¿Qué es Producto? ¿Qué es Producción? Definición, Concepto, Procesos, Costos, Sistemas, Tipos

Definición de Producto y Producción

Del latín productĭo, el término producción hace referencia a la acción de producir, a la cosa producida, al modo de producirse o a la suma de los productos del suelo o de la industria.

Un producto es cualquier cosa que se puede ofrecer a un mercado para satisfacer un deseo o una necesidad.

Producto (marketing). Conjunto de elementos tangibles, intangibles y psicológicos, en una determinada forma, fácil de reconocer, que el cliente desea adquirir para satisfacer sus necesidades. El producto es parte de la mezcla de marketing de la empresa, junto al precio, distribución y promoción, lo que conforman las 4 Ps.

Producción. Por su parte, se relaciona con engendrar, procrear, criar, procurar, originar, ocasionar y fabricar. Cuando se refiere a un terreno, por ejemplo, producir es rendir fruto. Por otra parte, cuando la palabra producir se aplica a una cosa, quiere decir rentar o redituar interés.

En la economía. En la economía la producción es la creación y el procesamiento de bienes y mercancías. El proceso abarca la concepción, el procesamiento y la financiación, entre otras etapas. La producción es uno de los principales procesos económicos y el medio a través del cual el trabajo humano genera riqueza.

El término producto, de acuerdo al contexto en el cual se lo utilice puede referir a diversas cuestiones.

Por ejemplo, a instancias del marketing, un producto será cualquier objeto plausible de ser ofrecido a un mercado que a través de él satisfacerá algún deseo o necesidad.

Pero un producto en este sentido es un poco más que un objeto físico, ya que el mismo reúne un conjunto de satisfacciones y beneficios que los consumidores percibirán inmediatamente cuando lo compran, ya que se suman atributos físicos, psicológicos, simbólicos y de servicio.

En un producto se podrán detectar fácilmente tres aspectos que lo definirán como tal, los esenciales, que son aquellos determinados por el uso, por la reducción de problemas que supone adquirirlos y por los beneficios psicológicos, como ser la mejora de la imagen, que pueden ofrecerle al consumidor.

Luego nos encontramos con aquellos beneficios tangibles que nos ofrecerá el producto, como ser la marca, la protección del embalaje y del envase y la información adicional que se puede encontrar en la etiqueta y por supuesto los atributos físicos que tiene el mismo.

Y finalmente los beneficios de servicio o de producto extendido, como ser la garantía, el mantenimiento, la instalación, la entrega y las condiciones de pago favorables a las disponibilidades del consumidor. Y entre los tipos de productos nos podremos encontrar con productos industriales, de compra, de consumo, ilegales, de conveniencia, de impulso, perecederos, entre otros.

En tanto, cuando en lógica se habla de producto, de lo que se está hablando es del resultado de la conjunción de diferentes proposiciones que exigirá que cada una sea verdadera para que el producto lo sea también.

Tipos y Características de los Productos

El producto es el resultado material o inmaterial de un proceso creativo. El creador del producto puede ser la naturaleza, como la tierra de donde surgen los productos agrícolas o el hombre, que fabrica por ejemplo, utensilios. Algunos autores, sobre todo en materia religiosa, distinguen entre crear, que es algo que se realiza de la nada, como la creación del mundo, y producir, donde se utilizan materias primas ya existentes y creadas.

También se denomina producto a lo obtenido de la venta o alquiler de cosas o servicios.

El producto destinado al consumo es un bien (auto, bicicleta, carpetas, libros, pan) o servicio (atención médica, hotelería, turismo) que se ofrece en el mercado, destinado a su adquisición, uso o consumo gratuito o por un precio, para satisfacer necesidades de las personas. Es la oferta que realiza la empresa o persona oferente, por ejemplo un político, destinada a ser captada por la demanda de la clientela.

En el proceso de elaboración o fabricación de un producto tangible, deben establecerse cómo va a ser, o sea, sus características físicas, su envase o packaging, su calidad, su marca, y sus distintas presentaciones, por tamaño o características diferenciales: por ejemplo, jabones para piel grasa o seca, champúes para la caspa o para cabellos dañados o teñidos, etcétera. De todas estas cuestiones sobre el producto a elegir y sus condiciones para ser atractivo para la clientela, se ocupa el marketing.

En matemática, se denomina producto al resultado de la multiplicación.

En química se llama producto a las sustancias resultantes de la combinación de reactivos, como consecuencia de una reacción de tipo química.

En biología se dice que son productos de desecho los que no le sirven al organismo y son eliminados por él. Entre estos productos de desecho encontramos a la orina, al sudor, las heces y el dióxido de carbono.

Concepto de Producto

Producto es la cosa producida. Existe una gran cantidad de productos de distintas características y generalmente se utilizan para satisfacer alguna necesidad. En marketing y sobre todo, durante los últimos años, se ha categorizado como una de las cuatro variables importantes a considerar para lograr una estrategia comercial exitosa.

Tenemos tres sectores básicos de los cuales se obtienen productos: 1) primario, aquellos productos que provienen directamente de la agricultura, silvicultura y minería; 2) secundario, pertenecientes a la manufactura; y 3) terciario, relativos a los servicios.

Uno de los usos básicos más conocidos es el que refiere, en términos matemáticos, al resultado de la multiplicación de dos números o matrices. Encontraremos por ejemplo, que un producto de potencias, para multiplicar potencias de la misma base se deberá dejar la misma base y sumar los exponentes. Y para multiplicar varias potencias del mismo exponente, se multiplicarán las bases y se dejará el mismo exponente.

Para cualquier país, es importante conocer en qué estado se encuentra su “producto nacional”. Este, es el valor producido por una economía nacional (dentro o fuera de sus fronteras) durante un período determinado, generalmente un año.

El producto nacional suele calcularse a partir del producto bruto interno, es decir, del valor global de los resultados obtenido en el propio país, al que se suman los resultados obtenidos en el exterior del pais. De dichos datos puede establecerse si un año ha sido económicamente rentable o ha sufrido una caída productiva.

En la fabricación de los productos, se denomina producto acabado, a aquel que ha pasado por todos los procesos de fabricación y se halla dispuesto para ser vendido a otras empresas, al comercio o al consumidor final. Los productos acabados se contabilizan a un precio de costo en el balance anual, una vez inventariados.

Concepto de Producción

Acción de producir. Refiere al acto o modo de producirse un objeto o cosa. Es el proceso por el cual se producen bienes y servicios. La producción puede realizarse en seríe, la cual suele utilizarse en la industria para la fabricación de artículos del mismo tipo. Sus principales características son la unificación y la intercambiabilidad de las piezas o elementos constitutivos del producto.

Uno de los promotores de este tipo de producción fue H. Ford en la fabricación en cadena de sus autos. Un nuevo sistema de trabajo y formas de producir aparece a partir del siglo XIX llamado fordismo. La organización altamente especializada a través de cadena de montaje junto a la maquinarias especializadas hicieron de éste, un modelo a seguir para diversos países productores en la industria automotriz.

En términos económicos, la producción además de crear y suministrar bienes y servicios, debe otorgarle un valor agregado a la actividad económica para que efectivamente sea rentable. Existe hoy en día, estrategias de producción centradas en utilizar las capacidades de los ejecutivos y el trabajo de las fábricas, de una forma más competitiva. Una gran cantidad de procedimientos y técnicas fueron implementadas para el logro de los objetivos de producción.

Encontramos en términos oceanográficos como producción primaria, a la formación de materia orgánica a partir de sales inorgánica debido a la actividad fotosintética del fitoplancton. Debido a la absorción de la luz por el agua, dicha actividad queda limitada a los 100 metros superficiales. La producción secundaria, es la transformación de una pequeña fracción de la producción fitoplanctónica en biomasa animal por parte de los consumidores primarios.

En el ámbito de cine, también hallaremos que se denomina producción a la organización por parte del productor de contratar los elementos artísticos de una película, de aportar generalmente el capital y de distribuirlo para la efectiva realización cinematográfica.

En tanto, específicamente en economía, la producción será la creación y el procesamiento de bienes y mercancías. Este proceso abarca tanto la concepción, el procesamiento y la financiación de la producción en cuestión y está considerado como uno de los procesos económicos más importantes y principales a través del cual los seres humanos pueden obtener y generar riqueza.

En una sociedad y de acuerdo a las relaciones de producción que las personas establecerán entre sí nos podremos encontrar con diversos modos de producción, en tanto, será a través de estas relaciones de producción, que el trabajo individual se convertirá en una parte integrante del trabajo social.

Entre los modos de producción nos podremos encontrar con los siguientes: esclavista, la fuerza de trabajo es esclava, feudal, un hombre libre en una situación económica inferior a otro recibe de este un feudo solo para su mantenimiento y capitalista, el trabajador a través de un contrato le vende su fuerza de trabajo a un empresario a cambio de un salario.

Sistemas de Producción

Un sistema de producción es aquel sistema que proporciona una estructura que agiliza la descripción, ejecución y el planteamiento de un proceso industrial. Estos sistemas son los responsables de la producción de bienes y servicios en las organizaciones. Los administradores de operaciones toman decisiones que se relacionan con la función de operaciones y los sistemas de transformación que se emplean. De la misma manera los sistemas de producción tienen la capacidad de involucrar las actividades y tareas diarias de adquisición y consumo de recursos. Estos son sistemas que utilizan los gerentes de primera línea dada la relevancia que tienen como factor de decisión empresarial. El análisis de este sistema permite familiarizarse de una forma más eficiente con las condiciones en que se encuentra la empresa en referencia al sistema productivo que se emplea.

Las decisiones relativas al diseño del sistema de producción deben estar orientadas a configurar dicho subsistema, es decir, a establecer el marco de referencia dentro del cual se desarrollan las operaciones de la compañía. Estas decisiones suelen comprometer a la empresa durante un período de tiempo medio o largo y resultan bastante irreversibles, debido a que cambiar este tipo de decisiones resulta muy difícil y supone un elevado coste. Por lo tanto, son decisiones con un claro contenido estratégico, que afectan directamente a la competitividad empresarial.

La articulación adecuada del sistema de producción requiere el conocimiento de la función de costes, lo que permite ajustar la función de producción, expresión analítica del proceso productivo con el que opera la empresa. Ya que tales funciones han sido expuestas con anterioridad, cabe concentrarse en el diseño del sistema, es decir, cuáles son los procesos de producción con los que va a actuar la empresa y qué exigencias técnicas presenta, así, se comentan aspectos tales como localización y distribución física en planta, tiempos y métodos de trabajo, distribución y valoración de puestos de trabajo, capacitación y recompensas, gestión de materiales, calidad, renovación y mantenimiento de equipos, etc.

De esta forma, surgen tres cuestiones fundamentales. En primer lugar, la clasificación de los procesos productivos, posteriormente, el diseño básico del sistema de producción y, finalmente, el diagnóstico de los costes derivados.

Proceso de Producción

Un proceso de producción es un sistema de acciones que se encuentran interrelacionadas de forma dinámica y que se orientan a la transformación de ciertos elementos. De esta manera, los elementos de entrada (conocidos como factores) pasan a ser elementos de salida (productos), tras un proceso en el que se incrementa su valor.

Acciones productivas

Son las actividades que se desarrollan en el marco del proceso. Pueden ser acciones inmediatas (que generan servicios que son consumidos por el producto final, cualquiera sea su estado de transformación) o acciones mediatas (que generan servicios que son consumidos por otras acciones o actividades del proceso).

Clasificación de los procesos productivos

Por su significación

  • Procesos básicos: en estos procesos se desarrolla la producción básica de la empresa. Los artículos producidos en este proceso, son aquellos en la producción de los cuales se especializa la empresa y representan las características productivas de esta.

  • Procesos auxiliares: facilitan la producción básica y comprenden, por ejemplo, la producción de herramientas, dispositivos, mezclas, energías en sus diversas formas (vapor, aire comprimido, etc.), así como servicios tales como la transportación y el almacenamiento. Es la producción necesaria para asegurar el funcionamiento de la producción básica.

  • Procesos de servicios: comprenden, por ejemplo, la transportación y el almacenamiento.

  • Procesos secundarios: en estos, se elaboran los residuos de la producción básica.

Por su forma

  • Técnicos (modifican las propiedades intrínsecas de las cosas).

  • De modo (modificaciones de selección, forma o modo de disposición de las cosas).

  • De lugar (desplazamiento de las cosas en el espacio).

  • De tiempo (conservación en el tiempo).

Por su modo de producción

  • Simple (cuando la producción tiene por resultado una mercancía o servicio de tipo único).

  • Múltiple (cuando los productos son técnicamente interdependientes).

Carácter de los procesos productivos

Atendiendo a su carácter, los procesos productivos, pueden ser:

  • Procesos sintéticos: son aquellos en los que se obtiene un producto a partir de diferentes materias primas y materiales, como por ejemplo, en la producción de neumáticos.

  • Procesos analíticos: son aquellos que se caracterizan porque de una sola materia prima se obtienen varios productos como, por ejemplo, en la destilación primaria del período crudo, de la cual pueden obtenerse varios combustibles diferentes (gases, nafta, queroseno, combustible Diesel, residuos pesados).

Factores que inciden sobre el proceso productivo

  • El diseño de los productos: influye directamente en la tecnología básica a utilizar, influye sobre las instalaciones físicas (equipos, edificios etc.) necesarias e influye sobre el tipo de cooperación que la empresa debe mantener con el exterior, por ejemplo, en cuanto a materias primas y materiales o productos semielaborados o accesorios a recibir.

  • La cantidad de producto: determina fundamentalmente el grado de especialización en la fabricación, lo que influye en la adecuación de las proporciones de trabajo manual, mecanizado y automatizado, en la especialidad de las máquinas y las herramientas en el número requerido de obreros calificados, en las cantidades de materias primas y materiales a adquirir, así como en la talla (tamaño) de las instalaciones.

  • La variedad de los productos: impone algunas restricciones a la especialización, ya que se requiere analizar, en función de las demandas a satisfacer en determinadas cantidades y dentro de ciertos plazos, si las diferentes variedades pueden ser producidas simultáneamente. Lo último obligaría a mantener cierta flexibilidad en el proceso de producción, en detrimento del grado de especialización.

Tipos de producción

De los tres factores anteriores expuestos, el más importante es la cantidad. A partir de ella es que una producción puede catalogarse como unitaria (individual), seriada (en serie) o masiva. De ahí se define estos tipos de producción.

  • Producción unitaria: se caracteriza por una amplia nomenclatura de artículos elaborados por unidades o en pequeños lotes, los cuales como regla no se repiten.

  • Producción seriada: se caracteriza por una nomenclatura limitada de artículos elaborados periódicamente por lotes que se repiten.

  • Producción masiva: se caracteriza por una nomenclatura reducida y un gran volumen de producción de artículos elaborados ininterrumpidamente, durante largo tiempo, en el transcurso del cual, en la mayoría de cada uno de los puestos de trabajo se ejecuta la misma operación tecnológica.

Costos de Producción

Cualquier proceso productivo asume un consumo de factores con el propósito de obtener un producto o servicio. Esta utilización de factores es el fundamento del concepto «coste» cuya definición podría argumentarse de la siguiente forma:

Valoración, en términos monetarios, del consumo o sacrificio de los factores productivos aplicados en una actividad económica para la obtención de un determinado producto (bien o servicio).

Consecuentemente, partiendo de la base del consumo de recursos en una actividad productiva como planteamiento del coste, habría que diferenciarlo del gasto que expresa la adquisición de factores para dicha actividad. En este caso, el coste no es siempre equivalente al precio, siendo este último el resultado de una transacción en el mercado, mientras que el primero es la expresión de un valor calculado (precio, valor de reposición, coste de oportunidad, etc.).

Los costes de producción se pueden ordenar de diferentes formas atendiendo a criterios diversos que explican la actividad económica.

En virtud de su grado de conocimiento, los costes pueden ser explícitos o implícitos, en base a criterios de oportunidad. Según el momento, pueden orientarse hacia un plano histórico (basados en valores existentes en las cuentas anuales de la empresa), corrientes (precios actuales de mercado), de reposición (precios futuros).

Generalmente, la clasificación más común y elemental es la relativa a la naturaleza del gasto que origina el coste asociado a los diferentes factores productivos que los acarrean.

Por tanto, las clasificaciones expuestas resultan ser las más utilizadas en los esquemas de cálculo y control de costes. En un primer momento hay que considerar la tradicional distinción entre fijos y variables con relación al volumen de producción de la empresa, tanto en el ámbito global de la compañía o concreto en lo referente a una unidad de negocio específica.

También el cálculo de los costes de producción puede realizarse a partir de datos claros y concisos o relativos a estimaciones o previsiones. Al margen de este esquema, se suelen utilizar la diferenciación entre directos e indirectos que se ciñe alrededor de la forma de imputación y el modo de reparto, insistiendo en argumentos de agrupación de conceptos de coste que pone su oportuna asignación a determinados centros de actividad o responsabilidad.

De todas formas, el coste de la empresa resulta del sumatorio de un colectivo de criterios asociados a aspectos funcionales o estructurales. La secuencia comienza con la especificación de los costes directos básicos de la actividad productiva, a los que sumar los costes indirectos (amortización, mantenimiento, calidad, etc.). Posteriormente, se agregan los costes de venta y de comercialización, todo ello facilita los costes de explotación comercial, así, añadiendo los costes generales de administración, se llega al coste de la explotación económica.

Por otra parte, para que la empresa pueda hacerse con el control de costes de la producción se requiere diferenciar un conjunto, o serie, de etapas lógicas en el que posteriormente basar el modelo de cálculo, a saber:

  • Clasificación de los costes.

  • Localización de los costes por centros de trabajo.

  • Imputación de los costes a los productos.

Estas etapas han provocado varios modelos de cálculo de costes, de los que merece la pena comentar los dos más aceptados para una apropiada dirección de operaciones. En este sentido, uno de los principales problemas para el cálculo ha resultado ser la distribución e imputación de los costes fijos a los productos; en 1953 en Estados Unidos surgió un modelo nuevo conocido por como direct costing que consiste en valorar el coste del producto solo asociándole sus costes directos (equivalentes a los costes variables medios) o que no necesitan reparto, identificados a través de las actividades que los ponen en liza. El resto de costes son indirectos, generalmente fijos respecto al periodo, asociados a los centros de coste y que no deben repartirse según el volumen de producción de los bienes y servicios, solo serán imputables a agregados de estos o en virtud de su consideración como costes comunes a todos los productos o de estructura de la empresa.

Este planteamiento de cálculo facilita un análisis de márgenes, estudio de contribución al beneficio y a la cobertura de los costes fijos del sistema productivo. El modelo difiere del tradicional conocido como «coste completo», ya que en este, el producto se valora a través de la suma de los costes variables y los costes fijos imputados.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!