Neumonía y Neumonía Síntomas: ¿Qué es la Neumonía, Atipica, Tratamiento

La Neumonía, también llamada pulmonía es una infección severa del pulmón, la más grave del aparato respiratorio. Antes de la llegada de los antibióticos, la neumonía conducía a resultados fatales, pero es una enfermedad realmente curable hoy en día. Muchos pacientes con neumonía son tratados por el médico de cabecera y no se ingresan en los hospitales. Esto es lo que se denomina neumonía andante o mejor dicho neumonía adquirida en la comunidad o ambulatoria debido a que aunque estos pacientes están enfermos el paciente deambula y adquirío la neumonía fuera del hospital. Algunos personas con neumonía andante nunca se darán cuenta de que tienen neumonía, ya que simplemente se sienten agotados y exhaustos.

La neumonía es todavía una enfermedad seria, especialmente entre los ancianos y los inmuno-deprimidos. Los pacientes de SIDA contraen frecuentemente la neumonía pneumocistis, en otras circunstancias, una rara forma de enfermedad. Las personas con fibrosis quística tienen también un alto riesgo de neumonía debido a que se acumula continuamente fluido en sus pulmones.

¿Qué es la Neumonía?

La neumonía es una infección en uno o los dos pulmones que puede ser causada por varios tipos diferentes de gérmenes, como por ejemplo:

  • Bacterias

  • Virus

  • Hongos (moho) (no común)

La neumonía causa hinchazón (inflamación) en la vías respiratorias y causa que los sacos de aire de los pulmones se llenen de mucosa y otros líquidos, haciendo difícil que el oxígeno llegue a la sangre.

La gente que está sana en otros sentidos se recupera rápidamente cuando se les da los cuidados apropiados con rapidez. Sin embargo, la neumonía es una condición seria. Tienes mayor riesgo si:

  • Fumas

  • Tienes más de 65 años

  • Tienes una enfermedad crónica, especialmente una que afecte a la corazón, los pulmones, o los riñones (como COPD, diabetes)

  • Tienes un sistema inmune debilitado de cualquier razón (debido a los medicamentos, cáncer, o transplante)

  • Tienes problemas para tragar

  • Has tenido una operación o procedimiento quirúrgico recientemente

  • Has tenido neumonía que no se ha tratado

Si no estás seguro de si cualquiera de estas situaciones se puede aplicar a tu caso, coméntalo con tu médico.

Cómo funcionan tus pulmones

El trabajo más importante de tus pulmones es coger oxígeno para tu sangre y eliminar el dióxido de carbono. Esto ocurre durante la respiración. Respiramos de 12 a 20 veces por minuto cuando no estamos enfermos. Cuando aspiras, el aire viaja por la parte trasera de tu garganta a través de tu caja de voz y hasta tu gaznate (tráquea). Tu tráquea se divide en dos vías de aire (tubos bronquiales). Uno de los tubos bronquiales lleva al pulmón izquierdo. Para que los pulmones hagan el mejor trabajo posible, las vías respiratorias necesitan estar abiertas cuando respires hacia dentro y hacia fuera. El hinchazón (inflamación) y las mucosas pueden hacer que sea más difícil que se mueva el aire a través de las vías respiratorias, haciendo que la respiración sea más difícil. Esto lleva a falta de aire, dificultad para respirar, y sentirse más cansado de lo normal.

Neumonía Bacteriana

Neumonía Viral

¿Qué es?

La neumonía bacteriana la causan las bacterias. El germen estreptococo pneumoniae es la causa más común de neumonía bacteriana.

La neumonía viral la causan los virus. Cerca de la mitad de toda la gente que sufre de neumonía tienen neumonía viral. La neumonía viral suele ser menos seria que la neumonía bacteriana.

¿Cuales son las señales y los síntomas?

Los síntomas de la neumonía bacteriana pueden desarrollarse gradualmente o de repente. Estos síntomas incluyen: 

  • Fiebre alta (hasta los 105 grados)

  • Cansancio (menos energía)

  • Respiración rápida

  • Escalofríos

  • Tos con mucosa (puede ser verde o tener sangre)

  • Dolor de pecho, especialmente cuando se tose o se respira profundamente

  • Falta de aliento

  • Pérdida del apetito

Los síntomas se suelen desarrollar a través de un período de varios días. Los primeros síntomas son parecidos a los de la gripe, que incluyen: 

  • Fiebre

  • Tos seca

  • Dolor de cabeza

  • Dolor de garganta

  • Pérdida del apetito

  • Dolor de músculos

Más síntomas que aparecen como un día después:

  • Fiebre alta

  • Tos con mucosa

  • Falta de aliento

Cuál es el tratamiento?

La neumonía bacteriana se suele tratar con antibióticos.

En algunos casos, el paciente puede quedarse en el hospital para el tratamiento. Los tratamientos del hospital incluyen:

  • Oxígeno

  • Líquidos y medicamentos que se dan por vía intravenosa

  • Tratamientos respiratorios y ejercicios para ayudar a soltar la mucosidad

Los medicamentos para el dolor y la fiebre también pueden ayudar.

Con el tratamiento, la neumonía bacteriana suele mejorar entre 24 a 48 horas.

No se usan antibióticos para luchar contra los virus, pero pueden administrarse para luchar contra una infección bacterial que también esté presente.

La estancia en el hospital para la neumonía viral es menos común que con la neumonía bacteriana.

También pueden ayudar los medicamentos para el dolor y la fiebre.

Tu médico te puede recetar otros medicamentos y terapias como tratamientos de respiración y ejercicios para soltar la mucosidad.

Los síntomas suelen empezar a mejorar unos días después de empezar el tratamiento.

Lo más importante es terminar todos los medicamentos y terapias según te las hayan recetado. Esto te ayudará a quitar la infección por completo y prevenir que vuelva.

 

Neumonía Bacteriana

Neumonía Viral

¿Cómo puedo prevenir?

Hay una vacuna (inyección) para la neumonía disponible para la causa más común de neumonía bacteriana (el germen del estreptococo pneumoniae). Pregunta a tu médico acerca de esta vacuna.

Ponerse la vacuna (inyección) de la gripe (shot) una vez al año también puede ayudara a prevenir la neumonía bacteriana.

Que te den la vacuna (inyección) de la gripe cada año. Las vacunas de la gripe están preparadas para protegerte contra la cepa del virus de ese año.

Tener la gripe puede hacer que sea más fácil contraer neumonía bacteriana.

  • No fumes, y evita el humo de segunda mano.

  • Lávate las manos antes de comer, antes de manejar alimentos, cuando uses el servicio, y después de haber estado fuera.

  • Evita estar alrededor de gente que esté enferma. Pídeles que te visiten cuando se sientan mejor.

  • Come una dieta saludable, haz ejercicio, y descansa lo suficiente.

  • Cuéntale al médico si tienes dificultad para tragar.

  • Sigue el tratamiento para cualquier otra infección o enfermedad que tengas.

  • No bebas alcohol en grandes cantidades.

Contacta con tu médico si crees que tienes síntomas. No esperes a que se empeoren los síntomas, porque puedes desarrollar una condición de emergencia.

Neumonía atípica

La neumonía atípica es una enfermedad infecciosa que afecta el parénquima pulmonar y generalmente de evolución benigna. Habitualmente se presenta en niños menores de 3 meses y en niños mayores de 3 años hasta la adolescencia.

Pero la neumonía atípica se puede presentar en niños y adultos de cualquier edad. Hay que mencionar por su importancia que actualmente hay un brote de neumonía atípica que se originó en Asia y se esta extendiendo por todo el mundo. Se han reportado casos en China, Hong Kong, Vietnam, Singapur, Taiwán, Canadá, Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Austria, Eslovenia y Francia.

Esta enfermedad, causada por un agente infeccioso de origen viral (coronavirus), provoca una afección pulmonar de difícil tratamiento y que puede ser mortal. (Ver Síndrome Respiratorio Agudo Grave SARS).

¿Que lo ocasiona?

Como se comentó es una enfermedad infecciosa, que puede ser provocada por diferentes microorganismos, entre los que hay que destacar el Mycoplasma Pneumoniae, la Clamydia psittaci, Clamydia pneuminiae, Coxiella burnetii, Legionella pneumophila y los virus influenza, adenovirus y sincitial respiratorio.

En el caso de la neumonía atípica que se originó en Asia y se está extendiendo por el mundo el agente es un virus de la familia de los coronavirus.

SÍNTOMAS

El cuadro clínico habitualmente es de presentación gradual, con cefaleas, malestar y fiebre no muy alta. El 90% de los pacientes tienen tos del tipo no productiva.

Con frecuencia se acompaña de anginas (amigdalitis), dolores de oídos (otitis), ganglios cervicales y sinusitis. Se caracteriza habitualmente por la presencia de síntomas generales bastante marcados como es el malestar general, tos, decaimiento, febrícula, etc. Pero radiológicamente no tiene mayor repercusión.

En la neumonía atípica de origen Asiático el cuadro clínico es similar al ya descrito pero con fiebres superiores a 38 °C, pudiendo ser los síntomas más intensos y en algunos casos ha provocado la muerte del paciente. Razón por la cual se han creado cercos epidemiológicos para evitar la entrada de este padecimiento en los países que no han presentado casos del mismo.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico se basa en el cuadro clínico que presenta el paciente y en los resultados de gabinete (rayos X). Existen estudios sanguíneos de serología (laboratorio) para detectar algunas causas específicas.

En relación a la neumonía atípica o SRAS el diagnóstico es clínico ya que no se puede hasta el momento determinar el diagnóstico etiológico.

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES

El tratamiento es de mantenimiento (asintomático) y con administración de antibiótico terapia cuando se identifica al agente causante, siempre y cuando sea de origen bacteriano, previo cultivo del mismo con antibiograma, aunque se inicia tratamiento con antibióticos de primera elección.

En el caso de la neumonía atípica asiática el manejo es puramente de sostén aunque se han utilizado antivirales y esteroides.

Como se comentó, su etiología es viral y el manejo con antibióticos no ha reportado ningún beneficio.

Neumonía (pulmonía) Tratamiento

Neumonía | Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la neumonía?

Los síntomas de la neumonía pueden variar de leves a graves, según los factores de riesgo y el tipo de neumonía que tiene. Los síntomas comunes son similares a los síntomas provocados por un resfriado o gripe. Entre estos se incluyen los siguientes:

  • Tos.

  • Fiebre.

  • Expulsión de mucosidad al toser.

  • Dificultad para respirar.

  • Escalofríos.

  • Dolor de pecho.

  • También, es posible que sude, que le duela la cabeza o que se sienta muy cansado.

Si tiene alguno de estos síntomas o si en forma repentina empieza a empeorar después de tener un resfriado o gripe, consulte a su médico de familia.

¿Qué es la neumonía errante?

La neumonía errante es un caso leve de neumonía. Por lo general, es provocada por un virus o por la bacteria Mycoplasma pneumoniae. Cuando tiene neumonía errante, es posible que los síntomas no sean tan graves ni duren tanto como los de alguien que tiene un caso más grave de neumonía. Es probable que no necesite hacer reposo en cama ni permanecer en el hospital si tiene neumonía errante.

¿Cuándo debo llamar a mi médico de familia?

La neumonía puede poner la vida en peligro si no se trata, en especial en personas que fuman, que tienen enfermedades cardíacas o que tienen problemas pulmonares, y en adultos de 65 años o más. Debe llamar a su médico si tiene tos que no desaparecerá, falta de aire, dolor de pecho y fiebre. También debe llamar a su médico si en forma repentina comienza a sentirse peor después de tener un resfriado o gripe.

Neumonía | Tratamiento

¿Cómo se trata la neumonía?

El tratamiento depende del tipo de neumonía que tiene, de cuán grave son los síntomas, de cuán sano está en general y de su edad.

Para la neumonía bacteriana, es probable que su médico recete antibióticos. La mayoría de los síntomas deben mejorar en el término de algunos días, aunque la tos puede durar varias semanas. Asegúrese de seguir con cuidado las indicaciones de su médico. Use todo el medicamento antibiótico que recete su médico. De lo contrario, pueden permanecer algunas bacterias en el cuerpo. Esto puede hacer que reaparezca la neumonía. También puede aumentar el riesgo de resistencia a los antibióticos.

Los antibióticos no funcionan para tratar las infecciones virales. Si usted tiene una neumonía viral, es probable que su médico hable con usted sobre las maneras de tratar los síntomas. Hay medicamentos de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés) disponibles para bajar la fiebre y aliviar el dolor y la tos. Sin embargo, tener algo de tos está bien dado que puede ayudar a limpiar los pulmones. Asegúrese de hablar con su médico antes de tomar un inhibidor de la tos.

Si la neumonía es provocada por un hongo, es posible que su médico le recete un medicamento antimicótico.

Si su caso de neumonía es grave, es posible que necesite ser hospitalizado. Si está experimentando falta de aire, pueden darle oxígeno para ayudar a su respiración. También podría recibir antibióticos por vía intravenosa (por vía IV). Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado, alguna enfermedad cardíaca o alguna afección pulmonar, y las personas que ya estuvieron muy indispuestas antes de desarrollar neumonía tienen más probabilidades de ser hospitalizadas. Los bebés, los niños pequeños y los adultos que tienen 65 años o más también tienen un mayor riesgo.

¿Qué puedo hacer en el hogar para sentirme mejor?

Además de tomar cualquier antibiótico y/o medicamento que recete su médico, debe hacer lo siguiente:

  • Descanse mucho. El reposo ayudará al cuerpo a combatir la infección.

  • Beba abundante cantidad de líquido. Los líquidos lo mantendrán hidratado y pueden ayudar a aflojar la mucosidad de los pulmones. Intente tomar agua, té tibio y sopas claras.

  • Si fuma, deje de hacerlo y evite el humo de segunda mano. El humo puede hacer que sus síntomas empeoren. Fumar también aumenta su riesgo de desarrollar neumonía y otros problemas pulmonares en el futuro. También debe evitar las chimeneas encendidas u otras áreas donde es posible que el aire no esté limpio.

  • No vaya a la escuela ni al trabajo hasta que desaparezcan los síntomas. Esto, por lo general, significa esperar hasta que se vaya la fiebre y la tos con mucosidad. Pregunte a su médico cuándo está bien que regrese a la escuela o al trabajo.

  • Use un humidificador de vapor frío o tome un baño de agua tibia para ayudar a limpiar los pulmones y hacer que sea más fácil respirar.

¿Necesitaré hacer un seguimiento con mi médico?

Su médico puede programar una cita de seguimiento después de diagnosticarle neumonía. En esta visita, su médico podría realizarle otra radiografía de tórax para asegurarse de que la infección por neumonía está desapareciendo. Tenga en cuenta que los resultados de la radiografía de tórax pueden tardar meses en volver a ser normales. Sin embargo, si los síntomas no mejoran, su médico puede decidir intentar con otra forma de tratamiento.

Aunque puede sentirse mejor, es importante que asista a las citas de seguimiento, en especial si fuma. La infección puede seguir en los pulmones incluso si ya no experimenta ningún síntoma.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!