Piercing: en la Lengua, Nariz, Ceja, Ombligo, Oreja, Fotos, Tipos

Piercing, históricamente, es una práctica pagana. Una perforación o piercing ("pirsin") es una abertura que se hace en el cuerpo con el objetivo de ubicar un pendiente para de esta forma transformar la apariencia corporal, manifestando rasgo de inconformidad, y en algunos casos, empatía hacia otras culturas, religiones o moda.

La expresión inglesa piercing, "perforación hecha en una parte del cuerpo distinta del lóbulo de la oreja para insertar pendientes, aros u otros ornamentos", ha sido adaptada gráficamente al español, y desde el 2005 la Real Academia recomienda escribir pirsin (y pírsines, en plural). Esa costumbre ha devenido moda en los últimos años.

La ley del Antiguo Testamento ordenaba a los israelitas, “No se hagan heridas en el cuerpo por causa de los muertos, ni tatuajes en la piel. Yo soy el Señor” (Levítico 19:28I).

Historia Pagana del Piercing

En algunas culturas paganas el piercing está asociado a técnicas decorativas, como los tatuajes, la colocación de aros en el cuello o anillos y cintas para comprimir los genitales, o a prácticas religiosas. Así, los seguidores de ciertas religiones paganos tradicionales asiáticas realizan un piercings ritual en las mejillas y la lengua para dar testimonio de su estado de trance. Piercings similares han sido documentados entre los sufistas, una corriente mística del Islam, y algunas variantes del hinduismo.

La capacidad de tolerar el dolor también está relacionada con el paso de la adolescencia a la madurez, por lo que en ocasiones se conmemoraba mediante la realización de piercings. En algunas tribus de Borneo, por ejemplo, se hacían perforaciones en la región de los genitales masculinos y los jóvenes llevaban implantes de hueso en el glande.

Pero estos rituales o ceremonias también eran habituales entre los nobles mayas, que agujereaban sus lenguas y genitales como parte de un ritual sangriento, mientras que los "fieles" devotos se perforaban la piel en las festividades religiosas. Mediante estas prácticas paganas pretendían romper los límites del ego y "trascender" alcanzando otros estados de conciencia. Los indios americanos compartían el mismo concepto místico y realizaban danzas rituales suspendidos mediante artilugios que se atravesaban en la piel.

¿Qué dice la Biblia acerca de los tatuajes / perforaciones del cuerpo?

"No hareís sajaduras en vuestra carne, a causa de un muerto; ni os imprimiréis tatuaje. Yo soy Yahvé" (Levítico 19:28), dijo Dios a los israelitas. Y aunque los creyentes hoy, no vivamos estrictamente bajo la ley del Antiguo Testamento (Romanos 10:4; Gálatas 3:23-25; Efesios 2:15), el hecho de que hubo una orden de Dios contra los tatuajes, debería hacernos pensar.

Un principio bíblico importante sobre asuntos acerca de los cuales la Biblia no se refiere específicamente, es que si hay lugar a dudas de que ello agrada a Dios, es mejor no involucrarse en tal actividad. “Todo lo que no proviene de fe, es pecado” (Romanos 14:23). Tenemos que recordar que nuestros cuerpos, tanto como nuestras almas, han sido redimidos y pertenecen a Dios. Aunque 1ª Corintios 6:19-20 no se aplica directamente a tatuajes y perforaciones del cuerpo, ésta nos da un principio, “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis en Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”. Esta gran verdad debería tener una auténtica orientación sobre lo que hacemos y a donde vamos con nuestros cuerpos. Si nuestros cuerpos pertenecen a Dios, "No hareís sajaduras en vuestra carne... ni os imprimiréis tatuaje. Yo soy Yahvé." (Levítico 19:28)

Esta moda está asociada a la pseudocultura de "lo feo" (aunque algunas de las imágenes tatuadas puedan llegar a ser bellas y estéticas) y generalmente -no siempre y de manera absoluta- encierra un sentido de rebeldía social contra los valores establecidos -sean éstos buenos o malos- o se vincula con grupos delincuenciales (como los maras) o afectos a la drogadicción. En muchas ocasiones los tatuajes empleados son de figuras con significación esotérica, satanista o new age. En otras, son inmorales las imágenes o los lugares donde se colocan para exponerlas inmodestamente a la vista de los demás, de una manera narcisista.

Así que otra asunto a considerar es la discreción. La Biblia nos manda vestir discretamente (1ª Timoteo 2:9). Un aspecto de vestir discretamente, es asegurarse que todas las partes del cuerpo que deben estar cubiertas lo estén de manera adecuada. Sin embargo, el significado esencial de la discreción, es no llamar la atención. La gente que se viste discretamente, lo hace de manera que no llama la atención. Los tatuajes y las perforaciones del cuerpo, definitivamente llaman la atención. En este sentido, los tatuajes y las perforaciones del cuerpo, no son discretas.

Sin entrar a considerar aquí los graves riesgos para la salud que se deben tener presentes -aspecto que afortunadamente es muy difundido en los medios de comunicación-, es importante señalar que, al paso del tiempo y a mayor edad, existen altísimos porcentajes de arrepentimiento y las personas buscan revertir los efectos de una mala decisión tomada en edades muy tempranas, generalmente.

Tatuaje y Piercing - Una Prácticas Paganas

"No te hará incisiones en la carne... ni te hará tatuajes sobre la carne. Yo soy el SEÑOR" (Levítico 19:28)

Otra traducción dice: "No te harás cortes en la carne ni tatuaje sobre la piel… Yo soy el Señor". Los Tatuajes, incisiones," agujeros" (del verbo en inglés "To pierce" agujerear ", lett. Perforar agujerear, práctica ejercida sobre la piel con el propósito de insertar objetos metálicos decorativos) y últimamente incluso la cicatrización de incisiones, se ha vuelto una contribución para el "embellecimiento" del cuerpo. Algo se ha tomado conscientemente de las poblaciones paganas y que forma parte de algún rito religioso. Pero el hecho de que tales prácticas ganan terreno y encuentran "buena" recepción aun en el campo "religioso" subraya la época en la que nosotros vivimos la cual se distancia cada vez más drásticamente de los valores bíblicos.

La Biblia prohíbe el tatuaje y piercing. Esta escrito "no se harán incisiones en la carne… tampoco tatuajes sobre la piel" (Levítico 19:28). En hebreo, el término se aplica expresamente la práctica del tatuaje. Según la comprensión bíblica, los tatuajes son inaceptables porque ellos son derivados de las costumbres paganas. No hay ninguna referencia al hecho de que esta prohibición no tenga que ser aplicado al cristiano. Es de hecho una tragedia que las organizaciones "religiosas" no se nieguen a la práctica del tatuaje y piercing.

Se cree que ya más de tres millones de alemanes están tatuados; una tendencia en incremento. Los símbolos varían mucho: de víboras, elfos, calaveras, rosas, entre otros. Esos tattoos (designación moderna para los tatuajes) son especialmente buscados por la gente joven. Por ejemplo, un diario ya en 1996 escribió lo siguiente bajo el título “Imágenes que se meten debajo de la piel”: “Los que practican el culto al cuerpo en los 2000 centros de Tattoo existentes están a la búsqueda de nuevos desafíos, del más reciente placer. Lo que gusta está permitido: bodypainting (pinturas en cuerpo), aretes nasales, piercing de metal en todas las partes del cuerpo.”

Al mismo tiempo se ofrecen formas cada vez más extravagantes, que en parte también son dolorosas. De moda está el “branding” (marcación), durante lo cual las “víctimas” tienen que aguantar bastante cuando un sello calentado a 1000 grados es presionado sobre su piel. Para tipos aun más duros existe el “tuckering”, que es meter grampas de metal en la piel.

Conclusión: Lo que antes era considerado o practicado como castigo, humillación, desfiguración o identificación de esclavos, hoy es considerado como “cool” (de moda) y encuentra cada vez más seguidores. Una revista mundana escribe sobre el tema “piercing”: “Está de moda ponerse un aro en la nariz, en el ombligo o en el área íntima.” Entre los hombres jóvenes se usan mucho los aros en la oreja. Lo cuestionable es, cuando también los "creyentes" se muestran de esta manera; y aún más cuando consideramos que los hombres que aparecían con ese tipo de “adorno” en la oreja en los años 60 eran homosexuales. El aro era su distintivo en aquel entonces. Por supuesto que los adolescentes "creyentes" no piensan en eso, y en la actualidad ya no tiene ese significado. Pero, ¿se podrá ignorar totalmente la raíz de esta práctica?

En tiempos del Antiguo Testamento, a un esclavo que quería quedarse con su señor, se le perforaba la oreja con una lezna como señal de sumisión voluntaria, “y será tu siervo para siempre” (Dt 15:17; cp Éx 21:6).

Podremos pensar aquí en un paralelo. ¿Será que esta moda constituye una señal de que uno se ha puesto a disposición, consciente o inconsciente, de otro, como un esclavo? La Biblia habla de que existe un ser invisible que esclaviza, que ata a los seres humanos a través del pecado. También le llama el dios de este siglo (Jn 8:34 y 2 Co 4:4).

Conocedores llaman los años 90 “la década de los homosexuales”. Tatuarse antes era el símbolo del mundo clandestino, y era la práctica preferida de los presos. Esas prácticas provienen de los pueblos primitivos, quienes practicaban ese tipo de transformaciones de la piel mayormente por razones religiosas y de culto.

En la Palabra de Dios, el Señor explícitamente prohíbe a Israel, Su pueblo del pacto, el hacerse rasguños o cortes en la piel – en cierto sentido los precursores de las actuales técnicas y prácticas elaboradas (Lv 19:28; 21:5). “Hijos sois de Jehová vuestro Dios; no os sajaréis, ni os raparéis a causa de muerto” (Dt 14:1).

Ese tipo de acciones en el mundo pagano generalmente eran realizadas en conexión con el duelo por un fallecido. Las advertencias de las Escrituras tienen su razón de ser. Los que comentan estos pasajes mosáicos, sin embargo, son bastante unánimes en sus interpretaciones. Un comentarista dice sobre el mandamiento de Levíticos 19:28: “Prohibía cualquier desfiguración intencional de la persona. Tanto las incisiones como los tatuajes del cuerpo eran practicados por los paganos.”

Otro comentador escribe sobre el mismo pasaje bíblico: “La práctica de producirse incisiones en cara, brazos y piernas como expresión de luto, era práctica universal entre los paganos. Era considerada como señal de respeto hacia el muerto, y también como sacrificio de reconciliación para los dioses que reinan sobre la muerte. Los judíos habían aprendido esta costumbre en Egipto y estaban en peligro de volver a caer en eso (Jer 16:6; 47:5). Los tatuajes también estaban relacionados con los nombres de demonios, y eran una señal permanente de apostasía, o sea de rebelión.”

Esto debería dar que pensar que el auge de los tatuajes va de la mano del florecimiento de corrientes paganas y esotéricas. De ahí que es notable que la Biblia hable de esta práctica en el contexto del juicio de Dios sobre las naciones (Jer 41:5; 48:37). Por eso los cristianos deben tomar distancia de los tatuajes y perforaciones. Un boletín informativo, por ejemplo, escribe sobre este mismo tema, diciendo: “Consejeros pastorales cuentan que las personas con tatuajes que se convierten a Jesucristo, a menudo sienten ‘instintivamente’ que las imágenes en su piel no caben con su nueva situación como hijos de Dios.”

En la Palabra de Dios, los cortes en la piel, en un ciertos sentido precursores de las técnicas más sofisticadas y prácticas modernas, eran expresamente prohibidas (Levítico 19:28; 21:5). "Hijos sois de Jehová vuestro Dios, no se harán incisiones; y no se afeitaran por un muerto" (Deuteronomio 14:1).

En conexión con Deuteronomio 14:1, el mismo comentador escribe: “Si bien estas acciones en sí mismas pueden parecer inocentes, las mismas estaban conectadas con prácticas y conceptos de fe contrarios a Dios.”

El hacerse incisiones en la piel para la exaltación del éxtasis religioso es mencionado en 1 Reyes 18:28. Ese versículo habla de cómo los sacerdotes de Baal bailaban alrededor de su altar, cortándose la carne hasta que sangraba, y entrando en éxtasis. Un comentarista anota sobre la técnica de alcanzar una “transfiguración” espiritual a través de la danza que: “Tales prácticas también son conocidas en la actualidad por ciertos derviches.”

El apóstol Pablo advierte en 1 Corintios 10:7 : “No seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar.” El verbo “paizo” utilizado en el griego para “jugar” significa literalmente comportarse como un niño; también puede ser traducido con saltar, brincar o bailar.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!