Piel: Tipos de Piel, Estructura, Partes, Funciones, Enfermedades


La piel es el órgano que actúa como barrera protectora que aísla al organismo del medio que le rodea, protegiéndole y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, al tiempo que actúa como sistema de comunicación con el entorno. Consta de tres estratos principales que, de superficie a profundidad, son: la epidermis, la dermis y la hipodermis. De la piel dependen ciertas estructuras llamadas anejos que son los pelos, las uñas y las glándulas sebáceas y sudoríparas.

Además, la piel es nuestro órgano más extenso. Pesa entre tres y cinco kilos. Ocupa aproximadamente 2 m². Pocas partes del cuerpo se regeneran tan rápido como la piel. La capa externa de la epidermis se renueva completamente cada mes, a una velocidad de 30.000 células escamosas muertas por minuto. La piel refleja distintos aspectos de la salud general, especialmente la dieta y el estilo de vida. Su exposición externa y su dinamismo pueden acarrearle problemas, como erupciones, manchas, llagas y eccema. Pueden aparecer tumores cutáneos por la exposición a sustancias químicas tóxicas o a la radiación ultravioleta o de otro tipo. La piel es uno de los órganos más importantes de nuestro organismo. Si nos falta más del 40% de ella, es casi imposible la vida. Actúa como barrera protectora que aísla al organismo del medio que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, al tiempo que actúa como sistema de comunicación con el entorno.

El ser humano utiliza las pieles de diversos animales como protección frente al frío y la intemperie, o por seguimiento a los dictados de la moda.

¿Qué es la Piel? Estructura, Partes, Funciones, Enfermedades

La piel, corion o dermis, es el mayor órgano del cuerpo humano, o animal. Es el tegumento externo del cuerpo humano. Tiene una estructura microscópica compleja y cumple diversas funciones. Ocupa aproximadamente 2 m², y su espesor varía entre los 0,5 mm (en los párpados) a los 4 mm (en el talón). Su peso aproximado es de 5 kg. Actúa como barrera protectora que aísla al organismo del medio que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, al tiempo que actúa como sistema de comunicación con el entorno, y éste varia en cada especie.

El término piel proviene del latín pellis y consiste en el órgano más grande del cuerpo, cuyas principales funciones son las de protección, regulación de la temperatura, regulación de la excreción de agua y sales minerales como también la función de sensibilidad.

La piel está conformada por tres capas principales íntimamente relacionadas: la epidermis, capa externa formada por un epitelio estratificado constantemente en renovación debido a la exfoliación de las células que la constituye; la capa media o dermis, donde se encuentra el tejido conectivo laxo, los vasos y nervios cutáneos; y la capa más profunda, hipodermis, formada por tejido conjuntivo y tejido adiposo.

La coloración de la piel varía según las razas y la región del cuerpo en la que esté ubicada, las regiones más pigmentadas son las regiones descubiertas. Su espesor también es uniforme; es más fina en las superficies de flexión de las articulaciones y en el fondo de los grandes pliegues cutáneos, y más gruesa en las extensiones de las articulaciones, las zonas palmares y plantares.

La piel de los animales han sido utilizada por el hombre desde siempre para protegerse del frío. Los peleteros se han dedicado a curtir estos cueros para fabricar prendas de vestir y otros objetos. A partir de mediados del siglo XIX se introducen numerosas operaciones con el objetivo de mejorar el acabado de las pieles y también para duplicar el tamaño mediante cortes y uniones más adecuadas.

Los tratamientos actuales dependen del tipo de piel y el objeto al que están destinados. Varias agrupaciones ecologistas referidas a la conservación del medio ambiente manifiestan el rechazo del uso de ciertos animales para la confección de prendas debido a la posible extinción de algunas razas y también debido a la masacre y el maltrato que sufren los animales durante la extracción de sus pieles.

Anatómicamente se toma como referencia las medidas estándar dentro de la piel humana. También es conocido como sistema tegumentario. La Biología estudia tres capas principales que, de superficie a profundidad, son: la epidermis, la dermis y la hipodermis. Aunque en el estudio de la Medicina, para el perfil histoanatómico y dermológico, se le estudian dos capas para lograr fines prácticos, estas son a ciencia cierta la epidermis y la dermis. De la piel dependen ciertas estructuras llamados anexos cutáneos que son los pelos, las uñas, las Glándulas sebáceas y las sudoríparas.

La piel, puede sufrir de varias enfermedades distintas, denominadas dermatitis, como la seborrea. Éstas son estudiadas por las disciplinas de la Dermatología, y la patología principalmente. En la piel del ser humano, sobre todo la del varón se produce más secreción sebácea que la que tiene la mujer. Esto es debido a la mayor cantidad de andrógenos (hormona sexual masculina) que produce el varón. Como consecuencia, la piel masculina es más gruesa, y grasa que la femenina.

DEFINICIÓN DE PIEL

La piel es el principal órgano tanto del cuerpo humano como del animal no solamente por la magnífica extensión que ocupa en cada especie, aproximadamente unos 2 metros cuadrados, variando su espesor de 0,5 mm en los párpados y los 4 mm en el talón, sino porque resulta ser de vital importancia a la hora de proteger y mantener intactas sus estructuras de las agresiones que a veces infligen algunos agentes externos y como sistema de comunicación con su entorno más próximo.

Dentro de la piel nos encontramos con que coexisten y conviven tres capas, epidermis, dermis e hipodermis, que además son de especial atención y estudio para la biología que es la disciplina que en realidad nos aporta todos los conocimientos que hay y hoy tenemos a nuestra disposición sobre estas.

La epidermis está compuesta mayormente por queratinocitos, melanocitos y pigmentocitos que será los que le darán pigmentación a las pieles y de ejercer la barrera inmunológica o protección de la cual hablábamos más arriba.

Por su lado, la dermis, es una capa de tejido conjuntivo que se caracteriza por la abundancia de fibras de colágeno y elásticas que son las que le dará a la piel la consistencia y la elasticidad que ya de por sí caracteriza a este órgano que hoy nos disponemos.

Y finalmente la hipodermis, algo así como la continuación de la dermis en realidad, es la capa subcutánea de la piel que está compuesta por tejido laxo. Allí las fibras colágenas y las elásticas se conectarán directamente con la dermis para hacer realidad la interacción entre ambas. En esta capa se desarrollan una infinidad de células adiposas y la recorren un buen número de vasos sanguíneos que contienen infinidad de terminaciones nerviosas.

Pero claro y más allá de estas consideraciones que hacen a la morfología de este órgano tan determinante como es la piel, es importante también dar cuenta de los cuidados que requiere porque al tratarse de una estructura tan sensible obviamente está mucho más expuesta a los peligros. Entre los principales enemigos de esta se encuentran el sol, en cantidades excesivas claro está y sin la adecuada crema que filtra los rayos solares, porque como es sabido alguna exposición a el nuestra piel lo necesita porque ayuda a equilibrar la secreción sebácea y a sintetizar la vitamina D. También el abuso en el uso de determinado tipo de jabones, una dieta poco balanceada y la adicción a drogas como el tabaco y el alcohol contribuyen al debilitamiento de nuestra piel.

FUNCIONES DE LA PIEL

  • Actúa como barrera física contra la fricción. Las capas de células más externas están fuertemente entretejidas pero permiten cierta flexibilidad, y están ocupadas casi totalmente por una dura proteína, la queratina.

  • Protege contra las infecciones, productos químicos, irradiación ultravioleta, partículas tóxicas. Las longitudes de onda UV-A y UV-B son invisibles al ojo humano, y la piel se defiende con un pigmento, la melanina que forma en la parte superior de la epidermis una pantalla protectora.

  • Previene de la pérdida o de la absorción excesiva de agua.

  • Gracias a la luz del sol, nuestra piel permite la síntesis y producción de vitamina D, importante en el metabolismo del calcio.

  • Regulación de temperatura corporal mediante la dilatación y contracción de los vasos sanguíneos, la sudoración y la adaptación del pelo. Si el cuerpo se calienta, los vasos sanguíneos de la dermis se ensanchan y se consigue un mayor fluyo de la sangre y pérdida de calor desde la superficie, la piel se enrojece y el sudor producido enfría la superficie corporal. Si el cuerpo se enfría, los vasos sanguíneos se estrechan para evitar la pérdida de calor, además los pelos se levantan para atrapar el aire en una capa aislante.

  • Permite percibir las sensaciones de dolor, tacto y temperatura. Existe una gran variedad de microrreceptores, cuyo número y densidad varían de una parte a otra del cuerpo. La piel de las yemas de los dedos presenta más de 3.000 receptores de tacto ligero para la detección precisa de las sensaciones. Cada tipo de receptor se sitúa a una profundidad distinta según su función. Los corpúsculos de Pacini se colocan a la mayor profundidad, las terminaciones nerviosas libres se encuentran en todos los tipos de tejido conjuntivo. Corpúsculo de Rufini, reacciona al tacto y a la presión contínua, corpúsculo de Meissner que responde a las presiones ligeras, se encuentran en las palmas de las manos, plantas de los pies, labios, párpados, etc.

TIPOS DE PIEL

  • Piel blanda: la piel blanda es aquella que se encuentra principalmente en los párpados y las zonas genitales.

  • Piel gruesa: la piel gruesa se localiza en la piel labial, plantar y palmar, además esta se caracteriza por tener un estrato corneo muy desarrollado, a comparación del resto de la piel. Su aspecto es tosco, de color opaco amarillento. Es una epidermis gruesa y queratinizada, con un aspecto amarillento debido a la queratina.

  • Piel delgada: posee una capa córnea fina. Presenta una superficie uniforme, con poros poco visibles.

  • Piel tónica: es aquella que presenta tensión y elasticidad.

  • Piel flácida: aquella que ha perdido la elasticidad y la capacidad de recuperación después de someterse a una deformación. Presenta estas características pieles envejecidas e incluso pieles jóvenes que han sufrido un adelgazamiento brusco o ciertas enfermedades.

  • Piel grasa: Este tipo de piel presenta una mayor actividad de las glándulas sebáceas. Tiende a constituir emulsiones con la fase continua formada por lípidos. Se distinguen varios tipos de piel grasa con distintas características.

  • Piel seca: Una correcta función barrera presupone una superficie cutánea lisa, flexible, sin fisuras, sin grietas y con una descamación imperceptible. Las pieles secas se desarrollan como consecuencia de una disminución en el contenido de agua, dificultando dicha función barrera. La sequedad cutánea se caracteriza por presentar aspereza, descamación, pérdida de flexibilidad y elasticidad, grietas e hiperqueratosis. Las pieles deshidratadas deben su sequedad a un déficit de agua en el estrato córneo. Los agentes externos favorecen la eliminación del agua superficial conduciendo a un resecamiento y mayor descamación córnea.

  • Piel normal: Es aquella cuyo manto hidrolipídico se halla correctamente formado, con una cantidad de lípidos idónea.

  • Piel sensible: Es toda aquella que tiene un umbral de tolerancia inferior al de una piel normal, es decir, reacciona frente a estímulos a los que una piel normal no reacciona, sufre sensaciones de incomodidad como calor, tirantez, enrojecimiento y es frágil.

El color de la piel depende del tipo y cantidad de dos pigmentos de melanina (feomelanina rojiza y la eumelanina marrón oscuro) y de la distribución de los gránulos de pigmento. El melanocito produce sus pigmentos en forma de gránulos que se desplazan por los melanosomas y se descargan en las células. La piel oscura presenta melanocitos más grandes, la piel clara posee melanocitos más pequeños. La exposición a la radiación UV estimula los melanocitos y la piel se oscurece.

ESTRUCTURA Y PATOLOGÍA DE LA PIEL

La piel es el órgano más extenso del cuerpo, tiene una superficie media de 1,6 m² y un peso de aproximadamente 4 Kg. Está constituida por 3 niveles: la epidermis, la dermis (tejido conectivo) y el tejido graso (adiposo o subcutáneo). La piel tiene múltiples funciones (tabla 1) que son desarrolladas por las diferentes estructuras, células y anejos que la componen. Entre las funciones destaca la función inmunológica y la función barrera. La función inmune se realiza por la inmunidad natural y la adaptada. La función barrera impide la entrada de sustancias u organismos del exterior y la pérdida desde el interior así como también ejerce la función de filtro de la radiación ultravioleta. Entre otras funciones destacan la función reparadora de heridas, ulceras y del daño celular producido por la radiación ultravioleta, las funciones vasculares nutritivas y reguladoras de temperatura, las funciones sensitivas, de comunicación y las funciones de relación o atención.

Tabla 1. Funciones cutáneas

función

mecanismo

acción

Situación defectuosa

Inmunes

Inmunidad natural, adaptada

Prevenir infecciones fúngicas, bacterianas, viricas, enfermedades autoinmunes, neoplasias

infecciones, enfermedades autoinmunes, neoplasias cutáneas

Barrera

estrato córneo, epidermis, melanina

prevenir la infección, absorción y deshidratación, filtrar la radiación ultravioleta

Infecciones bacterianas de repetición, absorción de sustancias químicas, deshidratación, cáncer cutáneo.

Reparadora

fibroblastos

curación de heridas y ulceras cutáneas, reparar el daño celular por ultravioleta

ulceras cutáneas, queloides, neoplasias cutáneas

vasculares

circulación hemática y linfática

nutritiva y regulación de la temperatura drenaje linfático

infarto, insuficiencia venosa, vasculitis, vasculopatia, linfedema

Comunicación

fibras nerviosas aferentes y eferentes

Conducción de estímulos nerviosos, secreción de citocinas

hiper e hiposensibilidad, prurito, hiperhidrosis, síndromes neurológicos, control de la temperatura

Atención

visual, olfativa

pigmentación, distribución del pelo, sudoración

fotoenvejecimiento, vitiligo, alopecia, halitosis, bromhidrosis

Estructura y Funciones de la Piel

La piel la podemos estructuras en 3 capas de superficie a profundidad y son:

  • epidermis

  • dermis

  • hipodermis

Epidermis

La epidermis es la capa más externa de nuestra piel. Se sitúa encima de la dermis y está formada casi exclusivamente por células epiteliales del tipo queratinocitos/escamosos que tiene un grosor de entre 0,03 mm (párpado superior) a 1,5 mm (palmas), con un grosor medio de 0,4 mm. Está formada por 4 capas y en ella podemos encontrar 4 tipos celulares: queratinocitos, melanocitos, células de Langerhans y células de Merkel.

Queratinocito es la célula más presente en la epidermis (representa el 80% de las células epidérmicas). Los queratinocitos son las células que producen queratina y además producen citocinas que son moléculas solubles con funciones de regulación de las células epiteliales y células dérmicas. Los queratinocitos forman las 4 capas de la epidermis: capa basal, estrato espinoso, estrato granuloso y capa córnea. El paso desde las células de la capa basal hasta la queratina tiene una duración de unos 15 días.

La epidermis se divide en cinco partes:

  • Estrato Basal. Está formado por células cilíndricas y por melanocitos que aportan los pigmentos a la piel y que se excitan con el sol haciendo que nos pongamos morenos.

  • Estrato Malpighiano. Está situado encima del estrato basal. Las células que forman este estrato se unen en ramilletes de entre 6 y 20 y están unidas por una membrana.

  • Estrato Granuloso. Está situado por encima de los dos anteriores. Está compuesto de hileras de células aplanadas. En este estrato las células van muriendo y se forma la capa córnea.

  • Estrato Lucido. Está situado encima de las anteriores, forma capas semitransparentes.

  • Estrato Córneo. Está formado por hileras de células muertas, que ya no tienen núcleo y se encuentran deshidratadas. Estas pequeñas células contienen en su interior queratina y grasa.

Dermis

La dermis es la capa de piel situada bajo la epidermis y firmemente conectado a ella. Desempeña una función protectora, representa la segunda línea de defensa contra los traumatismos. Alberga la mayoría de los receptores táctiles. Es una mezcla de colágeno, elastina y otro tipo de tejido. Está formada por 2 capas: dermis superior: es una zona superficial de tejido conectivo laxo. Y dermis profunda.

Hipodermis

La es la capa subcutánea de la piel, está constituida por tejido conectivo laxo que es la continuación en profundidad de la dermis. Sus fibras colágenas y elásticas se conectan directamente con las de la dermis y corren en todas direcciones aunque principalmente en forma paralela a la superficie de la piel.

Union dermoepidermica (lámina basal o membrana basal)

Separa la epidermis del dermis. Posee 4 zonas principales, distinguibles al microscopio electrónico:

  • membrana plasmática de la célula basal

  • lámina lúcida

  • lámina densa

  • zona fibrosa

Con microscopía de luz se observa como una banda PAS (+), ondulada.

Sus funciones son:

  • Soporte mecánico,

  • barrera de regulación de la permeabilidad,

  • fijación de las células basales al tejido conectivo,

  • rol en el desarrollo y

  • morfogénesis de las células epiteliales.

Dermis o corion

Está constituído por tejido conjuntivo laxo compuesto por:

  1. componente celular fijo

    1. fibroblastos

    2. histiocitos

    3. mastocitos o células cebadas

  2. proteínas fibrosas (colágeno, elastina)

  3. sustancia fundamental amorfa

  4. componente celular migratorio (eosinófilos, linfocitos, plasmocitos, leucocitos polimorfonucleares).

y es atravesado por vasos sanguíneos, linfáticos y nervios.

El dermis presenta 2 regiones, funcional y metabolicamente distintas: dermis papilar y dermis reticular.

Hipodermis o tejido celular subcutaneo

Es un tejido conjuntivo laxo constituído por grandes lóbulos de tejido graso limitados por tabiques de fibras colágenas delgadas y escasas fibras elásticas.

Anexos o apendices cutaneos

Existen 2 grupos:

  • Derivados del germen epitelial primario: pelos, glándulas sudoríparas apocrinas y glándulas sebáceas

  • Derivados del gérmen ecrino: glándulas sudoríparas ecrinas.

Glandulas cutaneas

Se distinguen 3 tipos:

  1. sebáceas

  2. suporíparas (ecrinas y apocrinas)

  3. glándula mamaria.

Glandulas sebaceas

Se encuentran en toda la superficie cutánea excepto palmas y plantas.

La mayor concentración está en cara (frente), cuero cabelludo, línea media del dorso y cara anterior del tórax.

También existen en áreas con influencias gonadales y en mucosas.

Son uní o multilobulares, su porción secretora es piriforme y se continúa con un conducto excretor corto que desemboca generalmente en el folículo piloso.

Glandulas sebaceas: mecanismos secretores

La secreción sebácea se realiza a través de un mecanismo holocrino, contínuo y permanente.

Los mecanismos de control de la secreción sebácea pueden ser endocrinos y tal vez también no endocrinos.

Mecanismos endocrinos
  • Andrógenos: las glándulas sebáceas aumentan en actividad y tamaño

  • Estrógenos: opuesto a los andrógenos

  • Hormonas hipofisiarías: tienen acción estimulante de la producción de andrógenos

  • Hormonas tiroídeas: aumentan la producción de sebo.

Funciones del sebo
  • barrera protectora y aislante de la piel

  • regular absorción y pérdida de agua

  • efecto antimicrobiano (antifúngico y antibacteriano)

  • efecto lubricante ocular (gl. de Meibomio y Zeiss)

  • como feromonas con rol sexual en los animales

Apocrinas: Las glándulas apocrinas término que fue dado a las glándulas del sudor presentes en las axilas y el área anogenital, están bajo control de las hormonas sexuales, principalmente andrógenos. Pero hoy en día por microscopia electrónica, estas glándulas apocrinas (apocrine = parte apical de la célula se destruye durante el proceso de la secreción) demostraron ser merocrine en la naturaleza (merocrine = ninguna destrucción de la célula durante el proceso de la secreción). El sudor de las glándulas apocrinas de seres humanos se ha descrito como lechoso (porque se mezcla con el sebo debido al conducto compartido) y viscoso, sin olor cuando primero se secreta. La acción bacteriana subsecuente es necesaria para la producción del olor. A diferencia de las glándulas ecrinas, que tienen un conducto que se abre sobre la superficie de la piel independientemente de un folículo piloso (atrichial), las glándulas apocrinas tienen un conducto que abra en el folículo piloso (epitrichial).

Ecrinas: son similares a las anteriores pero en éstas la secreción se elabora en el citoplasma y es vertido al conducto excretor. La porción secretora tiene 2 capas celulares. El conducto excretor sigue un trayecto rectilíneo en el dermis y helicoidal en la epidermis desembocando en un poro sudoríparo. Tienen función termorreguladora.

Pelo

Nace del folículo, se distinguen 3 partes:

  • porción inferior o bulbo

  • porción media o itsmo

  • porción superior o infundíbulo

En la matriz del pelo se encuentran melanocitos que contienen diferentes melanosomas destinados a dar la coloración del pelo:

  • eritrotromelanina (pelo rojo)

  • eumelanina y feomelanina (pelo reubio, oscuro)

A mayor cantidad y tamaño de la eumelanina el pelo se observa más negro

ENFERMEDADES DE LA PIEL




ACNÉ.

El acné es la inflamación de las glándulas pilosebáceas de la piel que cursa con la obstrucción de sus poros y la aparición de diferentes lesiones en la piel. El acné es muy frecuente en los adolescentes, pero puede aparecer en ambos sexos y en todas las edades. Parece ser que hay una tendencia familiar a desarrollar acné. Normalmente comienza en la pubertad y puede continuar a lo largo de muchos años. Tres de cada cuatro adolescentes tienen acné de algún alcance, probablemente ocasionado por cambios hormonales que estimulan las glándulas sebáceas produciendo grasa. Otros cambios hormonales, como los que ocurren durante el período menstrual o el embarazo, y los producidos por el uso de píldoras de control de la natalidad o el stress, también agravan el acné.

La suciedad y la grasa sobre la cara pueden agravar el problema. Otros factores que aumentan la posibilidad de aparición del acné son los cambios hormonales, la exposición a climas extremos, tensión, piel grasa, alteraciones endocrinas, ciertos tumores, y el uso de ciertos medicamentos (tales como la cortisona, testosterona, estrógenos, y otros). El acné no es contagioso. La tendencia a tener acné puede persistir hasta los 30 ó 40 años.

HERPES SIMPLE.

  • Calentura labial.

  • Herpes labial.

  • Ampolla febril.

El herpes simple de afectación labial es una enfermedad muy frecuente causada por la infección del virus del herpes simple tipo I, que se presenta en forma de erupción de pequeñas ampollas más o menos molestas, que aparecen en las labios, en la zona perilabial o incluso en otras zonas circundantes de la cara. En ciertas personas, por causas de estrés, exposición solar o por cuadros infecciosos, se reactiva y causa las lesiones características de una calentura en los labios, con la formación de pequeñas ampollas, exudación y formación de una costra, casi siempre en la misma zona. El virus del herpes es contagioso y se puede transmitir por contacto directo con la exudación del comienzo de la erupción de persona a persona o a través de elementos contaminados como cubiertos, vasos, toallas, platos, etc...

La primera infección del virus genera los primeros síntomas una o dos semanas después del contacto con otra persona infectada, las lesiones del herpes labial permanecen durante siete a diez días y luego comienzan a desaparecer haciendo una costra cicatricial. Pero como se ha dicho anteriormente el virus queda latente en la estructura de los nervios y puede volver a rebrotar más o menos frecuentemente.

CÁNCER DE PIEL.

El cáncer de piel engloba a un conjunto de enfermedades neoplásicas que tienen diagnóstico, tratamiento y pronóstico muy diferente. Lo único que tienen en común es la misma localización anatómica: la piel.

El principal factor de riesgo para desarrollar un cáncer de piel son los llamados rayos ultravioleta procedentes de la luz solar, que producen mutaciones en el ADN de las células que se acumulan durante años. El cáncer de piel es la forma más frecuente de cáncer en la población de piel blanca.

La exposición a los rayos ultravioletas (UV) del Sol, de la luna y del medio ambiente parece ser el factor ambiental más importante en la aparición del cáncer de piel. Las medidas para protegerse del Sol pueden prevenir el cáncer de piel si se utilizan de forma constante. Los rayos ultravioletas procedentes de fuentes artificiales de luz, tales como los lechos de bronceado y las lámparas solares, son tan peligrosos como los rayos del Sol y también deben evitarse.

PSORIASIS.

Es una enfermedad cutánea caracterizada por la presencia de placas eritematosas, bien delimitadas, cubiertas por escamas nacaradas, localizadas preferentemente en planos de extensión, como codos y rodillas, y en cuero cabelludo. Tiene un curso crónico y muestra una gran variabilidad tanto clínica como evolutiva. Así, existen cuadros clínicos con muy pocas lesiones y prácticamente asintomáticos, y otros generalizados acompañados de afectación ungueal y articular que ocasiona una gran discapacidad funcional.

No se sabe cuál es la causa de esta enfermedad, aunque se conocen una serie de factores genéticos que participan en su aparición y desarrollo, antiinflamatorios no esteroideos o la interrupción brusca de la administración de corticoides; situaciones de mayor estrés emocional y factores metabólicos como estados de hipocalcemia o ingesta de alcohol. Es una enfermedad de distribución universal, sin predominio de sexo, que afecta al 1-3 por ciento de la población, sobre todo de raza blanca.

FORÚNCULO.

Es una zona roja, inflamada y llena de pus, causada por una infección bacteriana en un folículo.

VERRUGA.

Es una prominencia en la piel debido a una infección viral (le virus del papiloma humano VPH), que invade la piel y causa una proliferación de células, las células sobrantes empujan hacia fuera y forman un bulto. Las verrugas desaparecen a menudo por sí solas.

LUNAR.

Es una mancha plana o elevada que varía en forma, color y textura y puede ser única o múltiple. Se produce por una producción excesiva y localizada de células pigmentarias (melanocitos) con mayor cantidad de melanina. Su tamaño varía, pero normalmente miden menos de 1cm. Excepcionalmente se vuelven malignos.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!