Dietas Para Bajar de Peso Rápido, Dieta Para Bajar de Peso en una Semana

Dietas Para Bajar de Peso Rápido

Dieta de South Beach

La dieta South Beach fue creada por un medico en Miami, el cardiólogo Arthur S Agatston, para ayudar a sus pacientes obesos. Según va la historia esta dieta fue tan exitosa que el Dr. Agatston se volvió muy popular y posteriormente publico su libro, el cual ha vendido millones de copias. Recientemente también publico un libro de recetas.

South Beach, es una dieta que se basa en el mismo principio de todas las dietas bajas en carbohidratos: los carbohidratos simples afectan el nivel de insulina en la sangre y crean un circulo vicioso que nos hace sentir hambre y deseos de consumir mas carbohidratos simples por lo que comemos mas y engordamos. Se basa en el índice glicérico de cada alimento. Es una dieta baja en carbohidratos refinados que aunque limita o prohíbe el uso de ciertos alimentos permite variaciones y en general es muy flexible.

La dieta tiene tres fases. Cada fase tiene un objetivo especifico y tiene listas de alimentos que pueden consumirse y prohibiciones. No necesariamente tienes que seguir menús detallados, tu puedes cocinar a tu gusto con los vegetales y carnes que encuentras donde vives pero tienes que seguir las listas de alimentos permitidos.

Primera fase

Esta fase es referida como un periodo de desintoxificación. Si el peso inicial es alto se pueden perder hasta 13 libras en dos semanas. La primera fase es muy estricta pero dura solamente dos semanas. Durante esta fase se pierde mas peso que en el resto de la dieta y es una introducción a la segunda fase.

Durante esta fase se comen porciones generosas de proteínas, vegetales, grasas saludables y carbohidratos con bajo índice glicérico.

El índice glicérico les da valores a los alimentos dependiendo como afectan la glucosa en la sangre, evalúa fundamentalmente los carbohidratos.

La idea es que durante esta fase las personas rompen el circulo vicioso de los carbohidratos malos y dejan de sentir los deseos intensos por alimentos como pan, azúcar y repostería. Después de esta fase es más fácil continuar en la dieta.

Cada día se comen seis comidas, la dieta enfatiza que no hay que sentirse hambriento y hay que prevenir ataques de hambre donde tendemos a comer mucho. Las comidas principales son de tamaño normal y tiene la ventaja de no tener regulaciones estrictas en el tamaño de las porciones claro que no hay que comer mas de lo debido. Las meriendas son pequeñas y la dieta sugiere que alimentos ingerir.

Durante esta fase no se comen panes, azúcar, arroz tampoco se comen frutas o jugos de frutas. Se pueden comer carnes, leche y derivados bajos en grasa y vegetales. Recuerda que son solo dos semanas.

Ejemplo de menú de la primera fase

Desayuno

Jugo de vegetales

Huevos revueltos con vegetales y hierbas

2 pedazos de tocino pequeños

café o te con leche sin grasa y endulzante artificial


Merienda

Una porción pequeña de queso mozarela


Almuerzo

Ensalada de pollo con aderezo bajo en grasa.


Merienda

Ensalada con requesón


Cena

Pescado

Vegetales horneados

Ensalada

Postre bajo en grasa y con endulzante artificial.

Segunda Fase

Durante esta fase se pierde peso a niveles normales de 1 a 2 libras a la semana. Es una fase mas flexible que la primera y relativamente fácil de seguir.

Esta es la fase donde los carbohidratos buenos son nuevamente incluidos en la dieta. Los carbohidratos buenos incluyen: frutas, panes hechos con harinas enteras, pasta de harina entera, arroz entero (brown, café) y otros similares.

Esta fase se continua hasta que se adelgaza o alcanza el peso deseado. Los carbohidratos son incluidos poco a poco, se empieza con una fruta al día y poco a poco se come cereal y pan entero.

Durante esta fase es importante poner atención a las comidas que te hacen comer más. Todos somos susceptibles a algunos alimentos mas que a otros. Para algunas personas son las tortillas o el pan. Para ciertas personas puede ser helados, soda, panes chocolate, galletas etc. Los alimentos que producen estos efectos deben ser evitados.

Ejemplo de menú de la segunda fase

Desayuno

Un licuado de yogurth y frutas

Te o café con leche sin grasa y con endulzante artificial.


Merienda

1 huevo duro


Almuerzo

Pollo con pasta al limón

Ensalada de tomate y pepino


Merienda

Yogur sin azúcar bajo en grasa


Cena

Carne prensada

Espárragos al vapor

Hongos con aceite de oliva

Ensalada de tomate y cebolla

Postre: melón con requesón dieta.

Tercera Fase

Una vez que has alcanzado el peso que deseas se empieza la fase 3. Se asume que ya has aprendido a comer correctamente y por lo tanto la fase tres es en realidad una continuación de los hábitos alimenticios que has desarrollado. La fase tres dura toda tu vida.

Durante esta fase se siguen los principios básicos, evitar los carbohidratos simples en tu vida diaria, puedes volver a tres comidas al día a menos que quieras seguir con las meriendas y puedes comer carbohidratos simples tales como repostería o panes en días especiales y si controlas las porciones puedes comerlos frecuentemente.

Si empiezas a ganar peso vuelves a la fase 1 por un par de semanas, una vez adelgaces regresas a la fase tres.

Durante toda la dieta se toma agua, se evitan las bebidas alcohólicas y se limita el consumo de cafeína. Se toman multivitaminas y minerales especialmente calcio en las mujeres.

En esta dieta se trata de comer alimentos que "detienen los carbohidratos" estos alimentos son procesados despacio por el cuerpo y evitan los antojos irresistibles. Un ejemplo es ponerle un poquito de manequilla de cacahuate (maní) a la fruta. Hay muchos de estos trucos y en el libro se explican muy bien.

Ejemplo de menú de la tercera fase

Desayuno

½ toronja

Huevos Mexicanos con queso y salsa

1 tostada de pan entero

café o te con leche descremada y endulzante artificial


Almuerzo

Burrito con res

1 mandarina


Cena

Salmón con salsa

Ensalada con aderezo

Postre: Duraznos con chocolate

Dieta Dukan

El método Dukan es una dieta proteica. Fue creada por el médico francés Pierre Dukan, hace más de diez años. Esta dieta ha adquirido mucha fama por la rapidez con la que se puede adelgazar. Existen varios libros, escritos por el doctor Pierre Dukan.

La dieta Dukan se basa en un alto consumo de proteínas y un bajo consumo de carbohidratos, también dice que se deben consumir grasas naturales, beber agua y hacer mucho ejercicio.

Se divide en cuatro fases: las dos primeras son de adelgazamiento y las dos últimas son de mantenimiento. En cada una de ellas se pueden consumir sólo unos determinados alimentos, para posteriormente ir incorporando otros alimentos, a medida que se va perdiendo peso. La dieta Dukan permite comer 100 alimentos: 72 proteicos y 28 vegetales.

Para poder hacer bien la dieta Dukan, necesitamos conocer bien sus fases.

Las fases de las dieta Dukan son 4, de las cuales hicimos un pequeño resumen en un anterior artículo. Vamos a explicaros más detalladamente cómo realizar estas fases correctamente, para que podáis conseguir vuestro peso ideal en muy poco tiempo. Aún así, os recomendamos que veáis en alguna tienda de libros si tienen el libro de la dieta del Doctor Pierre Dukan, pues os aportará información extra que os irá muy bien durante la realización de la dieta.

Primera fase: Régimen de proteínas puras

Esta es la fase por la que se empieza la dieta, y tiene una duración máxima de 10 días.

Durante estos días podrás alimentarte de cantidad de alimentos protéicos, comiendo las cantidades que se te necesidad, a las horas que quieras y, si es necesario, mezclándo los alimentos entre sí.

Entre los alimentos permitidos en esta fase, podemos destacar:

  • Carne magra, como la carne de pollo, ternera, buey …

  • Pescados y mariscos.

  • Huevos.

  • Jamón y embutido sin grasa ni corteza.

  • Lácteos al 0% desnatados, como yogures, queso fresco, etc.

Otra de las cosas obligatorias en esta fase en beber abundante agua, un mínimo de litro y medio al día, para asegurarnos de que nuestro cuerpo está hidratado y que así nos aseguraremos de perder el peso necesario. En esta categoría, podemos incluir las infusiones y las bebidas o refrescos light.

Segunda fase: El período de crucero

En esta fase, se podrán consumir los alimentos de la anterior con las mismas reglas (en la cantidad que se necesidad, a las horas que quieras …) pero también será obligatorio consumir verduras.

No todas las verduras están permitidas, pero las más comunes podrás consumirlas.

Entre las más famosas, podemos destacar: tomates, lechugas, pepinos, rábanos, espinacas, calabacines, acelgas …

Se prohiben las patatas, el arroz, el aguacate, las judias y las alubias …

La duración de esta fase es simple, pues debes estar con esta dieta hasta que alcances tu peso ideal.

Tercera fase: Consolidación del peso perdido

Durante esta fase, podremos incorporar más alimentos distintos a lo largo del día y de la semana, hasta casi poder decir que estamos llevando una alimentación “normal”.

Deberemos seguir este plan durante 10 días por cada kilo que perdamos durante la fase de crucero. Por ejemplo, si has perdido 10 kilos, deberás estar así durante 100 días.

Cada día podrás consumir (además de los alimentos anteriores):

  • Una pieza de fruta (manzana, pera, plátano, una copa de fresas …).

  • Dos rebanadas de pan (integral).

  • Una porción de queso.

Así mismo, podrás comer 2 porciones de alimentos feculentos a la semana, como pasta, arroz, cereales o patata.

Cuarta fase: Estabilización definitiva

Aquí ya podemos decir que no nos encontramos a dieta, pero ésto no significa que podremos comer lo que nos apetezca a las horas que queramos.

Deberemos tener como base los alimentos de la fase de consolidación, y podremos realizar comidas extras, donde podamos consumir todo aquello que deseemos, siempre y cuando no caigamos en la glotonería. Es decir, si te apetece comer pizza, podrás hacerlo, pero a ser posible que sea pequeña, y no una de tamaño familiar.

También deberemos hacer ejercicio físico, aunque sea caminar 30 minutos diariamente, y muy importante, hacer un día de proteínas puras, como si estuviésemos en la fase 1 de la dieta Dukan. El autor aconseja que el jueves sea ese día, así depuraremos al cuerpo y nos mantendremos en nuestro peso por muchos años.

Dieta Mediterránea

La explicación científica

La bajísima mortalidad por causa coronaria en la isla mediterránea de Creta asombraba a los científicos. Y la ciencia explicaría este fenómeno de buena salud y larga vida: sus hábitos alimentarios. A este modelo se le llamó “dieta mediterránea”, aunque no es exclusivo de esa región, sino también de países como Chile. 

El concepto de “dieta mediterránea” surgió de una investigación realizada en los años sesenta, denominada “Estudio de los siete países”. Se examinó la relación entre la alimentación y las enfermedades coronarias en Estados Unidos, Japón, Finlandia, Holanda, la ex-Yugoslavia, Italia y Grecia, centrándose exclusivamente en la dieta de más de doce mil hombres.

Los griegos, especialmente los cretenses, presentaron la menor mortalidad por enfermedad cardiovascular, seguidos por los japoneses. Los estadounidenses -con mejores condiciones de vida y servicios médicos-registraron las tasas más elevadas.

Al analizar las diferentes dietas aparecieron elementos comunes entre las naciones mediterráneas, diferentes del modelo occidental de alimentación de los Estados Unidos. A diferencia de esta última, las dietas “mediterráneas” se caracterizan por ser:

  • Bajas en grasas saturadas, presentes principalmente en mantequilla, leche entera y carnes rojas

  • Altas en grasas monoinsaturadas, contenidas principalmente en el aceite de oliva

  • Balanceadas en ácidos grasos poliinsaturados (Omega-3 y Omega-6), producto del consumo frecuente de pescados

  • Bajas en proteína animal

  • Ricas en antioxidantes, provenientes de frutas, verduras, vino tinto, especias y hierbas aromáticas

  • Abundantes en fibra, presente en alimentos vegetales.

Hoy se llama “dieta mediterránea” a aquellas que tienen estas características, usando los productos de cada región.

¿Por que las dietas mediterráneas son saludables?

Las dietas mediterráneas se caracterizan por incorporar gran variedad de productos en las preparaciones. Sus beneficios se basan en la interacción entre sus componentes nutricionales que, bien combinados, potencian al máximo sus propiedades.

Algunos de estos beneficios son:

  • Reduce el colesterol LDL (“malo”) y eleva el colesterol HDL (“bueno”) en la sangre

  • Aumenta la capacidad antioxidante de las células

  • Reduce la presión arterial y mejora la reactividad vascular o función endotelial

  • Estimula mecanismos que disminuyen el riesgo de cáncer

  • Disminuye el riesgo de trombosis vascular

  • Regula el sistema inmune y reduce la inflamación

Sus virtudes nutricionales se deben, en primer lugar, a la abundancia de frutas y verduras, al uso de aceite de oliva y al consumo moderado de vino tinto con las comidas. Es rica en antioxidantes, que nos protegen de los radicales libres que favorecen el cáncer, la ateroesclerosis, la diabetes, el Alzheimer y el envejecimiento en general. 

En segundo lugar, proporciona un aporte balanceado de ácidos grasos Omega-6 y Omega-3 que previene el riesgo cardiovascular, a diferencia de las dietas occidentales excedidas en Omega-6. El uso del aceite de oliva como principal fuente grasa la hace rica en ácidos grasos omega 9.

Por último, aquellos nutrientes asociados a probabilidad de trastornos cardíacos -como el azúcar, la sal y las grasas saturadas de la mantequilla, crema y carnes rojas grasas- se usan menos, privilegiando el uso de hierbas y especias como sazonadores, de frutas como postre y de pescados como fuente de proteína animal.

Está comprobado que la dieta mediterránea nos protege de las enfermedades crónicas y nos permite vivir más y mejor.

Esto se debe principalmente a la abundancia relativa de algunos nutrientes o alimentos, a la vez que a cantidades reducidas de otros, pero como cualquier dieta, el consumo de calorías totales no debe sobrepasar nuestros requerimientos personales.

En resumen, sus principales características son:

1.  La presencia de cuatro componentes o nutrientes define a las dietas mediterráneas:

  • Antioxidantes, provenientes principalmente de verduras, frutas, especias y consumo moderado de vino

  • Ácidos grasos omega 9 y omega 3, provenientes del uso del aceite de oliva (o aceite Canola muy rico en oleico) como principal fuente grasa y del consumo moderado de pescados y frutos secos.

  • Fibra, proveniente principalmente del consumo de verduras, frutas y cereales integrales

  • Fitoesteroles, presentes en aceites, y frutos secos (nueces, almendras, avellanas, etc.) entre otros

2. La reducción al mínimo posible de otros componentes o nutrientes es también esencial en las dietas mediterráneas:

  • Reducción de azúcar y de carbohidratos refinados

  • Reducción de aceites vegetales que contengan principalmente ácidos grasos omega 6 (aceites de maravilla, soya, maíz y otros)

  • Reducción de carnes grasas, crema de leche y mantequilla.

3.  Calidad gastronómica. Característica  esencial de las dietas mediterráneas es su calidad gastronómica que favorece el hábito de consumirlas por el placer que producen.

Dieta Para Bajar de Peso en una Semana

Dieta Para Bajar 3 Kilos En Una Semana

Adelgazar de forma rápida es posible con la ayuda de una efectiva dieta para bajar 3 kilos en una semana, es muy fácil y muy sencillo perder peso con éste método saludable que ofrece resultados reales.

Una de las mejores estrategias que han sido recomendadas para lograr perder peso y medidas rápidamente es hacer un cambio en tu rutina de alimentación que permita acelerar el metabolismo y así puedas quemar calorías de forma correcta para adelgazar y lograr el peso que deseas.

Por lo tanto hay una dieta para bajar 3 kilos en una semana que ha resultado muy exitosa y que además requiere de algunas exigencias para que puedas notar efectivamente los resultados.

Estas exigencias son, tomar agua en abundancia durante el día (sin exceso), y un vaso de agua fría antes de cada comida ayudará para lograr el objetivo.

Además es importante hacer ejercicios durante el tiempo que realizas la dieta para bajar 3 kilos en una semana, basta con ir a caminar durante 30 minutos al día y hacer una serie de ejercicios aeróbicos para mantenerte en forma.

Y por supuesto la exigencia principal es preparar tu menú para toda la semana y así esté perfecta tu dieta para bajar 3 kilos en una semana, por lo tanto debes agregar a tus comidas alimentos que contribuyen con la quema de calorías para que adelgaces los 3 kilos que te has trazado como meta.

Una dieta para bajar 3 kilos en una semana debe ser de la siguiente forma:

  • Desayuno, una taza de café o té verde, 2 huevos duros y una rebanada de pan tostado, un vaso de agua y una manzana.

  • Luego de tu desayuno espera aproximadamente 2 horas para que tomes tu primera merienda, ésta puede ser una ración de fresas o un vaso de jugo cítrico.

  • Tu comida más fuerte es el almuerzo, para ésta comida debes tomar una taza de caldo de verduras, pollo, pescado o salmón a la plancha y una ración de brócoli, súmale un vaso de jugo sin azúcar.

  • Tu segunda merienda puede ser una manzana y una taza de té verde con limón.

  • Si la ansiedad te ataca luego de tu segunda merienda entonces toma una taza de avena y un vaso de agua.

  • Y para la cena prepárate un trozo mediano de pollo o pescado a la plancha, ensalada verde o brócoli más una taza de té verde. Tu cena debe ser por lo menos 2 horas antes de ir a dormir.

Dieta para Bajar de Peso en una Semana Sin Efecto Rebote

En este artículo te quiero mostrar una dieta para bajar de peso en una semana sin que se produzca el indeseable efecto rebote. Estos consejos son los mismos que aprendí en el método que utilicé para adelgazar, y te los voy a revelar ahora mismo.

Antes de comenzar a hablar sobre la dieta, quiero decirte algo muy importante. Muchas personas buscan cómo adelgazar 10 kilos en una semana. Esa cifra es muy elevada para bajarlos en solo una semana. Con la dieta que yo voy a darte podrías bajar 2-3 kilos, dependiendo de si realizas ejercicios o no.

Lo recomendable sería que no hagas esta dieta solo por una semana, sino que sigas siempre comiendo de una forma parecida, porque es muy probable que recuperes el peso que perdiste.

Primero voy a decirte qué tipo de alimentos deberías añadir a tu dieta, y después te voy a dar una dieta ya armada para ti para que la sigas durante una semana.

En una dieta para adelgazar sin efecto rebote, deberás comenzar a consumir más proteínas. Se ha sabido desde hace mucho tiempo que la proteína ayuda a acelerar el metabolismo, y cuando tu metabolismo está acelerado, tu organismo está quemando grasa. Esa es la razón por la cual al hacer ejercicios estamos quemando grasa, porque aceleramos nuestro metabolismo.

Lo que voy a recomendarte es que consumas, si es posible, una proteína en cada comida. La proteína la puedes encontrar en la pechuga de pollo o pavo, en el pescado como el atún o el salmón, en el arroz integral (no recomiendo nunca arroz blanco), en la avena, en la leche de almendra (no recomiendo leche de vaca), en el huevo, entre otros.

También es recomendable, si quieres perder algunos kilos en una semana, que consumas carbohidratos. Estos los encuentras en las frutas, verduras, avena, arroz integral, entre otros. Los carbohidratos son la energía necesaria para realizar tus ejercicios para perder peso. Si no consumes carbohidratos, difícilmente puedas hacer ejercicios para quemar grasa. Si no tienes pensado realizar ejercicios, ten mucho cuidado de seguir esta dieta, ya que seguramente vas a engordar en vez de adelgazar.

Entonces, como te prometí, quiero darte un ejemplo para que sepas cómo debes comer durante una semana. No voy a darte exactamente para todos los días de la semana, sino que voy a mostrarte un ejemplo de cómo deberías comer un día, y después los demás días deberías comer de una forma parecida.

Desayuno

Lo que puedes comer en el desayuno es avena con frutas y almendras. Primero, debes poner a hervir la avena en agua. Una vez que haya hervido, retiras del fuego, le quitas el agua con un colador, y sirves en una gran taza.

Después vas a añadirle pedazos de manzana (una manzana entera) y 8 uvas rojas (cortadas y sin semilla). Después añades unas 10 almendras cortadas por la mitad. Y finalmente una cucharada de miel. Mezclas todo y listo. Vas a ver qué rico desayuno.

Media mañana

Esta comida es por si tienes mucho tiempo entre desayuno y almuerzo. Simplemente lo que puedes comer aquí es un yogurt descremado con algunas fresas (4 ó 5 están bien). Y si te quedas con hambre, puedes comerte una manzana.

Almuerzo

En el almuerzo, te puedes comer 150 gramos de salmón asado con una ensalada de lechuga, tomate y brócoli. O si comes en el trabajo (algo que le sucede a muchas personas) puedes llevarte desde tu casa un sándwich de pechuga de pollo (lo que entre en el sandwich), con lechuga y tomate. El pan debe ser obligatoriamente integral. Para tomar siempre debes usar agua. Nunca tomes otra cosa como jugos o gaseosas. Te engordan!

Merienda

Puedes comer lo mismo que comiste en la mañana. O puedes comer un yogurt bajo en grasa con 3 ciruelas. Si te quedas con hambre, puedes comerte otro yogurt.

Cena

Puedes comer 110 gramos de pechuga de pollo con una ensalada de lechuga y tomate.

Si prestaste atención, siempre incluí proteínas y carbohidratos en cada una de las comidas. Recuerda que esta dieta la puedes repetir de una forma parecida durante toda la semana, y recuerda que debes realizar ejercicios para bajar de peso con esta dieta. En realidad, no existe una dieta donde se excluya el ejercicio. Bueno, en realidad sí existen, pero son esas dietas “milagrosas” donde te desnutres y donde lamentablemente se produce el efecto rebote.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!