Portugal: Mapa, Turismo, Historia, Capital, Bandera, Clima, Fotos

Portugal ocupa la parte oeste de la Península Ibérica. El país sólo tiene fronteras terrestres con España y limita al sur y al este con el Océano Atlántico. Portugal está dividido administrativamente en varias provincias además tiene la soberanía del archipiélago de las Azores (1.220 km. al oeste de Portugal) y de las islas de Madeira y Porto Santo (990 km. al suroeste de Lisboa) en el Océano Atlántico. Los ríos Duero, Tajo y Guadiana entran desde España, recorren el país de este a oeste y desembocan en el Atlántico. El norte es montañoso; el centro alrededor de Lisboa es plano y la costa del sur tiene enormes playas que llegan hasta la región del Algarve en la zona más meridional del país.


Capital (y ciudad más poblada)

Lisboa 

38° 42’ N 9° 11’ O

Idiomas oficiales

Portugués

‎Gentilicio

portugués, -a y luso, -a

Forma de gobierno

Repúblicasemipresidencialista

PresidentePrimer ministro

Aníbal Cavaco SilvaPedro Passos Coelho

Independencia • Fundación • República

del Reino de León5 de octubre de 11435 de octubre de 1910

Superficie

Puesto 111.º

 • Total

92 391 km²

 • % agua

0,5 %

Fronteras

1 215 km

Población total

Puesto 82.º

 • Total

10 562 178 (2011)

 • Densidad

114,3 hab/km²

PIB (PPA)

Puesto 42.º

 • Total (2012)

US$ 252 656 mill.

PIB (nominal)

Puesto 43.º

 • Total (2012)

US$ 223 700 mill.

 • PIB per cápita

US$ 20 841

IDH (2012)

 0,8163 (43.º) – Muy alto

Moneda

Euro (€, EUR)

Huso horario

WET (UTC)

 • en verano

WEST (UTC + 1)

Código ISO

620 / PRT / PT

Dominio Internet

.pt

Prefijo telefónico

+351

Prefijo radiofónico

CQA-CUZ / XXA-XXZ

Siglas país para aviones

CS

Siglas país para automóviles

P

MAPA DE PORTUGAL

TURISMO DE PORTUGAL

Albufeira

En el distrito de Faro, en la región portuguesa del Algarve, se encuentra Albufeira (Portugal), una ciudad que debe su nombre a los árabes, civilización de la que aún conserva vestigios en su patrimonio artístico y cultural. El municipio limita al norte con las vecinas poblaciones de Silves y Loulé y al sur, con el océano Atlántico, que baña sus hermosas playas salpicadas de acantilados y arenales, que hacen las delicias de los visitantes.


Coímbra

A unos 200 kilómetros de Lisboa y a 150 de Oporto, se encuentra Coímbra (Portugal), un lugar clave de la historia portuguesa cuyo desarrollo giró en torno a su célebre universidad, una de las más antiguas de Europa. No en vano, el traslado de la institución académica desde la capital lusa en 1537 transformaría definitivamente su núcleo urbano llenándolo de edificios notables y configurando el paisaje de la ciudad bañada por el río Mondego.

Evora

Situada al sur del río Tajo, a unos 130 kilómetros de Lisboa, se encuentra Évora (Portugal), una localidad portuguesa incluida en la red de ciudades europeas más antiguas. El excelente grado de conservación que presenta su centro histórico, que lo convierten en una de las zonas monumentales más atractivas de Portugal, motivó en 1986 la Unesco lo declarara Patrimonio de la Humanidad, título bien merecido por las joyas que la villa atesora.

Faro

Capital del Algarve desde 1830 y destino indispensable de la meridional región lusa, Faro (Portugal) es una de las zonas vacacionales más relevantes de Portugal, en la que el viajero encontrará hermosas playas bañadas por el Atlántico, una gran oferta hostelera y un rico patrimonio monumental, que hará las delicias de los amantes de la cultura. Además, dispone de un área comercial en el centro de la ciudad para los adeptos a las compras.

Fátima

Corría el año 1917 cuando a tres pastorcitos llamados Lucía, Francisco y Jacinta se les presentó la Virgen para revelarles tres misterios, según cuenta la tradición católica, en un lugar llamado la Cova da Iria, en Fátima (Portugal).


Lagos

En el distrito de Faro, en el corazón del Algarve, se halla Lagos (Portugal), ciudad históricamente vinculada a los descubrimientos portugueses, pero que hoy en día es uno de los destinos más frecuentados del sur del país luso por la variedad de sus playas, la heterogeneidad de su oferta hostelera y la diversidad de su planta hotelera.

Lisboa

Fundada probablemente por los fenicios y construida según el estilo morisco, Lisboa es desde el siglo XIII la capital de Portugal. Centro clave del comercio de joyas y especies en la Época de los Descubrimientos y cabeza de la expansión lusa cuando Vasco de Gama abrió el Camino Marítimo hacia la India, la ciudad tuvo que ser reconstruida tras el terremoto que la sacudió en 1755, pero que no logró borrar los cerca de mil años de influencias culturales que hoy se mezclan con las tendencias más punteras configurando el aspecto de una metrópolis de contrastes donde la historia, la tradición y la innovación se dan la mano en perfecta armonía.


HISTORIA DE PORTUGAL

Hasta la edad media, la historia de Portugal es inseparable de la de España. Lo que hoy es Portugal pasó a ser parte de la provincia romana de Lusitania en el siglo II a.C. En el siglo V el control de la región pasó a los visigodos y, en el siglo VIII fue ocupado por los musulmanes. En el año 997, el territorio entre los ríos Duero y Miño (actual Portugal septentrional) fue reconquistado a los árabes por Bermudo II, rey de León, y en 1064 Fernando I, rey de Castilla y León, llevó la reconquista hasta lo que hoy es Coimbra. Los distritos reconquistados se organizaron como condados feudales sometidos al rey de Castilla y León. El nombre de Portugal derivó del feudo más septentrional, el comitatus Portaculenis, que se extendía alrededor del antiguo puerto romano de Portus Cale, la actual Oporto.

En 1093 Enrique de Borgoña ayudó a Castilla en su labor de reconquista. En gratitud, Alfonso VI de Castilla nombró a Enrique conde de Portugal. A la muerte de Alfonso en 1109, el conde Enrique (y más tarde su viuda, Teresa), se negaron a mantener su dependencia de Castilla y León. Invadió León y comenzaron una serie de guerras peninsulares, pero de pequeña trascendencia. En 1128 su hijo, Alfonso Henriques (el futuro Alfonso I, rey de Portugal), se rebeló contra su madre. Los caballeros portugueses aceptaron a Alfonso como rey en 1143; en 1179, el papa reconoció la independencia de Portugal.

El reino medieval de Portugal.

Alfonso I, ayudado por los templarios y otras órdenes militares, extendió el límite del nuevo reino hacia el sur del río Tajo. Su hijo Sancho I  animó a los cristianos a que repoblaran el área reconquistada donde se establecieron municipios autogobernados. Un destacado papel tuvieron los monjes cistercienses, cuyas repoblaciones promovieron un aumento de la producción agraria. A finales del siglo XII, los almohades, una dinastía musulmana del norte de África, frenaron temporalmente el avance de los cristianos hacia el sur, pero después de su derrota en la batalla de las Navas de Tolosa(1212), la reconquista continuó.

El rey Alfonso III completó la expulsión de los musulmanes del Algarve y trasladó la capital de Coimbra a Lisboa. También puso en marcha el gobierno con ayuda de las Cortes (asamblea representativa que incluía miembros de la nobleza, del clero y de los ciudadanos) e incrementó el poder de la monarquía a expensas de la Iglesia. Su hijo Dionisio el Liberal, fomentó la agricultura, fundó la primera universidad de la nación en Coimbra y fue el responsable del desarrollo de la Armada portuguesa. En 1294 firmó un tratado comercial con Inglaterra, que fue el comienzo de una serie de alianzas entre los dos países. El sucesor de Dionisio, Alfonso IV, se unió con Alfonso XI de Castilla para conseguir la victoria sobre los musulmanes en la batalla del río Salado en 1340. En este periodo fueron frecuentes los matrimonios entre miembros de las casas reales de Castilla y Portugal, abriéndose la posibilidad de que ambos reinos pudieran unirse.

Después de la muerte de Fernando I, el último de los descendientes legítimos de Enrique de Borgoña, su hermano ilegítimo Juan I se aseguró el trono portugués en 1385, tras dos años de guerra civil, y dio lugar al nacimiento de la dinastía de Avís. El reinado de Juan fue uno de los más notables de la historia de Portugal. Consolidó la independencia portuguesa tras derrotar a Castilla en la batalla de Aljubarrota (1385). En 1386 Inglaterra y Portugal se aliaron permanentemente en el Tratado de Windsor. Otro hecho destacado del reinado de Juan fue el inicio de las exploraciones marítimas portuguesas, que comenzaron bajo la dirección de su hijo Enrique el Navegante, príncipe de Portugal, que exploró la costa africana en busca de una ruta hacia las Indias. Comenzó un siglo de exploración y conquista que hizo de Portugal uno de los mayores poderes coloniales del mundo y permitió el desarrollo de la burguesía mercantil. Entre 1418 y 1419 los navegantes portugueses exploraron Madeira y en 1427 descubrieron las Azores. En Marruecos hubo una importante campaña militar que acabó con la ocupación de Ceutaen 1415.

Manuel I y sus sucesores.

Bajo el mandato del rey Manuel I, el poderío portugués alcanzó el máximo esplendor. En los años 1497 y 1499 Vasco da Gama realizó el primer viaje a la India siguiendo la ruta descubierta por Dias e inauguró un lucrativo comercio de especias y otros artículos de lujo entre Europa y Asia meridional. Dirigidos por Alfonso de Albuquerque, los portugueses ocuparon Goa (en la India), en 1510, Malaca (actual Melaka, Malaysia) en 1511, las Molucas (en la actualidad Indonesia) en 1512-1514 y la isla de Ormuz, en el golfo Pérsico, en 1515.

Durante ese mismo periodo, los portugueses abrieron el comercio con China y establecieron relaciones con Etiopía. Como habían hecho otros reyes portugueses, Manuel I soñó con la unidad de Portugal y España bajo su mandato y se casó sucesivamente con dos hijas del rey Fernando II de Aragón y de la reina Isabel I de Castilla (los Reyes Católicos). A imitación de lo sucedido en España, expulsó a los judíos y a los musulmanes de sus dominios en 1497. Su hijo Juan III promovió el asentamiento en Brasil e introdujo (1536) la Inquisición en Portugal para reforzar la obediencia religiosa. A su muerte en 1557, Portugal había empezado a declinar su poder político y comercial. Esta tendencia continuó bajo el rey Sebastián, que murió durante una expedición a Marruecos en 1578 que concluyó con la derrota de Alcazarquivir. Con la muerte de su sucesor, el rey Enrique, en 1580, finalizó la dinastía de Avís.

Juan IV y sus sucesores.

El rey Juan IV (1640-1656) expulsó a los holandeses de Brasil, que se habían instalado allí en 1630 y restableció las relaciones tradicionales con Inglaterra. Aunque bastante debilitado por los conflictos con España en la segunda mitad del siglo XVII, Portugal recobró una parte de su prosperidad en el siglo XVIII, después del descubrimiento de oro y diamantes en Brasil. Entre 1683 y 1750, durante los reinados de Pedro II y de Juan V, los británicos dominaron el comercio portugués; la monarquía se hizo más despótica y las Cortes cayeron en desuso.

En 1807, cuando los ejércitos de Napoleón entraron en España y amenazaron a Portugal, la familia real se retiró a Brasil y estableció en Río de Janeiro la sede del gobierno. Un ejército francés ocupó Portugal, pero fue derrotado en 1808 por tropas inglesas al mando de Arthur Wellesley, después primer duque de Wellington. Por la Convención de Sintra (30 de agosto de 1808), los franceses abandonaban el país, pero lo volvieron a invadir un año después. Wellington frenó de nuevo el avance francés y, en 1811, Portugal se libró de la influencia francesa. La familia real portuguesa decidió de todas formas permanecer en Brasil, que en 1815 se declaró como nuevo reino. En 1816, Juan VI accedió a los dos tronos, gobernando Portugal a través de un Consejo Regente.

La República.

Durante el reinado de Carlos I se desarrollaron movimientos republicanos y radicales que se agudizaron con el nombramiento del absolutista João Franco como primer ministro en 1906. En 1908, Carlos y su hijo mayor fueron asesinados en Lisboa. El segundo hijo de Carlos subió al trono como Manuel II y, aunque restauró el gobierno constitucional, su gobierno corrupto igualó al de su padre. En octubre de 1910 el Ejército y la Armada dirigieron una revolución que depuso a Manuel y que estableció la República. En 1911 entró en vigor una constitución liberal que en uno de sus artículos se proclamaba la separación entre la Iglesia y el Estado. Manuel José de Arriaga fue elegido primer ministro de la República de Portugal.

Durante los siguientes 15 años, Portugal estuvo sacudido por el caos político. El promedio de duración en el cargo de los primeros ministros era de cuatro meses. A principios de 1916, durante la I Guerra Mundial, Portugal, respetando su alianza con Gran Bretaña, se apoderó de los barcos alemanes en el puerto de Lisboa. El 9 de marzo Alemania declaró la guerra a Portugal. Las tropas portuguesas combatieron en Francia y en África. Sin embargo, continuó el desorden interno y la turbulencia política, y en 1919 un levantamiento realista añadió mayor confusión a la situación. En mayo de 1926, un golpe de Estado depuso al ministro decimocuarto desde que se proclamó la República. A los pocos días de estos sucesos, los dirigentes militares eligieron al general António de Fragoso Carmona para encabezar el nuevo gobierno. En 1928 Carmona fue nombrado presidente en unas elecciones en las que él era el único candidato. En el mismo año nombró a António de Oliveira Salazar, un profesor de economía de la Universidad de Coimbra, como ministro de Finanzas. Salazar recibió poderes extraordinarios para dar una base solvente a la economía portuguesa.

GEOGRAFIA DE PORTUGAL

Portugal está situado en el extremo sudoeste de Europa e incluye los archipiélagos de Madeira y Azores en el Océano Atlántico. En el continente europeo, el territorio portugués ocupa una superficie de 88.889 km2 (con 218 Km. de anchura, 561 Km. de largura, 832 Km. de costa atlántica y 1.215 km de frontera terrestre con España).

Situado en el Océano Atlántico, entre el continente europeo y el norteamericano, el archipiélago de las Azores tiene una superficie de 2.355 km2 y está constituido por nueve islas - San Miguel y Santa Maria en el Grupo Oriental, Terceira, Graciosa, San Jorge, Pico y Faial en el Grupo Central, y Flores y Corvo en el Grupo Occidental. Los enlaces con Portugal continental están asegurados por vía aérea en aproximadamente 2 horas de vuelo.

El Archipiélago de Madeira, con una superficie de 741 km2, está situado en el Océano Atlántico a unos 500 Km. de la costa africana y a 1.000 Km. del continente europeo (1h30 de vuelo a Lisboa). Está constituido por las Islas de Madeira y Porto Santo y por las islas deshabitadas de Desertas y Selvagens (que son Áreas de Reserva Natural).

GOBIERNO DE PORTUGAL

El Gobierno es uno de los cuatro órganos de la soberanía de la República Portuguesa. También es el órgano que lleva a cabo la política en general en el país y el órgano superior en la administración pública. Es llamado Constitucional, ya que está definido en la constitución portuguesa.

El Gobierno guía sus acciones a partir de un programa gubernamental que pone en práctica el presupuesto del gobierno que se presenta a la Asamblea de la República cada año; en las leyes que propone, en los decretos que dicte en el Consejo de Ministros portugués y en las decisiones tomadas por sus miembros.

No hay garantías jurídicas de que el gobierno se atendrá a su programa de gobierno; pero si no lo hace, sus acciones serán juzgadas por los ciudadanos en las próximas elecciones.

El gobierno también puede ser cuestionada por los tres órganos de la soberanía: el Presidente , la Asamblea de la República y los tribunales. El Presidente puede vetar los decretos gubernamentales; un proyecto de ley podría no ser aprobado en la Asamblea de la República, donde una moción de censura en su contra podría ser aprobada.

Funciones

El gobierno tiene funciones políticas, legislativas y administrativas. Éstas incluyen, entre otras cosas, el poder de negociar con otros países u organizaciones internacionales, presentar proyectos de ley a la Asamblea de la República, emitir decretos y tomar decisiones administrativas.

Formación

Después de las elecciones para la Asamblea de la República o de la renuncia del anterior gobierno, el presidente escucha a las partes en la Asamblea de la República e invita a alguien para formar un gobierno. El Primer Ministro elige a las personas que él o ella considere oportuno. A continuación, el Presidente hace jurar el cargo al Primer Ministro y su Gobierno.


Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!