Santoral y Santoral de Hoy, del Día, Católico Nombres, Calendario

El santoral católico es el calendario que recoge los días o la fecha en el calendario en que la iglesia católica conmemora a personas que han sido santificadas o beatificadas.

Dado el gran número de santos y beatos que conforman el calendario santoral católico, es frecuente que todos los días del año se celebren más de un de santo. Es uno de los calendarios religiosos más populares del mundo y que tienen en sus casas de personas, especialmente los cristianos católicos.

Santoral y Santoral de Hoy

La comunión de los santos es la solidaridad espiritual que une a los fieles de este mundo, a las almas en el purgatorio y a los santos del cielo en la unidad orgánica del mismo cuerpo místico cuya cabeza es Cristo, y en un intercambio constante de servicios sobrenaturales. A los partícipes en esa solidaridad se les llama santos en razón de su destino y de su participación en los frutos de la Redención (1 Cor. 1,2 - texto griego). Los condenados están así excluidos de la comunión de los santos.

La solidaridad en sí misma implica una diversidad de interrelaciones: dentro de la Iglesia Militante, no solo la participación en la misma fe, Sacramentos y gobierno, sino también un mutuo intercambio de ejemplos, oraciones, méritos y satisfacciones; entre la Iglesia de este mundo por una parte, y el purgatorio y el cielo por la otra, sufragios, invocación, intercesión, veneración.

Entendida de este modo, la comunión de los santos, aunque se definió formalmente solo en sus alcances particulares (Concilio de Trento, sesión XXV, decretos sobre el purgatorio; sobre la invocación, veneración y reliquias de los santos e imágenes sagradas; sobre las indulgencias), sin embargo, es dogma comúnmente enseñado en la Iglesia.

Los días de fiesta o festivos son días que se celebran en conmemoración de los sagrados misterios y eventos registrados en la historia de nuestra redención, en memoria de la Virgen Madre de Cristo o de los Apóstoles, mártires y santos, con servicios especiales y descanso del trabajo. Una fiesta no sólo conmemora a un evento o persona, sino que también sirve para excitar la vida espiritual al recordarnos el evento que conmemora. A ciertas horas Jesucristo nos invita a su viña (Mt. 20,1-15); Nace en nuestros corazones en Navidad, el Viernes Santo nos clavamos a la Cruz con Él, en la Pascua nos levantamos de la tumba del pecado, y el día de Pentecostés recibimos los dones del Espíritu Santo. Cada religión tiene sus fiestas, pero ninguna tiene un sistema de temporadas festivas tan rica y atinadamente construido como la Iglesia Católica. La sucesión de estas forman el año eclesiástico, en el que las fiestas de Nuestro Señor forma la base y el marco, las fiestas de la Santísima Virgen y los santos forman la tracería ornamental.

Los prototipos y puntos de partida de las más antiguas fiestas eclesiásticas son las solemnidades judías de Pascua y Pentecostés. Junto con el día semanal del Señor, continuaron siendo las únicas fiestas cristianas universales hasta el siglo III (Tertuliano, “De Bapt.” 19; Orígenes, "Contra Celsum", VIII, 22). Dos fiestas de Nuestro Señor (Epifanía, Navidad) fueron añadidas en el siglo IV; luego vinieron las fiestas de los Apóstoles y mártires, en determinadas provincias; más tarde también las de algunos confesores (San Martín, San Gregorio); en los siglos VI y VII se añadieron las fiestas de la Santísima Virgen. Después del triunfo del cristianismo en los siglos IV y V, se prohibieron las sesiones de los tribunales civiles en todas las fiestas, también los juegos en el circo y las representaciones teatrales.

Santoral del día

Otro elemento, y el más importante, en la formación del calendario es el registro de las fechas de nacimiento de los santos. Por lo tanto no estamos tan sorprendidos de encontrar en un período posterior en libros litúrgicos cristianos frases como natalis calicis como una designación para la fiesta de Jueves Santo, o natalis episcopi, que parece significar el día de la consagración de un obispo. De todos modos, no puede haber duda de que la misma palabra se utilizaba, y eso a partir de un período muy temprano, para describir el día en que un mártir sufría la muerte.

Comúnmente se explica que significa el cumpleaños que lo introdujo a una vida nueva y gloriosa en el cielo. Sin embargo, somos afortunados en poseer en el relato contemporáneo escrito desde Esmirna sobre el martirio de San Policarpo (hacia el año 145) una declaración clara de que los judíos y paganos preveían completamente que los cristianos tratarían de recuperar el cuerpo del mártir como un precioso tesoro al que le podrían rendir culto, e instaurarían una fiesta de nacimiento (genethlios) en su honor. Aquí, entonces, tenemos la evidencia más concluyente de que ya para la primera mitad del siglo II los cristianos estaban acostumbrados a celebrar las fiestas de los mártires.

Probablemente, durante mucho tiempo estas celebraciones continuaron siendo locales, y estaban confinadas al lugar donde sufrió el martirio o donde se conservaba una parte considerable de sus restos sobre el cual se pudiese ofrecer el Santo Sacrificio. Pero en el transcurso del tiempo la práctica de trasladar libremente tales reliquias de un lugar a otro amplió el círculo de devotos del mártir. Todas las iglesias que poseían reliquias se sentían con derecho a celebrar su "cumpleaños" con cierto grado de solemnidad, y así pronto nos encontramos con mártires de África, por ejemplo, que obtenían reconocimiento en Roma y, eventualmente, eran honrados por toda la Iglesia.

Esta parece ser, en resumen, la historia de la inclusión de los días de los santos en el calendario. Al principio el número de esos días era muy pequeño, y por lo general dependía de algún vínculo local especial, y se limitaba rigurosamente a aquellos que habían derramado su sangre por Cristo. Pero poco después los nombres de los confesores también comenzaron a encontrar un lugar en las listas, pues los confesores y obispos ya estaban escritos en los dípticos.

Nombres del santoral católico

Nombres de origen y significado Cristiano

Estos incluyen lo siguiente: Anastasia, Athanasia, Christophorus, Redemptus, Restitutus, etc.; Desde festivales o ritos, por ejemplo, Epiphanius, Eulogia, Natalis, Pascasia, Sabbatius y al frecuentemente recurrido Martyrius; Desde las virtudes Cristianas, por ejemplo, Agape, Elpis, Fides, Irene, las cuales derivan de Adelphius, Agapetus, Caritosa, etc.; Sentimientos piadosos, por ejemplo, Adeodata, Ambrosius, Benedictus, Deogratias, etc., y posiblemente de nombres como Gaudentianus, Hilarius, Sozomen, Victorianus, Vincentius, pero es muy difícil asumir distintivamente sentimientos Cristianos que estén aquí latentes.

Desde otro lado la recurrencia de estos nombres como Agnes, Balbina, Cornelius, Felicitas, Irenaeus, Justinus, etc. pueden probablemente estar asociados a la veneración de los mártires, quienes primero aburren estos nombres, esto es bastante curioso que los nombres del Nuevo Testamento son raramente encontrados mientras aquellos del Viejo Testamento son difícilmente menos raros. Susana, Daniel, Moisés, Tobías, ocurren frecuentemente, pero solo hacia el final de la cuarta centuria que ellos encuentran el nombre de nuestra Santa Señora, o se vuelven familiares a todos con aquellos de los Apóstoles. Aun luego nosotros no podemos asegurar que en el caso de Paulus en particular esta es cualquier referencia internacional al Apóstol de los Gentiles, pero Johannes al menos, y Andreas, con Pedro y sus derivados como Petronia, Petrius, Petronilla, etc. Petronia, Petrius, Petronilla, etc son menos abiertos a la duda.

El nombre de Maria ocurre ocasionalmente en las inscripciones de las catacumbas hacia el final del siglo cuarto, por ejemplo, en la forma de Livia Maria in Pace(De Rossi, "Rom. Sot.", I, 143) y este es una mártir asignada a la fecha 256 de la era de Cristo (De Rossi, "Rom. Sot." III, 200 sqq y compara otras instancias del nombre, De Rossi, "Insc. Christ. I, 331; II, 160 and 173).

Prácticas respecto a los Nombres

Mientras varios Padres y escritores espirituales, aquí y allí un decreto sinodal, ha exhortado al fiel para no dar nombres a sus hijos en el bautismo, pero aquellos de santos canonizados o de los ángeles de Dios, estos deben confesar que ellos nunca han tenido tiempo en la historia de la Iglesia cuando estos entredichos han sido todos estrictamente atendidos. Ellos fueron ciertamente no atentos durante las etapas tempranas o tardías de la Edad Media. Cualquiera que mire aun casualmente una extensa lista de nombres medievales, los cuales son por supuesto mejor encontrados en los índices de los volúmenes de procedimientos legales los cuales han sido editados en tiempos modernos, los cuales percibirán que mientras los nombres ordinarios sin ninguna pronunciada asociación religiosa, tales como Guillermo, Roberto, Rogelio, Geoffrey, Hugo, etcétera enormemente preponderan (Guillermo, alrededor del año 1200 fue por lejos el mas común de los nombres Cristianos en Inglaterra), habiendo siempre un muy considerable numero de nombres excepcionales y fuera de moda, los cuales aparentemente sin asociación religiosa en su totalidad. Estos nombres, tomados para pocos casos, como Ademar, Ailma, Ailward, Albreza, Alditha, Almaury, Ascelina, Avice, Aystorius (estas vienen con las listas de aquellos curados al santuario de Santo Tomas de Canterbury) son de bastante frecuente ocurrencia.

Calendario santoral

Nuestros Primeros Calendarios

Según se multiplicaban las fiestas y los días de los santos, se hizo conveniente que se mantuviese algún tipo de registro de ellos. Podemos dividir los documentos de este tipo, a grandes rasgos, en dos categorías: calendarios y martirologios, ambos reconocidos oficialmente por la Iglesia. Un calendario en el sentido eclesiástico es simplemente una lista de las fiestas que se celebran en cualquier iglesia, diócesis o país en particular, organizadas en orden cronológico. Un martirologio fue originalmente, como su nombre lo indica, un registro de los mártires, pero pronto adquirió un carácter más general, y se extendió a todas las clases de santos y a todas las partes del mundo. Las entradas que están incluidas en un martirologio son independientes del hecho del culto litúrgico real en cualquier lugar en particular. Ellos siguen el mismo ordenamiento por meses y días que observamos en un calendario, pero bajo un mismo día se dan los nombres de no uno, sino de muchos santos, mientras que a menudo se añaden algunos detalles topográficos y biográficos.

Crecimiento del calendario

Durante el período merovingio y carolingio aumentó gradualmente el número de fiestas que ganaron reconocimiento práctico. Tal vez los más seguros indicios de este desarrollo han de ser adquiridos a partir de los primeros libros litúrgicos ---sacramentarios, antifonarios y leccionarios--- pero éstos a menudo son difíciles de datar. Algo más breve y definitivo son una o dos otras listas de fiestas que accidentalmente han sido preservadas para nosotros, y que será interesante citar. Un cierto Perpetuo, obispo de Tours (461-491) establece las principales fiestas celebradas en su día con una vigilia como sigue:

"Natalis Domini; Epiphania; Natalis S. Ioannis (24 de junio); Natalis S. Petri episcopatus (22 de febrero); Sext. Cal. April Resurrectio Domini nostri I. Chr.; Pascha; Dies Ascensionis; Passio S. Ioannis; Natalis SS. apostolorum Petri et Pauli; Natalis S. Martini; Natalis S. Symphoriani (22 de julio); Natalis S. Litorii (13 de septiembre); Natalis S. Martini (11 de noviembre); Natalis S. Bricii (13 de noviembre); Natalis S. Hilarii (13 de enero)." (Mon. Germ. SS. Meroving., I, 445.)

En cuanto a los documentos existentes, tal vez el calendario eclesiástico más antiguo, en el sentido estricto de la palabra, que todavía sobrevive, es el que poseía el inglés San Willibrord, apóstol de los frisones, que dejó en él una nota autógrafo de la fecha de su consagración como obispo (695 d.C). El calendario fue escrito probablemente en Inglaterra entre 702 y 706. Como nunca ha sido impreso puede ser interesante dar aquí las entradas realizadas en el manuscrito original, omitiendo las interpolaciones hechas por otras personas en una fecha un poco posterior. El manuscrito que lo contiene es el muy conocido "Códice Epternacensis", ahora el manuscrito latino 10837, en la Biblioteca Nacional de París.

Enero:

1 Circuncisión

3 Santa Genoveva de París

6 Epifanía

13 San Hilario

14 San Félix de Nola

17 San Antonio, ermitaño

18 Cátedra de San Pedro en Roma y la Asunción de Santa María

20 San Sebastián

21 Santa Inés (virgen)

24 San Babilas, obispo y mártir

25 Conversión de San Pablo en Damasco

29 San Valerio, obispo, y Santa Lucía (virgen) en Tréveris



Febrero:

1 San Dionisio, San Policarpo y Santa Brígida (virgen)

2 San Simeón, patriarca

5 Santa Ágata

6 San Amando

16 Santa Juliana

22 Cátedra de Pedro en Antioquía



Marzo:

1 Donato

7 Perpetua y Felicidad

12 San Gregorio en Roma

17 San Patricio, obispo en Irlanda

20 San Cutberto, obispo

21 San Benito, abad

25 Crucifixión del Señor y Santiago

27 Resurrección de Jesucristo



Abril:

4 San Ambrosio

22 Felipe Apóstol



Mayo:

1 San Felipe Apóstol

5 La Ascensión del Señor

7 La Invención de la Santa Cruz

11 Pancracio, mártir

14 Primera Fecha para Pentecostés

31 San Maximino en Tréveris



Junio:

2 Erasmo, mártir

8 Bernabé, apóstol

9 San Columkill

22 Santiago el hijo de Alfeo

24 Natividad de San Juan Bautista

29 Santos Pedro y Pablo en Roma



Julio:

15 Santiago de Nisibis

25 Santiago Apóstol, hermano de Juan

26 San Simeón, monje en Siria

29 San Lupo



Agosto:

1 los Macabeos, siete hermanos y su madre

5 San Osvaldo, rey

6 San Sixto, obispo

10 San Lorenzo, diácono

13 Hipólito, mártir

16 (Sic) (borrado) Santa María

25 San Bartolomé Apóstol

28 Agustín y Faustino, obispos

29 Martirio de San Juan Bautista

31 San Paulino, obispo en Tréveris



Septiembre:

7 Sergio, Papa en Roma

9 (Sic) Natividad de Santa María en Jerusalén

13 Cornelio y Cipriano

15 Santa Eufemia, mártir

19 Genaro, mártir

21 Mateo, apóstol

22 Pasión de San Mauricio

24 Concepción de San Juan Bautista

27 Cosme y Damián en Jerusalén

29 San Miguel Arcángel



Octubre:

1 Remedio y Germano

4 Santos Euwaldo y Ewaldo

14 Paulino, obispo en Canterbury

18 Lucas, Evangelista

28 Simón y Judas, Apóstoles

31 San Quintino, mártir



Noviembre:

10 San León, Papa

11 San Martín, obispo en Tours

22 Santa Cecilia

23 Clemente en Roma

24 Crisógono

30 San Andrés Apóstol



Diciembre:

10 Santa Eulalia y otros setenta y cinco

20 San Ignacio, obispo y mártir

21 Santo Tomás, apóstol en India

25 Natividad de Nuestro Señor Jesucristo

26 San Esteban, mártir

27 Juan, apóstol y Santiago, su hermano

28 Los Inocentes

31 San Silvestre, obispo

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!