Irlanda y Irlanda del Norte: Bandera, Capital, Dublin Turismo, Historia, Mapa

Si Irlanda fuese un color sería una gama deslumbrante de verdes, vivos como una pradera inundada de sol, fluorescentes como el césped bajo un cielo gris, brillantes como las hojas después de la tormenta.

La llamada “isla esmeralda”, situada al oeste de Gran Bretaña, tiene una superficie de 84.421 km2, es decir, la sexta parte de España, y una población de 5,8 millones de habitantes, de los cuales 1,7 millones viven en los 14.139 km2 de Irlanda del Norte. En este pequeño territorio ningún punto dista más de cien kilómetros del mar (más de 3.100 km de costas), ya que la distancia máxima de norte a sur es de 483 km y su anchura de este a oeste no supera los 275 km. Pero tenga en cuenta que en Irlanda distancia corta no es sinónimo de trayecto corto, porque las carreteras sinuosas y estrechas, a veces con mucho tráfico, el mal tiempo y la escasa señalización, obligan a ir despacio... y a disfrutar del paisaje.

Capital
(y ciudad más poblada)

Dublín 

53° 26' N 6° 15' O

Idiomas oficiales

Irlandés e inglés

‎Gentilicio

Irlandés, irlandesa

Forma de gobierno

República parlamentaria

Presidente
Primer Ministro

Michael D. Higgins
Enda Kenny

Independencia
 • Declarada
 • Reconocida (Estado Libre)
 • Reconocida (República)

del Reino Unido
24 de abril de 1916
6 de diciembre de1922
1 de abril de 1949

Superficie

Puesto 117.º

 • Total

70.273 km²

 • % agua

2%

Fronteras

360 km

Población total

Puesto 122.º

 • Total

4.581.269 Hab (Censo de 2011)

 • Densidad

63.4 hab/km²

PIB (PPA)

Puesto 52.º

 • Total (2007)

US$ 186.166 millones

PIB (nominal)

Puesto 32.º

 • Total (2007)

US$ 258.574 millones

 • PIB per cápita

US$ 59.924 (2007)

IDH (2012)

0,9162 (7.º) – Muy Alto

Moneda

Euro¹ (€, EUR)

Huso horario

WET (UTC)

 • en verano

WEST (UTC+1)

Código ISO

372 / IRL / IE

Dominio Internet

.ie

Prefijo telefónico

+353

Prefijo radiofónico

EIA-EJZ

Siglas país para aviones

EI

Siglas país para automóviles

IRL

Miembro de: Unión Europea ONU, OCDE,OSCE, COE, Common Travel Area

MAPA DE IRLANDA

IRLANDA DEL NORTE

Es una nación, de las formantes del Reino Unido.

Capital: Belfast

Superficie: 13.843 km²

Población: 1.685.267 (2001)

Idiomas: inglés e irlandés

Gentilicio: norirlandés/norirlandesa

Limita: al norte con el océano Atlántico, al este con con el canal del Norte, al sudeste con el mar de Irlanda, y al S,SO y O con 360 km con la República de Irlanda. Está situada en la isla de Irlanda. Ocupa la mayor parte de la provincia histórica del Ulster.

Existen básicamente dos líneas ferroviarias en Irlanda del Norte: Una conecta Belfast con Londonderry y la otra a Dublín, en la República de Irlanda. Además, hay algunos servicios locales alrededor de Belfast.

Las distancias y los tiempos de viaje son cortos (Dublín está a un par de horas o menos) y el servicio es confiable, frecuente y cómodo. Aunque las distancias son cortas, las campiñas son maravillosas. Así que relájese y disfrute la vista.

Ningún pase cubre exclusivamente Irlanda del Norte, así que le recomendamos que simplemente vaya y compre su boleto, o si planea viajar más por Gran Bretaña, considere el conveniente BritRail+Ireland Pass. Este pase le brinda viajes ilimitados en tren por toda Inglaterra, Escocia y el País de Gales (incluyendo Irlanda del Norte y la República de Irlanda). Además de algunos descuentos en los ecológicos Ferries. No se pierda: El increíble cruce por el Canal de San Jorge entre Gran Bretaña e Irlanda.

Irlanda Del Norte, Geografía e Historia

Junto con Gran Bretaña y otras islas menores, esta parte de I. constituye el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland). Situada en el extremo nordeste de I., de la que la separa una frontera política, sus costas están bañadas por el océano Atlántico (canal del Norte al N y mar de Irlanda al E) y se extiende entre los 54° y 55° de lat. N con una superficie de 14.146 Km2, incluidas las aguas internas.

Está formada por las dos terceras partes del Ulster, seis condados separados de los otros 26 en que se divide la isla a partir de 1922. En total, son ocho los condados del país. Goza, en el interior del Reino Unido, de autonomía política. El Acta de 1920 sobre eJ gobierno de I. le atribuye un Parlamento propio, una representación de 12 miembros en el Parlamento de Londres, y un poder legislativo y ejecutivo bajo el control de un Gobierno representante de la persona real. Es ésta la parte más variada de la isla, pero también la más próxima a Gran Bretaña y por esto fue en ella donde la instalación anglosajona se llevó a cabo de modo más denso y preciso, por lo que es ahora la más poblada, la más urbanizada y la menos conservadora de la tradición católica del conjunto de las regiones irlandesas.

El corazón de I. del N. está formado por una región de llanuras ocupada, en gran parte, por el Lough Neagh, que comunica con el mar y las regiones vecinas por medio de valles estrellados; el de Bann al N, Lagan al E, la depresión del Oeste de los montes Mourne al SE, y Blackwater al SO, parecen el homólogo de los lowlands escoceses, aunque aquí la huella glaciar es todavía más visible. En el Nordeste las coladas de basaltos volcánicos del Terciario recubren una mayor extensión, constituyendo la meseta de Autrim, masa tabular cubierta de landas que sobrepasa los 400 m. y termina sobre el mar formando unos acantilados, blancos en la base por el yeso, negros en la parte alta por el basalto, recortados en prismas gigantescos y conocidos con el nombre de «Calzada de los Gigantes».

Parecidos a los uplands del Sur de Escocia son los montes Mourne, colinas de 200 a 300 m. formadas por esquistos con algunos picos de granito más elevados (852 m.) profundamente entallados por valles. Nuevamente volvemos a encontrar la prolongación de las altas tierras del Norte en los montes Sperrin, cuyas cimas culminan alrededor de los 682 m. y caen hacia el O sobre la fosa de Foyle, cuyo fondo está ocupado por sedimentos carboníferos. Más allá, antes de la subida hacia el Donegal, bastión montañoso avanzadilla en el océano, está la frontera. Todas estas alturas, cuyas cimas reciben de 1.500 a 1.800 mm. de agua, están cubiertas por landas y turberas. Los ríos y arroyos, con las aguas negras de turba, son innumerables; los lagos ocupan las depresiones con los bordes salpicados de pequeñas islas alargadas (drumlins).

Por su posición dentro de las latitudes templadas, 1. del N. goza de un clima templado oceánico en el que la moderación es su carácter fundamental. Por su situación en la fachada occidental del Viejo Mundo, está expuesta a los vientos del O y se encuentra en la línea de paso de la mayor parte de las perturbaciones del frente polar, pero la influencia suavizante de las aguas marinas se deja sentir notablemente en las temperaturas.

La población irlandesa tiene un crecimiento natural que la coloca en el primer lugar dentro del Reino Unido (5 a 10%); esto se debe, sobre todo, a su elevada tasa de natalidad. En 1966, contaba con 1.484.775 hab., que correspondían a 104 hab/Km2. La vida rural en I. del N. reposa sobre las granjas de las llanuras, de los valles y del litoral; las partes altas están abandonadas a los rebaños. La gran humedad y la pobreza del suelo favorecen más la cría de ganado que los cultivos; las tierras laborables no representan más que el 20% de la superficie total, y en ellas hay cultivos en vías de desaparecer, como el trigo, e incluso el célebre lino, que ahora es importado casi en su totalidad. Pero, si los cultivos están en regresión y los rendimientos son medianos, la ganadería ha conocido una expansión espectacular. I. del N. es una gran proveedora de carne y leche. En conjunto, la producción agrícola es insuficiente para alimentar a la población y, a la vez, proveer de materias primas a las industrias nacionales.

La vida industrial descansa en tres ramas principales que absorben las tres cuartas partes de la población industrial: la textil, confección y construcciones navales. La industria del algodón, después de un brillante desarrollo, se encuentra confinada a los alrededores de Belfast. El lino, por el contrario, es una vieja tradición irlandesa y las fábricas, aunque sujetas a frecuentes crisis, siguen funcionando. Correlativamente con la industria textil, se han desarrollado la confección y fabricación de ropa, sobre todo en Belfast y Londonderry, segundo foco industrial de I. del N. Las construcciones navales se han instalado, desde 1963, en el estuario del Lagan, en las afueras de Belfast, y están en manos de una sola sociedad (Harland & Wolf) que emplea a más de 22.000 personas. Su presencia ha determinado la creación de otras industrias de construcción mecánica y aeronáutica. Toda la industria se centra en la capital, Belfast (390.700 hab. en 1968), que reúne a su alrededor una pequeña conurbación industrial. Concentra el 85% de la hilatura del lino, domina los tejidos y es la tercera cantera de construcción naval del Reino Unido, después de Clyde y Tyne. Agrupa, igualmente, las destilerías, fábricas de tabaco y las industrias alimenticias. Domina, indudablemente, la economía de esta parte de 1. y asegura las relaciones frecuentes y eficaces con Gran Bretaña; más de las 2/3 partes del comercio pasa por sus muelles. Todo esto muestra la intensa relación económica de I. del N. con Gran Bretaña, la importancia de su relativa industrialización, sobre todo respecto al resto de I., y la débil conexión entre las dos partes de una isla políticamente dividida. La historia de I. del N. (o de los Seis condados, como los nacionalistas irlandeses llaman a la zona británica de la isla) desde la partición (1920) es el resultado de una larga cadena de intereses e imposiciones. Las tensiones registradas en este territorio es preciso estudiarlas teniendo en cuenta sus raíces históricas.

Durante el s. XVI, los Tudor (v.) realizaron los primeros ensayos de colonización. El sistema consistió en arrebatar a los católicos irlandeses su tierra y concederla a protestantes ingleses, que, instalados en I., constituyeron la mejor garantía del sometimiento de la isla. A principios del s. XVII, tras la guerra de Los Nueve Años, los condes del Ulster hubieron de exiliarse al continente. Las circunstancias eran óptimas para realizar una colonización sistemática. En los seis condados, la mayor parte de la tierra fue confiscada a los católicos y repartida entre los inmigrantes. Muchos de ellos procedían de Gran Bretaña, pero en su mayoría eran escoceses presbiterianos. Con ellos llevaron sus tradiciones, instituciones y estilo de vida. Se creó así una sociedad ajena por completo a las costumbres irlandeses, separada radicalmente de la población católica, humillada y resentida, que esperaba el momento de la revancha. Los acontecimientos posteriores (sublevación de 1641 y represión de Cromwell en 1649; adopción del partido de Jacobo II en 1688 y derrota del último Estuardo en la batalla del Boyne en 1690) dieron forma definitiva a la colonia británica de I. (v. ESTUARDO, DINASTÍA).

En el s. XIX la agitación iniciada por Daniel O'Connell (v.) supuso la abolición del código penal anticatólico. Poco a poco se fue abriendo paso una corriente de opinión que reclamaba para 1. una autonomía (Home Rule). Esta reclamación provocó de forma automática el recelo de la minoría protestante, especialmente en el Ulster, donde se había desarrollado una sociedad industrial. Se llegó así al divorcio total entre la clase media y el proletariado católico del Norte, separados ahora no sólo por sus diferentes posiciones religiosas, sino por actitudes económicas y sociales opuestas. Al estallar la sublevación de 1886 (v. IRLANDA, REPÚBLICA DE IV) se dibujó con firmeza la línea de separación entre el Norte y el Sur.

CAPITAL DE IRLANDA

Panorama general

Dublín es la capital de la República de Irlanda -"Eire"-, país que ocupa la mayor parte de la isla del mismo nombre (el resto está ocupada por Irlanda del Norte -Ulster-, que es parte del Reino Unido). Tiene algo menos de 500.000 habitantes, aunque esa cifra se eleva hasta un millón si consideramos la totalidad del condado del mismo nombre.

La mayor parte de la actividad cultural, comercial, financiera e industrial del país se concentra en Dublín y sus alrededores.

La ciudad, ubicada en la costa este de la isla, está dividida en dos por el Río Liffey, que desemboca en el Mar de Irlanda. La porción norte alberga la zona nueva, cuya calle principal es la O'Connell Street, donde se encuentran muchos comercios, bancos, cafés, etc. El sector antiguo de Dublín, en la parte sur, es donde se encuentran The Academy of English Studies y los lugares turísticamente más importantes como el Trinity College (fundado en 1592), el Dublin Castle, la Catedral de San Patricio, el Museo Nacional, el St. Stephens Green, etc.

Clima

Las temperaturas no son muy altas en verano ni muy bajas en invierno, gracias al efecto moderador que brinda la cercanía del mar. Como referencia, las temperaturas durante el día giran en torno a 7ºC en enero y a 18ºC en agosto. Suelen predominar las lluvias a lo largo del año, aunque más especialmente en invierno.

Moneda

La República de Irlanda, como miembro de la Unión Europea, utiliza el euro (EUR).

Feriados Nacionales

Año Nuevo, Día de San Patricio (17 de marzo), Semana Santa, el primer lunes de Mayo, Junio y Agosto, el último lunes de Octubre y Navidad (25 y 26 de diciembre).

Transportes en Dublin

Buses: Si / Metro-Subte: No / Trenes: Si

El abono mensual de buses (para utilizar dentro de Dublin) se puede adquirir con Descuento (con una carta de la escuela, mostrando que es estudiante), a un precio aprox. de USD70.

Arribo

El Aeropuerto se ubica a unos 12 kms al norte de la ciudad. Para ir al centro de Dublín puede utilizarse un autobús que realiza especialmente tal recorrido (en total, demanda unos 30 minutos), o un autobús regular, que aunque es más lento (el viaje puede durar algo más de una hora), tiene un costo menor. Lógicamente, también se dispone de taxis.

Historia

Los vikingos se establecieron en la zona de la desembocadura del rio Liffey, que denominaron Dyflin, en el siglo IX, permaneciendo en este emplazamiento hasta que fueron expulsados por el llamado rey guerrero de Irlanda, Brian Boru, en la batalla de Clontarf en el año 1014.

Un siglo y medio más tarde fueron los normandos los que se instalaron en zona, tras conquistar la isla. Pasados el timpo, se convirtió en una importante ciudad que estaba también integrada por ingleses, holandeses, judíos y hugonotes. Dublín, de influencia normanda, albergó a la administración inglesa de Irlanda durante siglos.

A finales del siglo XVII se empezó a levantar la nueva ciudad más cerca del mar junto al río Liffey. En el inicio del XIX se firmó el acta de Unión con Inglaterra. A mediados de ese siglo se vivió una gran hambruna, y a pesar de ello la ciudad siguió creciendo.

En 1916 se sublevó la población contra el dominio británico; al poco tiempo se redactó la Declaración de Independencia de Irlanda en 1919.

Todo ello dio lugar a la proclamación de Irlanda como estado independiente en 1922, y posteriormente a su constitución como República.

Aunque ha padecido una gran especulación urbanística, se conservan aún buenos ejemplos de arquitectura medieval, victoriana y georgiana.

Algunos de los edificios y lugares que marcan la historia de Dublín son Leinster House, donde se reúne el Dail o Parlamento, Custom House y Four Cours que datan del mismo período, a finales del siglo XVIII.

También son históricos la calle O'Connell, una de las vías más antiguas y elegantes de Europa, con el viejo edificio de Correos, que sirvió de cuartel general insurgente durante el Levantamiento de Pascua de 1916.

Otros son el Castillo de Dublín, de influencia normanda, que albergó a la administración inglesa de Irlanda durante varios siglos. En la actualidad tras restaurarse, alberga algunas oficinas del Gobierno.

Y al sur del Liffey encontramos la catedral de San Patricio, con su torre del siglo XIV, coronada por una aguja del siglo XVII. Tras pasar por el puente Hueston llegamos al gran parque Phoenix, el parque urbano más grande de Europa.

BANDERA DE IRLANDA

La bandera de Irlanda, conocida como The Tricolour, consiste en tres bandas verticales de color verde, blanco y naranja.


Es esta una bandera moderna, creada en el siglo XIX para representar el ideal de una Irlanda unida a pesar de siglos de división entre nativos irlandeses y colonos británicos. La banda verde representa la mayoría nativa gaélica, la banda naranja significa la minoría de colonos británicos, y la banda blanca significa la paz entre los dos grupos.

Las referencias a las primeras apariciones públicas de la Tricolour son de la década de los 1830. Aunque la bandera nacional irlandesa vigente en este periodo era la histórica bandera verde con el Arpa dorado, hacia el año 1848 la Tricolour fue adoptada por el grupo político Young Ireland como bandera del movimiento soberanista irlandés.

El evento que popularizó definitivamente la Tricolour por toda Irlanda fue el Easter Rising (Levantamiento de Páscua) de 1916, donde los sublevados ondearon esta bandera sobre la General Post Office, el edificio central de Correos, como símbolo de una nueva Irlanda soberana.

Como nueva bandera de la causa soberanista irlandesa, la Tricolour fue adoptada por el primer gobierno irlandés del Irish Free State, y a partir de aquí se decidió abandonar la antigua bandera nacional del Arpa, oficializando en la Constitución Irlandesa de 1937 la moderna bandera tricolor como nueva bandera nacional de Irlanda.

Antigua bandera nacional histórica de Irlanda

La bandera tradicional de Irlanda consiste en un arpa dorada sobre un fondo verde. Esta era la bandera nacional histórica de Irlanda antes de que acabase siendo substituída por la Tricolour durante principios del siglo XX.


El color verde estuvo tradicionalmente asociado con Irlanda y con su aspiración de autogobierno y soberanía, y el Arpa es un símbolo heráldico irlandés cuya referencia más antigua aparece en una moneda irlandesa del siglo XIII.

La referencia histórica más antigua sobre esta bandera es de los tiempos de la rebelión de la Irish Confederation llevada a cabo principalmente en Leinster en 1641. El protagonista de la crónica en cuestión es Owen Roe O'Neill, sobrino del Conde de Tyrone Hugh O'Neill, quien luchó junto a las tropas gallegas del capitán Ocampo en Kinsale en 1602. Muchos de los nobles que lucharon en Kinsale tuvieron que exiliarse, embarcándose hacia Coruña, donde algunos quedaron en el Reino de Galicia y otros continuaron hacia Madrid convirtiéndose en nobleza cortesana. El sobrino del Conde O'Neill, Owen Roe O'Neill, acabó como militar en el ejército español durante la ocupación de los Países Bajos. En el año 1642, Owen Roe O'Neill decidió volver a Irlanda para luchar por la rebelión de la Irish Confederation, y la crónica menciona que en su barco ondeaba la bandera del Arpa sobre campo verde.

Bandera de Estado y Escudo de Armas

Igual que en Galicia -donde la bandera histórica del Santo Grial acabó substituída por un diseño moderno, pero conservándose como segundo símbolo nacional y como símbolo institucional o de Estado- la bandera histórica irlandesa del Arpa también acabó como bandera de Estado tras ser substituída por la Tricolour en 1937.

El Arpa dorado sobre campo azul es la bandera institucional o de Estado utilizada por el Presidente de la República de Irlanda. Esta bandera, llamada Irish Presidential Standard, fue institucionalizada desde 1945 en base a las armas heráldicas de Irlanda, que consisten en un Arpa dorado sobre un campo azul, a diferencia de la bandera civil antigua en la cual el campo era de color verde.

El arpa, el símbolo nacional más antiguo de Irlanda, continúa utilizándose como símbolo nacional en monedas, pasaportes, documentos oficiales del gobierno de Irlanda, etc.

HISTORIA DE IRLANDA

Irlanda entra en la historia miles años antes de Cristo. Ya poseía una definida cultura en tiempo del Beaker Folk hace cuatro o cinco mil años; adoptó como estructura sociocultural la de los invasores celtas a partir del seiscientos antes de Cristo; el Cristianismo, en el siglo cuarto de nuestra era, revitalizó la cultura previa, fomentó su desarrollo por la escritura y las artes, y posibilitó la vinculación de Irlanda con la antigüedad europea clásica.

Las invasiones fueron muchas pero no impidieron que Irlanda conservara esa cultura clásica durante los siglos que siguieron a la caída de Roma, ni que la resembrara después, con sus misioneros, desde Escocia y Escandinavia hasta Italia.

Los ciento cincuenta reinos celtas, ligeramente estructurados en cinco reinos mayores, lograron la unidad en 1002, bajo el rey de Munster, Brian Ború, reconocido como primer Ar Ri, el Alto Rey. Brian Ború logró la unidad de Irlanda y la expulsión de los vikingos en la batalla de Clontarf, el Viernes Santo de 1014. Pero es mismo día encontró la muerte sin dejar sucesor.

Por siglo y medio se disputó el Alto Reino en luchas internas que terminaron con la victoria de los O'Connor.de Connacht, pero las luchas intestinas no habían terminado.

En 1166 Dermot Mac Murrough perdió el trono de Leinster y pidió ayuda a Enrique II de Inglaterra para recuperarlo. Tres años después un reducido grupo de normandos, comandados por Strongbow respondieron al llamado. Se fue extendiendo por el país e Irlanda fue adoptando estructuras feudales en lo polìtico y en lo religioso la Iglesia adoptó el modelo continental de diócesis, en lugar del modelo monacal imperante hasta entonces.

Enrique de Inglaterra no tardó en reclamar su soberanía sobre Irlanda, viajó personalmente a la isla y logró que sus reclamos fueran reconocidos por la Iglesia y por algunos reyes irlandeses.

La política de la corona giró su atención hacia el continente, hacia las cruzadas y los normandos fueron asimilados al orden gaélico. La autoridad de la Corona se erosionó de tal suerte que en el siglo XV el poder inglés efectivo se reducía a una mínima alrededor de Dublín, conocida como Pale.

Si bien los normandos habían iniciado la “plantation”, la sustitución de la población irlandesa por colones adictos a la Corona, los Tudor,la desarrollaron al máximo y le dieron un tinte religioso .

Enrique VIII, ante la negativa del Papa a otorgarle el divorcio de Catalina de Aragón, produjo la secesión de la Iglesia de Inglaterra y se instituyó su jefe. Irlanda permaneció fiel a Roma y la corona inglesa respondió afirmando su autoridad en la isla hasta la derrota final de los líderes gaélico irlandeses, Hugh O'Neill y Hugh O'Donell, en Kinsale en 1601.

La Corona confiscó las tierras de los vencidos y las entregó a grandes grupos de colonos protestantes, ingleses y escoceses. A las diferencias de lengua y lealtades se añadieron las religiosas. La asimilación al orden celta se tornó más y más difícil. Las diferencias entre el gobierno anglicano y los católicos irlandeses, tanto nativos como colonos, persistieron y se llegó a la rebelión de 1641-1650. Oliverio Cromwell, lord protector por entonces reprimió brutalmente a los rebeldes y a partir de entonces la tierra quedó enteramente en manos protestantes.

El triunfo de Guillermo de Orange, el 12 de julio de 1690 en la batalla del Boyne selló la suerte de Irlanda. Las leyes Penales convirtieron la práctica del catolicismo en un delito y los católicos y disidentes huyeron a las colonias de América, donde sus descendientes contribuyeron a la Independencia.

Afianzada la predominancia de la clase protestante, única con acceso al Parlamento Irlandés, se atenuaron la medidas contra los católicos, e Irlanda obtuvo, en 1782, una cierta independencia legislativa.

La influencia de las revoluciones Francesa y Americana llevó Theobald Wolfe a fundar Irlandeses Unidos, grupo cuyo objetivo era unir católicos, protestantes y disidentes para "quebrar los lazos con Inglaterra". En 1798 el alzamiento en el que participaron irlandeses de todas las religiones, fracasó. Los insurgentes fueron ahorcados usando como patíbulo una cruz celta. Un par de años después el Act of Union suprimió el Parlamento Irlandés y convirtió a Irlanda en parte del Reino Unido.

Dominados los católicos, las leyes penales fueron derogadas, pero no mejoró su situación económico social. Para 1840 eran casi nueve millones, y sólo cinco mil eran propietarios. Los arrendatarios que dependían de la papa tanto para su alimentarse, como para saldar sus deudas, eran mayoría. El fracaso de la cosecha de 1845 a 1851 sumió a Irlanda en una catástrofe. Más de un millón murió de hambre o por enfermedades conexas. Casi dos millones emigró, en los famosos “barcos ataúdes”, cuyo pasaje, al llegar a destino, se había reducido a la mitad, por las muertes en alta mar. La emigración continuó durante más de un siglo y para 1961 quedaban menos de cuatro millones de habitantes en Irlanda.

Después de la hambruna también se redujo el uso del idioma irlandés, a causa de la Educación primaria gratuita en lengua inglesa en los años ’30 y porque los padres preparaban a sus sus hijos para emigrar.

Logrado en 1829 el ingreso de los católicos al Parlamento, su líder de Daniel O'Çonnell intentó crear un movimiento masivo para derogar, por medios constitucionales, el Act of Unión de 1800. Como el voto estaba limitado a los propietarios, la pobreza de sus seguidores impidió el éxito del movimiento. El sentimiento nacional de los irlandeses, no obstante, perduró.

En los ’40 surgió la Joven Irlanda, un grupo que desarrolló los ideales de Irlandeses Unidos y cuyos líderes, William Smith O'Brien, John Mitchel y Thomas Davis, eran protestantes. Influidos por los alzamientos nacionalistas en en continente intentaron sin éxito una rebelión en 1848.

En 1856, un grupo de veteranos de la rebelión de 1848 fundó, en Irlanda y en U.S.A. la sociedad secreta Hermandad Republicana Irlandesa (IRB). Conocidos también como los Fenianos, convencidos que sólo la lucha armada podía lograr la independencia habían jurado lograrlo. Los inmigrantes irlandeses en Estados Unidos le dieron su apoyo. Para entonces ya organizados y prósperos, estaban dispuestos a apoyar cualquier intento de independencia de Irlanda.

En 1867 la I.R.B. intentó un alzamiento que fracasó pero la Hermandad, sobrevivió hasta el siglo XX e intervino en la Rebelión de Pascua de 1916.

La actividad política, después del fracaso de los Fenianos en 1867, aumentó. Se orientó a mejorar la situación de los granjeros arrendatarios, que no había variado desde la Hambruna. A pesar de la fuerte reducción de la población, seguían sometidos a exorbitantes alquileres y bajo amenaza de desalojo.

Michael Davitt, antiguo feniano, fundó la Liga de la Tierra en 1879. Movimiento masivo, defendido por los líderes políticos irlandeses en el Parlamento y asistido financieramente por los hiberno-americanos, logró la gradual eliminación de los peores abusos en el campo. En 1903, por el acta de Wyndham, se transfirió la propiedad de la tierra a los granjeros.

Charles Stewart Parnell (1846-1891), apoyó la campaña por la posesión de la tierra y logró que su Partido del Parlamento Irlandés ocupara el 80% de todas las bancas irlandesas en Westminster. Fue él quien presentó por primera vez una Ley de Autonomía, Home Rule Bill, que fue aceptada en la Cámara de los Comunes pero rechazada por la Cámara de los Lores.

Los protestantes irlandeses, en su mayoría, rechazaban el Home Rule. El foco de esa resistencia se ubicaba en los prósperos condados del nordeste, próximos a Belfast. A fines del Siglo XIX, eran el centro industrial de la isla. Poblado mayoritariamente por descendientes de protestantes “plantados”, veían que una Irlanda autónoma, los hubiera dejado en minoría frente a una población predominantemente católico romana.

En 1912 los Comunes aprobaron un tercer Home Rule Bill. Sir Edward Carson, líder unionista de Belfast, con el apoyo del Partido Conservador y Unionista Británico, fundó. Ese mismo año una organización armada, la Ulster Volunteer Force, para resistir el Home Rule por la fuerza. Las armas provenían de Alemania. Como reacción, en 1913, se fundaron los Irish Volunteers.

Al aprobarse el Home Rule, en 1914 se previó que los condados del norte pudieran optar por quedar fuera por un cierto tiempo.

Al estallar la Gran Guerra la Ley de Autonomía limitada se suspendió mientras duraran las hostilidades. John Redmond, líder del Partido Parlamentario Irlandés, propuso a sus seguidores que se alistaran en el Ejército Real y son numerosos los irlandeses que cayeron en el frente.

Gran parte de los Voluntarios Irlandeses, liderados por de Padraic Pearse y el Ejército Ciudadano, un movimiento sindical al mando de James Connolly, se levantaron en armas el Lunes de Pascua de 1916, proclamaron la República Irlandesa y ocuparon parte de Dublin con cerca de 1.000 hombres. Durante casi una semana resistieron a las fuerzas Británicas.

Rendidos los líderes del Levantamiento, fueron ejecutados, pero su ejecución despertó la adhesión masiva del pueblo irlandés a los objetivos de la rebelión. En las elecciones generales de 1918, el Sinn Féin, Nosotros Mismos en gaélico, logró 73 de 105 bancas irlandesas en el Parlamento.

El 21 de Enero de 1919, los miembros electos del Sinn Féin, se reunieron en Dublín, confirmaron la República proclamada en 1916 y se constituyeron en la Dáil Eireann, el Parlamento Nacional. Eamon de Valera fue designado Presidente del Gobierno Provisional. Los intentos del Gobierno Británico para suprimir la Dáil y derrotar a los Voluntarios Irlandeses llevaron a la Guerra de Independencia. El Gobierno Provisional puso las operaciones militares al mando de Cathal Brugha y Michael Collins.

El parlamento Británico aprobó el Acta para el Gobierno de Irlanda en 1920. En ella se creaban dos sistemas separados de autonomía. En 1921 se estableció el Parlamento para los seis condados del noreste: Antrim, Armagh, Derry, Down, Fermanagh y Tyrone.

A partir del 11 de julio de 1921, se abrieron negociaciones de paz entre los gobiernos Irlandés y el Británico, tras la declaración de una tregua.

En diciembre de 1921, el seis, en Londres se firmó el Acuerdo para el Tratado entre Irlanda y Gran Bretaña. El Acuerdo preveía la creación del Estado Irlandés Libre, dentro del Commonwealth y facultaba al Parlamento de Belfast a decidir sobre su integración a con Gran Bretaña, opción que ejerció de inmediato.

El Acuerdo fue aceptado en la Dail Eireann, pero se desató la guerra civil que terminó en mayo de 1923 con la derrota de los opositores al Tratado. Liderados or Eamon de Valera. Michael Collins y de Cathal Brugha murieron durante la guerra.


Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!