Santo Rosario, Cómo Rezar el Rosario, Misterios del Rosario, ¿Qué es el Rosario? Historia del Rosario

¿Qué es el Rosario?

Virgen del RosarioEl Rosario es una forma de oración y la meditación combinada que ha existido por más de 1200 años.

Consiste en un sistema de oración y meditación utilizando un sistema de nudos o cuentas en una cuerda, y representa a uno de los más importantes símbolos de la fe cristiana. Los nudos o cuentas se utilizan para llevar la cuenta del número y secuencia de oraciones. Por otra parte a veces el término se utiliza para referirse a la sarta de cuentas por si sola.

El rosario se encuentra presente desde los comienzos de la Iglesia. Desde el inicio, los creyentes leían los salmos, al igual que los judíos. Sin embargo, tiempo después, en muchos monasterios se sigue el hábito de rezar los 150 salmos cada día. De este modo, comienza a nacer la idea de hacer nudos en cuerdas para poder contar el número de oraciones, que con el tiempo pasaron de los salmos a los avemarías.

Cuenta la historia que en el año 1208, la Virgen María se apareció a Santo Domingo y le enseñó a rezar el Rosario, presentándoselo como una poderosa arma para utilizar ante los enemigos de la fe.

Domingo de Guzmán era un sacerdote español que viajó al sur de Francia a fin de convertir a los seguidores de la “Herejía Albigense”, quienes creían en la existencia de 2 dioses, uno del bien, de lo espiritual, y otro del mal, de lo material. Creían que como Jesús tuvo un cuerpo, que es material, entonces no cabía la posibilidad de que fuera el verdadero Dios. Ante esta situación, Santo Domingo siguió los mandatos de la Madre de Dios y con éxito muchos albigenses se convirtieron.

El poder y popularidad del rosario comenzó a crecer, incluso se le atribuyeron victorias en ciertas batallas, como en la de Muret, a través de la cual se creó la primera capilla de Nuestra Señora del Rosario. Casi 2 siglos después, la Virgen María hizo una nueva aparición, esta vez ante Alano de Rupe, reiterando el poder milagroso del Rosario y la necesidad de su difusión.

El rosario consta de un cordel con 5 grupos de 10 nudos o cuentas que corresponden a 10 avemarías. Entre cada uno de estos grupos de 10 cuentas, se encuentra una aislada que corresponde a un Padre Nuestro y a un Santo Misterio en particular.

Generalmente se comienza con la señal de la cruz y 3 Avemarías. Los Santos Misterios corresponden a los fundamentos de la fe cristiana que se encuentran reflejados en la Anunciación a la Virgen María y la encarnación del Hijo de Dios (Misterios Gozosos), su pasión y muerte (Misterios Dolorosos) y su Ascensión y Resurrección (Misterios Gloriosos).

Completo sería rezar los quince misterios seguidos empezando por los gozo, los de dolor y por último los de gloria. Si se reza por misterios se hace un rezo diario, los lunes y jueves se rezan los misterios de gozo, los de dolor martes y viernes; los de gloria los domingos, miércoles y sábados. Uno debe hace la señal de la Cruz y hacer alguna introducción con alguna lectura bíblica (por ejemplo) luego se dice en misterio que se va a meditar, un Padre Nuestro y diez Ave Marías, un gloria otra meditación (o una lectura bíblica para un rosario bíblico) y luego el otro misterio sucesivamente. Al final de los 5 misterios o los 15 según el caso se acostumbra rezar un Padre Nuestro y 3 Ave Marías en honor a la Santísima Trinidad, luego las letanías lauretianas o las modernas (paulinas).

La Virgen María se apareció a Santo Domingo
La Virgen María se apareció a Santo Domingo

Cómo Rezar el Santo Rosario

El Santo Rosario afirmará y hará crecer tu Fe de una manera rápida. Mientras rezas cada misterio repasa en tu mente cada situación en la vida de Jesús y María. Al cabo de unas pocas semanas tu fe comenzará a crecer, y así también tu amor a Jesús y María.

Una fe más fuerte hará que luches con más ganas frente a nuestro enemigo que trata de alejarnos de Dios. El Santo Rosario fortalece tu fe. Y con la ayuda de nuestra Santa Madre venceremos, esperemos lograr la Vida Eterna junto a Jesús, en el Reino de los Cielos.

El Santo Rosario fortalecerá tu Esperanza de que el Reino de los Cielos es verdadero y Jesús prometió preparar una morada para cada uno de nosotros. A esta morada iremos en nuestro nuevo cuerpo, un cuerpo que no se enferma, un cuerpo que no envejece, y además un cuerpo que no muere. Esta Esperanza te hará fuerte para enfrentar amenazas y castigos, ya que nadie puede tocar tu espíritu.

El Santo Rosario hará que hagas Obras Buenas. La Caridad y el Amor al Prójimo, especialmente al más necesitado, serán tu carta de presentación frente a Jesús en el día del Juicio Final. No solo eso, además María, nuestra Madre, será tu testigo y abogado, ya que estarás con el Santo Rosario en tu mano, y ella le mostrará a Jesús un hermoso Jardín lleno de Rosas, y dirá en tu favor que muchas de esas rosas son los Rosarios que TU rezaste día a día.

El Santo Rosario te dará vida en Abundancia.

Bienvenido a este sitio, y recuerda que todos los cristianos estamos esperando la Venida de Cristo. Por ello lee el Nuevo Testamento, Ora al Padre, Conversa con Jesús, Reza el Santo Rosario, y medita, examina tu vida y los cambios que puedes hacer para Amar: amar a Dios y a tus hermanos. Es necesario que nos preparemos. Dios nos quiere junto a El, trabajando para El, sirviéndolo en todas nuestras actividades, y propagando su Palabra.

Origen del Rosario

Se dice que el Rosario fue instituido por Santo Domingo de Guzmán, el fundador de la Orden de Predicadores, conocidos como los Dominicos. Pero, sin quitarle a Santo Domingo su aporte, el origen remoto del Rosario es anterior a Santo Domingo.

De hecho, siglos antes de este Santo fundador, los monjes recitaban de manera regular todo el Salterio (la colección de 150 Salmos de la Sagrada Escritura). Pero sucedía que los hermanos legos que formaban parte de las comunidades monacales era analfabetos y no podían leer los Salmos. Para ellos se ideó una forma de oración que pudiera ser fácilmente memorizable.

La primera oración que se escogió para repetir unas 50 o 100 veces, dependiendo de las circunstancias, fue el Padre Nuestro. A raíz de este ejercicio repetitivo y para facilitar el conteo, surgió en Inglaterra un gremio de artesanos especializados en fabricar lo que hoy conocemos como un rosario. De hecho, hay en Londres una calle llamada “Pater Noster Row” (Hilera de Padre Nuestros), la cual recuerda la zona en que estos artesanos fabricaban estas cuentas.

Los rosarios que fueron originalmente utilizados para contar los Padre Nuestros, a partir del Siglo XII fueron utilizados para comenzar a contar “Salutaciones Angélicas”, que eran la primera mitad de lo que hoy conocemos como el Ave María. (“Jesús” y la segunda parte de esta oración fue agregada algún tiempo después, en 1483). Cada Ave María se seguía con la alusión de un pasaje evangélico en forma de jaculatoria, las cuales llegaron a ser unas 300.

¿Cuál es, entonces, el verdadero aporte de Santo Domingo de Guzmán? El Rosario, como hoy lo conocemos, surgió en el Siglo XV y se hizo muy popular por la predicación de un Sacerdote Dominico, Alan de Rupe (+1475). La creencia de que la devoción del Santo Rosario fue revelada a Santo Domingo (+1221) se basaba en una visión de Rupe sobre Santo Domingo y el Rosario.

La historia cuenta que la Santísima Virgen se le apareció a Santo Domingo mostrándole una bella guirnalda de rosas, pidiéndole que rezara diariamente el Rosario y que enseñara a la gente a rezar el Rosario.

En 1521 el Rosario fue simplificado por el dominico Alberto de Castello, quien escogió 15 pasajes evangélicos (los que ahora conocemos como 15 misterios). Luego el Papa San Pío V (1566-1572) definió mediante una bula el Rosario como lo conocemos hoy.

¿Cómo se Reza el Rosario?

La Bendición
Con su mano derecha, trace una cruz tocando su frente, luego el pecho, hombro izquierdo y hombro derecho, diciendo: “En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

Credo de los Apóstoles
Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo su Único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo: Nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está a la derecha del Padre; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vide eterna. Amén.

Padre Nuestro
Padre Nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre. Venga tu Reino, hágase tu Voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Rece tres Avemarías
Dios te Salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre: Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

  • En el primer Avemaría añada después de la palabra “Jesús” ‘que aumenta nuestra fe.’

  • En el segundo Avemaría añada después de la palabra “Jesús” ‘que aumenta nuestra esperanza.’

  • En el tercer Avemaría añada después de la palabra “Jesús” ‘que aumenta nuestro amor.’

Gloria al Padre
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

- Anuncie el misterio (Misterios Gozosos, Dolorosos o Gloriosos

  • Primer Misterio Gozoso - La Anunciación (Oración acerca de la humildad)

  • Segundo Misterio Gozoso - La Visitación (Oración acerca del amor al prójimo)

  • Tercer Misterio Gozoso - El Nacimiento de Jesús (Oración acerca de la pobreza de espíritu)

  • Cuarto Misterio Gozoso - La Presentación del Niño Jesús (Oración acerca de la pureza de mente y de cuerpo)

  • Quinto Misterio Gozoso - El Hallazgo del Niño Jesús en el Templo (Oración acerca de la obediencia)

  • Primer Misterio Doloroso - La Agonía en el Huerto (Oración acerca de que se haga la voluntad de Dios)

  • Segundo Misterio Doloroso - Los Azotes que Recibió Jesús en la Columna (Oración acerca de la mortificación de los sentidos)

  • Tercer Misterio Doloroso - La Coronación de Espinas (Oración acerca del Reino de Dios en nuestro corazón)

  • Cuarto Misterio Doloroso - Jesús con la Cruz a Cuestas (Oración acerca de soportar las dificultades)

  • Quinto Misterio Doloroso - La Crucifixión (Oración acerca del perdón de las ofensas)

  • Primer Misterio Glorioso - La Resurrección (Oración acerca de la fe)

  • Segundo Misterio Glorioso - La Ascensión (Oración acerca de la Esperanza Cristiana)

  • Tercer Misterio Glorioso - El Descenso del Espíritu Santo (Oración acerca de los dones del Espíritu Santo)

  • Cuarto Misterio Glorioso - La Asunción (Oración acerca de Jesús a través de María)

  • Quinto Misterio Glorioso - La Coronación (Oración acerca de la Gracia de la Perseverancia Final)

- Rece un Padrenuestro

- Rece diez Avemarías mientras medita el primer misterio del Rosario; (después de la palabra ‘Jesús’ de cada Avemaría añada:

  • Misterios Gozosos

  • a quien tú, oh Virgen, has recibido por el poder del Espíritu Santo’...

  • a quien tú, oh Virgen, has llevado a Isabel’...

  • a quien tú, oh Virgen, has dado a luz’...

  • a quien tú, oh Virgen, has llevado al templo’...

  • a quien tú, oh Virgen, has recuperado en el templo’...

  • Misterios Dolorosos

  • quien por nosotros ha sudado sangre’...

  • quien por nosotros ha sido flagelado’...

  • quien por nosotros ha sido coronado con espinas’...

  • quien por nosotros ha cargado la cruz’...

  • quien por nosotros ha sido crucificado’...

  • Misterios Gloriosos

  • quien ha resucitado de entre los muertos’...

  • quien ha ascendido al cielo’...

  • quien nos ha enviado el Espíritu Santo’...

  • quien te ha llevado a ti, oh Virgen, al cielo’...

  • quien te ha coronado, oh Virgen, en el cielo’...

- Rece un Gloria al Padre

- Rece la “Oración de Fátima”
Oh mi buen Jesús, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno. Lleva las almas al cielo, especialmente las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

- Repita esta secuencia para los misterios restantes

Salve
Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve, a ti llamamos los desterrados hijos de Eva. A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea pues Señora, abogada nuestra. Vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar y gozar las promesas de Jesucristo. Amén.

Oremos
Oh Dios, cuyo único hijo engendrado, por su vida, muerte y resurrección, nos ha obtenido la recompensa de la vida eterna, concédenos, te suplicamos, que por la meditación de estos misterios del santísimo Rosario de la Bendita Virgen María, podamos imitar lo que contienen, y obtener lo que prometen, por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.

- Finalice con la Bendición
Con su mano derecha, trace un a cruz tocando su frente, luego el pecho, hombro izquierdo y hombro derecho diciendo: “En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

- Recemos la Letanía:

Guía:

Señor, ten piedad de nosotros Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, ten piedad de nosotros Cristo, ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, óyenos Cristo, óyenos
Cristo, escúchanos Cristo, escúchanos
Dios Padre celestial Ten piedad de nosotros
Dios Hijo, Redentor del mundo Ten piedad de nosotros
Dios Espíritu Santo Ten piedad de nosotros
Santa Trinidad que eres un solo Dios Ten piedad de nosotros
Santa María Ruega por nosotros
Santa Madre de Dios Ruega por nosotros
Santa Virgen de las Vírgenes Ruega por nosotros
Madre de Jesucristo Ruega por nosotros
Madre de la Iglesia Ruega por nosotros
Madre de la Divina Gracia Ruega por nosotros
Madre purísima Ruega por nosotros
Madre castísima Ruega por nosotros
Madre inmaculada Ruega por nosotros
Madre Virgen Ruega por nosotros
Madre amable Ruega por nosotros
Madre admirable Ruega por nosotros
Madre del Buen consejo Ruega por nosotros
Madre del Creador Ruega por nosotros
Madre del salvador Ruega por nosotros
Virgen prudentísima Ruega por nosotros
Virgen venerable Ruega por nosotros
Virgen laudable Ruega por nosotros
Virgen poderosa Ruega por nosotros
Virgen clemente Ruega por nosotros
Virgen fiel Ruega por nosotros
Espejo de justicia Ruega por nosotros
Trono de la Sabiduría Ruega por nosotros
Causa de nuestra alegría Ruega por nosotros
Vaso espiritual Ruega por nosotros
Vaso insigne de devoción Ruega por nosotros
Vaso precioso de la Gracia Ruega por nosotros
Rosa mística Ruega por nosotros
Torre de David Ruega por nosotros
Torre de marfil Ruega por nosotros
Casa de oro Ruega por nosotros
Arca de la Alianza Ruega por nosotros
Puerta del cielo Ruega por nosotros
Estrella de la mañana Ruega por nosotros
Salud de los enfermos Ruega por nosotros
Refugio de los pecadores Ruega por nosotros
Consuelo de los afligidos Ruega por nosotros
Auxilio de los cristianos Ruega por nosotros
Reina de los Angeles Ruega por nosotros
Reina de los Patriarcas Ruega por nosotros
Reina de los Profetas Ruega por nosotros
Reina de los Apóstoles Ruega por nosotros
Reina de los Confesores Ruega por nosotros
Reina de las Vírgenes Ruega por nosotros
Reina de todos los Santos Ruega por nosotros
Reina concebida sin pecado original Ruega por nosotros
Reina llevada al cielo Ruega por nosotros
Reina del santísimo Rosario Ruega por nosotros
Reina de la paz Ruega por nosotros

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo óyenos, Señor
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo perdónanos, Señor
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo ten piedad y misericordia de nosotros

Pueblo: Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no desprecies las oraciones que te hacemos en nuestras necesidades. Antes bien, líbranos de todos los peligros, oh Virgen gloriosa y bendita.

Guía: Ruega por nosotros, santa Madre de Dios.

Pueblo: Para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Guía: OREMOS

Señor, concede a tus hijos gozar siempre de completa salud de alma y cuerpo; y por la intercesión de la gloriosa siempre Virgen María, líbranos de las tristezas de esta vida y concédenos disfrutar de las alegrías eternas. Por Cristo nuestro Señor.

Pueblo: AMÉN.

Se concluye el Santo Rosario, con la oración:

Por la señal de la santa Cruz…

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!