturna durante más de un mes

    • Diarrea crónica durante más de un mes

    • Fatiga persistente y aguda

    • Otros síntomas del sida secundarios: tos seca durante más de un mes, urticarias, úlceras bucales, hongos en boca y garganta, herpes e inflamación de los ganglios.

Información sobre sida importante: Dado que no hay una sintomatología específica asociada a la infección, la única forma de saber si el VIH se encuentra en el organismo es haciéndose la prueba.

Síntomas del SIDA

Hay que tener en cuenta que no en todas las personas se manifiesta la enfermedad de la misma manera. Por lo tanto, unas personas puede que no presenten síntomas iniciales al infectarse con el virus, mientras que otras experimentan síntomas que no son específicos, sino que son comunes a muchas enfermedades como son: síntomas pseudogripales con fiebre, erupción cutánea, inflamación de los ganglios linfáticos e irritación de garganta.

Algunas personas permanecen años sin síntomas desde el contacto con el virus hasta que desarrollan el SIDA. En todo este tiempo, su sistema inmunitario se va debilitando por la actuación del virus, de manera que, a medida que va disminuyendo el recuento de células CD4, aumenta la posibilidad de que se vean afectados por ciertas enfermedades:

Enfermedades frecuentes con conteo de CD4 inferior a 350 células/mililitro cúbico

  • Tuberculosis.

  • Virus del herpes simple.

  • Candidiasis bucal o vaginal.

  • Herpes Zoster.

  • Linfoma de Hodgkin.

  • Sarcoma de Kaposi.

Enfermedades frecuentes con conteo de CD4 inferior a 200 células/mililitro cúbico

  • Neumonía.

  • Esofagitis por Candida.

  • Angiomatosis bacilar.

Enfermedades frecuentes con conteo de CD4 inferior a 100 células/mililitro cúbico

  • Meningitis.

  • Encefalitis por toxoplasmosis.

  • Leucoencefalopatía multifocal progresiva.

  • Diarrea por criptosporidio.

Cómo se Contagia o Transmite el SIDA

El VIH se contagia a través del semen, la sangre, las secreciones vaginales y la leche materna. Estos son los fluidos corporales que presentan una concentración del virus suficiente como para infectar a una persona.

Por tanto, hay tres vías mediante las cuales el virus del SIDA sí se contagia:

  • Vía sexual: mediante el contacto sexual, ya sea vaginal, anal u oral; siendo el anal el que presenta un mayor riesgo por la delicadeza de los tejidos y la facilidad con la que se pueden producir heridas.

  • Vía sanguínea: se produce al compartir cualquier material que haya estado en contacto con sangre de una persona infectada y que pueda ponerse en contacto posteriormente con la sangre de una persona sana. Puede tratarse de jeringas, agujas, y todo el material que se use para realizar piercing, tatuajes, o en sesiones de acupuntura, y no haya sido esterilizado previamente. El riesgo de transmisión a través de las transfusiones de sangre actualmente es muy bajo, gracias a los grandes controles que se realizan a la sangre donada.

  • Vía vertical (madre-hijo): cuando la madre es seropositiva se puede producir la transmisión del virus durante el embarazo, el parto y la lactancia.

Partiendo de esto, hay una serie de colectivos que presentan un mayor riesgo de contraer el VIH:

  • Recién nacidos de madres con VIH que durante el embarazo no recibieron ningún tipo de terapia.

  • Drogadictos que comparten agujas para inyectarse drogas por vía intravenosa.

  • Personas que mantienen relaciones sexuales (generalmente por fornicar).

  • Personas que recibieron transfusiones sanguíneas o hemoderivados entre 1977 y 1985 (en esta época los exámenes de detección de la enfermedad en las donaciones sanguíneas no eran un protocolo obligatorio).

  • Prostitutas.

En otros fluidos como las lágrimas, la saliva o el sudor, el virus está presente pero en una cantidad insuficiente para contagiar a otra persona. De manera que se puede mantener una estrecha relación con una persona seropositiva sin riesgo de contagio, mientras que se tengan una serie de precauciones.

Cómo no se contagia o transmite el SIDA

Para infectar el organismo el VIH necesita entrar en la corriente sanguínea (ver Prevención del SIDA), y para ello precisa una vía de entrada, bien a través de heridas recientes, o infectando directamente las membranas mucosas de vagina, ano o recto, pene, boca, nariz y ojos. De otra forma, no es posible contraer el virus, por lo tanto el SIDA no se transmite en los siguientes casos:

  • Compartiendo vajilla (vasos, tazas, platos, copas) utensilios de cocina y cubiertos, ropa, o comida. El VIH no se transmite a través de la saliva, ni a través del aire, por lo tanto no hay peligro cuando se convive con personas infectadas, ni siquiera en el caso de compartir objetos, ropa y comida con ellos. Tampoco se corre ningún peligro por abrazar y besar a un enfermo, ni permaneciendo cerca cuando este tose o estornuda.

  • A través de los animales domésticos. El VIH no se puede transmitir del ser humano a los animales, ni viceversa. Los animales pueden ser portadores de otros virus que afecten a su propia especie provocándoles también deficiencias inmunológicas, pero no son portadores del VIH y, por lo tanto, no hay riesgo de que el ser humano se contagie por convivir con estos.

  • Al tener contacto con saliva, sudor, heces, orina o lágrimas.

  • Por picaduras de insectos. El caso de los mosquitos, que chupan la sangre, puede crear confusión, pero el mosquito no inyecta la sangre de una persona (infectada por VIH o no) en su siguiente víctima. Además, el virus solo puede vivir en células humanas. Los parásitos de la malaria, que es una enfermedad que sí transmiten los mosquitos, se reproducen en el organismo del insecto, lo que no sucede con el VIH.

  • Donando sangre u órganos. Las agujas y el material empleados durante cualquier donación están esterilizados, por lo tanto, no existe riesgo alguno para el donante. Podría ser un riesgo para el receptor en caso de que no se siguieran los análisis necesarios, que son obligatorios.

  • Acudiendo a piscinas, recintos deportivos, baños, centros comerciales, cines, restaurantes, o cualquier otro lugar público, frecuentado por personas infectadas.

Prevención del SIDA

Para prevenir el SIDA lo más importante es conocer la enfermedad y sus mecanismos de transmisión. Ante cualquier duda o posible exposición al virus, es preciso someterse a la prueba de detección del VIH, porque un diagnóstico precoz puede mejorar notablemente el pronóstico.

Saber cómo se contagia el SIDA es fundamental para poder evitar las conductas de riesgo. Para que pueda producirse la transmisión del VIH deben darse tres condiciones:

Evidentemente, es necesario que una de las personas presentes sea portadora del VIH. Ninguna conducta supone un riesgo en sí misma si ninguna de las personas implicadas está infectada.

La concentración de VIH tiene que ser suficiente para que se pueda producir la transmisión. La sangre es el fluido corporal donde el virus está más concentrado. Por lo tanto, una pequeña cantidad de sangre bastaría para infectar a alguien. Sin embargo, con la misma cantidad de flujo vaginal no se produciría la transmisión porque el VIH está mucho menos concentrado en ese fluido.

Es necesario que el VIH entre en la corriente sanguínea para contraer el virus. La piel impide que el VIH se introduzca en el organismo, por lo tanto no basta con haber estado en contacto con un fluido contaminado, es necesaria una vía de entrada en forma de herida abierta, cortadura, fisura, desgarro, o a través del contacto con las membranas mucosas.

Cuando una persona está infectada con VIH, puede transmitirlo a otras personas a través de los siguientes fluidos corporales:

  • Sangre (las mayores concentraciones de VIH se encuentran en la sangre).

  • Semen.

  • Secreciones vaginales.

  • Leche materna.

  • Fluido pre-eyaculatorio. En este los niveles de concentración del VIH son muy bajos, pero existe riesgo.

El VIH no puede transmitirse a través de:

  • Saliva.

  • Heces.

  • Orina.

  • Sudor.

  • Lágrimas.

SIDA: conductas de riesgo a evitar

Por lo tanto, para prevenir el contagio, lo mejor es evitar las conductas de riesgo, que supongan el contacto con los fluidos capaces de transmitir el VIH:

  • No intercambiar jeringas o agujas con otras personas, porque la sangre infectada pasaría directamente al torrente sanguíneo, y esta es la forma más rápida y eficaz de contagio.

  • Usar siempre instrumentos estériles o desechables para perforar la piel (análisis de sangre, inyecciones...). Por el motivo explicado en el punto anterior.

  • No fornicar.

  • Las mujeres embarazadas portadoras del virus deben recibir tratamiento para disminuir el riesgo de transmisión al feto durante el embarazo y el parto, y no amamantar al niño. Es aconsejable, además, el parto por cesárea, ya que reduce el riesgo de transmitir el virus al bebé.

  • Los profesionales sanitarios que trabajen con enfermos de SIDA deben extremar las precauciones para no pincharse accidentalmente con agujas infectadas, y utilizar ropa, máscaras y gafas protectoras para evitar el contacto con sangre u otros fluidos que contengan el VIH.

  • La sangre que se emplea en las transfusiones, y cualquier producto sanguíneo que se vaya a utilizar en algún tratamiento (como el de la hemofilia, por ejemplo) tienen que ser analizados para descartar la presencia del virus.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!