Leyendas Urbanas, Leyendas Urbanas de Terror, Leyendas Urbanas Cortas, Leyendas Urbanas de Internet

Introducción

¿Qué es una Leyenda Urbana?

Increíbles, fascinantes, absurdas, atrapantes. Las leyendas urbanas, que antes se transmitían oralmente, ahora se propagan por el correo electrónico.

Las leyendas urbanas son esas historias que circulan de boca en boca (y en los últimos años a través del correo electrónico) y que mucha gente da por descontado que son ciertas.

Por ejemplo, es famosa en todo el mundo la leyenda de que Walt Disney está congelado en espera de una cura para el cáncer. Esta, como la mayoría de las leyendas urbanas, es falsa.

También es bonita la que dice que las cloacas de Nueva York están infestadas de cocodrilos porque un matrimonio, cansado de tener uno de ellos como mascota, lo arrojó por el inodoro. Lo que no aclara es cómo hizo el pobre animal para reproducirse.

Estas leyendas, en su adaptación a Internet, persiguen los objetivos de cualquier hoax:

Obtener direcciones de mail.

Congestionar los servidores.

Y como cualquier hoax, no deben ser reenviadas.

Definición de Leyendas Urbanas

Yo puedo recordar mi primer contacto con una “leyenda urbana.” Tal vez usted haya escuchado la misma historia y está seguro que ocurrió a un amigo de un amigo. Bueno, yo también era un creyente y lo repetí como cierto. No me pareció raro que los detalles fueran un poco vagos: Ahora, ¿dónde exactamente fue que sucedió esto? ¿Cuándo? ¿Cuál era el nombre del alguacil? ¿En qué periódico fue reportado? Y así sucesivamente. Fue años atrás que me di cuenta que yo había sido tomado por una “leyenda urbana” – una historia que es repetida una y otra vez a lo largo de muchos años.

Las personas quienes afirman que la historia es verdadera reportan la experiencia como sucedida a la tía de un amigo de mi esposo; la mamá del amigo de mi hijo; el amigo de un amigo de mi compañero de trabajo. ¿Ve el patrón? La línea entre “mito” y “leyenda urbana” es fluida. Digamos que, un mito es algo como la historia que hay una computadora masiva en Europa, llamada La Bestia, que mantiene todos los detalles de cada persona en la tierra. Las leyendas urbanas son historias que posiblemente pudieron haber ocurrido en algún momento, pero ahora están caracterizadas por el desarraigo(sucedió en Ohio; sucedió en California; sucedió en 1980s; sucedió el año pasado) y la vaguedad con respecto a los detalles, los cuales cambian conforme la historia se mueve de persona a persona.

Las leyendas urbanas son fácilmente identificables como historias que se dice haber “ocurrido en verdad” a un “conocido de un amigo” – casi siempre, alguien que no puede ser rastreado. Sin embargo, la gente jura que la historia es verdadera, puesto que la oyeron de alguien confiable. Muchas veces, que si usted pudiera rastrear “la tía del amigo de su esposo”, la tía le diría, “Bueno, no, no me pasó a mí personalmente, pero a un amigo del hermano de mi compañero de cuarto de la universidad.” Y así sucesivamente. Pero nadie reclama, “Yo estuve ahí y lo vi yo mismo, y estos son los detalles.”

Características de Leyendas Urbanas

Las siguientes son algunas de las características de las leyendas urbanas:

Siempre le pasaron a un amigo de un amigo

En inglés son llamadas FOAF tales (friend of a friend tales) "historias del amigo de un amigo".

Justamente, siempre hay alguien que jura que le sucedieron a un amigo suyo, pero nunca hay nadie a quien le haya sucedido personalmente.

Aunque algunas veces sucede que hay personas que aseguran haber visto los sucesos que describe la leyenda, a pesar de que ésta sea falsa.

Incluyen elementos de horror

Generalmente cuentan historias sobre peligros terribles que nos acechan, por ejemplo, salir a tomar algo con un amigo y terminar con los riñones extirpados; o traerte un bonito perro de tu viaje a Pakistán y que resulte ser una rata enorme.

Aparecen misteriosamente

Nadie sabe de dónde salen, no hay ninguna fuente donde comprobarlas pero todo el mundo las conoce.

Están en el límite de la credibilidad

La mayoría de las leyendas urbanas son falsas pero algunas toman elementos de la realidad o están basadas en algún hecho real.

Casi todas suenan un poco increíbles o absurdas pero podrían ser perfectamente ciertas.

Por otro lado, no dejan de ser historias interesantes y atrapantes, pero no deben ser creídas y mucho menos, reenviadas por correo electrónico.

En su adaptación a Internet agregan algunas características especiales:

Incluyen frases con alertas catastróficas tipo "Tengan mucho cuidado!!!" "No hay cura!!!"

Citan fuentes indiscutibles como la CNN o la Policía de Nueva York, pero no ponen ningún link para chequear la información.

Finalmente, y para responder al objetivo para el cual fueron transcriptas, piden que las reenvíes a todos tus contactos.

Leyendas Urbanas: De famas y moralejas

Hay que añadir a esto que la Leyenda Urbana es un concepto muy “1970- y siguientes”. Tirando de Wikipedia, lo primero que podemos leer es literalmente esto:

“Las leyendas urbanas son relatos pertenecientes al folclore contemporáneo que, pese a contener elementos sobrenaturales o inverosímiles, se presentan como crónica de hechos reales sucedidos en la actualidad. [...] Suelen tener como trasfondo una moraleja.”

Bien, concepto importante el de la moraleja (no como urbanización de alto caché, sino como lección o enseñanza que deriva de algo). En Sufridores en Casa, queremos buscar la moraleja de estas historias de ayer, de hoy y de siempre que llegan a nuestros oídos, teléfonos móviles, correos electrónicos, messenger, etcétera, etcétera. Vamos allá con unas pocas, porque esto da para toda una colección de artículos:

Leyendas Urbanas de Terror, Cortas, de Internet

Rumores y leyendas urbanas en Internet

La expresión "leyenda urbana" (del inglés urban legends) surgió en los años 1970-1980 entre los folcloristas norteamericanos para designar las anécdotas de la vida moderna contadas como verdaderas pero que en realidad son falsas o dudosas. En este sentido la palabra "urbano" no debe ser tomada como sinónimo de "citadino" sino como sinónimo de "moderno", la ciudad como emblema de la modernidad. De forma que la creación de leyendas continua aún en nuestros días bajo una forma adaptada a nuestras sociedades contemporáneas.

Una legenda urbana es una anécdota de la vida moderna, de origen anónimo, que presenta múltiples variantes, con contenido sorpresivo pero falso o dudoso, narrado como verdadero y reciente en un medio social del que expresa simbólicamente sus miedos o sus aspiraciones. El mismo pensamiento simbólico se expresa bajo la forma de una narración (la leyenda) o bajo la forma de un enunciado, de una proposición (el rumor). Un rumor puede transformarse en una narración legendaria o, inversamente, una leyenda puede simplificarse, reducirse a un enunciado. Tanto los rumores como las leyendas urbanas son creaciones colectivas, donde cada individuo interviene añadiendo, acentuando o suprimiendo aspectos de la narración por lo que se encuentran lejos de ser la creación de individuos anónimos con fines difamatorios.

El primer rumor que circulo en Internet fue en 1988, se trataba del aviso de un (falso) virus que circulaba por e-mail, según podemos leer en la página Web de la Oficina de Incidentes en Seguridad Informática, del Departamento de Energía de los Estados Unidos (hoaxbusters.ciac.org). Después el numero de rumores en circulación no ha dejado de aumentar. Los primeros trabajos que conceptualizan el término de rumor son los del alemán Louis William Stern, en 1902, en el marco de sus trabajos sobre los testimonios (Renard 1999).

¿Cómo reconocer una leyenda urbana o un rumor? Existen dos tipos de criterios a partir de las cuales es posible identificarlos: la existencia de variantes, de las cuales algunas son muy viejas, y la falsedad de los hechos relatados. Las leyendas urbanas y los rumores son percibidos como verdaderos o como que proporcionan informaciones exactas. La leyenda urbana es una historia ficticia con apariencia de realidad donde cada una es difícil de distinguir con claridad, sin casi indiscernibles, lo cual las hace objeto de estudio. Unas y otras traducen las angustias, los temores, las creencias y las esperanzas colectivas de una sociedad en un momento dado. En ocasiones las leyendas urbanas y los rumores, de ser falsos, se convierten en verdaderos, gracias a un mecanismo de autorrealización, que se presenta al imitar dentro de la vida real los escenarios que el rumor señala.

A. Primer criterio: las variantes

Las historias que alguien nos cuenta, escuchadas por el amigo de un amigo, creídas como únicas, situadas en el espacio y en el tiempo llegan a ser contadas a propósito de alguien más, en otro lugar y en otro momento. A nivel folclórico las leyendas urbanas y los rumores forman parte de la tradición oral, donde cada transmisión modifica la historia.

Hay tres tipos de variantes: las estilísticas, que son superficiales y revelan el estilo de cada narrador; las variantes circunstanciales, que son substituciones mejor adaptadas al entorno cultural de los públicos sucesivos en los que circula la historia al tiempo que siguen de cerca la evolución técnica de cada sociedad; finalmente tenemos las variantes profundas, que son insuficientes para llegar a hablar de un nuevo tipo de leyenda sino más bien de versiones diferentes de un mismo relato.

Las leyendas urbanas y los rumores no circulan nada más de forma oral, podemos encontrarlas también de forma escrita: por afiches, notas de prensa o por Internet. La red de redes no sólo es un poderoso instrumento de difusión y circulación de leyendas urbanas y rumores, sino también de su desmitificación, tal y como testimonian los numerosos sitios dedicados a ellos. Muchas leyendas son específicas de situaciones culturales e históricas particulares, pero también muchas de ellas son de difusión internacional.

B. Segundo criterio: las historias son parcial o totalmente falsas

Las leyendas urbanas no son "verdaderas" sino que son contadas como verdaderas. Las leyendas urbanas parecen verdaderas porque plantean un escenario ordinario, la presencia de objetos de la vida cotidiana, la referencia a lugares comunes, la atribución de mala suerte acaecida al amigo de un amigo que en conjunto suscitan un efecto de realidad. El final de la historia, siempre sorprendente, permanece en el dominio de lo posible.

En este trabajo remontaremos algunas de las pretendidas fuentes a las que se les atribuye la autentificación de los hechos para señalar las contradicciones en los relatos, los datos inventados, los errores y las verdades. Con ello pretendo mostrar al lector los mecanismos que permiten a la leyenda urbana pasar como creíble y verosímil. ¿A qué se debe que creamos en este tipo de historias? ¿Se trata sólo de hacernos la vida más interesante al exagerar las cosas que nos contamos unos a otros y añadirle algo de "pimienta y sabor" a nuestras acciones más anodinas? ¿Porqué existen leyendas y rumores tan semejantes que circulan bajo diferentes versiones en distintos países? ¿Podemos encontrar constantes dentro de estas versiones? ¿Qué motivos profundos esconden y qué nos pueden decir de nosotros mismos como grupo social?. Tal vez el éxito de las leyendas urbanas y de los rumores se deba precisamente a que nos encadenan, nos ponen en relación, con nuestro pasado histórico.

CLÁSICOS DE AYER Y HOY

Las leyendas urbanas, como nuevo campo de investigación, vienen siendo estudiadas en el mundo anglosajón desde la década de 1970. Uno de los postulados de su estudio es la comprensión de las manifestaciones simbólicas, las creaciones del imaginario colectivo de la gente que habita las ciudades. Los motivos que se encuentran por detrás de ellas son reveladores de las preocupaciones colectivas. Una de las leyendas clásicas más conocidas es aquella que afirma la existencia de cocodrilos en las alcantarillas de Nueva York. Según esta leyenda urbana hay cocodrilos que fueron llevados por sus nuevos dueños a la ciudad para servir como animales de compañía, sin embargo pronto se enfrentaron a la realidad de que los cocodrilos crecen y no son domesticables, por lo que optaron por deshacerse de ellos arrojándolos al inodoro, de forma que los cocodrilos fueron a parar a las alcantarillas de la ciudad. Se dice que con el tiempo los cocodrilos crecieron alimentándose de ratas y desperdicios que encontraban y se volvieron albinos y ciegos por la falta de luz. La leyenda da cuenta, de forma simbólica, de la irresponsabilidad de los ricos (los cocodrilos son animales exóticos que no cualquiera puede permitirse), habla de la ciudad como nueva jungla urbana que encierra peligros y manifiesta de forma velada el temor a la invasión de animales salvajes (recuérdese la metáfora social que habla de la ciudad como nueva "jungla de asfalto", donde por extensión podemos deducir la presencia de "tribus urbanas" y nuevos animales salvajes) así como del difícil equilibrio en la convivencia del hombre con la naturaleza.

Otra leyenda urbana clásica es aquella conocida como "la mascota mexicana", que habla de una turista norteamericana que al regresar de unas vacaciones en Tijuana, México, lleva de contrabando consigo lo que ella cree es un perrito sin pelo (un chihuahua o un escuintle). Poco después de su regreso a casa la dama se da cuenta del comportamiento agresivo del animal por lo que alarmada lo lleva al veterinario, éste la regaña y le dice que lo que ella cree ser un perro es en realidad una enorme rata. De nuevo encontramos el motivo del animal doméstico que se vuelve salvaje, pero más interesante es la idea subyacente del temor al extranjero y prejuicios pues también aquí encontramos el motivo de la "invasión del país" por parte de inmigrantes que entran de forma clandestina y, creyéndolos inofensivos, son en realidad "salvajes" [según la interpretación de este leyenda urbana]. Recuérdese que la leyenda no habla de cualquier ciudad de donde proviene el animal, sino de Tijuana, punto de entrada importante de trabajadores del Tercer Mundo a los Estados Unidos.

Otra leyenda urbana nos critica en nuestro torpe manejo de la tecnología y en nuestra falta de paciencia. En esta leyenda se habla de una mujer apresurada que mete a su bebé en el horno de microondas para que se seque más rápido después del baño. Por supuesto que el bebé muere cocido. Otra variante de esta misma leyenda sustituye al bebé por un pequeño perro. En otra variante de está leyenda se habla de una joven mujer de algún país del norte, donde el sol está ausente durante largas temporadas al año, que deseosa de tener un bronceado envidiable decide tomar largas sesiones bajo máquinas de rayos ultravioleta. Como las dependientas del primer lugar al que acude le prohíben estar más de 20 minutos consecutivos y le dicen que debe espaciar las sesiones a lo largo de las semanas la mujer se va y decide tomar varias sesiones consecutivas en diferentes establecimientos. De forma resumida, la leyenda habla de que la mujer murió a los pocos días pues había rostizado sus órganos internos. Aquí se censura no sólo nuestro torpe manejo de la tecnología sino que también se castiga la vanidad de la mujer. Otra leyenda urbana que también castiga la coquetería femenina es aquella que habla de una jovencita que se mete a una lavadora de ropa con su pantalón puesto para que éste encoja y se ajuste mejor a su curvilínea figura. Por supuesto que la chica muere asfixiada por el pantalón.

Los temas del canibalismo, la censura a la juventud que usa drogas y el mal manejo de la tecnología reaparecen en la leyenda del "bebé rostizado por la niñera", en ella se cuenta la historia de una niñera que es dejada a cargo de un bebé mientras los padres salen a una cena en casa de unos amigos. Según la historia la niñera deja entrar a su novio y ambos comienzan a usar drogas, en su alucine hornean al bebé.

Las leyendas urbanas y los rumores presentan con frecuencia una dimensión moral. En una de esas leyendas se habla de una pareja de universitarios que desean tener algo de intimidad por lo que deciden salir de la ciudad en auto hacia algún paraje solitario. En cierto momento se estacionan y comienzan a besarse [besos sensuales es un pecado mortal]. Por la radio del auto escuchan que un loco peligroso se ha escapado de un asilo cercano y la policía lo busca pero se pide a los radioescuchas que se refugien en sus casas y no salgan. La pareja se encierra en el auto y al poco tiempo escuchan extraños ruidos del exterior, el novio baja para averiguar qué sucede y se pierde de vista entre la maleza. Poco después ella comienza a escuchar golpes en el techo del auto, por lo que temerosa arranca y se aleja del lugar. Los ruidos que ella escuchaba en lo alto del automóvil eran los de su novio, que estaba atado de las manos y su cuello pendiente de una horca, cuando la chica huye provoca la muerte de él al quitarle su único apoyo. La dimensión moral de la historia está en decir: no es bueno alejarse de la ciudad y menos en busca de intimidad, miren lo que les puede suceder. ["Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis." -- Romanos 8:13]

Una parte considerable de las leyendas urbanas trata sobre el tema de la inseguridad de la vida moderna. No es que estadísticamente vivamos hoy con mayor inseguridad sino que así lo percibimos. Veamos dos leyendas urbanas que hablan y aleccionan de estos peligros. En ambas se trata de jovencitas como víctimas reales o potenciales de los peligros que acechan en todo momento y en todo lugar. La primera trata de la leyenda que habla de una joven que se ha quedado sola en casa, suena el teléfono y ella contesta. Una voz misteriosa le informa que pronto morirá. Ella por temor corre a cerrar todas las puertas y ventanas de la casa, sin embargo es inútil pues el asesino se encuentra dentro de la casa. Al cerrar las puertas ella misma se cierra toda forma de escape. Según la leyenda el asesino le proporciona a su víctima una serie de datos que demuestran que la conoce de cerca por lo que la lección moral es esta: no confíe en todo el mundo, ni siquiera en casa, ni siquiera de los conocidos. ["Y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí." -- Mateo 10:36-38]

CONCLUSIONES

Las leyendas urbanas y rumores enriquecen la realidad al volverla más interesante y testimonian sobre la capacidad de adaptación de la gente para que la realidad funcione con información errónea y sobre las creencias de la gente normal. La narrativa folclórica contemporánea cumple funciones psicológicas y sociales que hacen que su contenido aparezca como verdadero, interesante, importante y necesario.

Los rumores y las leyendas urbanas nos dicen que la realidad no parece ser lo que es (la vida cotidiana esta llena de peligros, los medios de comunicación y el gobierno ocultan cosas), permiten verbalizar, expresar e ilustrar problemas sentidos como importantes, cumplen una función normativa, de enseñanza moral y aleccionadora y reactivan motivos simbólicos antiguos del imaginario colectivo (emparentados con los cuentos, historias, leyendas y mitos de épocas pasadas).

Finalmente podemos señalar tres constantes entre los antiguos rumores que circulaban de boca en boca y los modernos rumores que circulan por Internet: el miedo a las innovaciones tecnológicas (los autos, el avión y los trenes fueron muy cuestionados en su tiempo, así como la radio y la televisión, hoy lo son las sartenes de teflón, los hornos de microondas, los lentes de contacto, los juegos de video, los teléfonos portátiles y la Red); los peligros que encierra la vida moderna (delincuencia, pedofilia, atentados, tráfico de órganos, violaciones de mujeres, asesinos sueltos, invasiones) y la evolución de las costumbres de la sociedad (chistes y bromas, nuestra relación con la naturaleza y Dios, creencias en lo sobrenatural). Finalmente encontramos que Internet es un importante medio de circulación de rumores, tanto para su difusión como para su estudio.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!