Seguros: ¿Qué es un Seguro? Definición y Tipos de Seguros, Seguro de Popular, Seguro de Coche, Seguro de Vida

Concepto de Seguro

SeguroEtimológicamente seguro de la palabra latina secūrus. Algo seguro es aquello que carece de riesgos, como por ejemplo cuando decimos “la instalación eléctrica es segura, pues se ha efectuado con controles de calidad y personal capacitado” o “este lugar es seguro, pues cuenta con cerraduras, rejas, y alarma para evitar el ingreso de delincuentes”. En este sentido lo seguro ofrece confiabilidad y tranquilidad.

También se habla de seguro como aquello que indefectiblemente va a ocurrir, como la muerte, la lluvia luego de intenso calor, o el paso del tiempo.

En el plano jurídico el contrato de seguro es un contrato aleatorio y oneroso, que celebran por una parte una aseguradora, que se hace cargo de algún riesgo que pueda sufrir el asegurado, como por ejemplo un accidente, la muerte, un robo en sus pertenencias o en general o en algunos en particular como el seguro automotor, o el incendio de su vivienda, entre otros casos.

Por el otro lado, tenemos al asegurado que es quien contrata la póliza, quien debe pagar una prima o dinero a la aseguradora aún cuando el evento o contingencia no ocurra. Si sucede, tendrá derecho a reclamar a la empresa aseguradora la suma asegurada, siempre que no haya habido dolo, culpa o negligencia por parte del asegurado. Por ejemplo, si alguien contratara una póliza (así se llama el contrato donde se fijan unilateralmente, por parte de la empresa, las condiciones del contrato, por lo cual es un contrato de adhesión) para el supuesto de ocasionar un accidente automotor, no podría demandar la cobertura del seguro, si el accidente se produjo al cruzar el asegurado un semáforo en rojo.

El contrato de seguro implica una erogación o pérdida para el asegurado, mientras el suceso no ocurra, pero le brinda la tranquilidad de que si sucediera, estará económicamente respaldado, no teniendo que afrontar la pérdida que será a cargo de la aseguradora.

Los asegurados pueden ser personas físicas o personas jurídicas, como por ejemplo una empresa que contrato un seguro por accidentes que pudieran sufrir sus empleados con motivo o en ocasión del trabajo.

Definición de Seguro

SeguroEl término seguro proviene del latín secūrus y tiene diversos usos y significados en el idioma español. Se trata de aquello que es cierto e indubitable, o que aparece exento de riesgo y peligro. La palabra seguro se utiliza como sinónimo de seguridad o certeza.

En este sentido hay que exponer que existen muchos dispositivos en nuestra sociedad actual que cuentan con lo que se llama seguro. Se trata de un mecanismo gracias al cual se evita que aquellos funcionen sin voluntad de la persona que los utiliza. Este sería el caso, por ejemplo, de las armas pues tienen un seguro que evita que las mismas se puedan disparar de manera accidental ocasionando daños y heridos en personas, instalaciones u objetos.

Se conoce con el nombre de seguro a todo aquel contrato que se establece entre dos partes y que tiene como objetivo justamente asegurar determinado bien o elemento, hasta la vida de la misma persona. El seguro establece que la parte que cumple el rol deaseguradora deberá cumplir otorgando un determinado tipo de servicio de seguro mientras que la parte que sea asegurada deberá pagar por el mismo cierto monto de dinero o paga que será establecido entre ambas partes de acuerdo a sus intereses y posibilidades.

En la actualidad, las compañías aseguradoras se caracterizan por ofrecer una importante variedad de opciones que tienen como objetivo cubrir diversas necesidades de aquellos que las contraten. En este sentido, si bien los seguros más comunes son los que se aplican sobre propiedades muebles o sobre bienes materiales (tales como seguros sobre la vivienda -en contra de robos, incendios o destrucción-, seguros de auto, seguros sobre bienes tales como joyas u obras de arte, seguros sobre otros tipos de vehiculos, etc.), también se pueden encontrar seguros alternativos como los seguros de vida (por los cuales se les paga a los herederos de una persona una determinada cantidad de plata cuando esta muere) o los seguros sobre determinadas partes del cuerpo si estas son especialmente importantes para ciertos trabajos.

El contrato de todo seguro implica cierto riesgo para el asegurado porque este debe pagar mensualmente una determinada cantidad de plata y esto puede durar mucho tiempo sin realmente necesitar que se cubra ningún tipo de gasto. Los seguros se vuelven así en algo necesario y útil pero son realmente un importante gasto que no da frutos ni se recupera directamente.

Lógicamente, las compañías de seguros ofrecen un sinfín de formas de pagos, posibilidades de financiamiento, cuotas extendidas, etc. Todas estas opciones tienen como finalidad permitir que el mayor número de individuos accedan y contraten el servicio de seguros que las compañías ofrecen. En algunos casos, hay ciertas limitaciones monetarias, de edad o de situación económica dependiendo del tipo de seguro y de quién lo quiera contratar.

Además de todo lo expuesto, y para terminar, tenemos que dejar patente que existen muchas expresiones que utilizamos de manera coloquial y que recurren al uso del término seguro que ahora nos ocupa. Así, en concreto, está la locución adverbial “sobre seguro”, que se emplea para referirse a que alguien se va a aventurar a hacer algo sabiendo que no hay ningún riesgo en ello.

¿Qué es un Seguro?

Un seguro es un ‘contrato’ (póliza) por el cual Ud. paga a una compañía de seguros una cantidad de dinero o ‘prima’ a cambio de recibir una compensación o indemnización en caso de que se ocurra cualquiera de los eventos o ‘riesgos’ concertados.

Estos son algunos de los términos habituales utilizados en la contratación de un seguro. Es conveniente estar familiarizado con ellos antes de contratarlo.

  • Tomador: La persona que suscribe el seguro y paga las primas. No tiene por qué ser el beneficiario del seguro.

  • Asegurado: Es el objeto del contrato, ya sea el bien asegurado su propia persona (seguros de vida, pensiones... etc.) o sus bienes (seguros del hogar, de incendios... etc.)

  • Asegurador: Asume el riesgo pactado e indemniza cuando se produce el hecho o ‘riesgo’ asegurado.

  • Beneficiario: Persona designada en la póliza como receptor de las prestaciones o indemnizaciones a cargo del seguro.

  • Capital final: Cantidad de dinero que recibe el asegurado cuando finaliza el contrato.

  • Mediador: Profesional que asesora al tomador sobre qué seguro es más conveniente, puede actuar como "agente" (es el mediador vinculado a una compañía de seguros) y "corredor" (mediador sin vinculación a compañía alguna)

  • Póliza: documento o contrato suscrito entre el asegurador y el tomador del seguro, en el que se recogen las condiciones por las que se va a regir el mismo. En ella figurarán los datos del representante de la compañía de seguros y del tomador.

  • Prima: Es el precio del seguro.

  • Recibo: Es el documento que acredita el pago de la prima de la póliza. En el caso de los seguros de automóviles es obligatorio llevar el recibo junto al resto de la documentación del vehículo para acreditar a las autoridades que se ha contratado el seguro obligatorio o de responsabilidad a terceros.

  • Siniestro: Es el suceso previsto en la póliza que da lugar al nacimiento de la obligación de indemnizar o reparar por parte de la compañía de seguros, esto es, da lugar a la indemnización.

  • Franquicia: Es la cantidad, pactada en la póliza, que se deduce de la indemnización que debe pagar el asegurador en caso de siniestro. Mediante la franquicia el asegurado también asume parte del coste del siniestro, lo que permite una reducción de la prima del seguro.

Así, por ejemplo, Ud. (tomador) puede suscribir un seguro (póliza) con la compañía aseguradora ‘x’ (asegurador) por el que en el caso de que su mujer falleciese (asegurado), su hijo (beneficiario) percibirá cierta cantidad de dinero.

Las compañías aseguradoras ofrecen seguros tan variados como los riesgos que cubren, pero todos ellos se pueden agrupar en dos grandes categorías:

  • los seguros personales (cubren riesgos que afectan a la integridad físicas de los asegurados, como la vida, la jubilación, la incapacidad...) y

  • los seguros patrimoniales (cubren riesgos relacionados con los bienes del asegurado, robo, inundaciones, incendios...)

Seguro
¿Qué es el Seguro Popular?

El Seguro Popular es parte del Sistema de Protección Social en Salud y es un mecanismo por el que el Estado garantiza el acceso oportuno y sin discriminación de servicios médicos a las personas de bajos recursos, que no cuentan con empleo o trabajan por su cuenta, no están asegurados en alguna institución de seguridad social y no buscan atención por los costos de los tratamientos médicos. La cobertura de servicios de salud se da a través de un aseguramiento público y voluntario. Los Regímenes Estatales de Protección Social en Salud (REPSS) son los responsables de promover y gestionar los servicios de protección en salud, administrar los recursos, supervisar a los prestadores de servicios y el pago de los mismos, así como afiliar a los beneficiarios al Seguro Popular, al Seguro Médico para una Nueva Generación y a la Estrategia Embarazo Saludable.La Comisión Nacional de Protección Social en Salud es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud con autonomía técnica, administrativa y operativa que se encarga de la provisión de los servicios de salud a la población beneficiaria del Sistema de Protección Social en Salud. Trabaja de manera coordinada con los Regímenes Estatales de Protección Social en Salud (REPSS) y los proveedores de servicios de salud públicos o privados en las entidades federativas.

MISIÓN DE LA DIRECCIÓN DEL RÉGIMEN ESTATAL DE PROTECCIÓN SOCIAL EN SALUD

Garantizar la protección social en salud de la población del estado para evitar el empobrecimiento de las familias por los desembolsos económicos, a través de dar servicios de salud con calidad y calidez, realizando acciones encaminadas a integrar y mantener dentro del Seguro Popular a la población susceptible.

VISIÓN DE LA DIRECCIÓN DEL RÉGIMEN ESTATAL DE PROTECCIÓN SOCIAL EN SALUD

Ser una institución orientada al servicio a las personas sin seguridad social del estado, reconocida a nivel local, nacional e internacional, que sea tomada como modelo por la eficiencia y eficacia de sus procesos, que permitan mantener a la población susceptible afiliada, garantizando su salud sin que estas personas se vean afectados en su economía, y así favorecer el crecimiento y desarrollo de sus capacidades.

VALORES

  • Responsabilidad

  • Honestidad

  • Lealtad

  • Respeto

  • Trabajo en Equipo

  • Calidad

Definición de Seguro de Vida

Vamos a proceder en primer lugar a establecer el origen etimológico de las dos palabras centrales que dan forma al término que nos ocupa para poder comprender mejor su significado. Así, el vocablo seguro procede de la palabra latina secūrus que puede traducirse como “tranquilo”. Mientras, vida emana también del griego, más exactamente del sustantivo bios que es sinónimo de “vida”.

El seguro de vida busca garantizar la protección de las personas que el asegurado tiene a su cargo. En caso del fallecimiento de éste, sus beneficiarios o herederos acceden a una indemnización.

Esta indemnización se denomina capital asegurado y puede ser pagada en una única vez o a modo de renta financiera. Por lo general, los beneficiarios son los familiares del asegurado, aunque también pueden ser sus socios o acreedores.

Los motivos que llevan a muchas personas a optar por contratar un seguro de vida son circunstancias tales como que de ellas depende económicamente su familia o que su pensión es muy baja y, en el caso de que fallecieran, sus hijos y cónyuges no podrían subsistir con aquella. Razones estas que también son tenidas en cuenta para todo lo contrario, para no contratar este citado seguro. Así, se establece que las personas solteras o que no tienen ningún tipo de cargo familiar no necesitan del mismo.

Los seguros de vida pueden clasificarse de acuerdo a su duración (temporarios o de vida entera), su tipo de prima (a prima nivelada, donde el pago es constante, y a prima de riesgo, donde aumenta de acuerdo a la edad del asegurado) o la cantidad de asegurados que cubre la póliza (seguros individuales, colectivos o de varias cabezas).

Las aseguradoras afirman que, gracias a la combinación de la previsión y la solidaridad del sistema, el asegurado obtiene una cobertura inmediata por importantes montos, aún cuando los aportes individuales son reducidos.

La edad de su pareja y de sus hijos así como del resto de personas que dependan del asegurado, si hay alguno de sus miembros con alguna discapacidad, el número de personas que se sustentan con el sueldo de aquel o la cantidad económica necesaria para que aquellas puedan salir adelante son algunos de los parámetros que se tienen que tener en cuenta a la hora de elegir un seguro de vida u otro.

De la misma forma, también es importante que el individuo que tenga claro que quiere contratar un seguro de vida tenga muy presente otros factores de gran importancia como sería, por ejemplo, la fiabilidad de la empresa aseguradora.

En algunos países, como Estados Unidos, el seguro de vida no es sólo una fuente de sustitución de ingresos, sino que también permite pagar el saldo de la hipoteca u otras deudas al momento del fallecimiento del asegurado; pagar los impuestos de sucesión; pagar los gastos funerales; proveer fondos para la educación de los descendientes; y hasta realizar donaciones de caridad.

Por otra parte, hay pólizas que permiten incluso beneficiar al asegurado en vida, por ejemplo complementando la jubilación (cuando alguien que paga su seguro de vida durante muchos años y llega a la vejez sin tener que preocuparse por el bienestar económico de su familia).

¿Qué es un Seguro de Vida?

El seguro de vida es el tipo de seguro que le garantiza a una persona en caso de su propio fallecimiento un resarcimiento económico a sus familiares directos o en su defecto a aquellas personas que él mismo elija como beneficiarios del mismo. A la mencionada indemnización se la denomina en la jerga como capital asegurado, en tanto, la modalidad de pago para acceder a la misma puede ser a partir de una renta financiera o abonarse por única vez.

Entonces, la especial misión que reviste el seguro de vida para quien lo toma es que las personas que están a cargo del asegurado, o bien aquellas que el elija, llegado el momento de suscitarse una desgracia como es el caso de su muerte intempestiva, de inmediato, serán protegidas con una suma de dinero en concepto de indemnización.

La relación entre aseguradora y contratante quedará establecida a través de un documento que se conoce como póliza y en él se especificarán los alcances del acuerdo, como ser el momento de la indemnización, la forma de cobro, quiénes lo cobrarán, entre otras cuestiones.

Así como la aseguradora se compromete a través de la póliza a abonar el resarcimiento convenido, el tomador deberá abonar como contrapartida una cuota que le garantizará la cobertura. Si el pago no se encuentra regularizado al momento de sucederse la muerte del individuo, la asegurada podrá no abonar la compensación convenida.

Existen diversos tipos de seguros de vida dependiendo de: su duración y estos podrán ser: temporarios o de vida entera; por el tipo de prima, nos encontramos con prima nivelada en los que el pago resulta constante o sino prima de riesgo, en los cuales el monto aumenta en relación a la edad que presente el asegurado; y en función de la cantidad de asegurados que cubre la póliza están los seguros individuales, los seguros colectivos o los de varias cabezas.

Cabe destacar que en cualquiera de sus modalidades, el tomador podrá modificar a los beneficiarios aún luego de la formalización de la póliza.

Definición de Póliza de Seguro

El concepto de seguro tiene varios usos y significados. Uno de ellos está vinculado al contrato que obliga, mediante el cobro de una prima, a indemnizar el daño producido a otra persona. Existen diversos tipos de seguros que suponen un respaldo financiero para el asegurado ante eventualidades.

SeguroPóliza, del italiano polizza (que, a su vez, deriva de un término griego que significa “demostración” o “prueba”), es un documento justificativo o comprobatorio. La póliza de seguro, por lo tanto, es el documento que certifica el mencionado respaldo al que accede el asegurado cuando paga una prima para ello.

La póliza de seguro, que también puede ser mencionada como contrato de seguro, fija los términos por los cuales el asegurado se obliga a resarcir un daño o a pagar una suma al verificarse una eventualidad prevista en el contrato. El contratante del seguro, por su parte, se obliga a pagar una prima a cambio de la cobertura.

La lógica indica que la prima le permitirá al asegurado evitar perjuicios económicos mayores en caso de que el siniestro tenga lugar.

La póliza de seguro está formada por varios elementos, como el interés asegurable, el riesgo asegurable, la prima y la obligación del asegurador a indemnizar.

El interés asegurable estable una relación lícita entre un bien y un valor económico. Se pueden asegurar cosas materiales (como una casa o un coche) y cosas inmateriales (como un perjuicio económico o el cese de una actividad productiva), siempre que puedan ser tasables en dinero, que existan antes de la póliza y que sean objeto de una estipulación lícita.

El riesgo asegurable es un evento futuro, posible e incierto que puede generar un daño patrimonial al asegurado, mientras que la prima es el costo de la póliza. La obligación del asegurador a indemnizar, por último, depende de la concreción del riesgo asegurado.

Tipos de Seguros

Seguro

El seguro supone la transferencia de riesgos que trata de eliminar las consecuencias económicas negativas de los siniestros de forma que el importe de los daños o pérdidas que sufre una parte se distribuyen entre una comunidad de personas que la soporta de forma conjunta, con un efecto mucho menor que si el daño se presentara de forma individual. Desde un punto de vista matemático, el seguro transforma los riesgos a los que están sometidos las personas en probabilidades soportables a través de una organización. El seguro se configura como una pieza básica de la actual estructura social. La institución del seguro tiene dos grandes manifestaciones en la sociedad:

  • Seguridad Social, que es un sistema obligatorio de cobertura, administrado por el Estado, dirigido a proporcionar protección y bienestar a los ciudadanos, que suele garantizar una prestación económica en caso de jubilación, incapacidad laboral, fallecimiento, desempleo etc.

  • Seguros privados que cubren y protegen a las personas o entidades que contrata, pudiendo ser de suscripción obligatoria o voluntaria. Ejemplos de seguros privados son los seguros de robo o incendio de un inmueble o los seguros de automóviles o de accidentes de personas.

Seguro Multirriesgo del Hogar

Seguro multirriesgo del hogar es el seguro por el que el propietario o poseedor de una vivienda (o en otras variedades, de locales comerciales) trata de cubrirse de los riesgos de que ésta sufra daños de diversa índole: derivados de cortocircuitos eléctricos, de rotura de cañerías, de averías diversas, accidentes domésticos, causados por temporales, robos, etc. También por la responsabilidad civil originada por daños o lesiones que se puedan causar a otras personas o sus bienes desde la vivienda, como puede ser la caída de objetos desde las ventanas o balcones, inundaciones en pisos inferiores, etc. Suele incluir un servicio de reparación de averías.

Con frecuencia las compañías aseguradoras de este ramo ofrecen paquetes que incluyen otras coberturas relacionadas más o menos directamente con el hogar o la vida familiar, como seguro de responsabilidad civil, seguro de asistencia en viaje, seguro de asistencia jurídica, etc.

En las viviendas en régimen de propiedad horizontal suele coexistir el seguro multirriesgo de cada vivienda con otro seguro de la comunidad, que cubre parecidos riesgos pero en cuanto a los elementos comunes del edificio.

En España los seguros de hogar no son obligatorios, al contrario de lo que ocurre con los seguros de automóvil.

Seguro de Cosecha

El seguro de cosecha es un instrumento disponible para que los agricultores puedan prevenir y afrontar los riesgos de la producción y el mercado. Las cosechas pueden perderse o reducirse debido a desastres tales como sequías, inundaciones, heladas, granizo, incendios o vendavales, las plagas y además las pérdidas económicas o las reducciones de utilidades son comunes debido a las declinaciones cíclicas o eventuales de los precios de los productos agrícolas. A cambio del pago de una prima o cuota periódica el agricultor puede esperar que el seguro cubra total o parcialmente sus pérdidas. En algunos países el estado subsidia las primas en determinados casos y con ciertas condiciones. Por otra parte el otorgamiento de créditos de producción es condicionado por las entidades bancarias, al pago de un seguro de cosecha.

las compañías aseguradoras ofrecen diferentes seguros de protección de cosecha con diversos niveles de cobertura. Algunos seguros cubren el conjunto de los desastres naturales o solamente determinados eventos, como las heladas. Los Seguros de Beneficio de Cosecha protegen tanto contra las pérdidas por rendimiento como por precio. Los Seguro de Cosecha Multiriesgo combinan la protección contra la baja del rendimiento y precios, con la cobertura frente a la mayoría de los desastres naturales. Algunos seguros son colectivos y protegen de un riesgo común a un conjunto de agricultores de una comarca o programa.

Las aseguradoras, de acuerdo con el tipo de seguro de rendimiento, asumen un promedio de productividad, rendimiento o utilidades, según el cultivo, la región, la estación, la historia de la producción del agricultor y la finca respectiva.

Seguridad Social

La seguridad social, a veces también llamado seguro social o previsión social, se refiere principalmente a un campo de bienestar social relacionado con la protección social o cobertura de las necesidades socialmente reconocidas, como salud, vejez y/o discapacidades.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), en un documento publicado en 1991 denominado "Administración de la seguridad social" definió la seguridad social como:

"La protección que la sociedad proporciona a sus miembros, mediante una serie de medidas públicas, contra las privaciones económicas y sociales que, de no ser así, ocasionarían la desaparición o una fuerte reducción de los ingresos por causa de enfermedad, maternidad, accidente de trabajo, o enfermedad laboral, desempleo, invalidez, vejez y muerte; y también la protección en forma de asistencia médica y de ayuda a las familias con hijos."

Contrato de Seguro

El contrato de seguro es el acuerdo por el cual una de las partes, el asegurador, se obliga a resarcir de un daño o a pagar una suma de dinero a la otra parte, tomador, al verificarse la eventualidad prevista en el contrato, a cambio del pago de un precio, denominado prima, por el tomador. El contrato de seguro puede tener por objeto toda clase de riesgos si existe interés asegurable, salvo prohibición expresa de la ley.

El contratante o tomador del seguro, que puede coincidir o no con el asegurado, por su parte, se obliga a efectuar el pago de esa prima, a cambio de la cobertura otorgada por el asegurador, la cual le evita afrontar un perjuicio económico mayor, en caso de que el siniestro se produzca.

El contrato de seguro es consensual; los derechos y obligaciones recíprocos de asegurador y tomador, empiezan desde que se ha celebrado la convención, aún antes de emitirse la «póliza» o documento que refleja datos y condiciones del contrato de seguro.

Seguro de Personas

Es el seguro que cubre las riesgos que afectan a las personas. El contrato de seguro sobre las personas comprende todos los riesgos que puedan afectar a la existencia, integridad corporal o salud de un asegurado.

Seguro de Vuelo

Un seguro de vuelo es un seguro de accidentes que cubre las repercusiones económicas que pueden surgir a consecuencia de un accidente aéreo.

Seguro Contra Daños

El seguro contra daño lo podemos definir como aquel contrato de seguro que pretende el resarcimiento de un daño patrimonial sufrido por el asegurado. Daño que puede producirse por una destrucción o deterioro de un bien concreto (seguro de daños en las cosas), por frustración de unas fundadas expectativas legítimamente esperadas (seguro de lucro cesante) y por una disminución del patrimonio (seguro de patrimonio).

El principio general de estos seguros de daños consiste en que el seguro no puede situar al asegurado en mejor posición de la que tiene en el momento inmediatamente anterior al acaecimiento del siniestro. El principio indemnizatorio viene definido por su conexión con el principio de enriquecimiento injusto (art. 26 Ley 50/1980 de Contrato de Seguro). La ratio del principio indemnizatorio se encuentra en la propia función social del seguro de daños dirigido a la conservación de la riqueza.

Los elementos personales y reales del contrato de seguro de daños no presentan ninguna especificidad, de igual forma que respecto a la póliza, aunque si bien respecto de ésta señalar la posibilidad de pólizas estimadas en el contrato de seguro de daños que suponen una excepción al principio general de fijación del interés en el momento del siniestro, ya que las partes fijan de común acuerdo un valor del interés, que normalmente es objeto de seguro pleno. El asegurado solo podrá impugnar el valor estimado cuando su aceptación ha sido prestada con violencia, intimidación o dolo, o cuando por error la estimación sea notablemente superior al valor real, correspondiente al acaecimiento del siniestro, fijado pericialmente.

Seguro a Medida

El seguro a medida es aquel seguro que permite al asegurado diseñar y contratar su póliza de manera personalizada, eligiendo y pagando sólo por las coberturas que necesita, frente al seguro paquetizado, que ofrece al asegurado un paquete fijo de coberturas a contratar.

La configuración de un seguro a medida, también llamado seguro a la carta, es muy sencilla. Por ejemplo, en el caso de un seguro de automóvil: a partir de las coberturas básicas obligatorias establecidas por la ley, el asegurado elige aquellas coberturas adicionales que desea, ampliando las garantías según sus necesidades reales. Con estos seguros, el asegurado puede decidir qué tipo de seguro quiere, qué coberturas contratar y, dentro de esas coberturas, qué grado de protección desea. Las ventajas principales de este tipo de seguro son la personalización, ya que el asegurado elige sólo las coberturas que le interesan, y la competitividad de precio, porque el asegurado paga sólo por aquellas coberturas que verdaderamente necesita y no asume el coste de aquellas que no desea.

Seguro de Coche (automóvil)

El seguro del automóvil o seguro de coche es un contrato de seguro que cubre los riesgos creados por la conducción de automóviles en caso de causar un accidente.

Existe una modalidad básica, cuya contratación es obligatoria por los propietarios de todo vehículo, denominada por ello seguro obligatorio del automóvil que cubre la responsabilidad civil del propietario y del conductor del vehículo —en el caso de que no sean la misma persona— por los daños y lesiones que causen a terceros. Incluye también la defensa jurídica hasta ciertos límites. Esta modalidad está regulada de forma detallada por la normativa estatal.

Junto a esta modalidad básica se pueden contratar otros complementos voluntarios: lo que se denomina seguro de responsabilidad civil voluntario, que cubre las posibles indemnizaciones a terceros por encima de las cantidades incluidas en el seguro obligatorio; el seguro de ocupantes, lo mismo que el anterior pero específicamente para los ocupantes del vehículo; el seguro de daños propios o seguro a todo riesgo, por los daños que pueda sufrir el vehículo del propio asegurado; el seguro de lunas, por los daños a las lunas del propio vehículo, es una subespecie del anterior; el seguro de accidentes del conductor, que es un seguro sobre la vida del propio conductor, ya que éste no está cubierto por el seguro obligatorio; el seguro de defensa jurídica en cuanto no esté cubierto por el obligatorio; la asistencia en viaje, etc.

También existe la variante «con franquicia» que se utiliza sobre todo en los seguros de coche a todo riesgo que en vez de cubrir el total del siniestro, solo lo hace a partir de una cantidad que soporta el asegurado.

Seguro a Todo Riesgo

El seguro a todo riesgo es aquel seguro de automóvil que cubre además de los daños a terceros, cuyo seguro es obligatorio por Ley, los daños propios, es decir el coche. Realmente no existe un modelo estándar de seguro a todo riesgo y cada compañía aseguradora tiene sus propios productos comerciales pero, en general, además de los daños producidos al vehículo, es habitual ofrecer otros seguros complementarios como seguro del conductor, responsabilidad civil voluntaria, defensa jurídica y reclamación de daños, asistencia mecánica, asistencia en carretera, robo, incendio, lunas, vehículo de sustitución, cobertura por la pérdida de puntos, etc.

Seguro de Motocicleta

Un seguro de moto es un contrato de seguro destinado a cubrir los riegos creados por la conducción de motocicletas. La Ley prohíbe la circulación de una motocicleta que carezca del seguro de responsabilidad civil obligatorio en España. Dicho seguro responde a la modalidad más básica de contratación, y proporciona la cobertura del propietario y el conductor de la moto –si se da el caso de que no sean la misma persona- por los daños que causen a terceros en un siniestro.

Además de la modalidad básica obligatoria, existen otras ampliaciones del seguro de Responsabilidad Civil que son voluntarias, cubriendo las posibles indemnizaciones a terceros más allá de lo incluido en el seguro obligatorio.

Históricamente, en las motos no ha habido seguro a todo riesgo, con diversas garantías como la cobertura de daños propios al conductor, debido a que las motocicletas se han considerado tradicionalmente como los vehículos más inseguros y propensos a la siniestralidad. El progresivo descenso de accidentes de moto a lo largo de los años han provocado que las compañías de seguros hayan ampliado su oferta de seguros de moto, tanto en cantidad como en variedad.

Existen diversas variedades de seguro de motocicleta, que ofrecen distintas coberturas y garantías, generalmente incluidas en los citados seguros a todo riesgo.

Seguro de Caución

El seguro de caución, o seguro de garantía, es aquel contrato de seguro mediante el cual el asegurador se obliga a indemnizar al asegurado por los perjuicios que sufra en caso de que el tomador del seguro incumpla las obligaciones, legales o contractuales, que mantenga con éste.

Según el artículo 68 de la Ley española de Contrato de Seguro 50/1980 del 8 de octubre de 1980, "por el seguro de caución el asegurador se obliga, en caso de incumplimiento por el tomador del seguro de sus obligaciones legales o contractuales, a indemnizar al asegurado a título de resarcimiento o penalidad los daños patrimoniales sufridos, dentro de los límites establecidos en la Ley o en el contrato. Todo pago hecho por el asegurador deberá serle reembolsado por el tomador del seguro".

Compañía de Seguros (aseguradora)

Una compañía de seguros o aseguradora es la empresa especializada en el Seguro, cuya actividad económica consiste en producir el servicio de seguridad, cubriendo determinados riesgos económicos (riesgos asegurables) a las unidades económicas de producción y consumo.

Su actividad es una operación para acumular riqueza, a través de las aportaciones de muchos sujetos expuestos a eventos económicos desfavorables, para destinar lo así acumulado, a los pocos a quienes se presenta la necesidad. Sigue el principio de mutualidad, buscando la solidaridad entre un grupo sometido a riesgos.

Esta mutualidad se organiza empresarialmente, creando un patrimonio que haga frente a los riesgos. El efecto desfavorable de estos riesgos, considerados en su conjunto, queda aminorado sustancialmente, porque, para el asegurador, los riesgos individuales se compensan: sólo unos pocos asegurados los sufren, frente a los muchos que contribuyen al pago de la cobertura. Ello permite una gestión estadística del riesgo, desde el punto de vista económico, aunque se conserve individualmente desde el punto de vista jurídico.

Corredor de Seguros

Un corredor de seguros es una persona que actúa como intermediario de varias compañías aseguradoras, sin estar viculado en exclusiva a ninguna de ellas, comercializando contratos de seguro a sus clientes. En el mundo anglosajón se lo conoce como broker.

El título necesario para ejercer como tal puede obtenerse en España superando los exámenes que convoca anualmente la Dirección General de Seguros.

Cada Estado establece diferentes reglas para poder poner en marcha una correduría. En España son: solicitar código en la DGS o en la Administración de las Comunidades con competencias; suscribir un seguro de responsabilidad civil profesional de mediadores de seguros y reaseguros para cubrir posibles daños ocasionados a los clientes a causa de una mala gestión o asesoramiento; demostrar capacidad económica para ejercer sus funciones; presentar un plan de negocio y de formación del personal que sea aprobado por la Dirección General de Seguros, y, finalmente, o darse de alta en la Seguridad Social como trabajador por cuenta propia o constituir una Sociedad de Correduría (sociedad que tiene como fin principal la comercialización de seguros).

A diferencia del agente exclusivo, vinculado contractualmente a una única compañía de seguros y que trabaja para ella, el corredor puede comercializar los productos de cualquier empresa de seguros, trabajando para el tomador y representándolo ante la aseguradora. Puede actuar en nombre de sus clientes cancelando pólizas (con autorización expresa del tomador) o trasladándolas a otras aseguradoras y gestiona directamente los siniestros de sus clientes, también con la autorización del tomador o asegurado.

Tomador del Seguro

El tomador del seguro, también llamado contratante, es la persona que estipula el contrato de seguro y firma la póliza, asumiendo las obligaciones que ésta le impone, fundamentalmente pagar la prima.

Si pagó la prima, le corresponde la designación del beneficiario y el rescate de la póliza. En los seguros de vida puede coincidir con el asegurado o no: por ejemplo, en un seguro de vida particular, el tomador y el asegurado son, normalmente, la misma persona. En cambio, en un seguro de vida de los que ofrecen las empresas a algunos de sus trabajadores, el tomador es la empresa que firma el contrato, y el asegurado el trabajador.

Seguro sin Culpa

En su sentido más amplio, el seguro sin culpa (o "no-fault insurance" en inglés) es un término usado para describir cualquier tipo de contrato de seguro por el cual se les indemnizan las pérdidas a los asegurados por su propia compañía de seguros , independientemente de la culpa en el siniestro. Sin embargo, el término "no-fault es más comúnmente usado en el contexto de las leyes del seguro del automóvil estatal/provincial de los Estados Unidos, Canadá y Australia, en el cual un asegurado (y sus pasajeros) no sólo se reembolsan por la compañía de la póliza de seguros propia sin prueba de culpa, sino que también está restringido en el derecho a solicitar la recuperación a través del sistema de justicia civil por las pérdidas causadas por otras partes.

Seguro Obligatorio de Accidentes Personales

El seguro obligatorio de accidentes personales (SOAP) es un seguro necesario para la circulación de los vehículos motorizados y para la obtención del permiso de circulación en Chile, cuya cobertura es idéntica para todas las empresas que lo comercializan ya que está regulada por la ley N° 18.490 del año 1986.

Código Seguro de Verificación

El Código Seguro de Verificación (CSV) es un término informático que designa al código único que identifica a un documento electrónico en la Administración Pública española. Este código alfanumérico suele aparecer en todos los documentos electrónicos emitidos por medios telemáticos. El término fue introducido por la Ley de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos, conocida también como LAECSP o Ley 11/2007. En concreto, el CSV está referenciado en dos artículos de la Ley:

  • Artículo 18.1.b)

    • "Código seguro de verificación vinculado a la Administración Pública, órgano o entidad y, en su caso, a la persona firmante del documento, permitiéndose en todo caso la comprobación de la integridad del documento mediante el acceso a la sede electrónica correspondiente"

  • Artículo 30.5

    • "Las copias realizadas en soporte papel de documentos públicos administrativos emitidos por medios electrónicos y firmados electrónicamente tendrán la consideración de copias auténticas siempre que incluyan la impresión de un código generado electrónicamente u otros sistemas de verificación que permitan contrastar su autenticidad mediante el acceso a los archivos electrónicos de la Administración Pública, órgano o entidad emisora."

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!