Sueños: ¿Qué son los Sueños? Definición, Significado y Concepto de los Sueños

El término sueño designa al acto de reposo de un organismo vivo y se contrapone a lo que se denomina como estado de vigilia o estar despierto. El sueño se caracteriza por ser un estado en el cual hay muy poca actividad fisiológica (presión sanguínea, respiración y latidos del corazón) y muy baja respuesta a los estímulos externos.

El soñar es algo involuntario para el ser humano y generalmente en el sueño se produce una reelaboración de situaciones vividas mientras estábamos despiertos y que fueron cuidadosamente almacenadas en la memoria y contrariamente a lo que supondríamos que ya quedarían en el olvido, algunas de estas volverá a reaparecer en nuestros sueños como consecuencia de este proceso.

Cuando nos dormimos nos adentramos en una especie de realidad virtual que está conformada por imágenes, sonidos, pensamientos, sensaciones. En tanto, no siempre podemos recordar lo que soñamos, a veces puede ser que recordemos muy vivamente una situación que se nos presentó en un sueño o quizás nos vayamos al otro extremo y no recordemos nada o tan solo una imagen o una sensación que nos quedó.

Si bien desde siempre el ser humano vive esta posibilidad de soñar, no será hasta el siglo pasado cuando más se avance sobre este tema y se llegue a lograr importantes descubrimientos y avances al respecto, como lo fue el logrado por el psicólogo norteamericano William Charles Dement, quien descubrió que en una etapa del dormir, el durmiente experimenta movimientos oculares rápidos (MOR) acompañados por un aumento de la presión sanguínea, de la respiración y los latidos del corazón, algo que solamente se creía posible en el estado de vigilia.

También la psicología ha desarrollado un papel fundamental a la hora de hablar sobre el sueño. Por ejemplo Sigmund Freud y la corriente que fundó, el psicoanálisis han distinguido entre dos tipos de contenidos de los sueños, el manifiesto y el latente. En el primero la historia es tal como el durmiente repite que la vive, en tanto, el segundo para el psicoanálisis es lo que verdaderamente quiere significar ese sueño, obviamente sería un opuesto del vivenciado por el durmiente y es aquí donde el psicoanalista entra en escena para interpretar verdaderamente al mismo.

En fin y más allá de estas cuestiones Freudianas de interpretación o las que le daban un valor profético al sueño en la antigüedad, el sueño resulta ser un estado necesario y recomendado tanto para la salud como para el buen desempeño ya sea en el estudio como en el trabajo.

Definición de Sueños

En el griego es donde se encuentra el punto de partida del origen etimológico de la palabra sueños. En concreto en dicha lengua existía el término hypnos, equivalente a “dormir, soñar”, del cual derivó el vocablo latino somnus que puede traducirse como “sueño” y que ha sido el que ha permanecido hasta nuestros días.

La definición de sueño presenta a este concepto como una realidad virtual que se experimenta al dormir. Se originan a partir de un procedimiento de la mente no programado ni dirigido que se basa en la reelaboración de distintos datos que se almacenan en la memoria.

El sueño es el acto de dormir o el deseo de hacerlo. Por dar ejemplos de uso: “Me voy a dormir, tengo mucho sueño”, “Me levanté a las dos de la tarde: no tengo sueño”. Cabe resaltar que lo que conocemos como sueños (entendidas como las estructuras oníricas aleatorias) también se denominan ensueños.

Los sueños, dicen los expertos, pueden resultar incoherentes, aunque están impulsados por información alojada en el inconsciente de cada persona que, durante el estado de vigilia, es reprimida. Los sueños más elaborados y que más se recuerdan al despertar aparecen en la fase que se conoce como REM (rapid eye movements; en español movimientos oculares rápidos), la cual tiene lugar durante la última parte del dormir.

La acción de soñar únicamente se ha podido confirmar en el caso de los seres humanos. Se presume, de todas formas, que los mamíferos también pueden hacerlo ya que atraviesan por la fase REM y tienen un ciclo del sueño similar al de nosotros.

La interpretación y análisis de los sueños es una de las actividades contempladas por el psicoanálisis, una disciplina que reconoce dos tipos de contenidos. El componente manifiesto de cada sueño está compuesto por los acontecimientos tal como se lo describe y percibe, mientas que el contenido latente incluye el significado auténtico del sueño, y es el analista quien debe interpretarlo.

Así, entre las interpretaciones más conocidas está la que determina que cuando alguien ha soñado con la muerte de algún ser querido lo que está dejando patente es no sólo el que lo echa de menos sino también el que tiene mucho miedo a perderlo pues es alguien muy importante y significativo en su vida.

De la misma manera, es habitual que haya personas que sueñen con volar. En este caso, los especialistas en la interpretación de esos momentos oníricos dictaminan que es una manera de dejar patente la necesidad de libertad que tienen aquellas y que se encuentran en una etapa de sus vidas en las que tienen deseos de afrontar nuevos retos y de conseguir éxitos tanto en el ámbito profesional como en el personal.

Además de ello tampoco podemos pasar por alto el hecho de que existe un concepto muy importante relacionado con el sueño: sonámbulo. Con él viene a definirse a aquella persona que mientras está dormida tiene la capacidad para realizar diversas acciones fuera de la cama y que pueden hacer parecer que está despierta. Así, un sonámbulo puede moverse por la casa, abrir puertas e incluso andar, aunque cuando esté despierto realmente no recordará nada de lo que hizo.

La noción de sueños, por último, también se utiliza para nombrar a los deseos o proyectos de difícil concreción: “Ganar el Cielo, ver a Dios... son mis sueños”.

Significado de Sueño

El término sueño es utilizado muchas veces como sinónimo de dormir (vocablo opuesto a la vigilia), como por ejemplo, cuando se habla de las “horas de sueño” necesarias para el bienestar físico y mental de cada persona. Pero además, el sueño son las ansias o deseos de dormir, el cansancio, la pesadez en los ojos, las ganas de recostarse, y la falta de energía; en este sentido, el sueño es generado comúnmente por las pocas horas de descanso, el trabajo excesivo, o los nervios, que pueden hacer que descansemos mal y poco.

Esta palabra se refiere también, a lo que vivimos una vez dormidos, a aquella realidad que creamos en nuestra mente, a veces incoherente, pero que generalmente refleja nuestros miedos, ansias, deseos reprimidos, sentimientos o preocupaciones. En nuestros sueños, quizás aparecen imágenes que no entendemos, ya que la interpretación de los sueños no siempre es sencilla. Los sueños son una de las manifestaciones del inconsciente, y fue Sigmund Freud uno de los más interesados en la investigación acerca de los sueños y su significado.

Los sueños son involuntarios; siempre soñamos, sin embargo, no siempre recordamos lo que soñamos. Alguna gente habla mientras que sueña, o se agita, si tiene un mal sueño. Los sueños en los que somos conscientes de que estamos soñando son llamados sueños lúcidos, pero no son de los más comunes.

Además, llamamos sueños a los deseos, anhelos, metas, importantes dentro de nuestra vida, que tenemos acerca del futuro, y cuya realización nos otorgaría plenitud y felicidad. Por ejemplo: el sueño de Pedro es formar una familia unida y feliz. Los sueños dan esperanzas, y aliento, nos ayudan a seguir adelante, y quienes están dispuestos a ser felices, luchan por ellos, y no dejan que nada ni nadie les impida alcanzarlos.

Concepto de Sueño

Son actos fantasiosos e involuntarios, representados mientras se duerme, cuado el cuerpo se halla en reposo, y la actividad fisiológica decrece, donde se reviven hechos o situaciones que han quedado en el subconsciente. Sigmund Freud, que sostenía que todo sueño tiene una interpretación, aseguraba que en los sueños se hacían realidad los deseos reprimidos. Las pesadillas ocurren, según este autor, por la ansiedad que encierran esos deseos. Se denomina a esta acción de soñar mientras se duerme, más específicamente, ensueño.

Cuando alguien tiene problemas para conciliar el sueño (quedarse dormido) se dice que tiene trastornos de sueño, los que pueden deberse a causas orgánicas, o a stress. Todo ser animal y los seres humanos, necesita del sueño, para restituir sus neuronas, permitiendo un buen funcionamiento del sistema nervioso central. El ser humano debe dormir aproximadamente 8 horas diarias, para estar saludable, variando de individuo a individuo, y también dependiendo de la edad y de las exigencias físicas e intelectuales.

Tener sueño, alude al deseo o necesidad de dormir, que se manifiesta muchas veces con cansancio generalizado, bostezos o imposibilidad de mantener los párpados abiertos.

Muchas veces usamos la expresión “soñar despiertos” cuando en estado de vigilia, imaginamos cosas que anhelamos, de posible o imposible cumplimiento. Martin Luther King, el 28 de agosto de 1963, pronunció un discurso emotivo y trascendente llamado “I have a dream” o “Yo tengo un sueño” donde expresó su ilusión o anhelo de que no hubiera divisiones raciales entre las personas, y blancos y negros pudieran convivir en el mundo, como hermanos. Este sueño, que parecía en ese momento una utopía (sueño irrealizable) comienza a vislumbrase como una posibilidad real, al llegar un hombre de ascendencia negra a la presidencia de Estados Unidos.

¿Qué son los Sueños?

Los sueños son impresiones mentales, por lo general, involuntarias, de imágenes o sensaciones, que se tienen mientras se duerme.

Los estudios científicos sugieren que la capacidad de soñar es una sofisticación del sistema nervioso, capacidad casi exclusiva de los seres humanos y mamíferos. Los sueños son algo así como un descanso mejorado, o aprovechado con motivos que se piensa tienen relación con la simulación de situaciones para potenciar la adaptación y para consolidar la memoria y otras funciones cerebrales.

Cuando se duerme, se pasa por dos grandes estadios. Primero ocurre la fase NREM o Sueño Sin Movimientos Oculares Rápidos. Fase con la cual, comenzamos a dormir y a descansar. De manera posterior, se pasa a la fase REM o Sueño con Movimientos Oculares Rápidos. Es en esta fase, donde se producen los sueños. Se cree asimismo, que los sueños o la fase en donde se producen los sueños, sirve para regenerar tejido cerebral, desgastado por el uso diario.

Pero con respecto a la historia de los sueños, estos han base, para distintas especulaciones. Desde hace épocas remotas, los sueños han sido sujetos de admiración y fascinación, para diversas culturas. Estas culturas, en su mayoría, veían en los sueños, canales de comunicación con los dioses. Los cuales por medio de los sueños, enviaban mensajes, sobre lo que se debía realizar, frente a un tema específico o como premonición sobre un futuro cercano. Esto ocurrió con la cultura babilónica y hebrea. De igual manera, los griegos, concebían a los sueños, como herramientas para presagiar el futuro.

Para otras culturas orientales, como la de la India y otras, los sueños siempre han sido mirados, como herramientas para perfeccionar el alma. Asimismo, en los sueños, para estas culturas, se deslizan llaves las cuales nos guiarán frente a posibles enfermedades, a manejar el entorno y superar traumas. Los monjes tibetanos y otras culturas chamanicas o paganos hicieron uso extensivo de la capacidad humana de penetrar en forma conciente el mundo onírico, para realizar viajes interiores o chamánicos, realizando así toda clase de nueva era o new age ejercicios.

A través de las Escrituras vemos que Dios ha hablado a la gente muchas veces mediante sueños. Como ejemplos tenemos a José el hijo de Jacob (Génesis 37:5-10), José el esposo de María (Mateo 2:12-22), Salomón (1 Reyes 3:5-15), y muchos otros (Daniel 2:1; 7:1; Mateo 27:19). Hay también una profecía del profeta Joel (Joel 2:28), citada por el apóstol Pedro en Hechos 2:17, que menciona a Dios usando los sueños.

Pero con el pasar de los siglos, la interpretación de los sueños, que para muchos son llaves para conocernos mejor, tomó un giro más científico. Esto se debió, al estudio de los sueños, por parte de la psicología en el siglo XX. Dentro de este campo, Sigmund Freud, jugó un papel preponderante, con respecto al estudio de los sueños y la finalidad que estos tenían.

Para el psicoanalista, los sueños eran los vasos conductores, para que las emociones y recuerdos encerrados en el subconsciente, pudieran pasar hacia el consciente. O sea, que al recordar los sueños, podemos analizar recuerdos o emociones las cuales habían sido olvidados o negados por el consciente.

También supersticiosamente se usa hoy en día, darles a los sueños una interpretación un poco más esotérica o relacionada con la astrológica. Ya que cada elemento que aparece en los sueños, algunos piensan, pueden ser interpretado, como algo que está ocurriendo u ocurrirá. Es así, como de nuevo se vuelve a la idea, que los sueños son premoniciones, escondidas en los significados de los mismos. Es así, como el soñar con algún elemento de la naturaleza, puede llevar a distintas interpretaciones. Lo mismo con animales, comida, matrimonio, colores, el estar volando, etc.

En todo caso, dicen los expertos, la mejor persona para interpretar los sueños es el propio soñador, ya que los símbolos presentes en los sueños, aunque con un transfondo arquetípico o universal, son profundamente personales. El preguntarse lo que significan las ocurrencias nocturnas en base a nuestras emociones y pensamientos frente a las mismas puede develarnos el verdadero significado de los estos sueños para nosotros mismos.

Cómo Interpretar los Sueños y Interpretación de Sueños

Sueños Mentirosos

Revelaciones Celestiales de Santa Brígida de Suecia

Previene el Señor a santa Brígida para que no se fíe supersticiosamente de los sueños, si bien no todos han de menospreciarse.

Libro 4, Capítulo 33

“Por qué, esposa mía, te dejas llevar de sueños? Si son buenos, te alegras; y si son malos, te entristeces. ¿No te he dicho que el diablo es un envidioso, y que sin permiso de Dios no puede hacer más daño que una paja que está en el suelo? También te he dicho que es el padre y el inventor de la mentira, y que, para mejor engañar, mezcla lo verdadero con lo falso. Te aviso, pues, que el demonio nunca duerme, y siempre está dando vueltas a tu alrededor, para encontrar alguna ocasión de hacerte daño. Por consiguiente, debes cuidar mucho de que no te engañe el demonio, el cual por la sutileza de su ciencia, colige lo interior por los impulsos exteriores.

“Y así, unas veces inspira en tu corazón cosas alegres, para que tengas una frívola alegría; otras veces te inspira cosas tristes, para que afligiéndote, omitas algo bueno, que hubieras podido hacer, y para que estés dolorida y miserable antes que te vengan la miseria y trabajos. Otras veces, a un corazón seducido y amigo de agradar al mundo, le inspira el demonio mil falsedades, por medio de las que son engañados muchos, según acontecía con los falsos profetas; y esto les sucede a los que aman alguna cosa más que a Dios.

“Sucede, por tanto, que entre muchas mentiras suelen hallarse algunas verdades, porque el demonio jamás podría engañar, a no ser que con lo falso mezclase lo verdadero, como lo viste en aquel endemoniado, el cual, aunque confesaba que había un solo Dios, no obstante, sus impúdicos gestos y extrañas palabras mostraban que el demonio lo poseía y habitaba en él. Y si me preguntas por qué consiento que mienta el demonio, te respondo que lo he permitido y lo permito por los pecados de los pueblos, que quisieron saber lo que Dios no quiso que supiesen, y deseaban prosperar en lo que Dios veía que no convenía para la salvación de ellos. Así, pues, por causa de los pecados permite Dios muchas cosas que no acontecerían, si el hombre no abusase de la gracia y de la razón. Mas aquellos Profetas que no deseaban otra cosa sino a Dios, ni quisieron hablar palabras de Dios sino por Dios, no eran engañados, porque hablaban y amaban la verdad.

“Sin embargo, así como no todos los sueños han de ser creídos, de la misma manera no todos han de ser menospreciados; porque a veces aun a los malos les inspira Dios en sueños cosas buenas y les avisa su muerte, para que se corrijan de sus pecados; y otras ocasiones inspira también en sueños a los buenos cosas buenas, para que aprovechen más en el servicio de Dios. Y así, cuando se te ofreciere algo de esto que llevo dicho, no inclines tu corazón, sino pésalo bien y consúltalo con varones sabios y espirituales, o échalo de ti como si no hubiera sucedido, porque quien se deleita con sueños, frecuentemente es engañado.

“Sé firme en la fe de la Santa Trinidad, que es lo que importa; ama a Dios de todo corazón; sé obediente tanto en lo próspero como en lo adverso; a nadie te antepongas en tu pensamiento, sino teme aun en lo que hagas bueno; no prefieras tu parecer al de los otros, y entrega toda tu voluntad en manos de Dios, con firme propósito de hacer lo que el Señor quiera; y entonces no tendrás que temer los sueños, y si fueren alegres, no los quieras ni los desees, a no ser que se interese la honra de Dios; y si fueren tristes no te acongojes, sino ponte del todo en manos de Dios. Después le dijo la Virgen: Yo soy la Madre de misericordia, que cuando mi hija duerme, le preparo los vestidos; mientras el se está vistiendo, le aderezo la comida, y cuando está trabajando, le arreglo una corona y todo el bien que puede desear.”

http://www.santos-catolicos.com/santos/santa-brigida-de-suecia/revelaciones-de-santa-brigida-de-suecia-libro-4.php

¿Es Posible Aprender Durante el Sueño?

El tema del aprendizaje es uno de los temas más importantes para aquellos que se dedican a la enseñanza y para quienes quieren aprender de verdad algo; por otro lado, todos alguna vez nos hemos preguntado si en este sentido el soñar podría aprovecharse al respecto, literalmente aprendiendo mientras dormimos y soñamos. El aprendizaje es la parte de la conducta humana, que permite adquirir o modificar las destrezas y los conocimientos que posea una persona por medio del estudio o la experiencia. Sé que algún psicólogo quería ampliar esta definición, por demás es sencilla, pero tengo que decir que cuando me enfrento a las definiciones realizadas por ellos son algo redundantes en el sentido de que muchas veces se refieren a las destrezas y los conocimientos con otros nombres y al estudio o experiencia con destrezas que se necesitan para para realizar el estudio o usar la experiencia para aprender. Entonces opto por la definiciones más simples y claras.

Ahora bien en el sentido estricto todos estamos de acuerdo: el aprendizaje ocurre porque algo se modifica dentro de nuestros cerebros. En nuestros cerebros ocurre un proceso por el cual una neurona o más se pone en comunicación con otra creando terminales nerviosas. Esto es lo que se llama una sinapsis: la comunicación entre las neuronas. La manera en que el cerebro hace estas conexiones o las abandona es el cómo una persona aprende. Las teorías sobre el aprendizaje, muchas de las cuales deben revisarse, tratan de explicar como las personas aprenden usando conceptos que en lo personal encuentro un poco “vagos” pues en realidad lo que ha ocurrido es que uno o varios investigadores, realizando un estudio muy serio, han encontrado o desarrollado un mecanismo que explica el aprendizaje, usando un poco de lógica en todo ello, como consecuencia puede que esta teoría choque con los estudios realizados por otros investigadores y aquí nace un poco la confusión que hoy día.

Bueno, relacionando el aprendizaje con el sueño, fue que en décadas anteriores se popularizaron grabaciones para escuchar durante las horas en que dormimos, supuestamente con la finalidad de aprender de alguna manera estos contenidos; por así decirlo, el sueño del estudiante. Incluso hoy en día se pueden encontrar en el mercado variaciones del mismo mito, y la verdad es que el asunto en su momento se estudió científicamente, sin que se encontraran pruebas de ninguna especie que pudieran sugerir la posibilidad. O sea en este sentido el asunto es completamente un mito, pero esto no significa que el sueño no cumpla un rol importante en el aprendizaje, como por ejemplo en la consolidación de la memoria, cosa que ha sido estudiada. Asimismo se han estudiado otras posibilidades interesantes, como veremos.

Pues bien en ninguna de las teorías que he revisado habla sobre el aprendizaje durante el sueño pero muchos estudios si lo han abarcado, supongo que para la teoría educativa el estudio durante el sueño resulta algo difícil de abordar y que es por ello que no se ha tomado en cuenta. Existe la técnica de la Resonancia Magnética Nuclear Funcional, que no es otra cosa que una resonancia magnética en la que se ha introducido dentro del cuerpo un material de contraste, que generalmente es gadolinio, de manera que este se concentra donde el cerebro aumenta su actividad. Esto sirve como indicador de áreas del cerebro están más activas.

Hasta ahora estudios un poco empíricos parecen demostrar que una persona aprende cuando duerme, como el caso del realizado con un grupo músicos a los que se les permite dormir después de haber ensayado una pieza musical nueva y durante el sueño la pueden escuchar ejecutada por otras personas. Al despertarse los músicos que escucharon la pieza durante el sueño cometieron menos errores que los que no la escucharon (el grupo de control) y al invertir el procedimiento con los músicos de control, estos mejoraron notablemente a aprender una pieza nueva. Esto parecía indicar que si bien una persona no podía aprender algo nuevo por lo menos podía mejorar sus conocimientos actuales.

Aquí viene lo interesante: se realizó una resonancia magnética funcional en ratones durmiendo y lo increíble es que las áreas del aprendizaje se activaban como estuvieran recordando cosas, incluso quedó desmentido lo que los médicos daban como cierto: durante la anestesia no se recuerdan cosas, pues también se aplicó el estudio ratones anestesiados y sus áreas del recuerdo y aprendizaje se activaron igualmente. Otra cosa muy reveladora del estudio es que en general se supone que el aprendizaje intelectual se realiza principalmente en el lóbulo izquierdo del cerebro y las resonancias demostraron que las secciones de los lóbulos izquierdo y derecho dedicadas al aprendizaje se activaban de igual manera, muchas teorías del aprendizaje toman como cierto que el aprendizaje es diferente en el lóbulo izquierdo y en el derecho, por ello mencioné que tal sea buena idea revisarlas.

Ahora bien tratándose de estudios realizados en ratones más de una persona dirá puede ser diferente pero tengo que recordar a esas mismas personas que los estudios sobre el comportamiento y el aprendizaje sobre los que se apoyan las teorías modernas precisamente se realizaron primeramente con ratones encontrando más similitudes y pocas diferencias. De confirmarse que las personas aprendemos o reforzamos los aprendizajes durante el sueño se podrían diseñar nuevas técnicas y teorías.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!