Gracias, Gracia y Gracias a la Vida ¿Qué es la Gracia? de Dios, Definición

Definición de Gracia

Del latín gratĭa, el término gracia puede utilizarse con distintos significados de acuerdo al contexto. Se refiere, por ejemplo, a las cualidades que hacen que una persona o una cosa sea agradable.

Gracia es, por otra parte, un favor, un don o una concesión que se concreta sin ningún merecimiento en particular.

La capacidad de alguien o algo para divertir o hacer reír también se conoce como gracia.

La gracia puede ser la habilidad en la ejecución de algo ("No es bonita, pero actúa con mucha gracia") y la acción que realiza un niño para su lucimiento ("El niño siempre hace su gracia para divertir a los abuelos").

El nombre de pila también puede mencionarse como gracia: "Mi gracia es Esteban", "¿Cuál es su gracia, señor?".

Para el cristianismo, la gracia es un favor sobrenatural que Dios concede a los seres humanos para ayudarlos en el camino de la salvación. En estos casos, se habla de la gracia divina o gracia santificante.

Definición de Gracias

La palabra gracias es el término más usado en nuestro idioma para expresarle a alguien agradecimiento por algo. Es decir se trata de la fórmula más extendida en el mundo hispanoparlante para exteriorizar la gratitud.

Por su parte, la gratitud es aquel sentimiento de reconocimiento que surge en alguien tras percibir un beneficio determinado. Inmediatamente después de recibir tal provecho surgirá en el individuo la necesidad de retribuirle una atención a la persona en cuestión. En tanto, expresarle las gracias, consiste normalmente en la primera manifestación del agradecimiento que se siente y suele llegar acompañada de alguna otra atención, como puede ser un obsequio o un comentario especial destacando esa predisposición demostrada.

Entre las cuestiones más recurrentes que agradecemos los seres humanos se cuentan: el favor que alguien nos hace de ir a buscar algo; un regalo, es siempre una cuestión por la cual expresamos las gracias a aquel que nos lo obsequia; la ayuda que alguien nos brinda respecto de algo, asimismo, desencadenará un sentimiento de agradecimiento y la expresión del famoso gracias por aquello facilitado, entre otras alternativas.

¿Qué es la Gracia?

El origen etimológico de la palabra gracia, nos remonta al latín, donde "gratia" era la honra tributada por el reconocimiento de un favor. En este sentido es que damos gracias cuando otra persona hace algo por nosotros.

En Teología cristiana la gracia divina alude a un don de Dios otorgado en forma gratuita "Ocurrió por obra de la gracia divina". Está orientado a la buenaventura, trayendo a las almas a su seno.

Nuestra Señora de Gracia o Virgen de Gracia es una advocación Mariana de la zona española del Levante.

Golpe o tiro de gracia, es el que remata a alguien que ya está muy herido o agonizante.

Plazo de gracia, es aquel que se concede como un tiempo extra para cumplir una obligación.

Algo que causa gracia, es algo divertido y risueño. Se dice que los monos con sus piruetas hacen gracias o cosas divertidas.

También se alude con gracia al indulto o perdón de las penas. Otro significado se refiere al nombre de cada persona.

Caer en gracia, significa agradar a otra u otras personas al ser presentado a ellas.

Gracias a la Vida

Toma en cuenta estos motivos para dar gracias a Dios y a la Vida, muchas veces los pasamos por alto sin embargo disfrutamos de estas facultades, personas y cosas.

1. Gracias al Señor por permitirnos respirar, por la dicha de oler flores y fragrantes, gustar alimentos, tocar y sentir, escuchar una melodía, un "te quiero", ver la maravillosa creación de Dios.

2. Gracias al Señor por el descanso nocturno, por cerrar los ojos, relajarnos y dormir.

3. Gracias al Señor por tener todas las facultades, ser cabal y capaz de realizar diferentes labores, y poder tomar decisiones conscientemente.

4. Gracias al Señor por los niños, que nos hacen sonreír, nos enternecen aunque a veces no son todo sonrisas. Ellos nos enseñan la constancia al repetirnos una y otra vez las cosas que desean, la sencillez al disfrutar de la compañía de los demás y el perdón, al pasar por alto las faltas de otros.

5. Gracias al Señor por los ancianos, que nos han precedido en el camino de la vida, por toda su sabiduría que han derramado en bien de la humanidad, por su esfuerzo y sacrificio, por el tiempo en la familia invertido, por sus buenos consejos, por el tiempo que les pueden dedicar a sus nietos y a hacer labores que les gustan.

6. Gracias al Señor por los jóvenes, con todo su ímpetu y fuerza, por su valioso tiempo dedicado a servir a Dios y a otros, por sus deseos de superación, su dedicación a sus estudios, carrera y trabajo, por su facilidad para encontrar a quien amar, por aquellos que se perfilan líderes y conducen a otros por las sendas del bien.

7. Gracias al Señor por los adultos, que con su madurez y conocimientos llevan adelante sus vidas, sus familias, su trabajo y sus negocios. Gracias a Dios por aquellos que con su liderazgo dirigen grupos con objetivos definidos hacia sus metas.

8. Gracias al Señor por cada padre responsable que está pendiente de sus hijos, que vela por su seguridad emocional, física y espiritual y provee para su casa.

9. Gracias al Señor por cada madre que se dedica a enseñar a sus hijos el camino correcto, con las virtudes del amor, la responsabilidad, el respeto, el dominio propio y la constancia. Gracias a Dios por sus cuidados y su cariño para sus seres queridos.

10. Gracias al Señor por el cuerpo que nos dio, el cual probablemente no lo creamos perfecto pero vale mucho más que todo el oro, y las riquezas del mundo porque es nuestro y cada partecita de él es importante, desde el dedo pequeño del pie hasta las pestañas de los ojos.

11. Gracias al Señor por los dones y talentos que nos ha dado, por las habilidades para hacer un oficio y que nos salgan bien las cosas.

12. Gracias al Señor por las oportunidades de ayudar a otros que están en necesidad, enfermos, en tristeza, en desesperación, en adicción, en peligros, en prisión, que nos permite poner en práctica nuestra fe.

13. Gracias al Señor por la Biblia, la Palabra de Dios y la Iglesia,, que es nuestro GPS para seguir el camino verdadero y abundante que nos lleva al cielo.

14. Gracias al Señor por ti que estás leyendo todas estas acciones de gracias, que eres una persona muy valiosa y con grandes propósitos en esta vida, y hoy tus labios pueden expresar palabras de gratitud a Dios por todo lo que te ha dado, por lo que tuviste y lo que tendrás en los años venideros, porque Dios ha sido bueno y fiel contigo.

La Gracia de Dios

La gracia: ideas rápidas sobre la gracia. ¿Qué bienes proporciona la gracia?, ¿cómo se recibe y cómo se pierde la gracia?

1. ¿Qué es la gracia? Se llama gracia a cualquier favor o auxilio gratuito que Dios nos da. También se llama gracia a la gracia santificante (así lo hacemos aquí).

2. ¿Qué es la gracia santificante? Es el don del Espíritu Santo que nos santifica, nos diviniza, nos hace hijos de Dios. Recibir la gracia implica al mismo tiempo conseguir estos grandes bienes:

  • el perdón de los pecados y el nacimiento a la vida sobrenatural.

  • la inhabitación del Espíritu Santo en el alma.

  • la filiación divina y la participación en la naturaleza divina.

  • la apertura de las puertas del cielo.

3. ¿Hay mucha diferencia entre estar en gracia y no? La diferencia es enorme. Por un lado, separación de Dios y encaminamiento al infierno. Por otro lado, amistad y filiación divinas, divinización y apertura del cielo.

4. ¿Cuáles son los medios principales para adquirir gracias? Los medios principales para adquirir gracias son la oración y los sacramentos. Algunos sacramentos proporcionan la gracia santificante. La mayoría de ellos aumentan esta gracia y otorgan otras ayudas divinas.

5. ¿Cómo se recibe y cómo se pierde la gracia? Se recibe por primera vez en el Bautismo. Se pierde al cometer un pecado mortal. Se recupera mediante la Confesión.

Da Gracias...a Dios

Da gracias, por la vida misma

Aunque la tuya no sea la más perfecta,

Dios te la dio y el tenerla es ya un milagro

Aprende a valorarla para hacerla llevadera.

No hagas de ella algo vano y vacío.

Da gracias por el aire que respiras

Es tan natural y vital y ni cuenta te das

de que sin él con seguridad no vivirías.

Por cada respiro que des recuerda y ten presente

Que Dios lo creó pensando en ti.

Da gracias por la luz del sol

Es la que te permite veamos el día en esplendor.

La que da vida a la hermosura de la creación

Y da calor a los seres vivos de la tierra.

Da gracias por la noche,

Dios la hizo para darnos descanso.

Para que la tierra repose del afán del día,

Y es cuando realmente puedes relajarte y meditar.

Para poder reponer fuerzas para seguir adelante.

Da gracias por el agua que cae del cielo,

Dios la envía para hacer de nuestro suelo

uno fértil y productivo

Y es la misma agua que al estar sedientos

Calma nuestra sed.

Da gracias por las pruebas que llegan a ti

No te lamentes cuando estas llegan,

Mas bien tómalas de un modo positivo

Las pruebas purifican tu espíritu

Y te hacen más fuerte para enfrentarte a la vida.

Da gracias por todo lo que eres,

No te quejes de que no siempre es como quieres

Dios permite todo lo que llega a tu vida,

Pero lo permite porque tiene su razón de ser.

Nada pasa solo porque sí

Al finalverás y entenderás la razón.

Da gracias a Dios por todo,

Por las cosas grandes y aún por pequeñeces

El muy agradecido nos recompensará.

Da siempre gracias...

Sentirás alivio y paz si las das de corazón.

¿Cuál es la Diferencia Entre Misericordia y Gracia?

La misericordia y la gracia son confundidas con frecuencia. Mientras que los términos tienen significados similares, la gracia y la misericordia no son lo mismo. Para sintetizar la diferencia vemos que, misericordia es que Dios no nos castigue como lo merecen nuestros pecados, y gracia es que Dios nos bendiga a pesar de que no lo merezcamos. La misericordia es la liberación del juicio. La gracia es la bondad que se extiende a quienes no la merecen.

De acuerdo a la Biblia, todos hemos pecado (Eclesiastés 7:20; Romanos 3:23 y 1 Juan 1:8). Como resultado de ese pecado, todos merecemos la muerte (Romanos 6:23) y la condenación eterna en el lago de fuego (Apocalipsis 20:12-15). Considerando eso, cada día que vivimos es un acto de la misericordia de Dios. Si Dios nos diera lo que merecemos, todos estaríamos, ahora mismo, condenados por una eternidad. En Salmo 51:1-2, David clama, "Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones. Lávame más y más de mi maldad y límpiame de mi pecado." Una súplica a Dios por misericordia es pedirle que detenga el juicio que merecemos, y en vez de ello nos conceda el perdón que de ninguna manera nos hemos ganado.

No merecemos nada de Dios. Dios no nos debe nada. Todo el bien que experimentamos, es el resultado de la gracia de Dios (Efesios 2:5). La gracia es simplemente un favor inmerecido. Dios nos da cosas buenas que no merecemos y que nunca podríamos ganar sin Dios. Rescatados del juicio por la misericordia de Dios, la gracia es cualquier cosa y todo lo que recibimos más allá de esa misericordia (Romanos 3:24). La gracia común se refiere a la gracia soberana que Dios otorga a toda la humanidad, independientemente de su condición espiritual ante Él, mientras que la gracia salvadora es esa dispensación especial de gracia, por la que Dios extiende soberanamente la inmerecida asistencia divina sobre Sus elegidos para su regeneración y santificación. El infierno o el cielo son una elección del hombre. Sin embargo, en última instancia es el hombre quien decide salvarse o no (con la ayuda de Dios).

La misericordia y la gracia son mejor ilustradas en la salvación que está disponible a través de Jesucristo. Merecemos el juicio, pero si recibimos a Jesucristo como Salvador, recibimos misericordia de Dios, y somos librados del juicio. En lugar del juicio, recibimos por gracia la salvación, el perdón de los pecados, una vida abundante (Juan 10:10) y una eternidad en el cielo, el lugar más maravilloso imaginable (Apocalipsis 21-22). Por la misericordia y la gracia de Dios, nuestra respuesta debe ser caer de rodillas en adoración y agradecimiento. Hebreos 4:16 declara, "Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro."

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!