Indice de Masa Corporal (BMI): ¿Qué es, Calculadora, Calcular

Se suele utilizar el índice de masa corporal (IMC) para determinar si existe o no un exceso de peso. Este índice es el cociente entre el peso expresado en kilogramos y el cuadrado de la altura de la persona expresada en metros.

El IMC, es decir la relación entre el peso y la talla, es una buena referencia aunque no determina con total exactitud el peso ideal de una persona ya que, como muchos especialistas reconocen, también hay que tener en cuenta otra serie de factores.

Así, por ejemplo, un atleta puede tener un IMC elevado debido a que presenta una gran masa muscular, lo que a su vez se traduce en un peso elevado, sin que eso signifique que esté obeso.

¿Qué es el índice de masa corporal?

El índice de masa corporal es una medida aceptada universalmente que relaciona el peso con la estatura para determinar tu grado de sobrepeso, obesidad o delgadez.

¿Cómo sé si mi peso es normal o si estoy muy grueso(a) para mi estatura?

Para eso, existe algo que se llama el índice de masa corporal (IMC).  Este indicador es una medida aceptada universalmente que relaciona el peso con la estatura de una persona para determinar su grado de sobrepeso, obesidad o delgadez.

Uno de los factores que motivaron  la creación de este indicador fue la estrecha relación observada a escala mundial entre la obesidad y el riesgo a sufrir ciertas condiciones, conocidas como enfermedades crónicas no transmisibles. Estas enfermedades, como son la hipertensión, la diabetes, las enfermedades coronarias y el cáncer, se han convertido en una de las principales causas de muerte en muchos países del mundo.

Asimismo, se han demostrado los beneficios que la reducción del IMC, inclusive moderada (de un 5%), tienen en la salud de las personas cuyos valores previamente se ubicaban fuera del rango deseable.

La siguiente tabla indica las categorías de peso corporal a base del IMC y el riesgo relativo asociado con cada categoría de sufrir enfermedades crónicas no transmisibles, como las antes mencionadas. Observa que el riesgo aumenta significativamente en las personas con un IMC superior a 30.

IMC

Calificación de peso corporal

Riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles

18.5-24.9

Peso normal

Bajo

25-29.9

Sobrepeso

Moderado

30-34.9

Obesidad tipo 1

Alto

35-39.9

Obesidad tipo 2

Muy alto

40 o más

Obesidad tipo 3

Extremadamente alto

Sin embargo, existen ciertos casos en que las proporciones de grasa, agua y músculo experimentan cambios notables. En estas situaciones, puede que el cálculo del índice de masa corporal no sea la forma más adecuada de averiguar e interpretar la relación entre el peso, la estatura y el riesgo de la enfermedad. Entre estos casos vale mencionar:

  • Personas menores de 18 años o mayores de 70.

  • Mujeres embarazadas o en período de lactancia.

  • Personas con enfermedades crónicas.

  • Atletas.

El cálculo del IMC puede realizarse de una forma muy sencilla con la ayuda de nuestra calculadora del índice de masa corporal.

Calcular del Indice de Masa Corporal

El Índice de Masa Corporal (IMC) se usa como indicador nutricional estándar desde 1980. Este dato sirve para tener una primera estimación del peso relativo de una persona. Nos dirá si tienes normopeso, sobrepeso, obesidad, etc. Se calcula con una fórmula sencilla,  dividiendo el peso por la altura en metros al cuadrado.

Saber cuánta masa muscular tienes es más complejo, pero mucho más útil, como verás más abajo.


CATEGORÍA

IMC

Peso insuficiente

<18,5

Normopeso

18,5-24,9

Sobrepeso

25-29,9

Obesidad tipo I

30-34,9

Obesidad tipo II

35-39,9

Obesidad tipo III (mórbida)

40-49,9

Obesidad tipo IV (extrema)

>50

Este índice es muy confiable , salvo en los extremos de edad y altura, y en lo individuos que poseen una masa muscular muy desarrollada.

Conoce tu masa muscular

Saber cuál es tu masa muscular y la cantidad de grasa que tienes es más importante que saber simplemente tu IMC:

  • El músculo te da información sobre tu nivel de metabolismo (cuanta energía consumes).

  • La grasa está relacionada con tu salud cardiovascular.

Personas con complexión fuerte pueden tener IMCs altos, pero están sanas porque su proporción de grasa y músculo es adecuada.

Si quieres conocer tu Índice de Masa Muscular (IMM), tienes que realizarte una prueba de bioimpedancia, que es la tecnología más avanzada y precisa para conocer la composición corporal.

El índice de masa corporal (IMC) es un método simple y ampliamente usado para estimar la proporción de grasa corporal de una persona. Se calcula con facilidad dividiendo el peso del sujeto expresado en kilogramos, entre el cuadrado de su altura en metros.

IMC = peso (kg) / talla² (mts)²

Por ejemplo, para una persona que mide 1.70 mts y pesa 75 kg el índice de masa corporal se calcularía así:

  • IMC = 75 kg / (1,70 mts)²

  • IMC = 75 kg / 2,89 mts²

  • IMC = 25,95 kg/mts²

La definición actual de la OMS establece los siguientes valores, acordados en el año 1997 y publicados en 2000, en forma de tabla indicativa:

  • Un IMC de menos de 18,5 se considera por debajo del peso normal.

  • Un IMC situado entre 18,5 y 24,9 corresponde a un peso normal y con un peso dentro de lo que se considera saludable.

  • Un IMC entre 25,0 y 29,9 indica un claro sobrepeso.

  • Un IMC entre 30,0 y 39,9 corresponde a lo que se considera obesidad.

  • Un IMC de 40,0 o mayor es lo propio de una obesidad severa o mórbida.

  • Un IMC de 35,0 o más, con la presencia de al menos otro factor de morbilidad significativa es también clasificado por algunos especialistas como índice de obesidad mórbida.

En un marco clínico, los médicos toman en cuenta la raza, la etnia, la masa magra o musculatura, la edad, el sexo y otros factores que pueden modular la interpretación del índice de masa corporal. En cualquier caso, el IMC no siempre es una forma precisa para determinar si una persona necesita o no perder peso. A continuación se presentan algunas excepciones:

  • Ancianos: en la vejez, a menudo es mejor tener un índice entre 25 y 27 en lugar de un índice inferior a 25. Si una persona, por ejemplo, es mayor de 65 años, un índice de masa corporal ligeramente superior puede ayudar a protegerla contra la osteoporosis.

  • Niños: aunque un gran número de niños son obesos, no se debe usar este índice de cálculo para evaluar a un niño y se recomienda entonces hablar con el médico acerca del peso apropiado para su edad.

Algunas consideraciones

La obesidad leve, tal como se define según el IMC no es un factor de riesgo cardiovascular, por lo tanto, no puede ser usado como un único predictor clínico y epidemiológico de la salud cardiovascular.

Los médicos utilizan algunos métodos diferentes para determinar si una persona tiene sobrepeso. Así mismo, el médico puede tener en cuenta la circunferencia de la cintura y la proporción de la cintura a la cadera.

Aunque no es claro el grado exacto al cual el incremento del IMC tiene un mal efecto sobre la salud humana, la mayoría de los expertos concluye que un índice superior a 30 (obesidad) no es saludable. El ejercicio, cualquiera sea el IMC, puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes.

¿Qué es la Obesidad?, Causas y Tratamiento


La obesidad es una enfermedad que consiste en un exceso de grasa en el cuerpo, específicamente cuando el Índice de Masa Corporal (IMC) supera las 25 unidades. El padecer de obesidad no se limita tan sólo a una apariencia física, trae consigo una serie de complicaciones muy riesgosas para la salud ya sean cardiovasculares, dermatológicas, gastrointestinales, diabéticos, etc.

Esta enfermedad puede atacar a cualquiera, adultos y niños, hombre o mujeres. Para captar a tiempo sus inicios, se debe en primer lugar calcular el IMC que se define como el peso expresado en kilos dividido en la altura al cuadrado. Si el dígito resultante supera los 30 el paciente es considerad obeso, y si el resultado excede las 40 unidades, estaríamos hablando de un obeso mórbido.

Se llama obesidad mórbida, a un sobrepeso superior al 20% del peso ideal. Esta condición logra reducir en un grado significativo la calidad de vida de quien la padece, y puede convertirse en la causa de afecciones o enfermedades como: diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, dislipidemia, apnea del sueño, cáncer de colón, infertilidad, enfermedades músculo esqueléticas y problemas psicosociales, entre otros.

Causas de la Obesidad

La obesidad puede ocasionarse por variados factores; genéticos, metabólicos, endocrinológicos o ambientales. Pero lo más común es que la causa principal sea una sobrealimentación, sumado a esto la reducción de actividad física.

Existen distintos tipos de obesidad que se clasifican según el criterio de la distribución morfológica de la grasa:

La obesidad alta se caracteriza por un exceso de secreción de cortisol de las glándulas suprarrenales, producto de una sobrealimentación o también por causas genéticas. Se concentra la grasa específicamente en la cara, cuello, tórax y espalda.

La obesidad abdominal concentra la grasa entre la parte inferior del tórax y la parte superior de los miembros inferiores. Por lo tanto la cintura es la única medida que aumenta. Se le atribuye a un desorden en la secreción de insulina en el páncreas.

En cuanto a la obesidad baja, esta es más frecuente en las mujeres. Se debe a que la cortisona e insulina contribuyen a la fabricación de grasas, y los estrógenos y progesterona (hormonas femeninas) nos favorecen a la combustión de éstas.

Tratamiento de la Obesidad

En lo que se refiere al tratamiento para la obesidad, hay muchas opciones:

El tratamiento dietético consiste en la realización de una dieta hipocalórica para así no aumentar las calorías previamente ingeridas. De esta manera, éstas pueden ser quemadas posteriormente realizando una actividad física.

Existe también el tratamiento quirúrgico que tiene como objetivo disminuir el volumen abdominal, y hay varias modalidades para el mismo. Este tratamiento es aplicado después de intentar infructuosamente con otras estrategias tipos. Existe un tipo de los tratamientos quirúrgicos que consiste en implantar en el aparato digestivo del paciente un aparato que de la sensación de saciedad, de esta manera el apetito del enfermo se reduce considerablemente y asimismo la comida ingerida.

El tratamiento de farmacología es otra medida que se aplica para atacar la obesidad, que como su nombre lo dice, se trata de la administración de fármacos para que al paciente le de menos apetitos y disminuyan su ansiedad.

Otra manera es recomendar al paciente que adopte otro estilo de vida; sustituya su alimentación trivial por otra más sana y acompañada de actividad física. Este tipo de tratamiento generalmente es utilizado en conjunto con la psicoterapia. En general los mejores resultados para el tratamiento de la obesidad se obtienen con un enfoque integral, asistiendo al paciente tanto desde un punto de vista físico como psicológico, durante lapsos de tiempo relativamente prolongados, de tal manera de asegurar un cambio profundo y permanente en los hábitos de la persona.

Muchas personas obesas perciben su sobrepeso como un problema estético, y se dedican a la búsqueda incesante de fórmulas para reducir de peso en corto tiempo. Tal actitud evidencia un grave desconocimiento de la enfermedad que en realidad padecen y que conjuga los diversos problemas antes mencionados. En estos casos, la opción más sana para obtener el peso y la figura ideal, parte de tres principios básicos: asesorarse de un equipo multidisciplinario de profesionales; comprometerse a un procedimiento de adelgazamiento que permita bajar de peso hasta un porcentaje cercano al normal y hacer un cambio significativo en los hábitos de vida.

Obesidad Infantil


La obesidad infantil es una condición donde el exceso de grasa corporal afecta negativamente la salud o bienestar de un niño. Como los métodos para determinar directamente la grasa corporal son complicados, el diagnostico de la obesidad generalmente se base en el IMB. Debido a la prevalencia de la obesidad en los niños y a sus muchos efectos adversos a la salud, se la ha reconocido como una cuestión seria de salud pública. A la hora de referirse a los niños, el término sobrepeso es usado antes que obeso, ya que es menos estigmatizante.

Una razón que con frecuencia se utiliza para no tratar a un niño obeso es pensar que el niño dejará de serlo sin tratamiento al llegar a la edad adulta; sin embargo la realidad es diferente, pues dependiendo de:

  • Edad de inicio de la obesidad

  • Gravedad de la obesidad

Se incrementará el riego de obesidad en la edad adulta. Cuando la obesidad se inicia entre los seis meses y siete años de vida el porcentaje de los que seguirán siendo obesos en la edad adulta es de hasta el 40%, mientras que para los que comenzaron entre los 10 y 13 años, las probabilidades serán del 70%.

Descripción

La obesidad es una alteración de naturaleza metabólica, caracterizada por un aumento excesivo de la grasa del cuerpo. Un niño se considera obeso cuando su peso es superior al 20% del ideal. Sin embargo existen otras medidas más exactas:

  • Índice de peso/estatura

  • Calibración de la grasa subcutánea

  • Medidas del pliegue de la piel/peso

Consideraciones

La obesidad tiene varias consecuencias de orden psíquico:

  • Problemas familiares

  • Censura de los hermanos y amigos

  • Rechazo por los compañeros de clase

  • Pobre desempeño de actividades deportivas

  • Baja autoestima

Asimismo, puede ser causa o efecto de enfermedades:

  • Diabetes

  • Hipotiroidismo

Causas

La causa es la conversión del exceso de alimentos ingeridos en grasas que quedan almacenadas en el organismo. Este desequilibrio en el proceso energético se puede deber a:

  • Un consumo excesivo de nutrientes

  • Un descenso en el gasto energético

Sin embargo el mecanismo por el cual el cuerpo promueve este acúmulo es aún desconocido. Entre los factores que intervienen se encuentran:

  • Conducta alimentaria. Iniciada por el apetito y finalizada con la sensación de saciedad. Los factores alimentarios que influyen directamente en la generación de la obesidad están relacionados con la velocidad de alimentación (cuanto más rápido coma, más probabilidad de aumentar el peso), el hecho de comer en exceso aún después de haber alcanzado la saciedad.

  • Consumo de energía, es decir, gasto de energía. Cuando el gasto (generado por los procesos metabólicos basales, en reposo, más la energía consumida en la actividad diaria) es inferior al ingreso, se produce un exceso que es acumulado en forma de grasas.

  • Factores hereditarios: Se ha demostrado una cierta relación familiar. El riesgo de llegar a ser obeso cuando los miembros de la familia son obesos es del 27.5% para el varón y del 21.2% para la mujer. Habiéndose identificado el gen que codifica la obesidad en el cromosoma 6, denominado gen ob.

  • Factores Hormonales. Donde intervienen hormonas tales como: Insulina (suele encontrarse elevada), Hormona del crecimiento (puede encontrarse disminuida), leptina (puede estar disminuida), hormonas esteroideas y las hormonas tiroideas.

  • Factores Psicosociales y ambientales. El comer en exceso puede representar una dinámica familiar alterada. Los padres tienden a sobrealimentar a sus hijos como una forma de disipar sus culpas, como expresión de sus propias necesidades no satisfechas o como manifestación deformada de cariño. Las madres obesas tienden a servir raciones mayores que las madres no obesas y a esto se une la regla común de que el niño debe acabarse forzosamente todo lo que se sirva en el plato. La obesidad y la hipoactividad pueden surgir de estrés o duelo por ruptura de la unidad familiar, presiones o fracasos escolares o laborales.

Signos y Síntomas

El síntoma más característico es el incremento de peso, es decir, el aumento de volumen por parte de la persona. Asimismo, pueden asociarse a este problema como causa o efecto otras enfermedades tales como:

  • Diabetes

  • Insuficiencia cardíaca

  • Hipotiroidismo

Asimismo, se puede asociar a conductas como:

  • Sedentarismo

  • Hipoactividad

  • Ingestión abundante de alimentos

  • Estrés

Llamando al Médico

Es importante que de forma cotidiana el pediatra vea a su hijo para valorar como es su proceso de desarrollo y maduración, y en el caso de encontrar alguna anomalía, obesidad, poner inmediatamente las medidas oportunas para evitar su evolución.

Tratamiento

El tratamiento de la obesidad presenta dos grandes pilares:

  • Una dieta balanceada, en la que se debe tener presenta: la edad del niño, sexo, estatura, etc.

  • Ejercicio

  • Cuidados

Los cuidados se encuentran dirigidos a evitar la aparición de obesidad, para ello controle:

  • La comida de sus hijos

  • Lo que el niño ingiere entre comidas

  • El ejercicio que realiza

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!