Remedios Caseros: Para El Acne, La Tos, La Gripe, La Caspa, Dolor de Garganta, el Mal Aliento, el Insomnio, la Migraña. Etc...

Remedios caseros eficaces: resumen introducción

Acudir al médico siempre resulta ser la primera opción para cuidar la salud, pero también hay algunas opciones naturales que pueden ayudar a aliviar algunas molestias.

Contra el acné: Puede aplicarse una mascarilla de fresas, que tienen un alto contenido de ácido salicílico, ingrediente activo de muchas cremas comerciales anti acné. Hágase un puré de fresas y aplíqueselo a modo de mascarilla, dejándolo actuar por 15 minutos.

Contra la tos: Poner a hervir una manzana, 15 higos secos, 250 gramos de miel y un litro de agua durante diez minutos. Tras dejar enfriar y colar el líquido, se obtiene un jarabe natural y casero. Ayudará a ablandar las mucosidades y a suavizar la tos. Para ello, se debe tomar dos cucharadas cada cuatro veces al día, previamente mezcladas con agua caliente.

Contra la caspa: El vinagre de manzana ayuda a solucionar este problema por sus propiedades desinfectantes y fungicidas, que combate el hongo que genera el problema capilar. Lo ideal es mezclarlo con un poco de sal y limón en algún recipiente que permita rociarlo luego en forma de spray. Para ese fin, se debe humedecer el cabello con el preparado y dejarlo actuar por algunas horas, luego lavarse el pelo y enjuagarlo normalmente.

Quemadura: Es recomendable aplicar miel en la zona para un alivio inmediato. La miel cura las quemaduras en menos de cuatro días debido a sus propiedades antimicrobianas y antisépticas.

Ardor de estómago: Masticar un buen puñado de avellanas crudas hasta que se haya convertido en una papilla y tragarlas. Las avellanas contienen un alto contenido en fibras que ayudan al tránsito intestinal y asientan el estómago.

Para torceduras: Sumergir la zona adolorida en vinagre de manzana caliente o hacer una masa agregándole harina. El vinagre tiene virtudes terapéuticas y varios de los minerales que lo componen, como el boro, magnesio, fósforo o sodio, ayudan a disminuir la inflamación localizada y por lo tanto el dolor.

Caída del pelo: La albahaca es considerada como un importante elemento contra la caída del cabello. Para ello, se puede preparar una loción poniendo a hervir 150 gramos de albahaca con una taza de agua. Dejar hervir por cinco minutos y apagar el fuego, dejando reposar durante media hora más. Tras ello, solo debe colar y guardar el producto en un rociador para poder aplicar este remedio masajeando un poco el cuero cabelludo.

Dolor de cabeza: Pelar algunas papas, cortarlas y ponerlas en un paño con sal gruesa. Por la noche, aplicar en la frente. El almidón de las papa contiene efectos antinflamatorios y la sal gruesa reduce la presión en los vasos sanguíneos.

Mal aliento: El bicarbonato de sodio ayuda a aumentar el nivel de ácido en la boca, matando las bacterias que causan el mal aliento y la gingivitis. Agregar una cucharadita de bicarbonato en medio vaso de agua caliente y enjuagar la boca con la mezcla.

Moretones: Aplicar hielo en la zona golpeada para que no suba la inflamación. Luego, aplicar perejil y mezclarlo con manteca para untar la pasta por la zona afectada. Esta especie de 'aceite de perejil', posee un efecto vasoconstrictor que impulsa la circulación de la sangre y evita que se quede estancada en un solo lugar, evitando la formación del hematoma.

Dolor de muelas: Colocar una bolsa de té húmeda en la cavidad para que cese el sangrado o en la encía sobre la muela que duele. Esto funciona porque el ácido tánico del té adormece y actúa como una anestesia natural y ayuda también a la coagulación.

Colesterol: El consume de canela impide que los carbohidratos se conviertan en ácidos grasos, reduce la formación de triglicéridos y favorece la circulación sanguínea. Para ello, se debe calentar una taza de agua sin que llegue al punto de ebullición. Luego, añadir una cucharada de miel y una de canela. Mezclar todo hasta que se integren; tomar una taza en ayunas y otra al acostarse.

Remedios caseros para combatir el acné

Uno de los problemas por los que tiene que pasar siempre un adolescente es el acné. No es una problema grave, pero un caso de acné resulta embarazoso y muy incómodo.

Pero, existen algunos remedios caseros que bien pueden ser puestos en práctica por los mismos jóvenes. Son baratos y fáciles de conseguir.

Algunos remedios caseros para combatir este problema son los siguientes:

1. Mascarilla de avena: Cocine avena y aplíquesela a modo de mascarilla durante 15 minutos. Repita cada 2 semanas.

2. Pique un puñado de hojas de laurel y échelas en una taza de agua. Deje reposar por un día. Aplíquese el agua con un algodón.

3. En un recipiente agregue igual partes de agua de rosas y jugo de limón. Aplíquese la mezcla con un algodón y déjelo actuar por media hora. Lávese la cara y repita esta acción cada dos semanas.

4. Ajo y Leche: Pique un ajo y póngalo a remojar por media hora en una taza con leche. Saque los pedazos y frótese el área afectada con los mismos.

5. Puede aplicarse también una mascarilla de fresas, que tienen un alto contenido de ácido salicílico, ingrediente activo de muchas cremas comerciales anti acné. Hágase un puré de fresas y aplíqueselo a modo de mascarilla, dejándolo actuar por 15 minutos.

6. Lávese la cara con un jabón neutro y séquese. Luego, aplique con un algodón una solución de partes iguales de agua y vinagre de manzana.

Remedios caseros para evitar la tos

La causa más común de la tos es el resfriado y la gripe. Estos virus inflaman e irritan las vías respiratorias superiores y la mayor parte de veces producen mucosidades.

Si su tos es productiva no trate de pararla pues el organismo se está deshaciendo de las mucosidades por este medio. Si la tos es seca, buscará aliviar la garganta y el cosquilleo.

Hay otras causas más serias que pueden provocar tos como bronquitis, neumonía, asma o cáncer en el pulmón. Si la tos que puede tener no se debe a que está resfriado, debe consultar con un médico para asegurarse que no está siendo causada por algo más serio.

(Si la tos dura más de dos semanas o sale con sangre, es necesario buscar atención médica).

Algunas recomendaciones caseras son las siguientes:

1. Mentolathum: Este ungüento es un remedio muy popular. Se da un masaje en las plantas de los pies antes de acostarse y también se frota el pecho y el cuello antes de dormir.

2. Jarabe de rábano: Licúe 10 rábanos en una taza de jugo de limón y 1/2 taza de agua. Cuele y agregue 8 onzas de miel. Hierva a fuego lento por media hora. Tome tres cucharadas cada cuatro horas.

3. Jarabe: En una olla con agua, coloque un poco de anís machacado, manzanilla, tilo y clavos dulces. Hiérvalo por 3 minutos, deje reposar por 5 y cuele. Agréguele una mezcla de miel de abeja y jugo de limón. Eche jarabe en un envase de vidrio, tápelo y colóquelo en la nevera. Tome dos cucharadas tres veces al día.

4. Jarabe de linaza: Para una tos seca, hierva 2 o 3 cucharadas de semillas de linaza en una taza de agua hasta que ésta se ponga babosa. Cuele y agregue igual partes de jugo de limón y miel. Tome una cucharada de jarabe según lo necesite.

5. Anís: Aplaste 20 gramos de semillas de anís, vierta encima una taza de agua hirviendo, tápelo y deje reposar un cuarto de hora. Recaliente y tome una taza tres veces al día.

6. Higos: Prepare un infusión con tres higos en una taza de agua la cual debe calentar. Cuando esté hirviendo, se debe añadir los higos. Luego, deje reposar por 5 minutos. Se cuela y bebe caliente. Tome una taza por la mañana o tarde hasta que desaparezcan las molestias.

7. Col: Machaque tres o cuatro hojas de col hasta que empiece a desprender su jugo. Luego, ponga las hojas en la zona del pecho y cubra con una venda. Tras ello, coloque encima una manta caliente.

Remedios caseros para evitar la gripe

La gripe es una enfermedad infecto-contagiosa de origen viral de las vías respiratorias superiores.

Los síntomas de la gripe son similares a las de un resfriado, pero éstos son un tanto más fuertes:

  • Dolor de Garganta

  • Fiebre

  • Pérdida de apetito

  • Sensación de malestar

  • Dolor muscular

  • Tos

  • Nauseas (en algunos casos)

Es necesario tomar medidas para prevenir el contagio gripal, pues una vez que se tiene, no cuenta con un medicamento seguro y específico para contrarrestarla.

Existen una serie de remedios caseros y recomendaciones como los siguientes:

1. Eucalipto: Mezclar dos gotas de esencia de eucalipto, dos de pino y dos de romero con dos cucharadas de aceite de almendras. Luego, hacer fricciones en el pecho.

2. También puede verter un puñado de hojas largas y delgadas de eucalipto sobre un litro de agua caliente. Cubrir la cabeza con una toalla y respirar el vaho. Este remedio sirve para descongestionar el pecho.

3. Zumo de limón: Cocer a fuego lento dos vasos de zumo de limón y seis cucharadas de miel durante una hora y media. Ya preparado, beber dos cucharadas de este jarabe cada hora el primer día y cada tres horas el segundo día hasta que se cure la gripe.

4. Naranja: Preparar un licuado con 200 gramos de naranja (sin semillas) y 200 gramos de col. Agregarle un vaso de agua hervida y beberlo tres veces al día.

5. Sal: Disolver una cucharadita de sal en medio litro de agua caliente. Realizar con esta preparación, varias gárgaras el día. Este remedio ayuda cuando la gripe va acompañada de una garganta irritada.

6. Kion: Verter 3 cucharadas de raíz de kion molido en medio litro de agua que se encuentre hirviendo. Luego, añadir el agua de un recipiente para realizar un baño de pies, lo que favorece la transpiración, lo que contribuye a que el organismo elimine toxinas.

Remedios caseros para combatir la caspa

Algunas causas que provocan la caspa son el estrés, la dermatitis seborreica y la sobreactividad de las glándulas que producen grasa.

La caspa es ocasionada por un hongo llamado Pityrosporum orbiculare que se alimenta de los aceites de la piel. No es una enfermedad grave, pero un caso de caspa resulta embarazoso y muy incómodo.

Algunos remedios caseros para combatir este problema son los siguientes:

1. Aceite de eucalipto: Puede combatir el hongo que causa la caspa. Agregue simplemente 5 gotas de aceite de eucalipto al shampoo y lave como de costumbre.

2. Enjuague de romero: El romero ataca la bacteria y el hongo. En una taza de agua hirviendo agregue una cucharadita de romero machacado. Espere unos minutos y cuélelo. Aplique una vez al día.

3. Hojas de laurel: Hierva un litro de agua y agregue un puñado de hojas de laurel machacadas. Cúbralo y deje reposar por 20 minutos. Lo cuela y cuando se enfríe se lo aplica. Lo puede dejar por una hora y se enjuaga.

4. Vinagre de manzana: Es un remedio efectivo, pues además de acabar con los hongos, lo hace también con las bacterias. Mezcle igual partes de vinagre y de agua y aplique como enjuague después del shampoo.

5. Aceite de árbol de té: Mezcle 7 gotas de aceite de árbol de té en una cucharada de aceite de oliva. Aplíquelo en el cuero cabelludo por toda la noche.

6. Bicarbonato de sodio: Esta receta casera para eliminar la caspa es muy sencilla. Agregue unas cucharaditas de bicarbonato de sodio a un recipiente de agua y enjuáguese después de lavarse el cabello.

7. Loción de papas: Cocine cinco papas. Saque el agua y agregue 10 gotas de aceite de lima, 10 gotas de yodo, 10 gotas de jugo de limón y media cucharada de aceite de almendras. Guarde en un frasco y refrigere. Úselo 15 minutos antes de lavarse el cabello.

8. Palta: Lave y corte una palta madura. Extraiga la pepa y aplique mediante masajes sobre el cuero cabelludo.

Remedios caseros para combatir el dolor de garganta

La dificultad para tragar y esa sensación de ardor en la garganta, muchas veces son síntomas de un resfriado o gripe.

Pero, la irritación de la garganta puede deberse a otros factores como hablar excesivamente y en vox alta y respirar por la boca (especialmente en la noche).

Algunos remedios naturales y caseros para combatir los malestares a la garganta:

1. Limón: Hierva tres hojas de limón en una taza de agua por 10 minutos. Retire del fuego y añada una cucharadita de miel. Beba lentamente el té cuando aún esté tibio.

2. Bicarbonato de Sodio: Añada una cucharada de bicarbonato de sodio en un vaso grande de agua y tome a sorbos durante el día.

3. Sal de mesa: Mezcle una cucharadita de sal de mesa en medio litro de agua a temperatura ambiente. Luego, haga gárgaras aproximadamente cada hora.

4. Cataplasma: Hacer un cataplasma con una cucharada de hojas secas de manzanilla en dos tazas de agua hirviendo. Deje cocer unos cinco minutos y luego remojar una tela con este té. Se debe escurrir el excedente y aplicar directamente sobre el cuello. Deje allí hasta que la tela se enfríe. Repita varias veces durante el día.

5. Miel: Consumir una cucharadita de miel 4 o 5 veces al día. Esto ayuda a aliviar el dolor de garganta pues la miel es un antibiótico natural y combate las bacterias para prevenir una infección.

6. Baño de vapor: Tome un baño de vapor por 10 minutos. Si se cuenta con un vaporizador, basta sentarse frente a él. En caso contrario, se caliente agua en un recipiente y se respira el vapor durante esos minutos.

Remedios caseros para combatir el mal aliento

Hay diferentes factores que causan el mal aliento como los problemas gástricos, falta de higiene bucal, enfermedades de las encías, dieta inapropiada, estreñimiento, dumar, indigestión, mal funcionamiento hepático o el estrés.

Igualmente, la halitosis (nombre con el que se le conoce al mal aliento) aparece después de una comida abundante en ajo, cebollas o de especies.

La placa juega un papel importante en la halitosis la cual es una película pegajosa y suave de bacterias (que pueden llegar hasta 50 billones) que se fija a los dientes y encías y se alojan, especialmente, en los lugares oscuros causando mal olor. De allí la importancia del cepillado y la buena higiene bucal.

Para saber si se tiene mal aliento, existen diferentes técnicas como:

  • Poner un pañuelo sobre la boca, soplar y luego oler el pañuelo. Si se percibe algún olor desagradable, se tiene mal aliento

  • Ahuecar sus manos y luego exhalar largamente en el hueco de las manos. Si se percibe un olor fétido es por que existe mal aliento.

  • Usar hilo dental el cual debe pasar suavemente entre los dientes. Después se debe oler el hilo dental.

Algunos remedios caseros para combatir el mal aliento son los siguientes:

1. Utilizar pasta de dientes con clorofila.

2. Si la halitosis es causada por las encías inflamadas o que sangran, debe hacer un enjuague bucal compuesto por dos cucharadas de salvia roja en medio litro de agua. Esta preparación debe llevarse al punto de ebullición y seguidamente déjela reposar durante 20 minutos.

3. Otro remedio casero consiste en el uso del perejil. Para ello, se hierven dos tazas de agua y varias ramitas de perejil conjuntamente con dos o tres clavos de olor enteros. Esta mezcla debe ser revuelta mientras que se refresca. Debe después ser filtrada y ser utilizada como un enjuague varias veces al día.

4. Un enjuague bucal que combate el mal aliento consiste en una cucharada de bicarbonato de soda en dos onzas de agua

5. Masticar, después de una comida, un clavo de olor, anís o canela en rama.

6. Licuar 250 grs de zanahoria, 125 grs de espinacas y 125 grs de pepino. Se toma medio vaso después de las comidas.

7. Elaborar un jugo con un durazno, media toronja, un cuarto de mango, dos ramas de yerbabuena y media taza de agua. Para ello, se debe primero extraer el jugo de la toronja y luego se debe licuar todos los ingredientes con el jugo de la toronja y el agua. Tomar a diario al mediodía tres veces a la semana por un mes.

8. Preparar un té con una cucharada de yerbabuena en una taza de agua. Se deja hervir durante 10 minutos y se toma después de cada comida.

Remedios caseros para evitar la transpiración

El cuerpo tiene más de dos millones de glándulas sudoríparas que entran en acción para enfriar el cuerpo mediante la evaporación del líquido (sudor) en la superficie de la piel. Esto se debe al clima exterior o a la tensión mental o física.

La mayor parte de la transpiración, consiste en un fluido inodoro compuesto por agua, sal y pequeñas cantidades de algunos elementos segregados por las glándulas sudoríparas ecrinas distribuídas por todo el cuerpo.

Pero, la transpiración generada por las glándulas sudoríparas apocrinas ubicadas en las axilas y las áreas genitales, es rico en materia orgánica para la reproducción de las bacterias que se multiplican y se descomponen en estas secreciones lo que causa el olor de cuerpo.

Éste también puede ser causado por alimentos como el ajo y la cebolla, pues su fuerte esencia se emite a través de las sudoríparas.

Algunos remedios caseros para evitar la sudoración no los siguientes:

1. Beber una taza de infusión de salvia todos los días. Esto contribuye a reducir la actividad de las glándulas sudoríparas.

2. Aplicar un puñado de hojas frescas de salvia, mezcladas con jugo de tomate sobre las axilas. Esto resulta más eficaz que los desodorantes comerciales.

3. Mojar las axilas con una mezcla de té de corteze de sauce.

4. Empolvar las axilas limpias y secas con maicena o con polvo de arroz.

5. Mezclar una cucharada de bicarbonato de sodio y jugo de limón. Lavar las axilas a diario con esta preparación.

Remedios caseros para combatir el insomnio

El insomnio es un trastorno del sueño y generalmente se considera que sólo involucra la dificultad para dormir.

Sin embargo, también abarca el despertarse frecuentemente durante la noche y muy temprano por la mañana.

El insomnio puede causar que la persona tenga ojeras, fatiga e irritabilidad. Igualmente se presenta somnolencia diurna y mala concentración lo cual puede ocasionar graves problemas al manejar coche o diferentes herramientas.

Existen algunos remedios naturales para poder hacer frente al insomnio:

1. Hervir en una taza de agua, dos gramos de hojas de naranjo, se le agrega azúcar al gusto, se deja reposar y se bebe bien tibio.

2. Colocar una ramita de yerbabuena en una taza hirviendo, se apaga el fuego, se tapa y se deja que se refresque. Se toma media hora antes de acostarse.

3. Hervir durante 5 minutos, dos cucharadas de raíces de valeriana en una taza de agua. Retirar del fuego y añadir una cucharadita de miel. Tomar antes de acostarse.

4. Hervir tres hojas de lechuga, tapar y dejar que se refresque. Tomar este té media hora antes de acostarse.

5. Verter en un vaso de agua caliente, un puñado de menta. Dejar reposar tres minutos y beber justo antes de acostarse o después de la cena.

6. Lavar y secar una cáscara de limón, Luego, poner en la tetera un litro de agua y dejar hervir e infundir cinco minutos. Endulzar con miel y tomar antes de dormir.

7. Verter en una taza de agua que esté hirviendo un puñado de flores de manzanilla y otro puñado de hojas de salvia. Tapar durante 7 minutos, colar y endulzar con 1 cucharadita de miel. Beber una taza 15 minutos antes de acostarse.

Remedios caseros para combatir la migraña

La migraña, también conocida como jaqueca, es una dolencia tan común que afecta a millones de personas alrededor de mundo, en especial, a mujeres entre los 15 y 55 años.

La diferencia entre la migraña y el dolor de cabeza, está en la aparición recurrente de crisis, cuya duración oscila entre 2 y 72 horas, donde se manifiestan los siguientes síntomas:

  • Dolores cabeza (más de un lado que de otro de la cabeza)

  • Hipersensibilidad a los estímulos sensoriales (luz o ruidos)

  • Inapetencia

  • Fatiga

  • Visión alterada

  • Trastornos digestivos

  • Manifestaciones de carácter afectivo, como la ansiedad.

Síntomas luego del ataque de migraña:

  • Confusión mental

  • Necesidad de dormir más

  • Dolor de cuello

Hay diferentes causas que precipitan la aparición de la migraña y que incluyen situaciones tanto te tipo físico, como biológico o psicológico:

  • Ingesta de alcohol

  • Alimentos como cacao, lácteos, cítricos, frutos secos, condimentos y conservantes.

  • Menstruación o el uso de píldoras anticonceptivas pecaminosas.

  • Insolación prolongada

  • Alteración de ritmos de sueño.

  • Estrés

  • Ayuno prolongado

  • Reacción alérgica

  • Luces brillantes y ruidos altos.

Algunos remedios caseros son los siguientes:

1. Colocar sobre la frente una cáscara de sandía o de plátano y fijarlo con una gasa.

2. Tomar una cucharada de nuez moscada rallada en una taza de agua.

3. Tomar dos cucharadas de vinagre de sidra de manzana en un vaso de agua con cada comida. Esto reduce la frecuencia de las migrañas.

4. Inhalar las emanaciones de un frasco de mostaza fuerte.

5. Realizar baños de pies o manos donde se haya añadido jugo de limón.

6. Verter una cucharita de naranja agria y una de yerbabuena en una taza de agua hirviendo. Tapar, dejar de refrescar y colar. Tomar una taza después de la comida principal durante tres meses.

7. Sumergir los pies en una balde con agua caliente y agregar tres cucharadas de sal.

Remedios caseros para aliviar el dolor de espalda

El dolor de espalda es una de las dolencias más frecuentes hoy en día. Puede ser causado por las malas posturas en el trabajo o al estar sentados frente al ordenador.

También, por errores a la hora de realizar ejercicio alguno, levantar objetos pesados, movimientos bruscos o exposición a la vibración producida por vehículos o maquinaria industriales.

Además, los dolores de espalda son producidos por sobrepeso, dormir mal, traumatismo, problemas del riñón, próstata, gripe, artritis, el uso de tacones altos o la tensión emocional que causan espasmos en los músculos.

Existen varios remedios caseros y tradicionales para aliviar los dolores de espalda:

1. Se puede realizar masajes de alcohol de romero, la misma que se elabora al meter en un frasco dos ramas de romero fresco con un litro de alcohol que venden en la farmacia.

2. Se puede dar fomentos caliente y lavado con esponja, ya que el dar calor en la espalda también da alivio inmediato a los dolores de espalda.

3. Confeccionar almohadillas de castañas. Para ello se debe pelar las castañas de indias fresas y se muelen. Luego se rellena una funda de cojín y se coloca sobre la zona adolorida.

4. Hervir 2 cucharadas de salvia en 1 litro de agua durante 10 minutos. Retirar del fuego, refrescar y beber tres veces al día.

Remedios caseros para combatir el dolor de cuello

El cuello se encuentra conformado por una complicada estructura de vértebras cervicales, músculos y nervios que rodean y protegen la laringe y el esófago.

Debido a que no es recto, sino ligeramente curvo, apuntando hacia adelante y que debe sostener la cabeza que pesa entre 3.5 y 5 kilos, se encuentra vulnerable a tensiones, rigidez y muchas veces hasta dolores, si no se respeta la adopción de posiciones adecuadas.

Entre las causas más comunes de dolores de cuello, podemos destacar:

  • Mala postura (mantener inclinada la cabeza o en una posición incómoda a la hora de leer, escribir, ver la televisión o dormir.)

  • Estrés

  • Usar una almohada inadecuada

  • Espasmos musculares debido a un movimiento brusco (tortícolis)

  • Lesiones

Remedios caseros:

1. Preparar un baño con una infusión de tres cáscaras de naranja, cuatro hojas de lechuga y dos cucharadas de miel, los cuales deben ser mezclados en medio litro de agua y luego hervidos durante 20 minutos. Esta infusión debe ser añadida al agua de la tina de baño. Este baño relajante ayudará si el dolor de cuello es causado por tensión.

2. Deslizar varias veces, de derecha a izquierda, una toalla empapada con aceite de romero en el cuelo.

3. Masajear el cuello dos veces al día con la mezcla de media cabeza de ajo triturada con una barrita de alcanfor.

4. Aplicar en el cuello una bolsa plástica que contenga hielo picado cubierta en una funda si el cuello ha recibido alguna pequeña lesión para reducir la inflamación. Una vez terminado este proceso, aplicar una toalla empapada en agua caliente por 10 minutos.

Remedios caseros para combatir la artritis

La artrosis es una enfermedad que afecta las articulaciones y que consiste en el desgaste de la almohadilla (cartílago articular) que hay entre hueso y hueso.

La pérdida del cartílago hace que los huesos se rocen y se vayan aplastando lo que provoca dolores, inflamaciones y deformidades permanentes en las articulaciones.

La artrosis se presenta en las articulaciones de mayor movimiento como la de los hombros, columna vertebral cervical (que impide mover la cabeza con facilidad y puede provocar mareos), lumbar, caderas, rodillas, tobillos y las manos.

Además, pueden pinzar áreas próximas donde se encuentran nervios, músculos y ligamentos, aumentando el dolor durante el movimiento.

La artrosis no sólo se presenta en el ser humano, sino también en todos los vertebrados (por el simple hecho de tener huesos y articulaciones) con excepción de los perezosos y los murciélagos. pues duermen con la cabeza hacia abajo.

Remedios caseros:

1. Hervir una taza de agua en una cacerola. Retirar del fuego y colocar una taza de arcilla en polvo en un recipiente, verter el agua poco a poco y remover hasta obtener una pasta espesa. Aplicar la arcilla directamente sobre la zona adolorida y dejar actuar hasta que haya enfriado por completo.

2. Poner en el área adolorida una hoja de col previamente calentada con una plancha. Aplicar este remedio al sentir dolor intenso.

3. Sumergir el área afectada (codos, muñecas o dedos) en un recipiente que contenga agua caliente a 36 grados y conservar allí por 10 minutos. Luego, sumergir dicha zona nuevamente, pero en agua fría por 5 segundos. Repetir el ciclo un total de 3 veces.

4. Tomar una infusión de cola de caballo. Para ello, coloque un manojo de esta planta en un recipiente que contenga una taza de agua caliente (de preferencia hirviendo). Tomar a diario una taza.

Remedios caseros ante la menstruación

Al alcanzar los 12 años, se producen algunos cambios hormonales y se da inicio al comienzo de la menstruación, anunciando al mismo tiempo, la fase reproductiva de la vida de una mujer.

El cólico ocurre cuando las prostaglandinas sustancias químicas producidas por el recubrimiento del útero, inicia contracciones que tienen como fin expeler el óvulo no fertilizado, el tejido y la sangre que están en esta área.

Algunos remedios caseros y naturales para aliviar los cólicos o dolores menstruales:

1. Tomar diariamente, una semana antes, zumo de zanahoria.

2. Diluir 15 a 20 gotas de salvia en 50ml de aceite de oliva y luego realizar, con esta preparación, masajes en el vientre y espalda por la zona lumbo-sacra.

3. Hervir durante cinco minutos, dos cucharadas de yerbabuena en una taza de agua, Retirar del fuego y tomar caliente una taza cada tres horas.

4. Hervir un puñado de garbanzos en medio litro de agua durante siete minutos. Tomar una taza de agua de estos garbanzos cada media hora hasta que no siente los dolores o cólicos menstruales.

5. Cortar 60 gramos de hojas de frambuesa, colocar en una taza grande y cubrir con 500 ml de agua hirviendo. Dejar reposar por unos instantes y colar. Tomar una taza tibia tan pronto se sienta dolores menstruales.

Remedios caseros para combatir el estreñimiento

El estreñimiento es una condición que consiste en la falta de movimiento regular de los intestinos o que no se vacían totalmente cuando se mueven.

Es un mal muy común debido a que las personas se han vuelto más sedentarias (falta de ejercicios, poco consumo de líquidos). Pero, muchas veces se desarrolla estreñimiento en determinadas situaciones como cuando se viaja o la persona sufre un período de estrés.

Los principales síntomas del estreñimiento son:

  • Dolor y dificultad para evacuar

  • Inflamación abdominal

  • Heces secas y duras

  • Evacuaciones poco frecuentes (una vez cada 4 o más días)

El estreñimiento puede ser una consecuencia de alguna enfermedad o condición como problemas de tiroides, con hígado, vesícula, menopausia, embarazo y obstrucción en colon.

Cuando el estreñimiento se hace crónico, predispone la aparición del reumatismo, la artritis, hipertensión arterial y hasta el cáncer, pues reparte a través de la circulación sanguínea, toxinas por todo el organismo.

Algunos remedios caseros para combatir el estreñimiento son:

1. Semillas de linaza: Son un buen laxante y antinflamatorias. Eche las semillas en una taza de agua caliente y déjelas macerar por 12 horas. Agregue un poco de miel o limón y consuma antes de acostarse.

2. Aceite de oliva y limón para mantener la regularidad intestinal: Todas las mañanas en ayunas, tome una taza de agua caliente revuelta con jugo de limón y una cucharada de aceite de oliva. No solo mantendrá las cosas en movimiento sino que perderá algunas libras.

3. Col: Preparar todos los días una ensalada de col a la que se le debe añadir un poco de aceite de oliva. Consumirla de preferencia por la mañana. La col tiene una gran cantidad de fibra insalubre que estimula el movimiento de las paredes intestinales e incrementa el tamaño de las heces, lo cual facilita su evacuación.

4. Llantén: Mezclar dos cucharadas de llantén en polvo en una taza de agua. Tomar inmediatamente y, a continuación, beber un vaso de agua. El llantén aumenta el volumen de las heces.

5. Hojas de Acelga: Hervir, durante 5 minutos, 2 cucharadas de hojas de acelga en una taza de agua. Tomar una taza diaria antes de dormir.

6. Lechuga: Machacar los nervios centrales de 4 hojas de lechuga y luego mezclar con 2 cucharadas de aceite de oliva. Tomar esta preparación media hora después del desayuno.

Remedios caseros para combatir el dolor de oído

El dolor de oídos puede originarse por diversas razones: Muchas veces cuando estamos en un ascensor en un edificio muy elevado o en un avión nos duelen los oídos debido a la presión atmosférica.

Inclusive, el estar en algún espectáculo más de 20 minutos puede causar un fuerte dolor de oído en algunas personas por el ruido del ambiente.

Algunas causas de dolores de oído son:

  • Drenaje deficiente de las trompas de Eustaquio.

  • Infecciones en el oído interno, los senos paranasales, resfríos o alergias

  • Presión atmosférica al viajar en aviones y bucear en el mar

  • Dolores reflejos los cuales se originan en los dientes, amígdalas, garganta, lengua o mandíbula.

  • Contaminación acústica del medio ambiente

  • Perforación del tímpano debido a un golpe en la cabeza o inserción de un objeto extraño en la oreja

  • Exceso de cera en el conducto del oído

Remedios caseros:

1. Exprimir un limón para obtener su zumo y empapar una bolita de algodón en él. Ésta debe ser colocada suavemente en la entrada del oído por 10 minutos. Este remedio es ideal cuando el dolor de oído es producido por exceso de cera en el conducto del oído.

2. Aplicar compresa de agua caliente en ambos oídos y la garganta durante cinco minutos. Pasado ese tiempo, renovar las compresas por otras.

3. Macerar 10 o 12 cabezas de manzanilla en un tarro de cristal con 4 cucharadas de aceite de oliva durante 48 horas. Luego, aplicar esta preparación con un algodón. Este remedio es ideal para los casos de dolor de oídos por cera.

4. Calentar dos cucharadas de aceite de oliva y dejar que se refresque a temperatura corporal. Aplicar 2 o 3 gotas templadas en el conducto del oído y proteger con un pequeño algodón.

5. Masticar repetidamente una goma de mascar para aliviar el dolor de oído causado por cambios de presión por la altitud.

6. Lavar tres hojas de llantén con agua fría y machacar. Colar la pulpa resultante y colocar dos gotas de esta preparación en el conducto auditivo cuando se sienta dolor.

7. Hervir un puñado de hojas de orégano en media taza de agua durante 3 minutos. Retirar del fuego y dejar refrescar. Exprimir las hojas para sacar al máximo extracto y poner en un gotero. Aplicar 3 gotas en el oído adolorido siempre y cuando el tímpano no esté perforado.

Remedios caseros para combatir el dolor de muela

El dolor de muela es considerado, por quienes lo han padecido, como uno de los dolores más intensos que existe.

En la mayoría de los casos, el dolor de muela está relacionado con una carie que afecta el nervio del diente. Sin embargo, existen otras causas de dolor de muela como:

  • Absceso dental

  • Dolor de oído

  • Sinusitis

  • Lesión en la mandíbula o boca

  • Ataque cardiaco.

Entre los síntomas, podemos encontrar los siguientes:

  • Hinchazón de la boca

  • Mal aliento

  • Dolor

  • Latidos en el área donde se siente el dolor

En ese sentido, existen remedios tradicionales y caseros que son empleados para combatir el dolor de muela:

1. Colocar una pequeña cantidad de esencia de clavo directamente sobre la muela afectada.

2. Preparar un enjuague bucal con 5 clavos, unas hebras de azafrán, una taza de agua ya una pizca de sal. Luego se coloca en una pequeña cacerola todos los elementos, se mezcla y se deja a ebullición por 10 minutos. Se retira del fuego y se deja refrescar. Se filtra y se utiliza como enjuague 4 o 5 veces al día.

3. Masticar hojas de perejil fresco en el área adolorida para aliviar el dolor.

4. Colocar sobre la muela afectada, un trozo de cebolla cruda y apretarlo para que vaya soltando el jugo.

5. Aplicar sobre la mejilla donde se encuentra el diente adolorido, una tela empapada en infusión de manzanilla tibia.

6. Macerar varias raíces de amapola con 1 cucharadita de sal y aplicar esta pasta sobre la muela afectada. Esta receta no se debe emplear si se sufre de hipertensión o de retención de líquidos.

7. Machacar unas ramas de perejil con 1 cucharadita de sal. Formar una pasta y colocar sobre la mejilla izquierda o derecha dependiendo del lado donde se siente el dolor.

Remedios caseros para evitar la gastritis

Gastritis es la inflamación de la mucosa gástrica, que en la gastroscopía se ve enrojecida, presentándose en forma de manchas rojizas, las cuales representan irritación o hemorragias subepiteliales.

Son varias sus causas, entre ellas, los malos hábitos alimenticios, el estrés, el abuso en el consumo de analgésicos (aspirina, piroxicam, indometacina, etc.), desórdenes de autoinmunidad o la infección por Helicobacter pylori.

Los síntomas son malestar estomacal, ardor en el estómago, nauseas, vómitos y sangrado abdominal.

Existen algunos remedios caseros para combatir la gastritis:

1. Agua con limón: Al tomar un poco de jugo de limón disuelto en un vaso de agua tibia, el estómago detectará sobre acidez y dejará de producir los jugos gástricos que provocan el dolor de estómago. Además, el ácido del limón se convierte alcalino en el estómago. Las propiedades cicatrizantes del limón también ayudan a sanar alguna úlcera.

2. Té con linaza: Agregue una cucharada de semillas de linaza a un vaso de agua y deje reposar por 12 horas. Cuele y beba el agua.

3. Papa cruda: Pele una papa y la muele en medio vaso de agua. La cuela y tome el agua en ayunas. Es preferible preparar la noche anterior.

4. Jugo de Naranja y Espinaca: Se prepara con 1/4 de cebolla blanca, 4 hojas de espinaca, medio litro de jugo de naranja y una penca de 6cm de sábila. Se licúa todo y se toma dos veces por semana cada tres semanas.

5. Agua de Coco: Durante 24 horas tome solamente agua de coco, pues ayudará en la recuperación del estómago.

6. Llantén: Hierva tres cucharaditas de llantén en tres tazas de agua durante tres minutos. Deje en reposo, cuele y tome una taza tres veces al día.

7. Peras: Comer lentamente peras rayadas, refresca la sensación de ardor de la gastritis y acelera el proceso de recuperación.

8. Perejil: Lavar un manojo de perejil y colocar en una licuadora añadiendo 1 vaso de agua. Tomar un vaso de este jugo a diario para mejorar.

Remedios caseros para combatir la indigestión

La indigestión o mala digestión, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un trastorno que ocurre durante el proceso de digestión.

La indigestión es bastante común, ya que le ocurre al 15% de la población sin importar la edad.

Sin embargo, es importante observar que el 80% de esa población son mujeres.

La indigestión se manifiesta a través de un malestar, dolor o ardor en la parte superior del abdomen que, en ocasiones, va acompañada con una sensación de llenura, náuseas, pesadez o eructos y hasta vómito y diarrea.

Entre las causas de la indigestión podemos destacar:

  • Comer en exceso y rápido

  • Comer alimentos con grasa

  • Consumir alcohol en exceso

  • Estrés

  • Gastritis

  • Intolerancia hacia ciertos alimentos

  • Úlcera

Remedios caseros:

1. Realizar un puré con calabaza y zanahoria, pues son un alivio natural ante la indigestión.

2. Verter en un vaso de agua caliente, una cucharada de miel y dos de vinagre de sidra. Mezclar bien y tomar seguidamente.

3. Endulzar con miel una manzana madura o cocinar lentamente las cáscaras de manzana en agua y beber una taza del líquido colado hasta sentir alivio.

4. Picar una toronja con cáscara, mezclarla con dos tazas de agua hirviendo, dejar reposar la mezcla toda la noche. Al despertar, colarla y beber el líquido antes del desayuno.

5. Mezclar una taza de salvado no procesado y otro tanto de avena con un litro de agua. Cubrir y dejar reposar durante un día, luego colar y beber una taza del líquido antes de cada comida.

6. Tostar un puñado de trigo y luego hervirlo en medio litro de agua. Tomar una taza después de cada comida.

7. Lavar, cortar en dos y extraer el jugo de un limón grande. Mezclar con una taza de agua y tomar después de la comida principal.

8. Verter una cucharada de semillas de anís, otra de toronjil y una de yerba luisa en una taza de agua que esté hirviendo. Dejar refrescar por cinco minutos y colar. Tomar una taza después de una comida abundante.

Remedios caseros para combatir la alergia

Una alergia aparece cuando el sistema de defensa del cuerpo, en sistema inmunológico, reacciona de forma exagerada frente a la exposición de un alergénico.

Éste puede alcanzar estos tejidos por el contacto directo con la piel, por las membranas mucosas o a través de la circulación sanguínea luego de la absorción.

Ejemplos de alergénicos son el polen, las plantas, el polvo, los cosméticos y el pelo de los animales, vacunas y medicinas. También los agentes físicos como el calor, frío y la luz del sol puede producir alergia e igualmente alimentos como las naranjas, leche, huevos, trigo, pescados, chocolates, tomates y fresas.

Es importante tener en cuenta que los síntomas de una alergia no aparecen la primera vez que se entra en contacto con un alérgeno, pues es necesaria una continuada exposición para que el sistema inmunológico empiece a considerar dicha sustancia como nociva y genere una respuesta de defensa.

Síntomas:

  • Congestión nasal, tos estornudo.

  • Dificultad respiratoria.

  • Dolor de cabeza, fatiga.

  • Nausea, mareo, diarreas.

  • Enrojecimiento de los ojos, lagrimeos, ardor.

  • Ronchas, hinchazón.

La respuesta puede ser estornudos seguidos, una erupción cutánea, problemas en el estómago o un goteo en la nariz.

Remedios caseros:

1. El ajo es un excelente remedio natural contra las alergias, por lo que se recomienda que las personas que lo sufren, lo consuman mucho en sus comidas, especialmente en ensaladas.

2. Si un alérgico tiene los conductos de la nariz tapada, puede masticar un diente de ajo y observará que rápidamente podrá respirar mejor.

3. Emplear también la sal marina. Para ello, se diluye media cucharada de sal marina en una de agua filtrada y luego aspirar por 20 segundos, un poco de esta agua, primero en uno de los orificios de la nariz tapando el otro, se repite este procedimiento con el otro orificio y luego se debe expulsar el agua por la boca. Si al alérgico le molesta aspirar el agua directamente, puede emplear un gotero, el cual debe ser introducido ligeramente en el orificio.

4. La cocción de flor de sauco combate los pinchones, enrojecimiento e inflamaciones de la piel provocados a menudo por las alergias. Para ello, debe hervir 1/2 de agua y nada más. sacarla del fuego, añadir 3 cucharadas de flor de saico y dejarla reposar durante un minuto. Se debe tomar los vapores de esta infusión.

5. Las personas que sufren de rinitis alérgica o alergia al polen , pueden elaborar este jugo con ingredientes como 4 cucharadas de vinagre, 1 vaso de agua, un chorro de zumo de rabanitos y un chorrito de limón, las que se deben mezclar y tomar un vaso al día durante 5 días.

Remedios caseros para combatir la bronquitis

La bronquitis consiste en la inflamación de las principales vías aéreas hacia los pulmones.

Cuando ésta surge como resultado de una infección viral como la gripe, se le llama bronquitis aguda.

En cambio, cuando se origina de una producción anormal de mucosidades acompañada de tos y de expectoración diaria durante un tiempo prolongado, se le conoce con el nombre de bronquitis crónica.

En ambas situaciones, la contaminación ambiental y el humo del cigarrillo pueden agravar aún más la enfermedad.

Sus síntomas son:

  • Malestar general

  • Flemas

  • Fatiga

  • Tos Seca

  • Picor en la garganta

  • Dolor en el pecho

  • Dificultades respiratorias

  • Ruidos vibratorios en los pulmones

  • Fiebre

  • Coloración azulosa de los labios debido a los bajos niveles de oxígeno

Algunos remedios caseros para contrarrestar la bronquitis son:

1. Hervir 100 gramos de avena en medio litro de agua durante 15 minutos. Se recomienda beberla en la mañana y también antes de acostarse.

2. Cortar tres cebollas en rodajas tras quitarles la capa exterior. Luego, colocarlas en una olla con un clavo, una cucharada de azúcar rubia y una ramita de tomillo. Luego, agregar agua hasta que cubra todos los ingredientes y cocer a fuego lento durante 2 horas. Colarlo y presionar la cebolla para que desprenda todo su jugo. Se be utilizar medio vaso de esta preparación y se le añadirá igual cantidad de leche caliente. Se recomienda beberlo dos o tres veces al día.

3. Añadir en un vaso de agua tibia, una cucharadita de sal. Hacer gárgaras frecuentes con esta preparación, la cual calmará la inflamación de la garganta y disolverá algo de la mucosidad que reviste e irrita las membranas sensibles de ésta.

4. Preparar una sopa de pollo que contenga 15 dientes de ajo (por cada litro de caldo), pimienta negra y/o polvo de curry.

5. Licuar una taza de espárragos. Tomar todas las mañanas y las noches.

6. Hervir cuatro higos picados con dos tazas de agua durante seis minutos. Retirar del fuego y dejar enfriar. Beber a sorbos media taza de esta preparación por la mañana y por la noche.

7. Añadir a un taza de leche caliente, una o dos cucharadas de miel pura de abeja. Tomar a sorbos antes de dormir para aliviar el malestar bronquial y la tos que se aviva de noche.

Remedios caseros para combatir los hongos en los pies

El "Pie de Atleta" es provocado casi siempre por hongos antropofílicos como la tiña rubrum, tiña mentagrophytes y epidermofitos floccosum que pueden actuar de forma combinada y consecutiva.

Si no hay un cuidado necesario, estos hongos pueden prosperar en la piel, provocando que se ponga roja, pique y empiece a pelarse y por ende a doler. Esta infección, se desarrolla por lo generan los pies y se puede ver beneficiada por condiciones de humedad y calor.

Síntomas:

  • Mal olor en los pies.

  • Picazón.

  • Áreas de color blanquecinas.

  • Fisuras dolorosas.

  • Vesículas.

  • Sensación de quemazón.

  • Alteraciones en la apariencia de las uñas.

Las personas que hacen muchos deportes o que usan zapatillas deportivas todos los días son quienes están más propensas a sufrir con el Pie de Atleta, que se puede contraer fácilmente si se anda descalzo en vestuarios públicos o en piscinas.

Algunos remedios para combatir y eliminar el Pie de Atleta:

1. Un remedio natural, de los conocidos para combatir el Pie de Atleta es untar los pies con aloe vera varias veces al día.

2. Combinar medio litro de vinagre con dos litros de agua y luego introducir los pies en esta preparación, que debe estar muy caliente.

3. Friccionar entre los dedos de los pies yogurt natural. Dejar expuesto por una hora y luego enjuagar con agua. Se debe combinar este remedio de aplicación externa con el consumo de yogurt para reforzar la pronta sanación.

4. Preparar una cataplasma a base de un diente de ajo, una cucharada de llantén fresco, un esparadrapo y aceita de almendras dulces. En un mortero, se machaca el diente de ajo pelado con hojas frescas de llantén. Luego se aplica una pequeña cantidad de esta mezcla en la zona afectada y recubrirla con un esparadrapo. Tras dejar actuar por una hora, lavar cuidadosamente la piel y aplicar el aceite de almendra dulces.

5. Remojar la piel en una solución salina en una proporción de sal por cada medio litro de agua tibia. Se debe tener los pies de 8 a 10 minutos sumergidos en el agua con sal. Luego, se secan por 10 minutos. Se venda la piel con gaza, se coloca una media y se duerme con él toda la noche. La solución salida ayuda a producir una atmósfera que no favorece a la proliferación del hongo y ayuda a disminuir la excesiva sudoración.

6. Añadir una cucharada de bicarbonato de sodio en un poco de agua tibia y mezclar hasta formar una pasta. Con ella, frotar con suavidad la zona afectada, luego enjuagar y secar con cuidado.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!