Mesopotamia: Mapa, Antigua, Ubicación Geográfica, Religión, Cultura, Historia

Mesopotamia era una región comprendida entre los ríos Tigris y Éufrates que desembocan en el Golfo Pérsico. El nombre proviene del griego, y literalmente significa «entre ríos». Mesopotamia era una tierra muy fértil debido a la presencia de estos dos ríos. Es un territorio que está rodeado de desiertos.

Se puede dividir en tres grandes regiones, a saber:

  • Alta Mesopotamia, zona montañosa, al noroeste.

  • Mesopotamia Media, con grandes llanuras, que sería la base de Asiria.

  • Baja Mesopotamia, de escasos recursos pero muy fértil gracias al Éufrates. En su parte sudeste se establecerían los sumerios. En la noroeste, los acadios.

Éstas tierras fueron ocupadas hace más de 5.000 años por los sumerios, que construyeron las primeras ciudades como Ur y Lagash sobre colinas y las fortificaron para defenderlas de otros pueblos que buscaban un mejor lugar para vivir. Cada ciudad se gobernaba a sí misma, era un estado independiente.

Mapa de Mesopotamia

Antigua Mesopotamia

Mesopotamia antigua

La antigua Mesopotamia, cuyo significado es "tierra entre ríos", ocupaba un territorio dotado de una gran riqueza natural. Crisol de grandes culturas y considerada la cuna de la civilización, Mesopotamia estaba ubicada entre los ríos Tigris y Eufrates, territorio que se corresponde con la actual Irak. La historia de Mesopotamia se remonta a varios miles de años.

El devenir de Mesopotamia transcurre a lo largo del tiempo con grandes civilizaciones que se suceden, una cultura que aún hoy sorprende por sus avanzados conocimientos. La primera gran civilización fue la de los sumerios, a quienes siguieron acadios, asirios y babilonios.

La sociedad mesopotámica

La escritura, que se conoce desde finales del cuarto milenio a.C., ha sido uno de los principales factores para conocer el desarrollo de los pueblos mesopotámicos. Textos y estelas conmemorativas escritos en distintos idiomas, han posibilitado descifrar lenguas que, de otro modo, seguirían siendo un misterio. Este hecho ha permitido acceder al conocimiento de las antiguas culturas mesopotámicas.

Las ciudades, desde los orígenes sumerios, eran autónomas e independientes. Eran ciudades-estado regidas por un monarca, con su propio ejército y con la potestad de administrar justicia en todo el territorio.

Como en toda sociedad existían diversos rangos sociales, desde lo más alto, como la nobleza, pasando por los escribas, tenidos en alta consideración y ligados al templo, o los mercaderes y artesanos. Por debajo de estos estaban los campesinos y, en el último eslabón de la cadena, los esclavos.

Política mesopotámica

En sus inicios, con los sumerios, Mesopotamia se dividía en ciudades-estado, cada cual con su propio territorio y con su templo desde el que se gobernaba a la población. En esa época religión y política eran indisociables, de ahí que el gobernante fuera el sacerdote. Este era el encargado de administrar el gobiernos, recaudar los ingresos del templo, dirigir a los soldados, organizar el culto y cuidar de las infraestructuras. Con el paso del tiempo aumentaría la complejidad y se diversificarían las funciones. Finalmente, la atribución del sacerdote se circunscribiría únicamente al culto, mientras los jefes militares ejecutarían el resto de las funciones.

Economía mesopotámica

La economía se basaba en la agricultura y el comercio. Los cultivos abarcaban diversos tipos de cereales y frutas. En los primeros tiempos era el templo quien corría con las funciones de administrar tierras, de los sitemas de riego y del comercio. Al igual que los egipcios, existía un sistema de recaudación y, también como los egipcios, Mesopotamia carecía de materias primas, de ahí la importancia que adquirió el comercio desde los primeros tiempos. Estas materias primas se importaban de Fenecia, Elan o Anatolia. Las transacciones se hacían mediante el trueque, ya que aún no existía la moneda

Ubicación geográfica de Mesopotamia

Llamamos Mesopotamia a la gran cuenca fluvial de los ríos Tigris y Éufrates, pero no se puede estudiar Mesopotamia sin tener en cuenta toda su periferia:

  • La Península de Anatolia al noroeste de Mesopotamia con los Montes Tauro.

  • Las montañas de Armenia y Turquía al norte de Mesopotamia, donde nacen el Éufrates y el Tigris.

  • Al este los Montes Zagros, separando Mesopotamia de la altiplanicie de Irán.

  • Al sur de Mesopotamia el Golfo Pérsico.

  • Al suroeste de Mesopotamia el desierto de Arabia.

  • Al este de Mesopotamia las estepas y desierto de Siria, camino del Mediterráneo.

Los ríos Tigris y Éufrates marcan la vida en Mesopotamia. Tienen pocos afluentes:

  • Principales afluentes del río Éufrates: Balikh y Habur

  • Principales afluentes del río Tigris: Diyala, Adhem, Pequeño Zab, Gran Zab, Kerkha y Karun. Estos dos últimos en la antigüedad desembocaban directamente en el Golfo Pérsico.

La Alta Mesopotamia, al norte, es un territorio montañoso, con lluvias en primavera y otoño, con inviernos fríos y cortos y veranos secos en julio y agosto.

La Baja Mesopotamia, al sur, en cambio es un territorio llano, donde los ríos modifican su curso con el paso del tiempo, con escasas lluvias e inviernos cortos. Los veranos secos y calurosos ocupan la mayor parte del año.

La Religión en Mesopotamia

En aquellas lejanas épocas se adoraba a cientos de dioses que cobraban "importancia" en función de la pujanza de cada etnia, región o ciudad. En general existía una gran tolerancia religiosa. Marduk y Ashur fueron dos deidades que se fueron imponiendo al resto, debido a la creciente influencia alcanzada por Babilonia y Asiria.

La religión siempre fue una constante que lo dominaría todo en Mesopotamia.

El panteón "divino" estaba representado por Anu como dios principal. El era el dios del cielo, acompañándole en la tríada Enlil, dios del agua, y Enki dios de la tierra. Con posterioridad aparecen otros dioses "importantes", como Nanna, más conocido como Sin (en acadio) o Marduk, hijo de Enki. Otra diosa que adquirió gran relevancia, siendo una de las más veneradas, fue Innana, diosa del amor y la fertilidad, que más adelante se identificaría con la babilonia Ishtar y, posteriormente, con la bíblica Astarté. De hecho los nombres de los dioses van cambiando según van surgiendo nuevas civilizaciones.

Los templos mesopotámicos son grandes complejos donde no sólo se tratan asuntos religiosos, sino también los aspectos políticos y administrativos del lugar. A la sombra del recinto religioso surgen nuevas construcciones, incluido el palacio del rey. De hecho el monarca era el encargado de construir los templos. El rey-sacerdote era quien depositaba la primera piedra, circunstancia de gran "trascedencia" para la cultura mesopotámica, y que aparece representado en muchas manifestaciones artísticas.

Cultura de Mesopotamia

Sacerdotes

En la cima de la estructura social en la Mesopotamia estaban los sacerdotes. Esta cultura no reconocía a un dios, sino que adoraban diferentes deidades y se creía que los sacerdotes tenían muchos poderes sobrenaturales. Además de servir en ceremonias religiosas, atendían a los enfermos, "apaciguaban" a los dioses enojados y gobernaban con leyes que ellos creían que dejaban contentos a los dioses. Una tarea importante adicional para los sacerdotes era actuar como guardianes de los registros para el rey. Los sacerdotes afeitaban sus cabezas y se vestían con túnicas de lana de oveja.

Clase alta

La gente de la clase alta en la Mesopotamia consistía en la nobleza y los ricos. Algunos oficiales del gobierno y terratenientes y mercaderes acaudalados estaban incluidos en esta clase. Las clases altas se vestían con finas ropas y usaban joyas caras y los hombres mostraban su posición social usando cabello y barba largos. Las mujeres usaban los vestidos al hombro y trenzaban su cabello o usaban adornos elegantes en sus cabezas. La gente de la clase alta generalmente tenía esclavos que hacían la labor manual, incluyendo el trabajo de la casa.

Clase baja

La clase baja en la Mesopotamia consistía de gente que cobraba por su trabajo. Esto incluía a profesionales como pescadores, fabricantes de cerámica y granjeros. Incluso a pesar de que la sociedad de la Mesopotamia no era igualitaria, todos tenían que pagar por sus bienes y servicios, incluso el rey. La gente de la clase baja eran propietarios de sus propias casas y podían pagar lujos modestos, como usar joyas. También podían ascender en la estructura social convirtiéndose en sacerdotes o adquiriendo grandes riquezas. Los castigos eran duros para cualquier crimen cometido y si un hombre de clase baja tenía en alguna deuda, podía pagarla vendiendo a su mujer y a sus hijos como esclavos.

Esclavos

En la Mesopotamia, la esclavitud era algo común y era considerada la clase más baja en la estructura social. A los esclavos, generalmente prisioneros de guerra o criminales, no se les pagaba por su trabajo, pero recibían alojamiento y comida gratis. Con la expansión de la agricultura, la necesidad por que los esclavos hagan la labor manual creció y los mismos eran explotados como una mano de obra no paga. Sin embargo, los esclavos tenían algunos derechos en la Mesopotamia antigua: podían ser propietarios de tierras, tenían libertad para casarse con cualquiera y la oportunidad de comprar su propia libertad.

Historia de Mesopotamia

El esplendor sumerio (3000 a 2400 a. C.)

El cuarto milenio a. C., marca el inicio de la alta cultura. Los primeros documentos escritos se encontraron en Sumeria los cuales se datan a inicios de III milenio. Gracias a éstos sabemos la existencia de grandes ciudades independientes entre sí: Ur, Lagash, Kish, entre otras. Se encontraban constituidas como ciudades templos, y estaban organizadas por un rey-sacerdote llamado "patesi". Entre las aportaciones de los reyes-sacerdotes esta la del "patesi" de Lagash, Urukagina, que fue el primero que promulgó leyes favoreciendo la situación de los pobres.

La mayoría de los habitantes se dedicaban a las tareas del campo y algunos al comercio y la artesanía; unos cuantos, los escribas, eran los encargados de las tareas intelectuales.

Los sumerios fueron los inventores del ladrillo, la bóveda y la cúpula, elementos importantes en la arquitectura de todos los tiempos.

El imperio unificado de Akkad

Los caldeos o acadios eran originarios de la región montañosa del oeste del Éufrates. Se asentaron en las tierras llanas al norte de Sumeria. La cercanía con esta región, provocó que ambos pueblos se fueran fusionando. Hacia el año 2400 a. C., quedaron sometidos a la autoridad del rey acadio Sargón el Viejo, logró crear el primer estado unificado con capital en Akkad. En su largo reinado formó un gran imperio. Fue esta una época de gran actividad política y comercial con otros pueblos.

Unos años más tarde este gran imperio se extinguió debido a la invasión del pueblo nómada de los guteos que, desde los montes Zagros, descendieron a las llanuras fértiles.

Restauración de Sumeria

La decadencia del Imperio de Akkad fue aprovechada por las viejas ciudades sumerias para alcanzar un nuevo momento de esplendor. El rey de Gudea tomó la ciudad de Lagash y la reconstruyó y embelleció; promovió obras de riego, de saneamiento y construyó templos. Lagash y otros centros como Ur supieron resistir la devastación de los guteos y prepararon el nuevo resurgir babilónico.

El Imperio Babilónico

A principios del II milenio, el imperio guteo se debilitó, por lo que la cultura sumerio-acadia se restableció. Hammurabi, rey de Babilonia, obtiene la unificación política, administrativa y cultural de su país (el idioma acadio se impuso y llegó a ser lengua literaria al lado del sumerio). La época de Hammurabi significa una verdadera unificación de sumerios y acadios.

Las grandes invasiones

Hacia 1700 a. C., el imperio de Hammurabi no logra subsistir a la gran oleada de pueblos que los invadieron; entre éstos se encontraban los hicsos, los hititas y los mitanios (los dos últimos indoeuropeos), y los casitas (pastores de los Zagros). La violencia de los invasores puso en peligro las conquistas culturales mesopotámicas. Sin embargo, tiempo después todos estos grupos se vieron influenciados por la cultura babilónico. Al finalizar el II milenio, nuevamente ocurrió una gran crisis debida a la penetración de los llamados al pueblos del mar.

Un nuevo imperio: el asirio

El despojo de Babilonia por lo pueblos del mar fue aprovechado por los asirios (eran básicamente pastores y llegaron a ser hábiles jinetes) para imponer su imperio. Una de las bases de su rápida expansión fue el haber organizado un adiestrado ejército.

Arsubanipal lI, en el siglo IX a. C., llega a Babilonia y domina las regiones adyacentes. El máximo apogeo del poder asirio se localiza en los siglos VIII y VII a. C. Durante este periodo, Sargón II y sus sucesores, los Sargónidas, tuvieron bajo su dominio a Mesopotamia, Siria, Fenicia, Palestina y Egipto. Assur y Nínive fueron, las capitales de este gran imperio.

Las extensas fronteras de las tierras del norte asírio se encontraban constantemente amenazadas por el brío de los pueblos indoeuropeos medos y persas. Para resistir estas presiones y poder controlar un conglomerado de gente, los asirios no dudaron en aplicar terribles castigos a los que se les oponían. La guerra llegó a ser un modo de vida. Al finalizar el siglo VIl, Assur y Nínive cayeron ante el poder de los persas, destruyendo con ello este extenso imperio.

El fin del viejo mundo oriental

Al caer el imperio asirio, Babilonia resurge y con el gobierno de Nabuc'odonosor, presenta un último siglo de esplendor. A éste se debe el embellecimiento de Babilonia con los famosos jardines colgantes. El viejo mundo semítico fue vencido por los invasores indoeuropeos hacia el año 539.

Cuadro cronológico de la historia política de Mesopotamia.

Pueblos y etapas

Realizaciones

Características

Sumerios
Milenio IV a. C.

Agricultura, hidráulica intensiva, astronomía, Sistema numérico y calendario.

Ciudades interdependientes: Ur, Uruk, Lagash y Nippur.

Acadios
Milenio III a.C.

Unificaron Mesopotamia

Semitas llegados del sur, capitales Akadd y Babilonia. Rey Sargón.

Primer Imperio
Babilónico-Caldeo
Milenio II a.C.

Gobierno de Hammurabi.
Legislación (Código)

Capital: Babilonia; centro económico, político y cultural del medio oriente.

Invasiones Indoeuropeas:
hititas, casitas, mitanos
1655-1595 a.C.

Llegan con caballos y armas de guerra.

Procedentes de Asia central.

Asirios
883-623 a.C.

Tecnología de guerra, caballería de hierro; suma crueldad.

Gran Imperio que llegó hasta el Mediterráneo y Armenia. Capital: Nínive

Segundo Imperio
Babilónico
623-539 a.C.

Renacimiento del comercio.
Centro religioso y cultural de oriente.

Gobernante: Nabucodonosor
Capital: Babilonia



Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!