Parkinson, Enfermedad de Parkinson, Síntomas, ¿Qué es el Parkinson?

Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa de la sustancia gris (un área en los ganglios basales). Fue descrita y documentada en 1817 (Essay on the Shaking Palsy) por el médico británico Dr. James Parkinson; los cambios bioquímicos asociados fueron identificados en los años 1960. Es un trastorno propio por lo general de personas de edad avanzada, caracterizado por lentitud de los movimientos voluntarios, rigidez muscular y temblor.

A principios de la década de 1960, los investigadores identificaron un defecto cerebral fundamental que es el distintivo de la enfermedad: las pérdidas de células cerebrales que producen un producto químico (la dopamina) que ayuda a dirigir la actividad muscular. Este descubrimiento llevó a los científicos a encontrar el primer tratamiento eficaz de la enfermedad de Parkinson y sugirió formas de elaborar terapias nuevas y aún más eficaces.

Tratamiento

Las causas de la enfermedad de Parkinson (Parkinson o parkinsonismo primario) solo se conocen raras veces. Es decir, para un tratamiento falta, por lo general, un enfoque exacto. Sin embargo, para aliviar así las molestias sí es posible equilibrar directa o indirectamente mediante medicamentos la falta de dopamina, algo característico de los enfermos de Parkinson (causante de los síntomas típicos). Básicamente se dispone de los siguientes medicamentos para el tratamiento farmacológico del Parkinson:

  • L-dopa: precursora de la dopamina.

  • Agonistas de dopamina: imitan los efectos de la dopamina.

  • Inhibidores de la MAO-B e inhibidores de la COMT: bloquean la disminución de dopamina.

Es recomendable tratar el Parkinson con medicamentos lo antes posible. La decisión sobre el tratamiento farmacológico para cada paciente dependerá, entre otras cosas, de la edad y de los eventuales trastornos acompañantes del afectado. En todo caso, deben tenerse en cuenta las posibles complicaciones tardías del tratamiento del Parkinson:

  • Si tiene más de 70 años durante el diagnóstico del Parkinson pero por lo demás está sano, lo más recomendable es un tratamiento combinado de L-dopa y agonistas de dopamina y/o inhibidores de la COMT.

  • Si todavía no tiene 70 años, se recomienda retrasar el tratamiento con L-dopa y comenzar con agonistas de la dopamina (junto con inhibidores de la MAO-B).

  • Si durante el diagnóstico tiene menos de 40 años, lo más probable es que su tratamiento consista en principio únicamente en agonistas de la dopamina.

Enfermedad de Parkinson

Esta enfermedad fue descrita en 1917 por el neurólogo inglés James Parkinson. Pertenece a un grupo de padecimientos médicos que reciben el nombre de "alteraciones del sistema motor". El mal de Parkinson se produce cuando algunos de los centros nerviosos del cerebro pierden su capacidad para regular los movimientos musculares. Como consecuencia, puede tener rigidez muscular, temblores y dificultad para caminar y tragar. 

El mal de Parkinson es una de las enfermedades más comunes que afectan la capacidad de movimiento en personas de más de 55 años de edad. Es crónico, es decir que lo tendrá por el resto de su vida. También es progresivo, o sea que los síntomas se van haciendo cada vez peor. Después de muchos años, esta enfermedad se puede volver discapacitante. Sin embargo, con el tratamiento apropiado es posible seguir viviendo una vida productiva y llena de satisfacciones.

Los cuatro síntomas primarios son:

  • Temblor de reposo. Se presenta en las extremidades superiores e inferiores, la quijada o la cara.

  • Rígidez o endurecimiento de las extremidades o del tronco.

  • Bradiquinesia o aquinesia. Dificultad para iniciar movimientos.

  • Inestabilidad postural. Desequilibrio y falta de coordinación.

Cada uno de estos síntomas pueden aparecer sólos o en combinaciones. También se pueden presentar otros síntomas com salivación excesiva, trastornos en la escritura, trastornos en el equilibrio al ponerse de pie y al caminar, presencia de grasa excesiva en la piel, etc. 

La enfermedad suele comenzar entre los 50 y 65 años, en forma ocasional se ve en pacientes de menor o mayor edad. No afecta la inteligencia del paciente, éste se mantiene activo y aunque la enfermedad de Parkinson es un padecimiento crónico puede ser tratada y controlada eficazmente. 

Cuando se habla de Parkisonismo es cuando otra enfermedad, medicamento o tóxico produce manifestaciones similares al Parkinson. Entre las enfermedades que simulan el Parkinson se encuentran el síndrome Parkinson demencia amiotrofia, enfermedad de Steele Richardson-Olszewski, enfermedad de Sky-Drager, atrofias de los ganglios basales, etc. 

A pesar de lo mucho que se ha estudiado esta enfermedad, no se sabe su causa. Se cree que es multifactorial, envolviendo factores ambientales y genéticos. 

El mal de Parkinson se produce cuando las células nerviosas dejan de producir un producto químico importante del cerebro que se llama dopamina. La dopamina normalmente se encarga de transmitir señales a otra parte del cerebro que permite controlar el movimiento muscular. Si no hay suficiente dopamina, las células en esta parte del cerebro se activan descontroladamente. Como consecuencia, usted pierde la capacidad de controlar sus movimientos normalmente. 

Síntomas del Parkinson

Los signos y síntomas de EP forman parte del llamado Síndrome Acinético-rígido; de tal manera que los síntomas que se describen en esta sección también pueden ser causados por otras enfermedades o condiciones médicas diferentes. La lentitud de los movimientos o bradicinesia se manifiesta por la falta de expresión de la cara y con una lentitud y torpeza general para la realización de los movimientos automáticos (parpadear, tragar, balancear los brazos al caminar) y voluntarios (vestirse, levantarse de una silla, escribir). Escritura lenta y con trazos pequeños (micrografia).

El temblor no necesariamente está presente en todos los pacientes, es más evidente cuando está en reposo y puede disminuir al efectuar un movimiento voluntario.

La rigidez se manifiesta como una resistencia o falta de flexibilidad para mover extremidades.

Los trastornos posturales consisten en la inclinación de la cabeza y del tronco hacia adelante (la espalda del paciente está encorvada) y tendencia a mantener en flexión los codos y las rodillas. Resulta difícil el control del equilibrio, por lo que pueden producirse caidas.

El paciente presenta anomalías al andar, marcha lenta levantando poco los pies del suelo, los pasos suelen ser muy cortos y rápidos; pulsiones: sólo se pueden detener agarrándose de alguna persona o alguna cosa (propulsión: hacia adelante, retropulsión: hacia atrás).

Síntomas no motores de la Enfermedad de Parkinson

  • Depresión

  • Cambios en los hábitos intestinales: estreñimiento

  • Trastornos urinarios

  • Trastornos del sueño

  • Sudoración

  • Trastornos respiratorios

  • Trastornos oculares

  • Trastornos cognoscitivos

  • Demencia

Otras causas del síndrome acinético-rígido

Infecciones:

postencefelítico (encefalitis letárgica), otras encefalitis, Creutzfeld-Jacob, lues.

Tóxicos:

Mn, Li, Co, CS2, CCL4, organofosforados, metanol.

Fármacos:

fenotiazinas, butirofenonas, reserpina, tetrabenazina.

Traumatismo:

físico, shock eléctrico.

Tumor cerebral

Vascular (infartos lacunares en los ganglios basales).

Metabólico

Otras enfermedades degenerativas del sistema nervioso central

Hidrocefalia normotensiva

¿Qué es el Parkinson?

Nuestro sistema nervioso nos permite recibir la información del propio cuerpo o del exterior, procesarla y producir una respuesta. Gracias a nuestro cerebro podemos recibir sensaciones del entorno en que vivimos, provenientes de los sentidos.

Existen múltiples patologías del sistema nervioso, una de ellas es la enfermedad de Parkinson, que afecta un grupo específico de neuronas del cerebro.

Hay un grupo de neuronas en nuestro sistema nervioso que se encargan de controlar los músculos que nos permiten movernos, dicho grupo está afectado en las personas que padecen enfermedad de Parkinson. No solamente se afecta la actividad vinculada al movimiento de los músculos, sino el aprendizaje y las emociones de las personas.

Este problema de salud está vinculado al efecto normal que sufre el cuerpo que es el envejecimiento, en las personas mayores de 60 años la probabilidad de padecer de la enfermedad de Parkinson aumenta en relación a los jóvenes. Se desconocen cifras exactas de la enfermedad en la población pero se estima que es mayor al 1% en personas mayores de 60 años.

En la enfermedad de Parkinson se produce la muerte de neuronas ubicadas en un sector específico del cerebro, denominado sustancia negra. Las neuronas afectadas son las productoras de una sustancia denominada dopamina, las cuales informan a los músculos que movimientos realizar en cada momento. La dopamina es un neurotransmisor, es decir, una sustancia que permite la comunicación entre las neuronas. Sin la presencia de dopamina no es posible transmitir el impulso nervioso que indican a cada músculo del cuerpo cuando contraerse o relajarse.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!