Recetas, Recetas de Cocina, Recetas Fáciles y Rápidos, Consejos y Ideas

Concepto de Receta (introducción)

La palabra receta admite varios usos en el lenguaje corriente. Del latín recepta, son los pasos que deben seguirse para llegar a un óptimo resultado. De esta manera hablamos de receta para un matrimonio feliz, receta para lograr una carrera exitosa, receta para ser un buen padre, etcétera.

En el ámbito médico se llaman recetas a las prescripciones de medicamentos que efectúan a sus pacientes para que con ellas concurran a las farmacias para lograr su expendio, ya que si los medicamentos no son de venta libre, no podrán ser vendidos sin la correspondiente receta del profesional. Esto permite un control del uso de drogas con fines terapéuticos. Generalmente la receta donde se indica el remedio que debe tomarse se escribe en un formulario especial que lleva la firma y sello del profesional, y se acompaña con otra menos formal, destinada al paciente donde constan las instrucciones de uso.

En la cocina es frecuente que las distintas comidas (entradas, platos principales y postres) sigan para su elaboración una serie de pasos, luego de indicar los ingredientes que se requieren y su cantidad, para lograr un plato sabroso, bien presentado, y con la combinación adecuada de elementos para asegurar una consistencia adecuada. Cada comida combina variados componentes alimenticios, que aportan al organismo vitaminas, grasas, proteínas, hidratos de carbono, etcétera. Tradicionalmente las recetas se transmiten de generación en generación, y muchas de ellas, e innovaciones creativas, se sistematizan en libros de cocina o en páginas de Internet. Las recetas de cocina son una parte del folclore de cada país o región de un estado, que los identifican como tales. Así hablamos de recetas de comidas mexicanas, españolas, italianas, argentinas, bolivianas, etcétera, con sus recetas típicas y tradicionales.

Recetas, Recetas de Cocina, Recetas Fáciles, Consejos

Cómo hacer crepes

Hoy vamos a ver cómo preparar creps o crepes, unas tortas finísimas que se pueden servir de mil formas, tanto saladas como dulces, según los ingredientes que utilicemos.

Para elaborar crepes hay que preparar una mezcla con harina, huevos y leche, casi líquida, a diferencia de las tortitas, y se cocinan en una sartén antiadherente (hay algunas especialmente destinadas a preparar crepes). Si son dulces podemos aromatizar la masa, por ejemplo con vainilla y si son saladas, se puede añadir a la mezcla especias o hierbas.

El termino crep o crepe procede del francés “crêpe”, son los franceses los que se atribuyen su origen y los que las han extendido por todo el mundo, aunque en el Norte de España tenemos un dulce muy similar, se denominan Frixuelos en Asturias y Filloas en Galicia. A mí las crepes me recuerdan a París, es difícil resistirse a tomarse una crepe con nutella en la calle, ya que la sirven en multitud de puestos callejeros.

Nosotros hoy os vamos a enseñar cómo hacer crepes paso a paso con su masa básica y luego os enseñaremos cómo hacer dos recetas de crepes diferentes y muy sencillas, una salada, para una cena por ejemplo, y otra recetas de crepe dulce, que podéis poner de postre o en una merienda o desayuno. ¿Os animáis a preparar unos crepes?…

Ingredientes

  • 2 huevos

  • 150 gr de harina

  • 250 ml de leche

  • 1 cucharada de azúcar

  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

  • 1 pizca de sal

  • Aceite de oliva virgen extra para engrasar la sartén

  • Opcional: 1 cucharada de brandy

Elaboración de los crepes

Como hacer creps paso a paso

Ponemos en una jarra todos los ingredientes y batimos con la batidora muy bien, debemos tener una mezcla sin grumos. Esta mezcla se puede utilizar en el momento, pero siempre es aconsejable dejarla reposar en la nevera una hora.

Una vez que ha reposado, mezclamos un poco la jarra con una cuchara, debe tener una textura de crema líquida, si por lo que sea os ha quedado muy espesa podéis añadir un chorrín de leche. Engrasamos una sartén antiadherente con una pizca de aceite de oliva virgen extra, muy poco. Cuando esté bien caliente añadimos un poco de masa y movemos la sartén girando para ayudar a que la masa se extienda, cuando veamos que los bordes comienzan a dorarse le damos la vuelta. Habitualmente esta primera crep se desecha ya que contiene demasiada grasa y además no queda bien.

Para las siguientes creps ya no hace falta añadir más aceite, se hacen muy rápido así que no os descuidéis, hay quién hace dos creps a la vez utilizando dos sartenés.

Para que las creps se mantengan calientes hasta que las preparemos, ponemos un cazo con agua a calentar, a fuego muy suave, encima colocamos un plato con un trozo grande de papel aluminio y encima vamos poniendo cada creps, una sobre otra. Se pueden apilar sin problemas, porque no se pegan.

También podemos envolver todas en papel aluminio y guardarlas en la nevera hasta dos días, luego podemos calentarlas una vez rellenas o si son para utilizar en frío directamente.

Y ahora voy a daros dos ideas muy sencillas para servir estas creps, una dulce y otra salada.

Crepes de jamón y queso

Sobre cada creps ponemos una loncha de jamón york y una de queso, enrollamos y servimos. A los peques les van a encantar.

Crepes de manzana y canela

receta de crepes dulces de manzana y canela

Salteamos en una sartén 3 manzanas ácidas cortadas en cuadritos con 1 cucharada de mantequilla y otra de azúcar moreno hasta que estén doradas. Rellenamos las creps y espolvoreamos con canela molida.

Espaguetis con Albóndigas

Espaguetis con Albóndigas

Espaguetis con Albóndigas. Hoy veremos una receta fácil y rápida, unos espaguetis con albóndigas que se preparan en 20 minutos (o menos si eres muy rápid@). Para ahorrar tiempo usaremos una salsa de tomate ya preparada, pero si prefieres una salsa más casera lee al final de la receta que te explico como puedes hacer tu propia salsa.

Si por el contrario lo que te apetece son unas albóndigas y pasas de pasta, aquí te dejo otro par de recetas: albóndigas en salsa y albóndigas a la italiana. A la cocina!!!!

Ingredientes para hacer Espaguetis con Albóndigas (para 4 personas):

  • 320 gramos de espaguetis (80 gramos por persona)

  • 400 gramos de salsa de tomate

  • 4 litros de agua (para cocer la pasta)

  • 1 hoja de laurel

  • 400 gramos de carne picada (mitad cerdo y mitad vacuno)

  • 2 yemas de huevo

  • 4 cucharadas de pan rallado

  • 1 cucharada de perejil picado

  • pimienta negra molida

  • orégano seco

  • sal fina

  • aceite para freír (de girasol o de oliva)

  • Opcional: un poco de queso parmesano

Receta para hacer Espaguetis con Albóndigas (para cuatro personas):

  1. Primero vamos a preparar las albóndigas. Pon en un cuenco (o un bol) grande la carne picada y añade encima las yemas de huevo (las claras guárdalas para otra receta), el perejil picado, 1 cucharada rasa de sal fina y una pizca de pimienta negra molida. Con un tenedor ve aplastando la carne mientras los demás ingredientes se mezclan con ella. Sigue así hasta que se forme una mezcla homogénea.

  2. Ahora añadimos el pan rallado y volvemos a mezclar apretando bien con el tenedor hasta que se mezcle bien. Ya tenemos la masa para las albóndigas.

  3. Pon a calentar el aceite. Puedes usar mucho para que las albóndigas queden cubiertas y se hagan de un tirón o menos cantidad de aceite y vas dándole las vueltas a las albóndigas para que se hagan por todos lados.

  4. Coge una porción pequeña de masa y haz una albóndiga girando la masa entre las palmas de tu mano. Si te humedeces ligeramente (muy muy poco) las manos, la carne no de pegará y te costará menos trabajo. Haz las albóndigas del tamaño que más te guste, a mi me gustan pequeñas (de unos 3 cm de diámetro) así salen más albóndigas y se pueden comer de un bocado.

  5. Cuando el aceite esté caliente y tengas las albóndigas preparadas empieza a freírlas por tandas. No amontones demasiadas albóndigas en la sartén, así el aceite no se enfriará y las albóndigas se dorarán bien. Si son pequeñas con 1 minuto será suficiente y si son más grandes déjalas hasta que estén bien doradas. Luego sácalas y deja escurrir el exceso de aceite sobre papel absorbente (papel de cocina).

  6. Ahora pon la salsa de tomate a calentar en una cacerola grande (para que después quepan los espaguetis) e incorpora las albóndigas (para que suelten su sabor en la salsa) y una pizca de orégano seco. Deja que se caliente a fuego medio-bajo mientras preparas la pasta.

  7. Pon el agua a hervir para cocer la pasta. Cuando esté hirviendo añade tres cucharadas pequeñas de sal, una hoja de laurel y los espaguetis. Deja hervir hasta que la pasta esté en su punto (depende de la calidad y del tipo de pasta, lee el envoltorio y ve probando).

  8. Cuando los espaguetis estén en su punto sácalos del agua y añádelos a la cacerola donde están la salsa de tomate y las albóndigas y mezcla bien. Si ves que la salsa está muy espesa añade un poco del agua en el que has cocido los espaguetis.

  9. Sirve la pasta colocando algunas de las albóndigas por arriba y si te apetece añade un poco de parmesano rallado. Fuera de la cocina y a comer!!!!

A comer:

No uses cualquier tomate frito para los espaguetis o no saldrán tan ricos. Si no consigues una buena marca de salsa de tomate prepara la receta que te doy a continuación, pero si te da pereza pelar, limpiar y cortar los tomates, o no encuentras buenos tomates maduros o simplemente tienes prisas y quieres ahorrar un poco de tiempo, entonces puedes sustituir los tomates por 1 lata de 800 gramos de tomate triturado y seguir la receta igual. Pero ojo, al añadir los tomates a la sartén el agua de la conserva puede hacer que salte demasiado (mucho cuidado con las quemaduras) y es mejor no poner el fuego muy fuerte para que la reacción no sea tan violenta.

Para hacer una salsa de tomate casera para estos espaguetis (para 4 personas) necesitas 1 kilo y medio de tomates maduros, 2 dientes de ajo, 5 cucharadas de aceite de oliva y media cucharada pequeña de sal fina. Pela los ajos y los tomates. Quita las semillas al tomate y pica el tomate muy fino. Pica también el ajo. Pon el aceite a calentar y cuando esté fuerte añade los tomates y el ajo (con cuidado que salta mucho). Cocina a fuego medio-fuerte hasta que esté en su punto (por lo menos 20 minutos). Prueba de sal y si hace falta añade una poca más. Si el tomate está muy ácido añade una pizca de azúcar y ve probando hasta que esté a tu gusto. Para que quede más fina la salsa puedes pasar por el pasapurés.

A mi me encantan las albóndigas en los espaguetis y con 400 gramos de carne picada salen bastantes, si quieres menos ya sabes, menos carne, pero yo te recomiendo que las prepares todas las albóndigas y si te sobran las congelas y así otro día trabajo que te ahorras ;)

Por otro lado la ración normal de pasta suelen ser 100 gramos por persona, pero en esta ocasión usamos un poco menos (80 por persona) ya que la receta lleva mucha carne y así queda un plato más equilibrado. De todas formas si tienes un apetito voraz será mejor que uses los 100 gramos :)

Espero que les guste esta receta de comida italiana y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineros y cocineras.

Patatas Fritas al Horno

Patatas fritas al horno

Las patatas fritas al horno son una solución estupenda para disfrutar de unas deliciosas patatas fritas pero con muchas menos calorías. El resultado de freír las patatas al horno es increíble, no parece posible que puedan terminar tan bien hechas pero yo lo probé y aquí tenéis el resultado.

Ingredientes para hacer Patatas fritas al horno:

  • Patatas

  • Aceite de Oliva o Girasol

  • Sal

Receta para hacer Patatas fritas al horno:

Rociar aceite sobre las patatas crudas
  1. Pon el horno a calentar a 200ºC.

  2. Pela las patatas, enjuágalas y córtalas como prefieras.

  3. Pon las patatas en un bol o una fuente,rocialas con un chorrito de aceite, como si estuvieses aliñando una ensalada y remueve bien para que todas se impregnen con el aceite.

  4. Coge las patatas y ponlas sobre una bandeja de hornear o fuente. Si usa la bandeja es recomendable que uses una hoja de papel de hornear (sulfurizada) para evitar que se peguen las patatas. Baja el horno a 180ºC y mete las patatas.

  5. Déjalas en el horno durante 30 o 40 minutos hasta que estén bien hechas, pero cada 10 minutos remueve un poco las patatas para que se hagan bien por todos los lados.

A comer:

El calor del horno hará que las patatas se frían en el aceite así que cuanto más tiempo estén más se dorarán. Si pones el horno muy fuerte (200ºC o más) puede que se doren por fuera pero se queden crudas por dentro, así que mejor ser paciente y dejar que se hagan poco a poco. Si quieres darle un toque especial a las patatas puedes poner por encima un poco orégano o de perejil picado. Conseguirás un sabor distinto con un menor aporte de calorías.

Espero que les guste la receta de patatas fritas al horno y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineras y cocineros.

Albóndigas con Tomate a la Italiana

Albóndigas con Tomate a la Italiana

Albóndigas con Tomate a la Italiana. Ya va siendo hora de seguir con nuestras recetas así que hoy vamos a ver como preparar estas albóndigas con tomate de inspiración italiana. La preparación de las albóndigas es prácticamente igual que la de nuestras albóndigas en salsa pero en esta ocasión no añadiremos cebolla para remarcar más el sabor del ajo y sustituiremos el perejil por orégano.

Si no te gusta demasiado la carne de ternera te propongo que cambies la proporción de la receta(que lleva carne de cerdo y de ternera al 50%) para adaptarla a tu gusto. Con 100 gramos de ternera y 300 gramos de cerdo conseguirás unas albóndigas muy sabrosas y tiernas y casi no notarás el sabor de la ternera (aunque le aportará textura). A la cocina!!

Ingredientes para hacer Albóndigas con Tomate a la Italiana (para 2 personas):

  • 400 gramos de carne picada (mitad cerdo y mitad ternera o vacuno)

  • 1 kilo de tomate (bien maduros, yo usé tomate en rama)

  • 500 gramos de patatas

  • 150 gramos de pimiento verde italiano (pimientos de los largos)

  • 3 dientes de ajo

  • 1 huevo grande XL (73 gramos o más)

  • 1/2 cucharada pequeña de orégano

  • 1 cucharada de pan rallado

  • 1 hoja de laurel

  • 6 cucharadas de aceite de oliva

  • Aceite para freír

  • Harina de trigo

  • Agua

  • sal y pimienta negra recién molida

Receta para hacer Albóndigas con Tomate a la Italiana (para dos personas):

  1. Como tenemos que pelar los tomates ponemos agua a hervir (con tres litros bastará). Mientras el agua se caliente cogeremos los tomate y les daremos un corte en su base en forma de cruz con un cuchillo bien afilado. No debe ser un corte profundo, solo lo suficiente para hacer una X en la piel de los tomates.

  2. Cuando el agua esté hirviendo añade uno de los tres ajos para blanquearlo y déjalo 1 minuto. Blanquear consiste en cocer levemente un alimento en agua hirviendo. De esta forma conseguirás que el ajo quede con un sabor más suave. Después del minuto saca el ajo y lo enfríalo bajo un chorro de agua fría. Escúrrelo y reserva.

  3. Ahora prepara un cacharro con agua fría (si puede ser con hielo). Vamos añadiendo los tomates (con la cruz en la base) al agua hirviendo y los dejamos allí un minuto. Después con una espumadera los pasaremos al agua fría y los dejaremos allí otro minuto. Después será muy fácil pelar los tomates así que ponte con ello y deja todos los tomates sin piel.

  4. Ahora empezamos a preparar la salsa de tomate para nuestras albóndigas. Para hacerlo ponemos a calentar todo el aceite (6 cucharadas para dos personas) en una cacerola y añadimos los dos dientes de ajo pelados y cortados en rodajitas. Añade una hoja de laurel y deja a fuego medio bajo para que el ajo vaya soltando todo su aroma sin quemarse.

  5. Ahora coge los pimientos y córtalo en tiritas pequeñas y añádelo a la cacerola junto con el ajo. Echa por encima media cuchara pequeña con sal y deja a fuego medio a que se vaya poniendo bien blandito el pimiento.

  6. Mientras trocea todo los tomates que has pelado, haz trocitos pequeños pero sin pasarlos por la trituradora o la batidora. Cuando el pimiento esté tierno (entre 15 y 20 minutos) añade el tomate y media cuchara pequeña con sal. Deja al fuego medio que se vaya cociendo (25-30 minutos).

  7. Mientras se hace la salsa vamos a preparar la mezcla de las albóndigas. Pica el ajo que hemos blanqueado de forma que queden trozos muy pequeños.

  8. En un bol grande pon la carne picada y añade el orégano, el ajo, el huevo, 1 cucharada de pan rallado, media cucharada pequeña con sal y unas vueltas de molinillo de pimienta. Con un tenedor mezcla todo bien durante un buen rato para que quede una mezcla bien homogénea (uniforme). Mezcla al menos durante 4 minutos, así la carne quedará mucho más tierna.

  9. Ahora vamos a darle forma a las albóndigas. Prepara un plato con harina y coge otro plato limpio. Mójate las manos para que queden húmedas (no tienen que estar chorreando, solo húmedas). Con una cuchara coge una porción de mezcla y échala sobre la otra mano. Suelta la cuchara y con las dos manos dale forma a la albóndiga de forma que consigas una bola de unos 4 centímetros de diámetro. Cuando esté deja la albóndiga en el plato limpio y repite el proceso con toda la carne hasta que termines. A mi me salen unas 12 albóndigas de 4 centímetros, más que suficiente para dos personas.

  10. Pon aceite de freír a calentar (yo usé girasol) en una sartén pequeña. Mientras se calienta pasa todas las albóndigas por la harina y sacúdelas para retirar el exceso de harina. Cuando el aceite esté caliente fríe las albóndigas en dos tandas hasta que estén doraditas. Reserva en un plato.

  11. Cuando hayan pasado los 25-30 minutos que debe estar el tomate al fuego prueba la salsa para ver como está de sal, si hace falta añade una pizca y vuelve a probar. Luego añade las albóndigas y deja a fuego medio-bajo durante 15 minutos. Puedes aprovechar para quitar la hoja de laurel y tirarla.

  12. Es el momento de preparar la patatas fritas así que pélalas, córtalas, añade sal y fríelas en abundante aceite caliente. Después escurre el exceso de aceite poniendo las patatas fritas sobre un plato con papel absorbente.

  13. Ya solo nos queda montar el plato (fíjate en la foto) y como suelo decir en estos casos si te armas de un buen trozo de pan mejor que mejor. Fuera de la cocina y a comer!!!

A comer:

Cuando metas los tomates en el agua hirviendo no los metas todos a la vez, hazlo en varias tandas para que no baje la temperatura del agua y se rompa el hervor.

Quizás tengas la tentación de subir el fuego mientras haces la salsa de tomate para que espese pronto, pero de este modo conseguirás que el agua se evapore rápidamente y el tomate no tenga líquido en el que cocerse. Si pasa esto el tomate se quemará demasiado, por eso es mejor hacerlo a fuego medio y dejar que el agua de los tomates vaya espesando con los azúcares de la verdura. Déjale tiempo ;)

Cuando hayas preparado albóndigas unas cuantas veces ya no necesitarás la cuchara para coger la porción de carne, la usamos para que nos sirva de medida, pero ya verás como terminas cogiendo la carne directamente con las manos y consiguiendo albóndigas de un tamaño muy similar. No olvides humedecerte las manos cada vez que notes que empiezan a pegarse las albóndigas.

Si notas muy ácida la salsa de tomate puedes añadir una pizca de azúcar, pero siempre con mucha precaución pues es muy fácil volver dulce una salsa si se nos va la mano. También puedes darle otro toque a la salsa añadiendo un poco de romero a la salsa cuando incorpores las albóndigas.

Espero que les guste esta receta casera y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cociner@s.

Arroz con Tomate

Arroz con Tomate

Sé que a mi padre le han preguntado por este Arroz con Tomate y como hace un tiempo que no publico una receta de arroz pues aquí tenéis la receta del arroz con tomate que hace mi madre y que a mí me encanta.

Es una receta fácil, contundente y que no lleva demasiado tiempo. A la cocina!!!

Ingredientes para hacer Arroz con Tomate (para 2 personas):

  • 1 vaso de tubo (de los largos) con arroz de grano corto (del normal)

  • 2 vasos y medio (también de los largos) con caldo de pollo o ave

  • 400 gramos de tomate triturado en lata

  • 40 gramos de cebolla

  • 5 pimientos de freír (o italianos)

  • 200 gramos de patatas

  • 4 cucharadas de aceite de oliva

  • Aceite para freír (Girasol o similar)

  • sal

Receta para hacer Arroz con Tomate (para dos personas):

  1. Pela las patatas, córtalas a taquitos pequeños (mira la foto) y fríelas (en la freidora o sartén). Cuando estén hechas (no dejes que se doren) apártalas y deja escurrir sobre papel de cocina.

  2. Pica la cebolla muy fina y ponla al fuego en una sartén con cuatro cucharadas de aceite de oliva. Añade una pizca de sal.

  3. Mientras se pocha la cebolla coge uno de los pimientos y pícalo muy fino. Cuando la cebolla esté pochada añade el pimiento.

  4. Cuando la verdura esté lista añade la lata de tomate triturado y deja a fuego medio unos 8 minutos para que se haga el tomate.

  5. Mientras calentamos el caldo de pollo o ave y cuando esté el tomate le añadimos el caldo caliente. Si no tienes caldo puedes hacerlo con media pastilla de caldo concentrado.

  6. Mezcla todo bien y espera a que hierva el caldo (si hace falta sube un poco el fuego). Cuando el caldo hierva echa el arroz. Remueve y deja cocer hasta que se chupe casi todo el caldo.

  7. Mientras freímos los pimientos con los que acompañares el arroz con tomate. Unas vez fritos échales sal y reserva sobre papel de cocina.

  8. Cuando esté el arroz pruébalo y si hace falta rectifica de sal. Añade las patatas fritas al arroz con tomate y sirve acompañando con los pimientos fritos (ver la foto). Fuera de la cocina y a comer!!!!

A comer:

Es típico acompañar el arroz con tomate con pimientos fritos, pero si no son de tu agrado los quitas de la receta y punto.

Si no tienes tomate triturado en lata puedes echar tomate frito, no es lo mismo pero resulta muy socorrido. En este caso solo tendrás que dejar al fuego el tomate solo un par de minutos. Si prefieres usar tomate natural en la receta quítales la piel y las semillas y tendrás que dejarlos al fuego más tiempo que el tomate de lata, unos 15 minutos.

Espero que les guste esta receta de arroz con tomate y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo desde la cocina.

Carne al Toro

Carne al Toro. Receta fácil

Hoy Carne al Toro. Está buenísima, es fácil de hacer (de verdad no tiene ningún misterio), ya la hemos repetido varias veces y siempre gusta. Así que si quieres una carne al toro de auténtica Venta de Carretera solo tenéis que seguir esta receta paso a paso. Éxito garantizado.

Por cierto que la carne al toro no se hace con carne de toro, sino con carne de ternera – vacuno, lo de toro viene por lo picante. Probad la receta y ya me contaréis.

Ingredientes para hacer Carne al Toro (para 2 personas):

  • 500 gramos de carne de vacuno (ternera) para guisar

  • 1 cebolla mediana (200 gramos)

  • 2 dientes de ajo

  • 4 cucharadas de aceite de oliva

  • 2 hojas de laurel

  • 1 rebanada de pan

  • 250 gramos de tomate frito (de bote)

  • 250 ml de vino blanco (1 vaso de tubo)

  • 1 cucharada y un cuarto de especias de caracoles (usa una cuchara pequeña)

  • 1 pizca de nuez moscada

  • Meidia cuchara de postre con sal

Receta para hacer Carne al Toro (para dos personas):

  1. Pelamos la cebolla y la cortamos muy fina, muy fina (para que casi desaparezca en la salsa). Pelamos los dientes de ajo y los picamos también muy finos.

  2. Cogemos una cacerola de buen tamaño (para que entre toda la carne) y añadimos las cucharadas de aceite. Calentamos y añadimos la cebolla, el ajo picado, las dos hojas de laurel y la rebanada de pan.

  3. Pochamos las verduras durante 15 minutos o hasta que esté la cebolla traslúcida (sin quemarla) y después añadimos la carne cortada en tacos (dile al carnicero que la quieres para guisar y el mismo te la corta a trozos).

  4. Remueve bien la carne hasta que coja color por todos los lados (unos 10 minutos). Mientras tanto en un mortero machacamos las especias de caracoles con media cucharita de sal hasta que quede todo muy fino (casi polvo).

  5. Cuando la carne esté lista retira las hojas de laurel, el pan y desecha. Añade las especias molidas, el vino blanco, una pizca de nuez moscada rallada y remueve bien. Dejamos a fuego bajo hasta que el vino se haya reducido a la mitad, esta operación debe durar entre 60 y 90 minutos, así la carne de ternera quedará muy, muy blanda. No conviene tener el fuego fuerte, pues el vino se consumirá pronto y la carne se quedará algo dura, más dura que un toro :)

  6. Pasado este tiempo añade el tomate frito (de bote o de lata) y mezcla bien, deja al fuego unos 20 minutos para que se integre todo bien y listo.

  7. Sirve con unas patatas fritas y por supuesto con pan (mira la foto). Ojo que pica!!!

A comer:

Esta carne al toro no tiene ninguna complicación, es muy fácil de hacer, lo único que se tarda un rato, pero es una receta muy sencilla.

Cuando estés dando color a la carne te puede pasar que ésta empiece a soltar agua. Si te pasa esto tienes dos opciones. Si la carne no ha cogido todavía color tendrás que esperar a que se consuma todo el líquido que ha soltado la carne antes de que puedas añadir las especias y el vino. Si la carne ya perdió el color a crudo por todos lados puedes añadir las especias y el vino sin esperar a que se consuma previamente el líquido, el único problema es que tardará más en reducir el líquido y tardarás algo más en comerte tu carne al toro. Pero tendrás la ventaja de que la carne se hará más lentamente y se pondrá más tierna.

Por último ten cuidado con el picante, si quieres una carne al toro algo más conservadora échale solo 1 cucharada de especias y si la quieres más picante echa una cucharada y media, a mi me gusta así, pero pica :)

Espero que les guste la receta y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineros y cocineras.

Mezclando los demás ingredientes del puré de patatas

Puré de Patatas

Puré de Patatas. Hoy vamos a ver como preparar un puré de patatas, una receta muy sencilla pero que nos servirá de base para la elaboración de otras recetas que usan el puré de patatas como ingrediente principal (como el pastel de carne y patatas, las patatas duquesas, las bombas picantes, etc).

También lo puedes usar tal cual como acompañamiento y para ésto te doy cuatro acabados distintos (con más y menos calorías) para que adaptes tu receta de puré de patatas a tu gusto. A la cocina!!

Ingredientes para hacer Puré de Patatas (para 4 personas):

  • 1 kilo de patatas (si son harinosas mejor)

  • 2 litros de agua

  • 1 cucharada rasa de sal

  • Opcional: 40 gramos de mantequilla y 75 ml de leche

Receta para hacer Puré de Patatas (para cuatro personas):

1º) Pone el agua a calentar a fuego fuerte. Mientras tanto lava bien las patatas, pero no les quites la piel. Cuando el agua esté hirviendo añade las patatas (cuidado de no quemarse) y la cucharada de sal. Baja el fuego un poco (con que se mantenga el hervor es suficiente) y deja que se cuezan las patatas hasta que estén blandas (entre 20 y 40 minutos según el tamaño de la patata).

Cociendo las patatas de nuestro Puré de Patatas

2º) Cuando las patatas estén tiernas apaga el fuego y saca las patatas del agua. Luego cuando estén templadas quítales la piel y pásalas por el pasapurés (si no tienes usa un tenedor).

Puré de Patatas

3º) Tu puré de patatas ya está listo para lo que quieras hacer con él. Ahora te dejo cuatro alternativas para que tu elijas. Solo tendrás que añadir algún ingrediente más y mezclar bien apretando con un tenedor (como se ve en la siguiente fotografía).

Mezclando los demás ingredientes del puré de patatas

* Puré Solo: Si lo vas a tomar tal cual solo necesitas probar como está de punto de sal. Si crees que necesita más sal (a mi me gusta con el sabor que toma del agua salada durante la cocción) añade un poco de sal fina y usa el tenedor para mezclar bien.

* Puré de Patatas con Leche: Si añades un poco de leche podrás tener un puré más cremoso y ligero. No te pases añadiendo al principio, añade solo un poco y mezcla con el tenedor, si ves que necesita más leche (para que quede más suave) añade un poco más, pero siempre poco a poco. Cuando esté como te gusta ajusta el punto de sal como he explicado justo aquí arriba. Para un kilo de patatas puede ser suficiente con 75 ml de leche entera.

* Puré de Patatas con Mantequilla: Añadiendo mantequilla conseguiremos un puré mucho más sabroso. Si la patata aún está caliente puedes echar la mantequilla en varios trozos que se irán fundiendo con la calor de la patata. Si la patata está fría derrite la mantequilla antes de añadirla. Yo prefiero añadir mantequilla sin sal y después ajustar la sal si es necesario, pero si te quedó muy soso el puré de patatas puedes añadir directamente la mantequilla con sal. Para un kilo de patatas puede ser suficiente con 40 gramos de mantequilla.

* Puré de Patatas con varios ingredientes: Puedes añadir la mantequilla y la leche a la vez, incluso una yema de huevo para enriquecer y dar más sabor a tu puré. También puedes añadir todo tipo de quesos rallados al puré (quedan riquísimos sobre todo el queso azul y los quesos blandos) e incluso hierbas picadas (perjil, cilantro), siempre a tu gusto. Lo único que tienes que tener en cuenta es quees mejor añadir poco a poco (sobre todo líquidos como la leche, la mantequilla derretida o el huevo) para que no te encuentres con que el puré te quedó demasiado flojo o blando.

A comer:

Se pueden añadir las patatas a la vez que el agua y poner a calentar todo a la vez, pero lo hacemos de este modo para tener más control sobre el tiempo de cocción.

Para saber si la patata está tierna (bien hecha) pincha una patata con un palillo de madera. Cuando la patata esté hecha debe entrar y salir con facilidad.

Es aconsejable usar patatas del mismo tamaño y por supuesto no mezcles patatas de diferentes tipos ya que tienen distintos puntos de cocción.

Ten en cuenta que si mezclas patatas grandes con pequeñas tendrás que pinchar con el palillo una de las pequeñas y una de las grandes e ir sacando conforme se vayan haciendo las patatas.

Si usas leche puedes elegir entre leche entera o semidesnatada (la desnatada no te la recomiendo que será casi como añadir agua) ya sabes que con la leche entera te quedará un puré de patatas más cremoso y sabroso que con la semi desnatada.

Espero que les guste la receta y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineras y cocineros.

Albóndigas en Salsa

Albóndigas en Salsa

Albóndigas en Salsa. Hay montones de recetas de albóndigas pero hay dos recetas que casi todo el mundo ha comido alguna vez, son las albóndigas con tomate y las albóndigas en salsa. Hoy vamos a ver esta última receta, aunque bien podría convertirse rápidamente en unas albóndigas con tomate quitando la salsa propuesta y añadiendo nuestra salsa de tomate favorita (a poder ser casera).

Con respecto a la carne que usé para las albóndigas empleé una mezcla al cincuenta por ciento (mitad y mitad) de carne de cerdo y de vacuno (ternera). Esta misma receta queda estupenda con unas albóndigas hechas solo con carne de pollo y si quieres puedes probar a usar solo cerdo. Lo que no aconsejo es usar solo carne de ternera para esta receta, a mi personalmente no me gustan como quedan, pero si es tu carne favorita puedes animarte a probarla. A la cocina!!

Ingredientes para hacer Albondigas en Salsa (para 2 personas):

  • 400 gramos de carne picada (mitad cerdo y mitad ternera o vacuno)

  • 230 gramos de cebolla (1 cebolla muy grande)

  • 500 gramos de patatas

  • 100 gramos de guisantes

  • 4 dientes de ajo

  • 250 ml de caldo de pollo (1 vaso de tubo)

  • 125 ml de vino blanco (1/2 vaso de tubo)

  • 1 huevo grande XL (73 gramos o más)

  • 1 cucharada de perejil fresco picado y un poco más para espolvorear

  • 1 cucharada de pan rallado

  • unas hebras de azafrán (si no tienes usa un tercio de una cuchara pequeña con colorante alimenticio)

  • 1 hoja de laurel

  • 8 cucharadas de aceite de oliva

  • Aceite para freír

  • Harina de trigo

  • Agua

  • sal y pimienta negra recién molida

Receta para hacer Albóndigas en Salsa (para dos personas):

  1. Primero que nada vamos a blanquear parte de la cebolla y el ajo. Blanquear consiste en cocer levemente un alimento en agua hirviendo. De esta forma conseguiremos que la cebolla se reblandezca y que nuestras albóndigas queden con una textura homogénea. Además reduciremos levemente la fuerza del ajo y la cebolla dando más suavidad a la mezcla de las albóndigas. Así que pon agua a calentar y cuando hierva añade 30 gramos de cebolla y un diente de ajo. Déjalos cocer durante 2 minutos y luego escurre y enfríalos bajo un chorro de agua fría. Vuelve a escurrir y reserva.

  2. Vamos a ir preparando el fondo de nuestra salsa para albóndigas. Para hacerlo ponemos a calentar todo el aceite (8 cucharadas para dos personas) en una sartén y añadimos la cebolla que queda (los 200 gramos que no hemos cocido) cortada en tiras finas y los tres dientes de ajo pelados y muy bien picados. Añade una cucharada pequeña de sal, la hoja de laurel y deja a fuego medio bajo que se vaya pochando. No subas el fuego para que nos de tiempo a preparar las albóndigas y si ves que cogen color muy pronto ve añadiendo agua de vez en cuando a cucharadas

  3. Mientras se hace la verdura preparamos la mezcla de las albóndigas. Pica la cebolla y elajo que hemos blanqueado de forma que queden trozos muy pequeños. Tómate tu tiempo en picar bien estos ingredientes pues es importante que no queden trozos grandes que estropeen luego la forma de las albóndigas. Si no tenías el perejil picado es el momento de hacerlo. Usa perejil fresco y si no tienes fresco usa solo una pizca del seco.

  4. En un bol grande pon la carne picada y añade el perejil, la cebolla, el ajo, el huevo, 1 cucharada de pan rallado, 1/2 cucharada pequeña con sal fina y unas vueltas de molinillo de pimienta. Con un tenedor mezcla todo bien durante un buen rato para que quede una mezcla bien homogénea (uniforme).

  5. Ahora vamos a darle forma a las albóndigas. Prepara un plato con harina y coge otro plato limpio. Mójate las manos para que queden húmedas (no tienen que estar chorreando, solo húmedas). Con una cuchara coge una porción de mezcla y échala sobre la otra mano. Suelta la cuchara y con las dos manos dale forma a la albóndiga de forma que consigas una bola de unos 4 centímetros de diámetro. Cuando esté deja la albóndiga en el plato limpio y repite el proceso con toda la carne hasta que termines. A mi me salen unas 12/14 albóndigas de 4 centímetros, más que suficiente para dos personas.

  6. Pon a calentar el caldo de pollo y si no tienes usa una pastilla de caldo concentrado.

  7. Pon aceite de freír a calentar (yo usé girasol) en una sartén pequeña. Mientras se calienta pasa todas las albóndigas por la harina y sacúdelas para retirar el exceso de harina. Cuando el aceite esté caliente fríe las albóndigas en dos tandas hasta que estén doraditas. Reserva en un plato.

  8. Las verduras ya tienen que estar en su punto (pochadas y con un poco de color). Añade una cucharada pequeña de harina a la sartén y tuesta la harina durante un minuto removiendo bien con la cebolla y el ajo. A continuación añade el vino blanco y sube el fuego. Añade las albóndigas a la sartén y cuando el vino haya reducido un poco añade el caldo de pollo caliente y dejamos al fuego cinco minutos.

  9. Pasados los cinco minutos tostamos el azafrán en una sartén caliente (sin aceite) durante unos segundos. Lo echamos en un mortero y lo machacamos para que quede un polvo de color vivo. Cogemos una cucharada de salsa caliente y la echamos al mortero, mezclamos bien y vertemos en la sartén (hacemos esto para arrastrar todo el azafrán molido desde el mortero hasta nuestra salsa).

  10. Añade los guisantes y deja al fuego 10 minutos o un poco más hasta que la salsa se haya reducido a tu gusto y los guisantes estén tiernos. Cuando la salsa esté lista prueba de sal y rectifica si es necesario.

  11. Mientras se hace esto último podemos freír las patatas de acompañamiento y ya solo nos quedaría servir (ver fotografía) y espolvorear si quieres con un poco de perejil fresco. Fuera de la cocina y a comer!!!

A comer:

Mucho cuidado cuando tostéis el azafrán porque en cuestión de segundo (dependiendo del calor de las sartén) se quema y queda para la basura. Si os pasa mejor tirarlo y si no os queda más azafrán podéis usar un poco de colorante. En este caso podéis añadirlo a la salsa directamente en el punto 8º de la receta.

Os van a quedar unas albóndigas muy tiernas y con una salsa que invita a mojar pan así que mejor añadir un “manolete” (una barra de pan) a la lista de ingredientes

Espero que les guste esta receta casera y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cociner@s.

Fideos Chinos Tres Delicias

Fideos Chinos Tres Delicias

Fideos Chinos Tres Delicias. Hace tiempo que no publico una receta de comida china así que me he animado con estos fideos que son prácticamente iguales que el arroz tres delicias.

Si no encuentras los fideos chinos puedes usar unos espaguetis o incluso unos tallarines, pero no dejes de prepararlos que quedan riquísimos. A la cocina!!!!

Ingredientes para hacer Fideos Chinos Tres Delicias (para 4 personas):

  • 1 paquete de fideos chinos de 250 gramos

  • 3 litros de agua

  • 300 gramos de gambas pequeñas (ya peladas)

  • 4 cucharadas grandes de guisantes de lata (ya vienen cocidos)

  • 4 lonchas de jamón cocido (si ves que las lonchas son gruesas usa solo dos)

  • 1 zanahoria grande

  • 1 huevo

  • salsa de soja

  • aceite de oliva

  • media cuchara pequeña de azúcar

  • 1 cucharada pequeña de sal (para cocer los fideos)

Receta para hacer Fideos Chinos Tres Delicias (para cuatro personas):

  1. Pela la zanahoria y córtala en cuadraditos muy chicos (fíjate en la foto de la receta). Corta las lonchas de jamón cocido en cuadraditos del mismo tamaño de la zanahoria (más o menos). Enjuaga los guisantes para que pierdan el sabor “a conserva” y ponlos a escurrir.

  2. Bate el huevo y añade la media cuchara pequeña de azúcar y una pizca de sal. Pon en una sartén grande una cucharada de aceite y cuando esté caliente añade el huevo batido. Reparte el huevo bien para que se forme una tortilla muy fina (como una crepe). En unos segundos estará cocinada por un lado. Dale la vuelta a la tortilla ayudándote de un plato. Deja unos segundos y retira al plato.

  3. Coge una sartén limpia que sea lo suficientemente grande para contener todo. Pon 4 cucharadas de aceite y cuando esté caliente añade la zanahoria que teníamos reservada.

  4. Deja un minuto y luego añade los guisantes y el jamón cocido. Deja otro minuto más y añade las gambitas peladas.

  5. Cuando las gambas cambien de color añade 2 cucharadas de salsa de soja, remueve durante un minuto más y aparta del fuego. Corta en tiras finas la tortilla y añádela a la sartén.

  6. Pon los tres litros de agua en una olla grande a fuego fuerte y añade una cucharada pequeña con sal. Cuece los fideos chinos siguiendo las instrucciones que vienen en el paquete (lee al final de la receta para saber más). Luego escúrrelos bien.

  7. Pon la sartén otra vez al fuego y añade los fideos y 4 cucharadas más de salsa de soja. Remueve bien y cuando veas que está todo caliente ya puedes servir. Fuera de la cocina y a comer!!!

A comer:

Yo usé fideos chinos de trigo con huevo (marca SOUBRI), en vez de los normales (sin huevo) aunque son muy parecidos y puedes usar cualquiera de los dos para la receta. Recuerda que hay muchos tipos de fideos chinos y que no debes confundir estos fideos de trigo con los fideos de arroz ni con los fideos vermicelli celofán.

Para cocer bien los fideos chinos lo mejor es seguir las instrucciones que marca el fabricante en el paquete. Los que yo uso se cocinan del siguiente modo. Pones agua a hervir con sal y cuando esté hirviendo añade los fideos chinos y aparta la olla del fuego. Deja los fideos en el agua durante 4 minutos y luego escurre. Los fideos chinos normalmente se cuecen muy rápido así que no los dejes más tiempo del que marca el fabricante.

Fíjate que solo se usa la sal para cocer los fideos y además en muy poca cantidad. La razón de esto es que la salsa de soja ya es de por si salada y si empiezas a sazonar todo acabarás con un plato demasiado salado.

Arroz Chino Tres Delicias

Arroz Chino Tres Delicias

Hoy toca una receta de comida china que es realmente fácil de preparar, se trata de un arroz chino tres delicias que puedes preparar en un momento con ingredientes fáciles de encontrar (la salsa de soja la venden en cualquier tienda, no hace falta ningún sitio especializado en comida china).

Con el arroz tres delicias siempre hay quien discute sobre si cada uno de los ingredientes que se añaden al arroz constituyen una “delicia”, de ser así este sería un arroz chino cinco delicias (jamón, tortilla, gambas, zanahoria y guisantes). Yo particularmente no cuento las verduras como “delicias”, pero si los ingredientes principales (gambas, tortilla y jamón dulce) por eso lo llamo “Tres delicias” tu ponle el nombre que prefieras pero no dejes de probarlo, es una receta fácil de verdad. A la cocina!!!

Ingredientes para hacer Arroz Chino Tres Delicias (para 2 personas):

  • 200 gramos de arroz de grano largo (si eres de comer poco usa 180 gramos)

  • 150 gramos de gambas peladas

  • 50 gramos de guisantes

  • 1 zanahoria grande

  • 2 lonchas de jamón cocido

  • 2 huevos

  • 2 cucharadas de salsa de soja (oscura)

  • 1 cucharada pequeña de azúcar

  • Aceite de oliva

  • Sal

Receta para hacer Arroz Chino Tres Delicias (para dos personas):

  1. Ponemos un cazo con agua a calentar. Cuando hierva añade la zanahoria entera pelada y los guisantes (si son de lata no hace falta cocerlos). Añade una pizca de sal y deja cocer durante 10 minutos.

  2. Mientras tanto coge una sartén y ponla a calentar con 1 cucharada de aceite. Bate los dos huevos con una pizca de sal y la cucharada de azúcar. Cuando el aceite esté caliente vierte el huevo batido, solo hay que cubrir el fondo de la sartén así que si la sartén es pequeña hazlo en dos tandas. Lo que pretendemos es hacer una tortilla dulce muy fina para el arroz tres delicias. Si te sobra huevo batido por que la sartén es pequeña haz dos tortillas pero tienen que ser finas como unas crepes. Cuando estén listas sácalas del fuego, corta en tiras muy finas y resérvalas.

  3. Corta las lonchas de jamón cocido en tiras (ver fotografía) y reserva.

  4. Cuando estén las zanahorias y los guisantes aparta del fuego y escurre. Espera que se templen (que no queme) y corta la zanahoria a taquitos. Reserva la zanahoria y los guisantes.

  5. Ahora vamos a cocer el arroz, fíjate en las instrucciones del paquete de arroz pero si no trae ninguna recomendación para cocerlo haz lo siguiente. Para cocer este arroz tres delicias no necesitamos ningún método especial, simplemente pon un litro de agua a hervir y cuando esté hirviendo añade el arroz y media cuchara pequeña con sal. Remueve de vez en cuando y prueba pasados unos minutos para ver la consistencia del arroz. Cuando esté casi hecho (debe quedar un pelín duro) es el momento de apartar del fuego y escurrir en un colador.

  6. Pon una sartén (la más grande que tengas) al fuego con 5 cucharadas de aceite de oliva (o girasol), echa las gambas y saltea durante 3 minutos. Cuando las gambas tengan buen color echa el arroz bien escurrido y las dos cucharadas de soja. Remueve bien y saltea durante un minuto.

  7. Por último añade todos los ingredientes (tortilla, jamón cocido, guisantes y zanahorias) y rectifica de sal. Fuera de la cocina y a comer!!!

A comer:

Es importante que consigas una tortilla muy fina, le da al arroz una textura muy especial típica de los restaurantes chinos.

Unos palillos chinos mejoran mucho la presentación del plato, aunque yo solo los usé para la foto, me lo tuve que comer con tenedor!!! :)

Espero que les guste esta receta de arroz y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineros y cocineras.

Salsa Boloñesa

Salsa Boloñesa

Antes de ayer toco comida china y hoy toca comida italiana en forma de salsa para pasta. En esta ocasión vamos a ver como preparar una salsa boloñesa que podrás mezclar con la pasta que prefieras (espaguetis, fetuccini, macarrones, tortellinis). También puedes usar la salsa boloñesa como relleno para una lasaña o unos canelones.

Como puedes ver en la foto esta salsa va perfecta a unos macarrones aunque lo mejor para la salsa boloñesa es una pasta ancha que recoja bien la salsa. Una cosa más antes de mandarte a la cocina, ayer repetí una vez más esta receta haciendo algunas modificaciones y no me gustó demasiado el resultado, por eso sería interesante que leyeras al final de la receta los consejos que te doy para que no te pase lo mismo. A la cocina!!!

Ingredientes para hacer Salsa Boloñesa (para 2 personas):

  • 160 gramos de pasta (200 gramos si comes mucho)

  • 200 gramos de carne de cerdo picada (o una mezcla de cerdo y ternera)

  • 400 gramos de tomates (no uses tomates de ensalada y si pueden ser tomates pera mejor)

  • 100 gramos de cebolla picada

  • 1 zanahoria

  • 1/4 de vaso de tubo con vino tinto (unos 65 ml) (también puedes usar vino blanco)

  • 1/4 de vaso de tubo con leche (unos 65 ml)

  • aceite de oliva (8 cucharadas)

  • Queso parmesano rallado

  • nuez moscada, sal y pimienta

Receta para hacer Salsa Boloñesa (para dos personas):

  1. Pon en un cazo agua a hervir. Cuando hierva mete la zanahoria pelada unos 15 minutos.

  2. Coge la cebolla picada y échala a una sartén con el aceite de oliva. Deja que se haga la cebolla poco a poco hasta que se ponga traslucida (algo transparente). Entonces añade lacarne de cerdo picada y con la ayuda de una espátula de madera separa bien la carne para que quede suelta. Añade media cuchara pequeña con sal y deja al fuego hasta que la carne se dore, también se dorará la cebolla.

  3. Cuando la carne y la cebolla estén doradas añade el vino tinto y deja que se evapore. Si es necesario sube un poco el fuego, pero no demasiado pues entonces se evaporará demasiado rápido y la salsa cogerá poco sabor a vino.

  4. Cuando haya desaparecido el vino añade la leche, un poco de pimienta y nuez moscada rallada al gusto y deja a fuego suave para que la carne absorba la leche (unos 20 minutos).

  5. Mientras tanto pela los tomates (no les quites las semillas) y córtalos a trozos muy pequeños. Coge la zanahoria que hemos cocido y córtala a taquitos.

  6. Cuando la leche se haya reducido bastante añade la zanahoria y los tomates y deja a fuego lento que se haga la salsa (otros 20 minutos).

  7. Por último prepara la pasta en agua hirviendo salada (1 litro de agua por cada 100 gramos de pasta) y escurre bien. Mezcla con la salsa y añade generosamente el queso parmesano rallado. Fuera de la cocina y a comer!!!!

A comer:

Lo primero a tener en cuenta es que esta receta sin el queso parmesano se queda totalmente a medias. Si no te gusta el queso parmesano quizás sea mejor preparar la salsa boloñesa con otros ingredientes para equilibrar el sabor final de la salsa. Prueba a añadirle bacon y orégano por ejemplo.

Es un error no hacer bien la cebolla y la carne, si dejas alguno de estos ingredientes a medias tendrán un sabor demasiado acentuado y la salsa será muy pobre en contrastes, así que ya sabes si quieres preparar una rica salsa boloñesa casera ponte en la cocina sin prisas y dale a cada paso de la receta el tiempo que necesita.

Espero que les guste receta de pasta y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineras y cocineros.

Pastel de Carne

Receta de Pastel de Carne

Pastel de Carne. Para preparar un pastel de carne puedes aprovechar los restos de un guiso que tengas en casa o la carne con la que preparaste un caldo. Pero también puedes hacer como en esta receta y empezar de cero usando un poco de carne picada (carne molida).

El resultado es similar y usar la carne picada te da la ventaja de que no tienes que esperar a tener sobras de otras recetas para preparar un pastel de carne.

Prometo que si te animas una vez con esta receta vas a prepararla varias veces más en casa. ¿Te animas? ….. a la cocina!!!

Ingredientes para hacer Pastel de Carne (para 4 personas):

  • 600 gramos de carne picada (puedes usar solo carne de ternera o mezclada con cerdo)

  • 750 gramos de patatas

  • 2 zanahorias grandes (unos 200 gramos en total)

  • 1 cebolla grande (unos 300 gramos)

  • 2 dientes de ajo grandes

  • 1/2 vaso de vino tinto (125 ml)

  • 2 vasos de caldo de carne (500 ml)

  • 6 cucharadas de tomate frito (unos 100 gramos en total)

  • 3 cucharadas de queso parmesano rallado (unos 50 gramos en total)

  • 50 gramos de mantequilla sin sal

  • 5 cucharadas de aceite de oliva (unos 50 ml)

  • agua

  • sal y pimienta negra

Receta para hacer Pastel de Carne (para 4 personas):

  1. Para preparar el puré de patatas pon a calentar 2 litros de agua con una cucharada pequeña de saly cuece las patatas. Cuando las patatas estén cocidas pélalas y haz el puré. Luego añádele el queso parmesano, la mantequilla, una pizca de pimienta negra molida y mezcla bien.

  2. Ahora preparamos las verduras para la carne. Pela los ajos y pícalos finamente. Pela la cebolla y la zanahoria. Ahora ralla la cebolla y la zanahoria con la ayuda de un rallador.

  3. En una sartén grande pon el aceite a calentar a fuego fuerte. Cuando esté caliente añade la cebolla, la zanahoria y el ajo. Deja a fuego medio alto hasta que la verdura coja algo de color.

  4. Entonces sube el fuego añade la carne picada y media cucharada pequeña con sal. Cuando tome color añade el vino y deja que se reduzca (hasta que casi desaparezca). Luego añade el caldo de carne y el tomate frito. Deja a fuego medio sin tapar hasta que se reduzca el caldo. La carne debe quedar con una salsa muy espesa y cremosa (pero no debe quedar líquido suelto). Cuando esté listo prueba de sal y si hace falta añade una poca más.

  5. Pon el horno a 200 grados centígrados (arriba y abajo) y con el grill encendido. Coloca la carne en una fuente apta para el horno y cubre la carne con el puré de patatas que hemos preparado.

  6. Mete en el horno y deja hasta que la superficie del puré de patatas se ponga dorada (unos 20 minutos). Y listo, ya tienes tu pastel de carne preparado. Fuera de la cocina y a comer!!!!

A comer:

Si no tienes caldo de ternera puedes disolver media pastilla de caldo de carne en medio litro de agua. En este caso tendrás que vigilar el punto de sal porque las pastillas de caldo concetradas aportan bastante sabor y sal a la receta.

Tienes que controlar bien la sal que echas porque el queso parmesano aporta un punto de sal y si el caldo también está salado el conjunto final puede quedar demasiado “sabroso”. Es mejor empezar con poca sal y ajustar al final.

Para hacer un buen puré de patatas es mejor cocer las patatas con piel, pero si tienes prisa puedes hacer un puré de patatas rápido pelando las patatas y cortándolas en varios trozos del mismo tamaño. De este modo la patata se cuece antes y luego no tienes que esperar a que se temple para pelarla. El sabor del puré variará un poco, pero como en esta ocasión el puré va horneado y mezclado con otros ingredientes no se nota tanto la diferencia ;)

Como te he comentado al principio esta receta viene muy bien para aprovechar cuando nos sobra carne de otra comida. Si optas por esta opción (en vez de usar carne picada) tienes que tener en cuenta que dependiendo de la receta de donde saques la carne (potaje, guiso, caldo ….) el sabor de pastel cambiará bastante.

Por este motivo si usas sobras tendrás que adaptar la receta del pastel de carne. En algunas ocasiones tendrás que quitar algunos ingredientes (porque ya los lleva la carne de la receta de origen, como por ejemplo el vino) y en otras ocasiones solo tendrás que añadir el puré de patatas por encima, hornear y tendrás lista la receta :)

Espero que te guste la receta y que disfrutes en la mesa con este plato. Un saludo cocineros y cocineras.

Lasaña Boloñesa

Lasaña Boloñesa

Lasaña Boloñesa. A casi todo el mundo le gusta la lasaña, con pollo, verduras, carnes, mariscos … las posibilidades son infinitas pero una de las lasañas de carne más conocidas es la Lasaña Boloñesa que es tan fácil de preparar como seguir nuestra receta de Salsa Boloñesa y emplear como pasta unas hojas de lasaña.

Eso sí, las proporciones cambian un poco para que tengas cantidad suficiente para rellenar dos lasañas individuales. Empleé hojas de lasaña de unos 10 centímetros de largo por 7 de ancho. Si tus hojas son más largas solo tienes que cortar un poco de los extremos después de cocer la pasta. Si las dejas enteras puede que te falte relleno y si modificas la receta para tener más relleno entonces te saldrán dos super lasañas solo actas para los más ;)

También emplearemos un poco de salsa bechamel que usaremos para bañar la lasaña y la parte que nos sobre de bechamel la mezclaremos con un poco de tomate frito para hacer un bonito lecho para nuestro plato. A la cocina!!!

Ingredientes para hacer Lasaña Boloñesa (para 2 personas):

  • 6 hojas o láminas de pasta para hacer lasaña (si es con huevo mejor)

  • 400 gramos de carne de cerdo picada o una mezcla de cerdo y ternera (yo use la mezcla al 50%)

  • 500 gramos de tomates (no uses tomates de ensalada y si pueden ser tomates pera mejor)

  • 170 gramos de cebolla

  • 1 zanahoria grande

  • 1/2 de vaso de tubo con vino tinto (unos 125 ml)

  • 1/2 de vaso de tubo con leche (unos 125ml)

  • aceite de oliva (8 cucharadas)

  • 50 gramos de Queso parmesano rallado (si no tienes usa queso de oveja curado)

  • nuez moscada, sal y pimienta

  • Para la salsa bechamel: 1/2 litro de leche, 30 gramos de mantequilla sin sal, 30 gramos de harina de trigo, nuez moscada, sal y pimienta

Receta para hacer Lasaña Boloñesa (para dos personas):

  1. Pon en un cazo agua a hervir. Pela la zanahoria y cuando hierva el agua mete la zanahoria y déjala cocer durante 15 minutos.

  2. Coge la cebolla, pícala y échala a una sartén con el aceite de oliva y una pizca de sal. Deja que se haga la cebolla poco a poco hasta que se ponga traslucida (algo transparente).

  3. Mientras tanto pela los tomates y quítales las semillas. Córtalos en trozos muy, muy pequeños o pásalos por un rallador. Reserva.

  4. Cuando la cebolla esté en su punto añade la carne picada y con la ayuda de una espátula de madera separa bien la carne para que quede suelta. Deja al fuego hasta que la carne se dore, también se dorará la cebolla.

  5. Cuando la carne y la cebolla estén doradas añade media cucharada pequeña con sal y vino tinto y deja que se evapore el vino casi en su totalidad. No subas el fuego demasiado porque entonces el vino se evaporará demasiado rápido y la salsa cogerá poco sabor a vino.

  6. Cuando haya desaparecido el vino añade la leche, los tomates, un poco de pimienta y nuez moscada rallada al gusto y deja a fuego suave para que la carne absorba la leche (unos 20 o 30 minutos).

  7. Coge la zanahoria que hemos cocido y córtala a taquitos. Añádela a la salsa.

  8. Mientras se hace la salsa (que ya hemos dicho que tardará unos 20 minutos mínimo) prepararemos la salsa bechamel y la pasta.

  9. Primero pon tres litros de agua a calentar. Cuando hierva añade tres cucharadas pequeñas con sal y las hojas de lasaña. Como cada tipo de pasta es diferente será mejor que leas las instrucciones del paquete antes de seguir, pero la pasta normal al huevo se suele hacer en 7-8 minutos. Cuando la pasta esté lista ponla con cuidado en un escurridor grande y refréscala bajo el grifo (cuidado de no hacerlo bruscamente o las hojas de lasaña se romperán). Cuando estén frías y bien escurridas pon una servilleta grande de tela(que esté bien limpia) en una mesa y coloca las láminas de lasaña una junto a otras para que escurran toda el agua que le queden. Coloca otra servilleta por encima para que no se sequen en contacto con el aire.

  10. Ahora prepararemos la salsa bechamel. En resumen solo tienes que poner la mantequilla en un cazo al fuego. Cuando se derrita añade la harina y deja que tome color. Después añade la leche bien caliente y remueve con unas varillas poco a poco para deshacer grumos y para que no se queme. Añade una pizca de sal, de pimienta y nuez moscada rallada. La salsa debe hacerse poco a poco para que la harina pierda el sabor a crudo (unos 15-20 minutos).

  11. Si sigues paso a paso esta receta la salsa boloñesa ya debe estar lista pero todavía te queda un rato para que esté preparada la salsa bechamel. Aprovecharemos para ir montando las dos lasañas individuales.

  12. Coge una bandeja de horno y frótala con un poco de mantequilla para que no se peguen las hojas de lasaña. Ahora coloca una hoja de lasaña encima de la bandeja (sobre la mantequilla). Esparce una cuarta parte de nuestra salsa boloñesa, coloca otra hoja encima, reparte otra cuarta parte y vuelve a colocar otra hoja de lasaña encima. Repite este proceso con la otra lasaña.

  13. Pon el horno a calentar a 200º centígrados. Aprovecha para rallar el queso.

  14. Cuando esté lista la salsa bechamel echa varias cucharadas sobre cada lasaña. Te debe sobrar más o menos la mitad de la bechamel. Añade el queso por encima de las lasañas y al horno con el gratinador encendido (si lo tienes) durante 7 minutos.

  15. Coge la salsa bechamel que te sobró y añádele el tomate frito (puede ser natural o de bote). Si el tomate frito es de bote puede que quede un poco ácido, pruébalo y si es necesario añade media cucharada de azúcar pequeña (no más).

  16. Cuando las lasañas estén listas coge los platos donde vas a servir y reparte la salsa bechamel con tomate. Luego pon encima las lasañas y …. fuera de la cocina y a comer!!!!

A comer:

Si subes demasiado el fuego cuando estés haciendo la salsa bechamel ésta espesará enseguida y la harina quedará cruda. Si te pasa esto una solución es añadir más leche caliente y bajar el fuego para que se haga la harina durante más tiempo.

Si quieres menos calorías pasa de la bechamel y añade solo el queso rallado sobre la lasaña. Ten en cuenta que la gran mayoría de los quesos que funden bien son altos en grasa y debes vigilar las cantidades que usas.

Espero que les guste esta receta de comida italiana y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo desde la cocina.

Pimientos del Piquillo

Pimientos del Piquillo rellenos de Salmón y Langostinos

Ya tenemos entrante para nuestra cena picante y tenerlo claro, unos pimientos del Piquillo con un relleno especial es una buena forma de empezar una buena cena.

Yo decidí cambiar el relleno que sugirió Auri por este otro de salmón y langostinos. Por supuesto también puedes hacer la receta con atún en vez de salmón y con gambas en vez de langostinos o adaptarla a tu gusto.

La receta está pensada para 8 pimientos del Piquillo rellenos pero como entrante para una cena con un par de ellos por cabeza es más que suficiente. Aun así te dejo la receta completa por si la usas otro día para recibir invitados. Si solo sois dos, divide las cantidades a la mitad y listo. Buen provecho y a la cocina!!!

Ingredientes para hacer Pimientos del Piquillo rellenos de Salmón y Langostinos (para 4 personas):

  • 8 pimientos del Piquillo (en conserva)

  • 250 gramos de salmón fresco (yo usé un filete)

  • 10 langostinos cocidos y pelados

  • 75 gramos de cebolla

  • 5 cucharadas de aceite de oliva

  • 1 cucharada de harina

  • 1 vaso de leche entera

  • 100 ml de nata líquida para cocinar (menos de medio vaso de tubo)

  • orégano

  • sal y pimienta negra

Receta para hacer Pimientos del Piquillo rellenos de Salmón y Langostinos (para cuatro personas):

  1. Pon a calentar en una sartén o cazuela el aceite de oliva. Pica la cebolla finamente y échala en la sartén. Deja que se haga poco a poco hasta que quede transparente.

  2. Mientras limpia el salmón quitándole toda la piel y si es un filete las espinas que a veces guarda en el centro. Pícalo en trozos y resérvalo.

  3. Cuando la cebolla esté lista echa la harina y con una cuchara de madera mezcla bien durante unos segundos para que la harina se haga. Inmediatamente (para que no se pegue la harina) añade el vaso de leche caliente (usa el microondas) y remueve bien con la cuchara mientras espesa. Conseguiremos una bechamel más o menos ligera que espesará cuando le añadamos el pescado.

  4. Cuando la salsa tenga consistencia añade el salmón troceado y una pizca de sal y pimienta al gusto. Deja durante un minuto hasta que el salmón pierda el color a crudo, entonces añade los langostinos pelados y picados en trozos (corta cada langostino en 4 o 6 trozos cada uno). Deja al fuego otro minuto, prueba de sal (si es necesario rectifica añadiendo un poco más) y aparta del fuego.

  5. Abre la lata o el tarro con los pimientos del Piquillo. Si es necesarios escúrrelos bien con un colador. A continuación rellena los pimientos con el preparado que acabamos de usar. Te sobrará bastante relleno y lo aprovecharemos para hacer la salsa de acompañamiento.

  6. Una vez rellenos los pimientos añade 4 cucharadas de nata al relleno que te ha sobrado y pásalo por la batidora hasta que quede una salsa muy fina. Si queda demasiado espesa añade poco a poco más nata líquida hasta que esté a tu gusto.

  7. Por último solo queda presentar el plato, puedes hacer como hice yo (ver la foto) y acomodar los pimientos sobre la salsa o puedes regarlos con ésta. Por último espolvorea un poco (solo un poco) de orégano seco por encima y a servir. Fuera de la cocina y a la mesa!!!

A comer:

Como veis es una receta fácil y lo mejor de todo es que puedes preparar los pimientos con antelación y calentarlos en el horno antes de servirlo. Como se que algunos no tenéis horno podéis dejar la receta antes del punto 5º y terminarla justo antes de cenar calentando el relleno en el fuego. No os llevará más de cinco minutos y tendréis los pimientos del Piquillo recién acabados.

Si os gusta un sabor más fuerte podéis pasar los pimientos del Piquillo por una plancha o parrilla antes de rellenarlos para marcarlos un poco. De todas formas siendo un primer plato se agradece que queden suaves y además si lo haces tal y como viene en la receta podrás terminar el plato justo antes de sentarte a cenar sin tener que ensuciar demasiado y mucho más rápido.

Una cosa más, si al hacer la bechamel os queda muy ligera y no espesa, añade una cucharada de maicena (harina fina de maíz) u otro espesante y problema resuelto. Un saludo cocineras y cocineros.

Risotto de Setas

Risotto de Setas

Risotto de Setas. Para quien no sepa que es exactamente un risotto podríamos decir que se trata de un arroz que se prepara añadiendo caldo poco a poco y que se termina con mantequilla dándole al plato una consistencia cremosa.

Esta es una receta de comida italiana que se prepara normalmente con Funghi Porcini (un tipo de setas muy apreciado por los italianos) pero en España no se encuentra fácilmente a menos que compres las setas secas (Funghi Porcini Secchi) en cuyo caso tendrías que re-hidratarlas. Nosotros prepararemos nuestro risotto con dos de las variedades de setas más fáciles de encontrar, los Champiñones y Portobellos, pero si tienes a mano otras no dudes en usarlas. A la cocina!!

Ingredientes para hacer Risotto de Setas (para 2 personas):

  • 180 gramos de arroz arborio o arroz bomba (dos cazos llenos)

  • 600-700 ml de caldo de verduras

  • 150 gramos de champiñones

  • 150 gramos de setas portobello

  • 100 gramos de cebolleta (o cebolla)

  • 75 gramos de mantequilla sin sal

  • 50 gramos de queso parmesano

  • 100 ml de vino blanco

  • 2 dientes de ajo

  • 7 cucharadas de aceite de oliva

  • pimienta negra

  • sal

Receta para hacer Risotto de Setas (para dos personas):

  1. Lo primero será preparar el caldo de verduras. Si tienes tiempo lo mejor es hacer un caldo casero. Si no tienes tiempo o te da pereza prepara el caldo con una pastilla de caldo concentrado o compralo envasado, pero hasta que no tengas el caldo listo no empieces con la receta.

  2. Ahora vamos a preparar las setas. Quitales la tierra y córtalas en rodajas finas.

  3. Ahora coge dos dientes de ajo, pélalos y pícalos bien finos. Ponlos en una sartén con 5 cucharadas de aceite de oliva a fuego medio-bajo. Cuando toda la cocina huela a ajo (ojo, que no se queme) añade los champiñones y las setas portobello, media cuchara pequeña con sal y unas vueltas de molinillo de pimienta negra. Deja a fuego medio hasta que las setas pierdan todo el agua y estén bien hechas (pruébalas de vez en cuando). Cuando estén en su punto aparta del fuego la sartén y reserva las setas.

  4. Si el caldo no está bien caliente ponlo a calentar en un cazo grande mientras preparamos el arroz. Pruébalo de sal y si en necesario añade una pizca, prueba y rectifica las veces que haga falta hasta que esté sabroso.

  5. Pela la cebolleta (o la cebolla) y córtala en trozos pequeños (recuerda que solo necesitamos 100 gramos). Coge una cacerola (de unos 25 cm de diámetro será suficiente) y añade 50 gramos de mantequilla y 2 cucharadas de aceite de oliva. Cuando esté caliente añade la cebolla y una pizca de sal (solo una pizca) y deja que se poche (se ponga tierna y traslucida) durante 15-20 minutos.

  6. Añade los dos cazos de arroz a la cacerola y con una cuchara remuévelo durante 2 minutos. Después añade 100 ml de vino blanco y deja que se evapore casi en su totalidad. Incorpora las setas que teníamos reservadas.

  7. Ahora añade tres cazos de caldo muy caliente. Deja a fuego medio hasta que se evapore casi todo el caldo y remueve constantemente para que el arroz suelte almidón (y el arroz se ponga cremoso) . Ve añadiendo un cazo de caldo caliente cada vez que el arroz se quede sin líquido (tendrás que añadir por lo menos 6-7 cazos en total) y sigue removiendo siempre. Pasados 18 minutos desde que añadiste el primer cazo de caldo prueba el arroz (si es arborio tardará un buen rato más en hacerse: 20 – 25 minutos) para ver como está. Si es necesario añade otro cazo de caldo y así hasta que el arroz esté en su punto. Debe quedar muy cremoso.

  8. Cuando el arroz esté en su punto añade el queso parmesano rallado y los 25 gramos que quedan de mantequilla. Remueve bien y listo. Fuera de la cocina y a comer!!

A comer:

El arroz arborio es un tipo de arroz de grano grueso que absorbe mucho líquido (por su alto contenido en almidón) y soporta bien la temperatura, por lo tanto es ideal para preparar un risotto (de hecho es el arroz que se usa en Italia para hacer risottos). Pero si no lo encuentras puedes usar un arroz bomba (típico de valencia) que también te dará un buen resultado. Como último recurso puedes usar un arroz de grano redondo (el normal de toda la vida) pero nunca uses arroz de grano largo ni ninguna variedad exótica (basmati, jazmin o thailandes).

Si te fijas para preparar el risotto hemos mezclado mantequilla con aceite de oliva y hacemos esto para que la mantequilla aguante mejor la temperatura mientras hacemos la cebolla. Si prefieres puedes añadir solo aceite de oliva o solo mantequilla, pero en este último caso tendrás que vigilar la temperatura para no quemar la mantequilla.

En principio con una proporción de tres cazos de caldo por cada cazo de arroz tendríamos más que suficiente para preparar el risotto, pero si no controlas la temperatura puede que se evapore demasiado rápido el caldo y el arroz necesite más caldo para terminar la cocción. Mi consejo es que tengas siempre algo más de caldo del necesario. En principio con las cantidades de la receta te debe sobrar algo de caldo y si ves que te empieza a faltar baja el fuego. Si te ves fuera de juego calienta agua y añádela como último recurso (que no te quede el arroz duro!!).

Espero que les guste la receta y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineros y cocineras.

Cuscus. Receta de Cuscus

El cuscus es un plato exquisito y muy fácil de preparar. Es realmente una receta fácil, fácil así que te la recomiendo especialmente si estás empezando a dar tus primeros pasos en la cocina.

El cuscus es un alimento derivado de la sémola de trigo y es tradicional de Marruecos. Existen montones de recetas con el cuscus como ingrediente principal acompañado de frutos secos, garbanzos, pasas, carne, etc. Pero hoy lo prepararemos simplemente con unos champiñones salteados, unos frutos secos y pasas.

Por cierto, el cuscus se prepara tradicionalmente al vapor, pero hoy en día lo que suele hacerse es verter agua hirviendo sobre el cuscus y dejar que este se hinche durante cinco minutos. Lo mejor es que consultes las instrucciones del envase en el que viene el cuscus que compres y si no dice nada lo puedes preparar siguiendo los pasos de esta receta.

Ingredientes para hacer Cuscus (para 2 personas):

  • 1 vaso de tubo (de los largos) con cuscus

  • 1 vaso y un cuarto (también de los largos) con agua

  • 1 zanahoria grande

  • 150 gramos de champiñones

  • 75 gramos de pasas

  • 50 gramos de almendras

  • 25 gramos de piñones

  • 50 gramos de mantequilla (mejor sin sal)

  • 1 diente de ajo

  • 1 cuchara de postre con curry

  • 1 cuchara de aceite de oliva

  • 1 cuarto de una pastilla de caldo de ave (opcional)

Receta para hacer Cuscus (para dos personas):

  1. Llenamos hasta arriba un vaso de tubo (de los alargados) con el cuscus y luego volcamos el cuscus en una fuente, extendiéndolo por la base.

  2. Ahora llenamos el vaso con agua y la echamos en un cazo, volvemos a llenar con agua el vaso, pero ahora solo un cuarto, y lo echamos al mismo cazo. De esta forma tendremos un vaso y cuarto de agua en el cazo. Pon el agua a calentar.

  3. Coge otro cazo de agua y cuece una zanahoria pelada. Con 20 minutos de cocción tendrás suficiente, así quedará algo entera y no demasiado blanda.

  4. En un vaso con agua a temperatura ambiente (que no esté fría) mete las pasas para que se rehidraten. Con 10-15 minutos será más que suficiente.

  5. Mientras el agua para el cuscus hierve pela el ajo y pícalo fino.

  6. Prepara los champiñones, si son de lata los escurres y listo y si son frescos los limpias bien y los cortas en tiras o cuartos.

  7. Pon en una sartén a calentar una cucharada de aceite. Después añade el ajo picado y cuando empiece a tomar color añade los champiñones. En este punto puedes, si quieres, desmenuzar sobre los champiñones un cuarto de una pastilla de caldo concentrado de ave. Remueve todo bien y saltea durante 5 minutos si los champiñones son de lata o 15 minutos si son frescos.

  8. Cuando el agua del cuscus esté hirviendo échale una cucharadita de curry. Menea bien y echa el agua sobre el cuscus que está en la fuente. Procura que el agua impregne todo el cuscus. Déjalo reposar durante 5 minutos, se hinchará y tomará un bonito color dorado.

  9. Pasados los cinco minutos añade al cuscus la mantequilla en pequeñas porciones y mezcla bien todo para que se funda la mantequilla e impregne bien el cuscus.

  10. En una sartén (sin aceite ni nada) coloca las almendras y los piñones y tuestalas ligeramente (2 o 3 minutos según el fuego).

  11. Pica la mitad de las almendras en tiritas y añádelas al cuscus. Reserva la otra mitad para decorar por encima. Añade también los piñones y las pasas (bien escurridas).

  12. Corta la zanahoria a taquitos y échalas en el cuscus junto con los champiñones.

  13. Mezcla bien y a comer. Recuerda decorar el cuscus con las almendras que reservaste(fíjate en la fotografía de la receta como sugerencia de presentación).

A comer:

Estoy seguro de que este plato te va a gustar. Puedes preparar la receta con antelación y guardarla en el frigorífico. Se puede comer fría o comerla con los champiñones aún calientes (a mi me gusta más tal y como se termina de cocinar).

Por cierto que aunque la receta es para dos pueden llegar a comer hasta cuatro dependiendo de si acompañas al cuscus con otro plato o es plato único. Ha sido fácil ¿no?

Espero que les guste la receta y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineros y cocineras.

Pollo a la Miel con Dátiles y Cuscús

Pollo a la Miel con Dátiles y Cuscús

Pollo a la Miel con Dátiles y Cuscús. El receta en exótica con una receta marroquí llena de sabor y color. Se trata de una pechuga de pollo bien doradita endulzada con miel, dátiles y pasas y acompañada de un cuscús aromatizado con cúrcuma.

En la receta veréis que hay una pechuga de pollo (medianita) para cada comensal. Las recetas con sabores tan dulzones como ésta suelen saciar bastante así que si prefieres puedes preparar la receta con una sola pechuga (grandecita) para los dos. A la cocina!!

Ingredientes para hacer Pollo a la Miel con Dátiles y Cuscús (para 2 personas):

  • 2 pechugas de pollo de tamaño medio

  • 1 cebolla grande (200 gramos)

  • 100 ml de moscatel (yo usé Moscatel Gloria de Chiclana de la Frontera)

  • 3 cucharadas de pasas moscatel (si no las encuentra utiliza pasas sultanas sin pepitas)

  • 8 dátiles sin hueso

  • 250 ml de agua

  • 8 cucharadas de aceite de oliva

  • 2 cucharadas grandes de miel

  • 1 cucharada pequeña de sal (para las cebollas)

  • Para el marinado del pollo: 1 cucharada pequeña de jengibre en polvo, una tercera parte de una cuchara pequeña con anís en grano, una tercera parte de una cuchara pequeña con sal, 1 pizca de nuez moscada recién rallada, 1 cucharada grande de miel y 100 ml de moscatel.

  • Para el cuscús: 1 vaso de tubo (de los largos) con cuscús, 1 vaso de tubo y un cuarto con agua, 50 gramos de mantequilla sin sal y 1 cucharada pequeña de cúrcuma.

Receta para hacer Pollo a la Miel con Dátiles y Cuscús (para dos personas):

  1. Vamos a poner el pollo a marinar para que coja todo el sabor de las especias y del moscatel. Coge un bol en el que entren las dos pechugas de pollo y echa junto a las pechugas todos los ingredientes del marinado (jengibre, anís en grano, sal, nuez moscada, miel y moscatel). Recuerda que solo usaremos 100 ml de moscatel y dejaremos los otros 100 ml para la salsa. Tapa el bol con film transparente y mete en la nevera durante 30 minutos (no hace falta más tiempo o las pechugas de pollo tomarían un sabor demasiado fuerte).

  2. Coge los dátiles y las pasas moscatel y échalas en un bol con un cuarto de litro de agua(250 ml). Déjalas en remojo.

  3. Saca la mantequilla del frigorífico y déjala a temperatura ambiente (si está fria no se mezclará bien con el cuscús).

  4. Mientras tanto pela la cebolla y córtala en juliana (tiras finas y largas). Pon a calentar en una cacerola (de unos 30 cm de diámetro) seis cucharadas de aceite de oliva y echa las cebollas con media cucharadita de sal. Deja a fuego medio que se poche bien la cebolla. Queremos que se ponga traslúcida y que al final empiece a coger color y se dore un poco así que se llevará un buen rato (unos 20 minutos).

  5. Ya casi habrán pasado los 30 minutos de marinado del pollo. Coge una sartén y calienta dos cucharadas de aceite de oliva y cuando esté muy caliente saca el pollo del marinado y échalo en la sartén con cuidado de que no te salte. Deja un rato de cada lado para que se dore por fuera y quede jugosa por dentro, seguramente tendrás que tapar la sartén porque con el fuego tan fuerte saltará mucho.

  6. Cuando el pollo esté listo sácalo y échalo en la cacerola con las cebollas. Vierte en la sartén en la que has hecho el pollo los 100 ml restantes de moscatel y vuelve a tener cuidado de no quemarte con las salpicaduras. Sube el fuego y con una cuchara de madera raspa el fondo de la sartén para que el vino coja toda la sustancia del doradito del pollo. Deja un minuto para que se evapore el alcohol y viertelo sobre las cebollas (que ya deben estar en su punto).

  7. Añade en la cacerola el bol con los 250 ml de agua, las pasas y los dátiles. Añade dos cucharadas grandes de miel y pon a fuego medio. Deja que se reduzca la salsa poco a poco. Espesará y cogerá una consistencia un pelín gelatinosa gracias a la miel.

  8. Cuando la salsa haya espesado a tu gusto baja el fuego para conservar el calor y prepararemos el cuscús en el último momento.

  9. Pon el cuscus en una fuente lo más extendido que puedas por el fondo. Calienta el agua hasta que hierva y entonces añade al agua la cucharada pequeña de cúrcuma. Mezcla bien y vierte el agua caliente sobre el cuscús.

  10. Deja que el cuscús esponje durante cinco y entonces añade la mantequilla cortada a taquitos. Mezcla bien y reparte el cuscús entre los dos platos.

  11. Coge las pechugas y cortalas en medallones de unos 2 centímetro de ancho y colócalas sobre el cuscús (fíjate en la foto). Después baña con abundante salsa tanto el pollo como el cuscús. Fuera de la cocina y a comer!!

A comer:

El anís en grano es bastante digestivo y hace que la receta caiga bastante bien en el estómago, pero no te pases con él, añade solo la cantidad indicada en la receta, ya que el anís tiene un sabor muy fuerte y si te añades demasiado creerás que te estás comiendo un pestiño en vez de una pechuga de pollo ;)

El cuscús se prepara en cinco minutos y se enfría muy pronto. Como esta receta requiere que el cuscús esté a buena temperatura no lo prepares hasta que la salsa esté en su punto. Es más fácil conservar el calor de la salsa a la miel dejandola a fuego bajo y así esperar a que el cuscús esté recién hecho. Por cierto he comprobado que cuando el cuscús se pega formando una bola gomosa (y no quedan los granos sueltos) suele ser por que el cuscús es de baja calidad. Compra un cuscús de calidad extra, creeme que merece la pena.

Espero que les guste la receta y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineros y cocineras.

Arroz con Pollo al Curry

Arroz con Pollo al Curry

Esta receta es una combinación a caballo entre el arroz con pollo y el cuscus al curry. Esencialmente es como la receta de cuscus que vimos hace tiempo pero sustituyendo el cuscus por arroz y añadiendo pollo doradito, que le da sabor.

Es una receta fácil de preparar y si te falta algún ingrediente puedes sustituirlo por cualquier otro que te guste. Así que vamos a probar un poco de cocina internacional. A la cocina!!!!

Ingredientes para hacer Arroz con Pollo al Curry (para 2 personas):

  • 200 gramos de arroz de grano largo (100 por persona)

  • 150 gramos de pechuga de pollo

  • 150 gramos de champiñones

  • 1 zanahoria

  • 25 gramos de pasas

  • 50 gramos de almendras crudas

  • 2 dientes de ajo

  • Curry

  • Pimienta

  • Sal

  • Aceite de oliva

Receta para hacer Arroz con Pollo al Curry (para dos personas):

  1. Pon las pasas a remojar en un vaso con agua.

  2. En un cazo pon a hervir un litro de agua y echa la zanahoria pelada (sin picar). Cuece la zanahoria durante 5 minutos. Luego sácala y escúrrela. Apaga el fuego y no tires el agua, nos servirá para cocer el arroz.

  3. Pica el pollo en trozos pequeños y dora en una sartén con un poco de aceite de oliva. Salpimenta al gusto (es decir añade un poco de sal y pimienta a tu gusto).

  4. Mientras, en otra sartén sin aceite, tostamos las almendras. Cuidado que se queman si te distraes!!!

  5. Cuando estén las almendras apártalas. Corta los champiñones en láminas, pela los ajosy pícalos muy finos. En la misma sartén donde has hecho las almendras añade un chorrito de aceite (3 cucharadas). Echa los ajos a la sartén y cuando empiecen a dorarse añade los champiñones y una pizca de sal (los champiñones estarán al fuego unos 10 minutos).

  6. Lleva el agua en que cocimos la zanahoria a ebullición. Cuando hierva añade el arrozy una cucharada grande de curry en polvo y media cuchara de postre con sal. Mueve bien y deja cocer el arroz durante 15 minutos.

  7. Cuando los champiñones estén listos añade el pollo que hemos dorado, las almendras tostadas, las pasas bien escurridas y la zanahoria cortada a taquitos. ;Mezcla todo y deja a fuego muy lento para que conserve la calor.

  8. Pasados los 15 minutos prueba el arroz, si está entero deja el tiempo necesario hasta que esté a tu gusto. Normalmente con 18-20 minutos es más que suficiente, pero conviene vigilar el arroz desde el minuto 15 pues dependiendo de la variedad de arroz (y de tu gusto) puede que haya que apartar antes.

  9. Cuando esté el arroz en su punto escurre bien (con un colador o escurridor) y añade a la sartén con los demás ingredientes (pollo, champiñones, …). Y listo, fuera de la cocina y a comer!!!

A comer:

Si no tienes arroz de grano largo usa arroz basmati (también de grano largo) o un arroz corto, pero vigila los tiempos de cocción.

Si le añades a los champiñones media pastilla de caldo concentrado en vez de la sal, quedará el plato mucho más sabroso, pruébalo. Todas las recetas de pollo suelen ganar con un poco de concentrado de caldo de pollo.

Este arroz con pollo al curry se come en caliente, pero también puedes comerlo como una ensalada de arroz fría. Si optas por esta opción (como ensalada de arroz) lo mejor sería que una vez preparados los demás ingredientes los apartes del fuego y dejes que se enfríen antes de añadir el arroz (si no lo haces así se pasará el arroz y se abrirá). Cuando lo mezcles todo añade un chorrito extra de aceite para que no se pegue y la ensalada quede suelta.

Espero que les guste esta receta de arroz con pollo al curry y que disfruten en la mesa con este plato. Nos vemos en la cocina. Un saludo cocineras y cocineros.

Arroz con Pollo

Hoy os propongo preparar arroz con pollo, un plato muy sencillo y económico con sólo dos ingredientes, arroz y pollo, que va a triunfar en vuestra casa.

A mí siempre me gusta tener arroz en la despensa y en el congelador pollo, porque son dos alimentos que dan mucho juego y puedes preparar una comida en nada de tiempo como este pollo al ajillo o este arroz con verduras en el microondas.

Espero que os animéis a preparar este arroz con pollo porque va a gustar a toda la familia, desde los más chicos a los más grandes, estoy segura de ello.

Ingredientes

  • 1 pechuga de pollo ó 2 muslos y contramuslos deshuesados.

  • 2 tazas de arroz

  • 4 dientes de ajo

  • Unas ramitas de perejil

  • 2 tomates

  • Sal

  • 1 cucharadita colmada de cúrcuma

  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración del arroz con pollo

Arroz con pollo

Ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra en una paellera o en una sartén y salteamos el pollo troceado, incorporamos un majado que hacemos en el mortero con los ajos, el perejil y la sal, y dejamos que se cocine un poco. Añadimos los tomates rallados, mezclamos e incorporamos el arroz que salteamos uno o dos minutos junto con la cúrcuma que le dará color a nuestro arroz.

Arroz con pollo

Por último incorporamos 6 tazas de agua o si tenéis, caldo de pollo, y dejamos cocinar a fuego suave unos 18 minutos. Dejamos que repose otros dos minutos ya con el fuego apagado y servimos.

Receta Arroz con Pollo 2

Hoy toca arroz con pollo, pero no un arroz con pollo cualquiera, arroz con pechuga de pollo. Otro día veremos como hacer arroz con pollo con un pollo troceado pero hoy prefiero compartir con ustedes esta receta de mama, que siempre la hace con pechuga de pollo y que a mi me encanta.

Además el arroz hecho con pechuga de pollo es más cómodo de dar a comer a los niños y a mi personalmente también me parece muchísimo más fácil de comer, aunque tengo que reconocer quela receta tradicional con el pollo troceado deja un sabor algo más sabroso ;)

Ingredientes para hacer Arroz con Pollo (para 2 3 personas):

  • 200 gramos de arroz redondo (del largo no vale) (1 vaso)

  • 2 pechugas de pollo cortadas a trocitos

  • 1 litro de caldo de pollo o ave (4 vasos)

  • 1/4 de litro de vino blanco de cocinar (1 vaso)

  • 1/2 pimiento verde y 1/2 pimiento rojo (pimientos de asar)

  • 1/2 cebolla

  • 2 ajos pelados

  • 4 cucharadas de guisantes

  • 2 tomates pelados y sin semillas

  • 1 limón

  • 1 sobre de colorante alimenticio

  • aceite de oliva

  • sal y pimienta

Receta para hacer Arroz con Pollo (para dos o tres personas):

  1. Corta los pimientos en tiras pero no demasiado largas (ver foto), pica la cebolla muy fina y pela los ajos.

  2. Echa en una paellera, o una cazuela, cinco cucharadas de aceite de oliva y pon a calentar. Cuando esté el aceite añade los pimientos y los dos ajos enteros. Si no tienes el pollo cortado a trocitos ve cortándolo mientras se van haciendo las verduras. Saltea durante 3 minutos y añade la cebolla.

  3. Deja la verdura durante 3 minutos más y añade el pollo limpio cortado a trocitos, una pizca de sal y 3 vueltas de molinillo de pimienta.

  4. Deja que se haga el pollo durante unos 7-8 minutos hasta que coja color y se dore un poquito, pero solo un poquito. En el fondo de la paellera se irá quedando un poco de residuo que suelta el pollo dorado y las verduras y que le darán un sabor estupendo a nuestro arroz con pollo.

  5. Mientra se va haciendo el pollo aprovecha y pela los tomates, quítales la semillas y pícalos muy fino. Cuando el pollo esté añadimos el tomate y dejamos al fuego otros 5 minutos.

  6. Ahora echamos el vino blanco y dejamos a fuego medio hasta que se reduzca a la mitad el vino (es decir tenemos que dejar que se consuma el vino hasta que quede más o menos la mitad de lo que echamos). No pondremos el fuego muy fuerte para que no se consuma demasiado rápido el vino, así conseguiremos que el pollo se empape bien con su sabor.

  7. Cuando el vino haya reducido, añadimos 3 vasos de caldo caliente (reservamos un vaso), el sobrecito de colorante (más o menos 1 cuchara de postre), removemos bien y dejamos que hierva el caldo.

  8. Cuando el caldo esté hirviendo (burbujeando) es el momento de añadir el arroz. Metemos una cuchara de madera y removemos bien para que el arroz se reparta por toda la paellera. Durante los 3 primeros minutos removeremos bien el arroz y después probamos de sal. Si es necesario añade una pizca de sal, remueve y vuelve a probar (la cantidad dependerá de lo salado que esté el caldo).

  9. Luego lo dejaremos a fuego medio durante 15 minutos sin volver a tocar el arroz. Si los guisantes son frescos añádelos ahora mismo y si son de lata espera al último minuto (de los 15) para echarlos (justo antes de apartar el arroz).

  10. Pasado ese tiempo apartamos la paellera del fuego y la tapamos con una paño de cocina limpio. Dejamos reposar el arroz con pollo durante cinco minutos y servimos acompañado de unas rodajas de limón (ver fotografía)

A comer:

Si durante los 15 minutos que tiene que estar cociendo el arroz con pollo ves que el caldo se ha consumido y que el arroz no está listo, añade el caldo restante poco a poco y muy caliente

Puede pasarte que el fuego no esté bien repartido por toda la paellera y si usas vitrocerámica o un fuego pequeño es posible que el arroz se quede sin hacer por los lados (la periferia) de la paellera. En ese caso es preferible estar removiendo constantemente el arroz con pollo hasta que esté hecho.

Por cierto que el saborcito que deja unas gotitas de limón sobre le arroz con pollo es impresionante.

Espero que les guste esta receta de arroz con pollo y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineros y cocineras.

Pollo al Curry

Pollo al Curry

Pollo al Curry. Hoy una receta bien sencilla pero muy sabrosa. Se trata de un pollo al curry de inspiración india que lleva entre sus ingredientes leche de coco, curry, cebolla, almendras, cúrcuma, mantequilla, como ves toda una combinación de sabores algunos de los cuales ya probamos en nuestra receta de arroz con pollo al curry que aunque suene parecida es completamente diferente.

Si te gusta el picante añade la guindilla que viene en la receta, pero no añadas más curry del indicado en la receta (al menos la primera vez) hasta que le cojas el punto y lo dejes a tu gusto personal.

Por cierto, esta receta no necesita pan para mojar, pues el arroz que lleva como acompañamiento se mezcla perfectamente con la salsa dejando el plato limpio como una patena (o casi). ¿Te animas con un pollo al curry? Pues a la cocina!!!

Ingredientes para hacer Pollo al Curry (para 2 personas):

  • 500 gramos de pechuga de pollo (unas 2 pechugas medianas)

  • 250 gramos de champiñones frescos pequeños

  • 250 gramos de cebolla (una cebolla mediana)

  • 100 gramos de arroz Basmati (también vale arroz Thai y como última opción arroz de grano largo)

  • 25 gramos de mantequilla sin sal

  • 25 gramos de almendras crudas peladas (yo usé 20 almendras Marcona)

  • 250 ml de leche de coco (1 vaso de tubo)

  • 1 diente de ajo

  • Aceite de oliva (unas 8 cucharadas)

  • Sal y Hojas de Cilantro (opcional)

  • Especias: 1 guindilla (pimienta de cayena), 1 clavo de olor, 1 trozo pequeño de canela en rama, 1 gramo de curcuma, 1 gramo de jengibre molido y 2 gramos de curry

  • Además necesitarás: un molinillo eléctrico para picar las especias o un mortero y una buena maza ;)

Receta para hacer Pollo al Curry (para dos personas):

  1. Primero que nada prepararemos los champiñones. Límpialos y si son muy pequeños déjalos enteros (por supuesto sin la parte terrosa del tallo). Si no son pequeñitos es mejor córtalos a cuartos. Resérvalos bien secos.

  2. Ahora prepara el pollo, tan solo tienes que retirar el exceso de grasa que pueda venir en las pechugas y cortarlas en cuadrados medianos (unos 2 centímetros de largo). No te preocupes si quedan unos trozos más grades que otros y resérvalos en un plato cubierto con papel de aluminio.

  3. Pela la cebolla y pícala en trozos pequeños. Pon en una cacerola (de unos 20 cm de diámetro) 5 cucharadas de aceite de oliva y los 25 gramos de mantequilla. Pon a fuego medio y cuando la mantequilla se haya derretido añade la cebolla y media cucharada pequeña de sal. Deja al fuego hasta que la cebolla se ponga traslucida (transparente).

  4. Coge 1 clavo de olor (es una especia muy aromática) y ahora coge la canela en rama y corta un trozo del tamaño del clavo de olor. Pon las dos especias en el molinillo y si te van las emociones fuertes añade 1 pimienta de cayena o guindilla pequeña (también más o menos del tamaño del clavo). Acciona el molinillo hasta que quede todo bien fino.

  5. Añade el jengibre, la curcuma y el curry y acciona el molinillo un par de segundos.

  6. Ahora vamos a añadirle a las especias el ajo. Pélalo, córtalo en tres o cuatro trozos y mételo en el molinillo con las especias. Acciona el molinillo hasta que se forme una pasta (pasta de curry).

  7. Cuando la cebolla esté en su punto (bien transparente) añade la pasta que acabamos de hacer y mezcla bien. Deja a fuego bajo mientras seguimos con la receta.

  8. Coge una sartén mediana (de unos 18 cm de diámetro) y ponla al fuego sin aceite. Cuando esté algo caliente echa las almendras y deja que se tuesten durante unos segundos (cuidado que no se te quemen). Saca las almendras de la sartén y resérvalas.

  9. En la misma sartén echa 3 cucharadas de aceite de oliva. Cuando el aceite esté bien caliente echa los champiñones y saltea durante un par de minutos para que se doren ligeramente. Después echa los champiñones en la cacerola con la cebolla y la pasta de curry que acabamos de preparar.

  10. En la misma sartén donde hemos salteado los champiñones y con el mismo aceite saltea a fuego fuerte el pollo con una pizca de sal. Luego echa el pollo en la cacerola con lo champiñones y añade 125 ml (medio vaso de tubo) de leche de coco. Mezcla bien y deja a fuego medio.

  11. Tenemos que usar de nuevo el molinillo para moler las almendras que hemos tostado antes. Tienen que quedar muy molidas (casi como la harina de almendras). Después añade los 125 ml restantes de leche de coco y acciona de nuevo el molinillo (un par de segundos) para que la leche se mezcla bien con la almendra. Vierte el contenido del molinillo en la cacerola con el pollo y los champiñones, remueve bien y deja a fuego medio-alto para que se reduzca la salsa de curry.

  12. El pollo al curry ya está preparado pero resulta ideal acompañar este plato de un poco de arroz basmati cocido que nos refrescará el paladar mientras comemos el curry. Así que cuando veas que la salsa ha espesado bastante pon el fuego al mínimo para que el pollo al curry mantenga su calor mientras preparamos el arroz basmati.

  13. Pon a hervir agua (con 3/4 de litro bastarán). Cuando el agua hierva añade el arroz con una cucharada pequeña de sal. Deja cocer hasta que el arroz esté en su punto (fíjate en las instrucciones del paquete o prueba de vez en cuando).

  14. Cuando el arroz esté listo escurre bien y sírvelo recién hecho junto al pollo al curry en el mismo plato. Si quieres espolvorea con unas hojas de cilantro bien picadas. Fuera de la cocina y a comer!!!

A comer:

Si no tienes un molinillo eléctrico puedes usar un mortero y machacar muy bien el clavo. En este caso sustituye la canela en rama por medio gramo de canela en polvo (la puntita de un cuchillo).

Si para preparar la receta compraste una lata o bote de leche de coco y te sobró algo puedes aprovecharlo añadiendo la leche de coco al agua de cocción del arroz, de esta forma saldrá un arroz bien blanco y algo de sabor agarrará. También puedes añadir al agua un par de clavos de olor y una hoja de laurel para aromatizar aun más el arroz basmati.

Realmente quedan mucho mejor los champiñones si los cortas a cuartos que si los dejas enteros. Déjalos enteros solo si son muy pequeñitos ;)

Espero que les guste la receta y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineros y cocineras.

Bocaditos de Merluza

Bocaditos de Merluza. El otro día vimos como hacer pan rallado y dije que lo primero que haríamos con él serían unos bocaditos de pescado muy crujientes.

Bien pues aquí los tienes, unos bocaditos de merluza que les encantan a los niños y que son muy fáciles de preparar. Quedan muy muy ricos así que anímate y prepara la receta y si te gusta no dejes de compartirla. A la cocina!!!!

Ingredientes para hacer Bocaditos de Merluza (para 8 bocaditos – 4 personas):

  • 600 gramos de patatas para cocer (patatas nuevas)

  • 300 gramos de merluza limpia sin piel ni espinas (puede ser congelada)

  • 2 huevos

  • Pan rallado (puedes hacer pan rallado casero)

  • Harina de trigo (de la normal)

  • Aceite para freír (puedes usar el que prefieras, yo usé aceite de girasol)

  • Sal

  • Pimienta negra molida

  • Perejil fresco

  • Agua

  • Opcional: 25 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente (o en punto pomada)

Receta para hacer Bocaditos de Merluza (para 8 bocaditos – 4 personas):

  1. Lava las patatas, no les quites la piel, y ponlas en una olla. Cúbrelas con agua y añade una cucharada pequeña de sal. Ponlas a fuego medio y déjalas hasta que estén tiernas. Dependiendo del tamaño de las patatas tardarán en cocer entre 30 y 45 minutos. De todas formas comprueba el punto de cocción pinchando con un palillo y observando que no estén duras en el centro.

  2. En otra olla pon agua a calentar para cocer el pescado. Cuando el agua esté caliente (no hace falta que hierva) añade una cucharada pequeña de sal y la merluza. Deja hasta que la merluza esté cocida. El tiempo variará dependiendo de si la merluza está congelada o es fresca. Cuando esté lista escurre bien y reserva en el frigorífico.

  3. Cuando las patatas estén blandas escúrrelas y deja que se templen para poder pelarlas. Luego ponlas en un bol y añade 1 cucharada de perejil fresco picado, una pizca de pimienta y la mantequilla (lo de la mantequilla es opcional). Aplasta bien con un tenedor las patatas mientras se mezcla todo.

  4. Ahora añade el pescado cocido y mezcla bien. Prueba de sal y si hace falta rectifica añadiendo más sal y/o pimienta. Tapa el bol con papel film y deja en el frigorífico al menos 1 hora para que el puré se ponga más firme.

  5. Saca del frigorífico y divide la mezcla en 4 porciones. Luego divide cada porción por la mitad (así conseguimos 8 porciones, 2 por persona). Con las manos forma bolas con cada porción y luego aplástalas un poco contra la encimera para formar los pastelitos de pescado (fíjate en la foto).

  6. Pon el aceite a calentar en una sartén y prepara tres platos: uno con harina, otro con los huevos batidos con una pizca de sal y otro con el pan rallado.

  7. Pasa cada bocadito de merluza por la harina, luego por el huevo batido y por último por el pan rallado. Cuando el aceite esté caliente ve friendo los bocaditos por tandas.

  8. Luego ponlos a escurrir sobre papel de cocina absorbente y listo. Fuera de la cocina y a comer!!!

A comer:

Puedes acompañar estos bocaditos de merluza con una ensalada sencilla y con tu salsa favorita (mayonesa, ketchup, barbacoa, gaucha,….).

Si no tienes merluza en casa puedes usar otro pescado blanco que sea suave, por ejemplo el gallo. Mucho ojo con las espinas, sobre todo si van a comer los niños.

Puedes preparar bocaditos de más y congelarlos para hacerlos directamente otro día. Si quieres hacer esto tienes que empanarlos y luego los pones en un recipiente (sin que se toquen entre si) y los metes en el congelador. Cuando los quieras usar los tendrás que freír directamente sin descongelar :)

Si vas a congelar los bocaditos de merluza no los hagas demasiado gruesos. Así cuando los vayas a freír te aseguras de que el centro no quede congelado!!

Puedes darle más sabor a estos bocaditos añadiendo cualquier cosa que se te ocurra: queso, jamón, guisantes, chorizo, …..

Un saludo cocineras y cocineros.

Cubanitos de Cai

Cubanitos de Cai

El arroz a la cubana se prepara normalmente con plátano y huevo frito. Siempre que lo hago recomiendo mezclar todos los ingredientes en el plato porque combinan que da gusto y pensando en eso se me ocurrió ¿por qué no mezclarlo todo directamente?. Dicho y hecho, aquí tenéis el resultado al que he puesto como nombre Cubanitos de Cai, una receta de arroz distinta, espero que os guste.

Ingredientes para hacer Cubanitos de Cai (para unos 10 cubanitos):

  • 300 gramos de arroz de grano corto (el arroz normal de siempre)

  • 6 plátanos

  • 70 gramos de mantequilla

  • 2 huevos

  • Harina de trigo

  • Pan rallado

  • Sal

  • Aceite de Oliva

Receta para hacer Cubanitos de Cai (para unos 10 cubanitos):

  1. Pon agua a hervir en un cacharro y cuando esté hirviendo echa el arroz y una cucharadita de postre con sal.

  2. Pela los plátanos, córtalos en rodajas de 1 cm de grosor (aproximadamente) y fríe en una sartén con 3 cucharadas de Aceite de Oliva a fuego medio.

  3. Cuando los plátanos empiecen a deshacerse apártalos a un plato o bol y haz una papilla con los plátanos y el aceite (ayúdate de un tenedor para hacerlo) y reserva.

  4. Prueba el arroz cuando lleve unos 8 o 10 minutos cociendo. Si está listo aparta del fuego y escurre el agua. No lo enjuagues ni lo pongas bajo el grifo.

  5. Con el arroz bien escurrido añade los 70 gramos de mantequilla en trozos y mezcla bien para que todo el arroz quede bien impregnado. A continuación añade la papilla de plátano y remueve bien para que se reparta el puré.

  6. Mientras la mezcla se templa (baja de temperatura) preparamos lo necesario para hacer el rebozado. Batimos dos huevos enteros, con una pizca de sal, y sacamos dos platos, uno con harina y otro con pan rallado.

  7. Cuando el arroz esté suficientemente frío como para cogerlo con las manos empezamos a hacer bolas de unos 5 centímetros de diámetro (puedes hacerlas más o menos grande según tu gusto, mira la fotografía). Para hacer las bolas humedeceremos un poco las manos, cogeremos un par de cucharadas de la mezcla y formamos la bola con las manos. Repite hasta quedarte sin arroz.

  8. Este paso es opcional ya que puedes dejar las bolas así o aplanarlas como en la foto para obtener unos bocados redonditos y bajos. Si quieres hacerlos de este modo solo tienes que coger cada bola y estrujar con la ayuda de una espátula hacia abajo, con cuidado de no romperlas.

  9. Pasa todas las bolas por harina. Después pásalas por el huevo batido y tras escurrirlas bien pásalas por el pan rallado.

  10. Cuando estén todas listas mételas en el frigorífico una media hora para que la forma coja consistencia y no se deshagan al freír.

  11. Ya solo queda freír los cubanitos en abundante aceite. Ten en cuenta que el interior ya está hecho por lo que solo tienes que estar pendiente de que se doren por el exterior y el plato estará terminado.

A comer:

Hacer los cubanitos lleva un tiempo por lo que te recomiendo prepararlos con antelación y dejarlos en el frigorífico para freírlos en el último momento. El resultado es un bocado muy rico que seguro gusta a los niños por ser muy fácil de comer.

Yo para acompañarlos hice un pisto del tío Juan. Pero si se lo vas a dar a niños puedes coger el pisto, pasarlo por la batidora y añadir por encima de los cuabanitos.

Si quieres un sabor más contundente creo que un poco de beicon (o panceta) frita y muy picada le iría muy bien a la mezcla ¿no creen?

Espero que les guste esta receta receta de arroz a la cubana versión gaditana y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineros y cocineras.

Pisto del Tio Juan

Pisto del Tío Juan

Hola a todos, después de un pequeño parón debido al tiempo extra que he tenido que dedicar a mis otros proyectos en La Red vuelvo a la carga con un montón de recetas y fotografías que iré publicando poco a poco.

Para empezar un delicioso pisto con unas maravillosas fotografías paso a paso. Tanto la receta como las fotografías fueron enviadas por Juan Antonio Cisneros que adopta el nombre de Tío Juan cuando se pone a darle al coco entre fogones.

Ingredientes para hacer Pisto del Tío Juan (para 4 personas):

  • 3 calabacines

  • 2 pimientos rojos carnosos medianos

  • 2 pimientos verdes carnosos

  • 4 cebollas medianas

  • 3 berenjenas medianas

  • 1 kilo de tomates maduros

  • 3 dientes de ajo

  • 1 cuchara de postre con Tomillo

  • 1 cuchara de postre con Romero

  • 1 cuchara de postre con Comino

  • 1 cuchara de postre con Pimienta molida

  • 1 cuchara de postre con Azucar

  • Sal

  • Aceite de oliva

Receta para hacer Pisto del Tío Juan (para cuatro personas):

1º) Preparamos dos sartenes y les echamos aceite hasta cubrir el fondo.
2º)
Pelamos las berenjenas, las ponemos en un recipiente y le echamos sal gorda.

Berenjenas con Sal

3º) Con el calabacín hacemos igual pero sin pelar. Lo partimos por la mitad, a lo largo, y lo cortamos en rodajas. Lo colocamos en otra fuente y añadimos sal.

Calabacines con Sal

4º) Cortamos la cebolla en trocitos medianos, la ponemos en una de las sartenes a fuego medio bajo con un pellizco de sal. Cuando se empiece a poner transparente, ponemos una tapadera a la sartén y terminamos de pocharla (no tiene que ponerse marron), la sacamos y reservamos en una fuente grandecita.

Cebolla pochada

5º) Pon la otra sartén a fuego intermedio, trocea los pimientos (a trozos más o menos iguales ) y échalos en la sartén. Cuando veas que se han marcado los pimientos por la parte que toca el aceite pon la tapadera a la sartén y déjalos al fuego 10 minutos aproximadamente. Pasado este tiempo prueba y si ves que están tiernos sácalos del fuego y añade al recipiente de la cebolla.

6º) Coge las berenjenas y el calabacín y pásalos por agua para eliminar la sal.

7º) Aprovecha la sartén en la que has preparado los pimientos y utiliza el mismo método para hacer los calabacines. Es decir cuando veas que se han marcado los remueves y pones la tapadera. Deja al fuego, a la misma intensidad, de 10 a 15 minutos. Prueba y cuando estén tiernos añade al recipiente de la cebolla y los pimientos. Remueve todo para que los sabores vayan mezclándose. Haz lo mismo con las berenjenas.

8º) Coge todas las especias (las cucharadas deben ser rasas, no colmadas) y añádelas a lo que llevamos preparado y removemos bien.

9º) En la sartén que tenemos libre echa los ajos fileteados y cuando empiecen “a bailar” añade el tomate troceado sin piel y a ser posible sin pepitas. Dejamos a fuego medio bajo que se vaya haciendo.

10º) Cuando el tomate esté en su punto (entre 20 y 40 minutos, según el fuego) le añadimos la cucharadita de azúcar y probamos. Rectifica la sal (es decir échale más si lo notas soso o demasiado dulce) y pon el tomate junto al resto de las verduras en una sartén grande donde quepa todo.

11º) Mezclar todo con una cuchara de madera, mantener a fuego bajo unos 10 minutos y listo.

A comer:

Juan Antonio nos da los siguientes consejos: “Emplatamos el pisto para acompañar a la carne, pescado, o solo. Este pisto está riquísimo caliente, frío ,y es sanísimo. Acuérdate de poner la tapadera a la sartén después de marcar pues eso hace a las verduras darle una textura especial. Es un poco trabajoso pero merece la pena.”

Pues si Juan, un poco trabajoso pero sale un pisto excelente!!!. Muchas gracias por la receta y las fotos. Espero que les guste esta receta de verduras y que disfruten en la mesa con este pisto. Un saludo cocineros y cocineras.

Arroz a la Cubana

Arroz a la Cubana. Hace mucho tiempo publiqué una receta a la que llamé Cubanitos de Cai que no son otra cosa que unos bocados crujientes de arroz con plátano rebozados con huevo y pan rallado.

La receta era una vuelta de tuerca del típico arroz a la cubana y quedaba muy rica

Así que para esta ocasión me dejo de líos y publico la receta tal cual a ver si tiene más éxito

Espero que te guste la receta y si es así no dejes de compartirla. A la cocina!!!

Ingredientes para hacer Arroz a la Cubana (para 4 personas):

  • 200 gramos de arroz de grano medio o redondo

  • 4 huevos

  • 4 plátanos (que no estén verdes ni demasiado maduros)

  • 50 gramos de mantequilla sin sal

  • sal

  • agua para cocer el arroz

  • Utensilios: necesitarás moldes para darle forma al arroz (lee al final de la receta)

Receta para hacer Arroz a la Cubana (para cuatro personas):

  1. Lava bien el arroz bajo el chorro de agua del grifo. Ponlo en una olla y cubre con bastante agua para que cuando se hinche el arroz no nos quedemos cortos de agua. Añade una cucharada pequeña de sal y pon a fuego medio hasta que el arroz esté en su punto (el tiempo dependerá del tipo de arroz, mira en el paquete qué tiempo sugiere o ve probando).

  2. Mientras se va haciendo el arroz pelamos los plátanos y los cortamos por la mitad a lo largo.

  3. Cuando el arroz esté casi a punto ponemos a calentar la mantequilla en una sartén a fuego medio. Cuando la mantequilla esté derretida añadimos los plátanos y los doramos por los dos lados. Los retiramos de la sartén y reservamos.

  4. Si el arroz ya está listo volcamos la olla sobre un escurridor de malla fina (para que no se escape el arroz) y lo dejamos escurrir bien mientras preparamos los huevos.

  5. En la misma sartén donde hemos dorado los plátanos hacemos los huevos con la mantequilla que queda en la sartén. Si ves que es poca puedes añadir un poco de aceite de oliva. Añade una pizca de sal a cada huevo y cuando estén a tu gusto los sacamos de la sartén y los reservamos.

  6. Ahora con el arroz bien escurrido lo volcamos sobre la misma sartén que hemos estado usando para que coja todo el sabor de la mantequilla y también del plátano. Removemos, solo unos segundos y probamos de sal. Si es necesario añade un poco de sal fina.

  7. Reparte el arroz en los moldes apretando bien para que se compacte (ojo con quemarse que el molde puede calentarse). Luego vuelca cada molde en un plato, dale unos golpecitos y levántalo. Acompaña cada montón de arroz con dos mitades de plátano y un huevo. Y fuera de la cocina y a comer!!!

A comer:

Para darle forma al arroz yo usé unos moldes metálicos que tengo para hacer flanes. Puedes usar lo que quieras, incluso un vaso. Lo único que tienes que tener en cuenta es que si usas un recipiente con las paredes finas y lo llenas de arroz caliente el molde se pondrá bastante caliente. Cuidado con quemarse.

No seques mucho los huevos al cocinarlos. Para disfrutar de estar receta lo mejor es combinar el arroz, el plátano y el huevo en cada bocado, y si el huevo mantiene la yema líquida entonces el arroz quedará muy cremoso.

En Cádiz es muy típico llamar arroz a la cubana al arroz blanco con tomate frito por encima y casi siempre sin plátano. Si a ti te gusta así no dudes en echar un poco de tomate frito en tu plato, a mi personalmente no me gusta el tomate cuando se combina con el sabor del plátano pero es solo cuestión de gustos así que ya sabes, combínalo como quieras

Un saludo cocineras y cocineros.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!