Justicia: ¿Qué es la Justicia, con uno Mismo, Demás y Dios? ¿Qué es la Justicia Social, Definición, Concepto y Significado

Justicia

Justicia. Del latín, Iustitia. Es la concepción que cada época y civilización tiene acerca del sentido de sus normas jurídicas. Es un valor determinado por la sociedad. Nació de la necesidad de mantener la armonía entre sus integrantes. Es el conjunto de reglas y normas que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo acciones específicas en la interacción de individuos e instituciones.

A la Justicia se la puede definir como el arte de hacer lo justo, y de "dar a cada uno lo suyo", básicamente ésto nos dice que la justicia es la virtud de cumplir y respetar el derecho, es el exigir sus derechos, es otorgar los derechos a un individuo. La Justicia no es el dar o repartir cosas a la humanidad, sino el saber decidir a quien le pertenece esa cosa por derecho. La Justicia es ética, equidad y honradez. Es la voluntad constante de dar a cada uno lo que es suyo. Es aquel sentimiento de rectitud que gobierna la conducta y hace acatar debidamente todo los derechos de los demás.

Todas las virtudes están comprendidas en la justicia. Por eso la importancia de que haya justicia en nuestro medio, ya que de no ser así viviríamos en un mundo de caos y del cuál no nos podríamos salvar. En definitiva, la verdadera justicia es el arte de dar lo justo o hacer dar lo justo a un individuo, basándose en los principios del arte del derecho divino, sin tener ningun tipo de discriminación o preferencia hacia ninguna persona. Ya que todas las personas deben ser tratadas sin ninguna discriminación o preferencia ya que así se estaría dando una justicia falsa, y no sería "dar a cada uno lo suyo", sino "dar a él lo que le toque", dependiendo de su clase social o raza.

Concepto de Justicia

Proviene del latín iustitia y refiere a la virtud que inclina a dar a cada uno lo que le pertenece. El derecho romano representó a la justicia con una espada y una balanza, posteriormente también usó una venda en los ojos (signo de juzgar sin distinción a las personas).

La justicia es la categoría central de la ciencia jurídica, cuyo contenido varía según las diferentes épocas históricas y los distintos conceptos sociales, culturales, económicos y políticos. La idea de justicia es pensar en rectitud que preside todo ordenamiento jurídico.

Con todo, existe una serie de criterios que han permitido cierta unidad conceptual a lo largo de la civilización; así la justicia distributiva, dar a cada uno lo suyo, se complementa con la justicia conmutativa, orden entre iguales, estableciendo la relación entre lo que se da a cada uno y lo que de cada uno se toma.

Esta formulación, que procede de Aristóteles, y que la escolástica quiso someter a la formulación matemática, ha cedido hoy en gran parte, bajo la impronta de la denominada justicia social poniendo énfasis en el principio de igualdad de trato.

Para que pueda hablarse de justicia, se requiere que las diferencias de trato se basen en circunstancias objetivas y razonables, o sea, no puede ser matemática o mecánica.

La justicia ha sido tratada también por la doctrina bíblica, como elemento de intervención de Dios dirigida a la salvación del hombre. Así entendida, la justicia es una relación directa entre Dios y el hombre.

Para el Nuevo Testamento, la justicia de Dios es el don divino de la justificación del pecador. Por ello, no es cosa del propio provecho, sino la fuerza del amor, perfección de ley. Como la justicia de Dios, así también la justicia del hombre es la expresa relación de una inmediata comunidad entre ambos.

Definición de Justicia

El término de justicia presenta un uso recurrente en el idioma español y dependiendo de los contextos en los cuales se lo emplee sus referencias variarán, aunque, en términos generales, la justicia será aquella serie de reglas y de normas que estipulan un escenario satisfactorio en lo concerniente a las relaciones entre los individuos entre sí y entre éstos con las instituciones. El mencionado marco regulatorio aceptará, o en su defecto prohibirá, las acciones en las mencionadas interacciones. La obligación de sostener la paz entre los integrantes de la sociedad es la que marca el origen de la justicia.

En materia de religión católica, la justicia es junto con la prudencia, la templanza y la fortaleza, una de las virtudes cardinales, en tanto, la práctica de la misma, es decir, aquel individuo que actúa y se comporta con justicia se ocupará, cuando sea necesario, de darle a cada quien lo que le corresponde y le pertenece, procediendo siempre a partir de la equidad y el respeto por el bien de todos. Jamás privilegiará su situación personal por sobre la del resto, sino muy por el contrario, ya que ostenta una especial inclinación por proceder de acuerdo al derecho.

Por otra parte, en el ámbito del derecho la palabra justicia presenta una especial presencia ya que designa, por un lado al castigo y a su aplicación que decide un tribunal o juez, y por otro a la resolución de la inocencia de alguien, también concedida por un juez o tribunal de justicia. “La familia del policía asesinado pidió al tribunal que hagan justicia”. “Se hizo justicia y mi hermano quedó libre de culpa y cargo”.

Asimismo, en el mismo ámbito del derecho, justicia, es sinónimo de poder judicial (la justicia argentina determinó la culpabilidad de Massera en crímenes de lesa humanidad) y también permite designar a la persona o el tribunal que se ocupa de impartir justicia.

Definición de Injusticia

Se define a la injusticia como la falta de justicia, de bien común y de equilibrio dentro de diversos grupos sociales que pueden ir desde la comunidad toda hasta el sujeto individual. Como tal, la injusticia implica principalmente el no respeto por los derechos tanto de los individuos como de la sociedad en conjunto, y este no respeto o esta falta de derechos puede hacerse visible de innumerables formas: algunas más pequeñas y casi invisibles, otras más notorias y flagrantes. Si entendemos que la justicia es la búsqueda del bien común y del bienestar conjunto, la injusticia será entonces el beneficio de algunos en pos del perjuicio a otros.

La injusticia puede estar presente en cualquier tipo de formación social, habiendo algunos científicos logrado observarla en comunidades animales. En el caso del hombre, la injusticia surge a partir de la corrupción de los valores de verdad, respeto, solidaridad, amor por el prójimo y ética. Cuando alguno de estos valores no se toma en cuenta y es dejado de lado en los comportamientos de todos los días, los actos de injusticia se hacen claramente presentes.

Al pensar en injusticia o en la falta de justicia, inmediatamente tendemos a asociarla con situaciones de resolución judicial o legal. En ellas, la injusticia se evidencia al no condenar apropiadamente a un criminal, al no actuar de acuerdo a lo que establece la ley, etc. Sin embargo, hay muchas maneras de actuar de modo injusto en el día a día sin que esto sea necesariamente penado por la ley. Tal es el caso de aprovecharse de un individuo cuando quiere comprar un artículo al informarle mal el precio, no cediendo el paso al transeúnte por parte de los automovilistas, no respetando el espacio público y dañándolo con basura, etc.

El trabajo en pos de la eliminación de las conductas injustas circunstanciales o globales es algo en el que toda la comunidad debe comprometerse. La injusticia existe cuando los individuos de una sociedad o comunidad no reconocen los derechos de los demás y pasan por arriba de ellos. El cambio de actitud ante pequeñas o grandes situaciones de injusticia es el único camino hacia el logro de sólidas estructuras de justicia.

Definición de Justo

El término ‘justo’ se usa como adjetivo calificativo para describir individuos, situaciones o circunstancias en las cuales prima la justicia y la búsqueda del equilibrio entre diferentes elementos. La idea de que algo o alguien puede ser justo proviene, claro está, de la noción de justicia y de la correcta aplicación de la misma de acuerdo a las necesidades de cada circunstancia específica. Un hombre justo es aquel que actúa con justicia mientras que una situación justa es aquella en la que las partes involucradas reciben un trato apropiado de acuerdo a sus características o comportamientos.

La justicia es una creación divino y humana que implica la aplicación de valores esenciales como la verdad, la equidad, la racionalidad y la ética en situaciones en las que un conflicto, cualquiera sea éste, puede desencadenarse. De acuerdo a las simbologías tradicionales, la justicia siempre es representada con una venda en sus ojos que implican la necesidad de su imparcialidad, así como también con una balanza que hace referencia a su interés por equilibrar los elementos en pugna.

La justicia puede hacerse presente en las sociedades humanas de muy diversas formas y, si bien la más recurrente es aquella que se establece a través de la ley, la justicia cotidiana y consuetudinaria es la que aplican todos los individuos sin necesidad de ser abogados o jueces. Este tipo de justicia tiene que ver con el respeto a los demás, con la igualdad de derechos, con la equidad y el equilibrio de oportunidades, entre otras cosas.

En este sentido, un individuo justo será quien aplique de manera consciente o inconsciente todos aquellos valores, comportamientos y actitudes que tengan como finalidad última la generación y reproducción de justicia. Muchas veces, en la práctica social, la justicia y el comportamiento justo no tienen que ver con reglas racionales de igualdad matemática, si no con permitir a todos los miembros de una comunidad acceder a los mismos derechos en las circunstancias específicas de cada uno.

Definición de Justicia Social

El concepto de Justicia Social es un concepto que surgió hacia mediados del siglo XIX como consecuencia de la necesidad de lograr un reparto equitativo de los bienes sociales, porque en una sociedad en la que prima la justicia social, los derechos humanos de los individuos que habitan en ella serán respetados y las clases sociales más desprotegidas contarán con oportunidades de desarrollo.

La justicia social consiste en el compromiso de parte del Estado para compensar las desigualdades que surgen en el mercado y en otros de los mecanismos de la sociedad. Las autoridades pertinentes son las que deberán garantizar algunas cuestiones y propiciar algunas condiciones para que este escenario en el cual prime la justicia social sea un hecho y que por ejemplo todos los ciudadanos tengan la misma posibilidad de desarrollarse económicamente, es decir, que no existan pocos multimillonarios y muchísimos pobres.

En tanto, las diversas corrientes de pensamiento proponen diferentes alternativas a la hora de encarar este problema de la justicia social.

El Liberalismo sostiene que la justicia social será posible si se generan oportunidades y si se protegen las iniciativas privadas. Por su lado, el Socialismo y la mayoría de las propuestas de izquierda proponen la intervención del estado para que se logre la justicia social.

En fin, propuestas más propuestas menos, lo cierto y concreto es que aquellos países que le brindan una excelente calidad de vida a sus ciudadanos son aquellos que promueven la justicia social y por supuesto la logran. La desigualdad y la inequidad promoverán siempre la violencia y los enfrentamientos sociales entre aquellos que más tienen y no quieren perderlo y aquellos que menos tienen y quieren lograr más.

La Verdadera Justicia Social

Revelaciones Celestiales de Santa Brígida de Suecia - Libro 5 “El Libro de las Preguntas”

El Libro Cinco de las Revelaciones Celestiales de Cristo a Santa Brígida del reino de Suecia está titulado debidamente El Libro de las Preguntas, ya que procede de las preguntas a las cuales Cristo Nuestro Señor le da respuestas maravillosas...

Interrogación 7

... Nuevamente apareció el monje en su escalera igual que antes diciendo: ... Tercera pregunta. “¿Por qué no me exalto por encima de los demás, viendo que soy rico?”

... Respuesta a la tercera pregunta. “En cuanto a por qué no debéis enorgulleceros por las riquezas, respondo: Las riquezas del mundo os pertenecen únicamente a vos en tanto las necesitéis para alimentos y vestimenta. El mundo fue hecho para esto: que el hombre, teniendo sustento para su cuerpo, pueda a través del trabajo y humildad, volver a mí, su Dios, a quien menospreció con su desobediencia y descuidó con su orgullo. Sin embargo, si clamáis que los bienes temporales os pertenecen, os aseguro que efectivamente, estáis usurpando a la fuerza para todo lo que poseéis más allá de vuestras necesidades. Todos los bienes temporales debieran pertenecerle a la comunidad y ser igualmente accesibles a los necesitados por caridad.”

¿QUÉ ES LA JUSTICIA? CON UNO MISMO, DEMÁS Y DIOS

La justicia: ideas rápidas sobre la justicia. ¿Qué es la justicia? Justicia con uno mismo. Justicia con los demás. Justicia con Dios.

  • A. ¿Qué es la justicia?

  • B. Justicia con uno mismo.

  • C. Justicia con los demás.

  • D. Justicia con Dios.

A. ¿QUÉ ES LA JUSTICIA?

1. ¿Qué es la justicia? En cuanto cualidad personal, la justicia es la virtud o hábito bueno de dar a cada uno lo suyo, lo que le corresponde, lo que se le debe otorgar. Habitualmente se entiende en temas económicos, pero la justicia abarca otros aspectos más olvidados.

2. ¿Qué aspectos olvidados abarca la justicia? Dentro de los deberes de justicia se incluyen los siguientes:

  • El respeto a los padres y autoridades. Es justo obedecerles y respetarles. Es un deber respecto a ellos.

  • Cumplir las obligaciones profesionales, incluso los estudiantes. Esto último es un deber respecto a la familia y la sociedad, que cuentan con su preparación actual para el trabajo futuro.

  • Cumplir las obligaciones respecto a Dios. Es un aspecto de la justicia muy olvidado. Los hombres no somos dioses sino criaturas, y tenemos deberes respecto al Creador. Por ejemplo, faltar a misa un domingo sin una causa justa es una injusticia.

  • El respeto a la dignidad humana. A cada persona se le debe otorgar un trato propio de un ser humano, que incluye evitar discriminaciones. Por ejemplo, con el embrión, con la mujer, etc.

  • En general, cada uno es muy sensible a las injusticias que padece, pero es fácil olvidar las injusticias que hace padecer a los demás con burlas, críticas y desaires. Cuidando estas cosas mejora mucho el ambiente. Lo mismo sucede si hay lealtad.

3. ¿La lealtad tiene que ver con la justicia? La lealtad reclama cumplir la palabra dada y los compromisos adquiridos, que son deberes de justicia. Por ejemplo:

  • El matrimonio incluye el compromiso de no unirse con otra persona. El adulterio es injusto. También es injusto el llamado divorcio pues el matrimonio incluye el compromiso de quererse para siempre.

  • El cumplimiento de contratos es un deber de justicia y de lealtad.

  • La perseverancia en una vocación es un deber de justicia y de lealtad pues se aceptó ese compromiso con Dios. Un compromiso de amor maravilloso.

4. ¿Más ejemplos donde ejercitar la justicia?

  • Aceptar las reglas de juegos y deportes. Se trata a contrincantes y compañeros como es debido.

  • Comportarse correctamente en una reunión, en una boda, etc., es muestra de trato correcto a los demás, propio de la caridad y la justicia. Se incluye aquí el comportamiento en las iglesias, tratando a Dios como es debido.

5. ¿Es suficiente con la justicia? La justicia sola no basta. Hacer algo porque se debe cumplir es un motivo válido pero pobre. La justicia debe ir acompañada de la caridad. Buscamos el bien de todos, y por esto también queremos ser justos, pero no sólo justos, también buenos, generosos y amables con los demás. Por ejemplo, conviene agradecer a las madres la comida que han preparado.

6. ¿Conviene alimentar una actitud de reclamar deberes de justicia? Hay derechos que conviene exigir. Sin embargo, la actitud general de reclamación no es buena porque suele ir contra la caridad y la paciencia. Quejarse mucho hace que el carácter propio se deteriore y se torne gruñón y agrio.

B. JUSTICIA CON UNO MISMO

1. ¿Qué significa ser justo con uno mismo? La justicia con uno mismo consiste en tratarse a sí mismo como corresponde, como es debido. Cabe hablar de esta justicia pues uno tiene deberes hacia sí mismo.

2. ¿En qué se basan las obligaciones de justicia hacia sí mismo? Estas obligaciones vienen dispuestas por la propia naturaleza, es decir por el Creador. Con otras palabras, la dignidad humana reclama unos deberes que cumplir.

3. ¿Deberes con el propio cuerpo? La justicia respecto al propio cuerpo incluye tratarlo de acuerdo a su dignidad. Esto tiene muchas consecuencias. Por ejemplo, no puede usarse del sexo de cualquier modo pues es algo de mucha categoría, que une al matrimonio y les otorga el gran don de los hijos. Asimismo, el aseo personal y un modo de vestir correcto son obligaciones que la dignidad del cuerpo humano reclama.

4. ¿Más ejemplos? La justicia hacia el propio cuerpo incluye la obligación de respetar la vida y capacidades del cuerpo evitando mutilaciones, suicidios, borracheras, drogas, etc. Uno no puede usar su cuerpo como se le antoje, sino que responderá de este cuidado ante Dios y ante los demás. Por ejemplo, una familia, una empresa y un equipo de fútbol pueden exigir de alguien que no se emborrache. Quien se emborracha incumple deberes hacia todos ellos y hacia sí mismo.

5. ¿De donde procede la dignidad del cuerpo humano? Esta dignidad del cuerpo se basa en que es humano, y no algo externo a nosotros. Somos cuerpo, somos alma, somos cuerpo y alma a la vez. El cuerpo humano comparte la dignidad propia del hombre.

6. ¿Deberes hacia la propia alma? El alma humana también exige sus atenciones tanto en el plano humano como en el sobrenatural. Humanamente, conviene desarrollar la inteligencia, la voluntad, y las cualidades o virtudes humanas. En el plano sobrenatural, el alma requiere de la oración, la formación, la frecuencia de sacramentos, etc.

C. JUSTICIA CON LOS DEMÁS

1. ¿Qué significa ser justo con los demás? La justicia con los demás consiste en tratarles como corresponde, como es debido.

2. ¿En qué se basan las obligaciones de justicia hacia los demás? El motivo principal es también la dignidad humana, que reclama unos deberes para cumplir. Así que bastaría aplicar los párrafos anteriores. De hecho, ambos casos suelen darse paralelamente; por ejemplo, quien respeta su propio cuerpo es fácil que respete igualmente el de los demás.

3. ¿Más ejemplos? Veamos algunos deberes que la dignidad humana reclama:

  • Una persona no es un objeto, y no debe ser usada. La antigua esclavitud sirve como ejemplo de este modo injusto de tratar a las personas. Un caso más moderno lo encontramos en la manipulación de embriones.

  • Una persona no es un animal, y no debe ser tratada como un ser sometido a sus instintos. Por ejemplo, la relación hombre-mujer es muy diferente a la relación macho-hembra.

  • También hay ejemplos donde los dos casos anteriores se mezclan. Así, en la pornografía se presenta a la mujer como un objeto que se usa para tener placeres; y a la vez se considera al hombre como un animal al que se le da hembras.

  • Una persona no es sólo un ser material. Tener en cuenta sólo estos aspectos es injusto pues olvida la parte espiritual humana. Por ejemplo, un médico cristiano además de cuidar la enfermedad procura que el enfermo quede atendido en su vida religiosa. La justicia nos invita a cumplir los deberes abarcando las obligaciones económicas o laborales pero sin olvidar otros aspectos reclamados por la dignidad humana.

D. JUSTICIA CON DIOS

1. ¿Qué significa ser justo con Dios? La justicia con Dios consiste en tratarle como corresponde, como es debido, de acuerdo a su dignidad.

2. ¿Cómo se debe tratar a Dios? Se puede resumir diciendo que a Dios se le debe dar el culto debido. No somos dioses sino criaturas, y esto incluye deberes de adoración, reverencia, ofrecimiento de sacrificios, oración, etc. De ahí que la asistencia a misa en casos normales sea una obligación grave, y su incumplimiento es una injusticia con el Creador, probablemente mucho mayor de lo que imaginamos.

3. ¿Más ejemplos de justicia con Dios? La adoración y culto al Creador se muestra asimismo en el cuidado de los templos, que deben ser dignos del Señor de cielo y tierra. También es necesario dirigirse a Dios en un tono respetuoso, sin dudar nunca de su bondad ni de su amor.

4. ¿Es importante la justicia con Dios? El culto a Dios no es una cuestión trivial, ni una bagatela. Es obligación seria. Cuando nos presentemos al juicio divino, ante la enorme grandeza del Señor, nuestras faltas de reverencia y adoración se mostrarán tremendas a nuestros ojos. Por ejemplo, ¿cómo pude dejar de rezar un solo día?, ¿cómo pude hacer distraído una genuflexión?...

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!