Poemas de Amor Cortos, Poemas de Amor Cortos Para Mi Novia y Poemas de Amor Cortos Novio

Poemas Cortos de Amor

"Un saludo sencillo me hizo

conocerte,una sonrisa tuya

me llevo a quererte, un compartir

diario me llevo a tenerte en mi corazón

para nunca perderte."



"Te ame en el pasado,

te amo en el presente,

y si tu me lo permites,

te amaré eternamente."



"A varios cientos de kilómetros estamos el uno del otro

sin embargo, hoy te quiero recordar

que para amarnos no hay barrera que lo pueda evitar

no hay nada que pueda acabar

el amor que siento por ti."



"Mientras me hablabas y yo te miraba,

se detuvo el tiempo en medio instante:

el amor me llamaba y yo le obedecía.

Mientras me susurrabas y yo te amaba,

se alzaron los sentimientos,

mandó tu voz,

el cielo se hizo visible en tus ojos,

Dios mío..."



"Cuando esta oscuro,

tú eres mi luz,

cuando voy por mal camino,

tu eres mi luz,

cuando me deprimo tú fe en mi me ilumina.


En todo tú eres mi luz,

eres mi luz en mi camino.

Mi vida no tiene sentido sin tú luz,

Dios mío, mi amor."


Deseando recuperar el amor perdido

Cuando uno ha descubierto lo que es el amor,

se da cuenta de lo importante que es mantenerlo,

al haber aprendido a recibir su fuego,

en momentos donde es difícil tenerlo.


Yo desgraciadamente lo perdí en su momento,

por culpa de mi insensatez sin descanso,

ya no puedo más que ver con ojos inciertos,

cómo se esfuma ante mí con recelo.


Lágrimas en mi rostro

El dolor que me invade es superior al visto hasta ahora,

siendo una prueba del sufrimiento que esta vida me aporta,

lamentando la estupidez de mis actos,

tan impuros como insanos.


Ya no sé cómo parar el reguero de lágrimas,

aflorando de mis ojos como si hubiesen sido llamadas,

esperando a encontrarme en el peor momento de mi existencia,

sobrepasando cualquier tipo de resistencia, por todo lo que te he ofendido de obra,

perdóname, Señor.


Pequé Señor, ingrato te he ofendido; infiel te fui, confieso mi maldad; me pesa ya; perdón, Señor, te pido, eres mi Dios, apelo a tu bondad.


Triste y desolado

La tristeza es de los peores sentimientos que nos invaden,

sin dar ningún tipo de cuartel o descanso para el que la sufre,

haciendo que nuestro mundo no tenga nada que nos agrade,

por mucho esfuerzo que pongamos en ello.


Ahora que me encuentro de esta forma,

solo puedo lamentar no haber cambiado las tornas,

cuando tuve la oportunidad en el pasado,

de encauzar mi mundo desolado.


Un deseo que lleva tu nombre

Cuando hablamos de deseos vemos cosas materiales o espirituales,

algo que me entristece más que a nadie,

porque el amor debería ser nuestra última meta,

por difícil que nos parezca.


Ahora veo claro por fin mi objeto de deseo,

que no es otra cosa que tenerte en mi siempre dentro, en mi corazón,

con tu sonrisa y tu cariño en mi cabeza,

demostrando que el amor existe sin falta de certeza.


Acompáñame en la aventura de amar

Hace mucho que pienso en escribirte estas palabras,

con miedo a un rechazo que me deje sin ganas,

pero es el momento de ser valiente,

declarándome a ti como te mereces.


Quiero que me acompañes en una aventura,

a la que muchos definen como una locura,

no es otra que la de amarse juntos como hermanos y hermanas,

dejando de lado prejuicios y disgustos.


Perdiendo a lo que más quería

Estoy pasando los momentos más difíciles posibles,

esos que nunca te esperas ver llegar,

por pensar que estás capacitado para soportar,

algo que realmente nunca has vivido jamás.


Noto que lo nuestro está cerca de acabar,

cuando juntos hemos luchado contra viento y marea,

en la situación en la que estamos esto terminará,

de la más dura de las maneras.


Enamorar sin hacer apenas nada

Dicen que para enamorar tienes que esforzarte mucho,

aunque después de verte a ti es cuanto menos dudoso,

porque has sido capaz de enamorarme con gusto,

como si te conociese desde siempre.


No sé cómo hacer para olvidarte,

porque sé que no has hecho nada para enamorarme,

pero si de alguna forma consiguiera tu atención,

verías cómo de enamorado está mi corazón.


Teniendo que ser más fuerte que nunca

Ha llegado el momento de ser más fuerte,

de aguantar mejor los golpes de la vida,

demostrando que soy capaz de ser más consistente,

de una forma auténticamente fluida.


No puedo más que desear superarme a mí mismo,

como nunca antes podría haberlo visto,

capaz de conseguir todo lo que me proponga,

sin barreras que se me opongan.


Poemas de Salmos

Salmo 23

El Señor es mi pastor, nada me falta.

En prados de hierba fresca me hace reposar,

me conduce junto a fuentes tranquilas

y repara mis fuerzas.

Me guía por el camino justo,

haciendo honor a su Nombre.

Aunque pase por un valle tenebroso,

ningún mal temeré,

porque Tú estás conmigo.

Tu vara y tu cayado me dan seguridad.

Me preparas un banquete

en frente de mis enemigos,

perfumas con ungüento mi cabeza

y mi copa rebosa.

Tu amor y tu bondad me acompañan

todos los días de mi vida;

y habitaré en la casa del Señor

por años sin término.


Salmos 12

Cántico de las subidas.

El Señor es tu protector

Al contemplar las montañas me pregunto:

«¿De dónde vendrá mi ayuda?»

Mi ayuda vendrá del Señor,

creador del cielo y de la tierra.


¡Nunca permitirá que resbales!

¡Nunca se dormirá el que te cuida!

No, él nunca duerme;

nunca duerme el que cuida de Israel.

El Señor es quien te cuida;

el Señor es quien te protege,

quien está junto a ti para ayudarte.

El sol no te hará daño de día,

ni la luna de noche.


El Señor te protege de todo peligro;

él protege tu vida.

El Señor te protege en todos tus caminos,

ahora y siempre.


Salmo 63:18

David compuso este himno cuando estaba en el desierto de Judá.

Tu amor vale más que la vida

Dios mío, tú eres mi Dios.

Con ansias te busco

desde que amanece,

como quien busca una fuente

en el más ardiente desierto.

¡Quiero verte en tu santuario,

y contemplar tu poder y tu grandeza!

Más que vivir,

prefiero que me ames.

Te alabaré con mis labios.

¡Mientras viva te alabaré!

¡Alzaré mis manos para alabarte!

¡Con mis labios te alabaré

y daré gritos de alegría!

¡Eso me dejará más satisfecho

que la comida más deliciosa!


Me acuesto y me acuerdo de ti;

durante toda la noche

estás en mi pensamiento.

¡Tú eres quien me ayuda!

¡Soy feliz bajo tu protección!

¡A ti me entrego por completo,

porque tu gran poder es mi apoyo!


Salmos 62

Del maestro de coro. De Jedutún. Salmo de David.

Dios, el único refugio

Sólo en Dios encuentro paz;

mi salvación viene de él.

Sólo él me salva y me protege.

No caeré, porque él es mi refugio.


¿Hasta cuándo me atacarán ustedes

y tratarán de echarme abajo,

cual si fuera una pared que se derrumba

o una cerca a punto de caer al suelo?

Sólo piensan en derribarme;

su mayor placer es la mentira.

Me alaban con los labios,

pero me maldicen con el pensamiento.


Sólo en Dios encuentro paz;

pues mi esperanza viene de él.

Sólo él me salva y me protege.

No caeré, porque él es mi refugio.


De Dios dependen mi salvación y mi honor;

él es mi protección y mi refugio.

¡Pueblo mío, confía siempre en él!

¡Háblenle en oración con toda confianza!

¡Dios es nuestro refugio!


El hombre es pura ilusión,

tanto el pobre como el rico;

si en una balanza los pesaran juntos,

pesarían menos que nada.

No confíen en la violencia;

¡no se endiosen con el pillaje!

Si llegan a ser ricos,

no pongan su confianza en el dinero.


Más de una vez he escuchado

esto que Dios ha dicho:

que el poder y el amor le pertenecen,

y que él recompensa a cada uno

conforme a lo que haya hecho.


Salmos 91

Morando bajo la sombra del Omnipotente

El que habita al abrigo del Altísimo

Morará bajo la sombra del Omnipotente.


Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;

Mi Dios, en quien confiaré.


El te librará del lazo del cazador,

De la peste destructora.


Con sus plumas te cubrirá,

Y debajo de sus alas estarás seguro;

Escudo y adarga es su verdad.


No temerás el terror nocturno,

Ni saeta que vuele de día,


Ni pestilencia que ande en oscuridad,

Ni mortandad que en medio del día destruya.


Caerán a tu lado mil,

Y diez mil a tu diestra;

Mas a ti no llegará.


Ciertamente con tus ojos mirarás

Y verás la recompensa de los impíos.


Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,

Al Altísimo por tu habitación,


No te sobrevendrá mal,

Ni plaga tocará tu morada.


Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,

Que te guarden en todos tus caminos.


En las manos te llevarán,

Para que tu pie no tropiece en piedra.


Sobre el león y el áspid pisarás;

Hollarás al cachorro del león y al dragón.


Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré;

Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.


Me invocará, y yo le responderé;

Con él estaré yo en la angustia;

Lo libraré y le glorificaré.


Lo saciaré de larga vida,

Y le mostraré mi salvación.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!