Decisión y Decisiones: Toma de Decisiones, Definición, Ayuda y Consejos

Definición de decisión

La decisión es el resultado de la acción de decidir, derivando este verbo etimológicamente del latín “decidere”, indicando “de”, una separación; y “caedere”, cortar o separar. Lo que indica es que luego de evaluar diferentes opciones, se hace un corte en la evaluación de las propuestas posibles, y se opta por una de ellas.

Por lo tanto la decisión es un proceso de elección entre varias posibilidades de acción, ya sea de compra, de trabajo, de paternidad, de vocación, etcétera. Cada día de nuestra vida transcurre tomando decisiones, ya sean de tipo intrascendentes, como elegir qué comer o beber, o el lugar de esparcimiento; o cruciales y determinantes del futuro de cada uno, como elegir una profesión, decidir casarse o tener un hijo, etcétera.

La clasificación por niveles se realiza en base al nivel jerárquico que ocupa la persona que realiza la decisión.

Las decisiones estratégicas se refieren a las decisiones que se toman para relacionar la empresa con su entorno. Son decisiones de gran trascendencia en cuanto que definen los objetivos y las líneas de acción a seguir en la empresa. Suelen ser a largo plazo y tienen un carácter no repetitivo. La información que se tiene para realizar este tipo de decisiones es escasa, y los efectos que producen estas decisiones pueden comprometer el desarrollo de la empresa e incluso su supervivencia. Por ello al tomar estas decisiones se requiere un alto grado de reflexión y de juicio por parte del decisor. Decisiones estratégicas serán por ejemplo la localización de la empresa, la capacidad que se le dota a la empresa (capacidad productiva), el lanzamiento de un nuevo producto al mercado (crecer, diversificarse).

Las decisiones tácticas son las decisiones que se toman en el nivel intermedio de la empresa por parte de los directores de departamento. Las decisiones tácticas deben ayudar a conseguir los objetivos fijados a nivel estratégico, estas decisiones están subordinadas a las decisiones estratégicas. Estas decisiones pueden ser repetitivas, y sus consecuencias tienen lugar en un plazo no muy largo en el tiempo, por lo general son reversibles, y sus consecuencias no son muy importantes a no ser que los errores se vayan acumulando. Ejemplos serán: las decisiones sobre una campaña de publicidad (se tomará a nivel del departamento de Marketing; reversibles).

Las decisiones operativas son las que se toman en el nivel más bajo de los directivos de la empresa. Estas decisiones son repetitivas por lo que la información necesaria para tomar la decisión es fácilmente disponible. Los errores se pueden corregir fácilmente, ya que su grado de manifestación es el corto plazo, y por lo tanto las sanciones en el caso de cometer un error son mínimas. Ejemplos: la programación diaria de la producción, un vendedor que se programa las visitas diariamente.

Toma de Decisiones

La toma de decisiones se define como la elección racional entre alternativas para conseguir la consecución de un objetivo o meta. Por tanto, es una consecuencia lógica y forma parte del núcleo de la función de planificación de la empresa. Es común que los administradores conciban la toma de decisiones como su actividad primordial, ya que permanentemente deben determinar qué hacer, quién lo hará, cuándo y dónde lo hará y a veces incluso cómo lo hará. También se puede definir el término decidir como identificar y resolver los problemas que se le presenta a toda organización. Por tanto, el desencadenante del proceso de toma de decisiones es la existencia de un problema y nos preguntamos cuándo existe un problema. Luego, existirá un problema cuando hay diferencia entre la situación real y la situación deseada.

Etapas en el Proceso de Decisión

La toma de decisiones es un proceso en lugar de un simple acto de escoger entre diferentes alternativas. En la figura siguiente podemos observar el proceso de toma de decisiones como una serie de cinco pasos que comienza con la identificación y definición del problema, los pasos para seleccionar una alternativa que pueda resolver el problema, y concluyen con la evaluación de la eficacia de la decisión y su aplicación. Este mecanismo se puede aplicar tanto a una acción de la empresa como a sus decisiones personales, aunque a su vez también se puede aplicar tanto a decisiones individuales como grupales. A continuación, vamos a analizar con mayor profundidad las diversas etapas a seguir para un mayor conocimiento del proceso:

Etapas en el proceso de decisión.

  1. Identificación de un problema.

  2. Identificación de los criterios para la toma de decisiones: Conocido el problema, se identifica criterios que sean relevantes para la resolución de éste. Son tan importantes los criterios que se identifican como los que no.

  3. Asignación de ponderaciones a los criterios.

  4. Desarrollo de alternativas.

  5. Análisis de las alternativas: El tomador de decisiones debe analizarlas atentamente. Las fortalezas y debilidades se vuelven evidentes según se les compare con los criterios y valores establecidos en los pasos dos y tres.

  6. Selección de una alternativa.

  7. Implantación de la aternativa: Intentan que la decisión se lleve a cabo, e incluye dar a conocer la decisión a las personas afectadas y lograr que se comprometan con la misma.

  8. Evaluación de la efectividad de la decisión: Juzga el resultado de la toma de decisiones para verse se ha corregido el problema. Si como resultado de esta evaluación se encuentra que todavía existe el problema tendrá que corregir el estudio de lo que se hizo mal.

Tipos de Decisiones

Todas las decisiones no son iguales ni producen las mismas consecuencias, ni tampoco su adopción es de idéntica relevancia, es por ello que existen distintos tipos de decisiones.

Por Niveles

  • Decisiones Estratégicas: Son decisiones adoptadas por altos directivos y se refieren principalmente a las relaciones entre la organización o empresa y su entorno. Sus consecuencias afectan a toda la organización a largo plazo y son difícilmente reversibles. Por último, cabe señalar qu son complejas porque requieren el análisis, evaluación e integración de mucha información con incertidumbre elevada.

  • Decisiones Operativas: Sus consecuencias se dan en el corto plazo, a diferencia de las estratégicas y afectan a una unidad específica de la empresa, por lo que son fácilmente reversibles. Por ejemplo, las decisiones de la renovación de un pedido de materiales.

  • Decisiones Tácticas: Tienen consecuencias a medio plazo. Comprende un área funcional de la empresa y son reversibles aunque puede tener costes más o menos elevados. Por ejemplo, la selección de proveedores de materias primas en el subsistema de producción.

Por Métodos

Se distingue una serie continua de decisiones en cuyos extremos están las decisiones programadas y no programadas.

  • Decisiones Programadas: son repetitivas y rutinarias, cuando se ha establecido un criterio que facilita hacerles frente, permitiendo el no ser tratadas de nuevo cada vez que se debe tomar una decisión. Es repetitiva porque el problema ocurre con cierta frecuencia de manera que se idea un procedimiento habitual para solucionarlo. Por ejemplo, cuándo hay que formular un pedido a un proveedor concreto.

  • Decisiones No Programadas: Son aquellas que resultan nuevas para la empresa, no estructuradas e importantes en sí mismas. No existe ningún método preestablecido para manejar el problema porque este no haya surgido antes o porque su naturaleza o estructura son complejas. Por ejemplo la decisión para una empresa de establecer actividades en un nuevo país.

Decisiones Secuenciales

Es frecuente que nos encontremos en la empresa algunos procesos en los que el decisor debe adoptar una secuencia de decisiones ya que una decisión en el momento actual puede condicionar y exigir otras decisiones en momentos del tiempo posteriores. En estos casos para ayudarnos a la toma de decisiones se utiliza una técnica denominada árbol de decisión. Un árbol de decisión es un sistema de representación del proceso decisional en el que se reflejan las posibles alternativas por las que se puede optar y los resultados que corresponden a cada alternativa según cual sea el estado de la naturaleza que se presente. Todo árbol consta de nudos y ramas. Los nudos, también llamados vértices, representan situaciones en las cuales debe tomarse una u otra decisión (nudos decisionales), o el decisor se enfrenta a distintos estados de la naturaleza o sucesos aleatorios (nudos aleatorios). Las ramas, también denominadas aristas, que parten de los nudos decisionales representan alternativas de decisión; las que parten de nudos aleatorios representan posibles estados de la naturaleza, o sea sucesos que pueden pasar y entre los que no es posible elegir. Cuando se conocen las probabilidades de los diversos estados, éstas se reflejan sobre las ramas que les representan. Al final de cada camino (sucesión de aristas) se expresa el resultado que correspondería a esa sucesión de decisiones y sucesos.

Ayuda y Consejos para tomar decisiones

Hoy quiero compartir con vosotros algunos trucos para ayudarnos a tomar decisiones:

Asesorarse bien. Ten en cuenta que toda decisión tiene consecuencias y un coste de oportunidad que debemos considerar; es decir , tomar un camino significa que se renuncia a un beneficio al descartar  el otro. Este coste de oportunidad es especialmente importante en las empresas, ya que éstas deben tomar una serie de desiciones en un medio muy exigente.

Se independiente: Los que toman buenas decisiones son “independientes en colaboración”. Tienden a rodearse de los mejores y hacen preguntas concretas. Por ejemplo, en una reunión con expertos en la materia, no preguntan “¿Qué debería hacer?” Más bien, su consulta sería “¿Qué piensas de esto?” Esperar a comités para tomar decisiones, puede llevar mucho tiempo. Toma la información de fuentes fidedignas y luego actúa con rapidez.

Desconecta tu cerebro: La idea llegará cuando menos te lo esperas. Lo mismo ocurre cuando estás intentando tomar una decisión. Pero simplemente con desconectar tu cerebro durante un tiempo o incluso cambiando de tema, le darás a tu cerebro la oportunidad de explorar toda la información que tiene almacenada y preparada para ser recuperada.

No resuelvas problemas, decide: Una decisión puede resolver un problema, pero no todos los problemas pueden resolverse con una decisión. En cambio, la toma de decisiones a menudo se basa más en la intuición, que en el análisis. Escoger un proveedor, por ejemplo, requiere examinar datos históricos, referencias y precios, pero la clave suele estar en las sensaciones que te transmite.

Asume tus errores: Incluso tomar una decisión incorrecta puede hacerte ganar más respeto y lealtad, si admites que has cometido un error y lo solucionas, que si muestras ser indeciso con frecuencia.

Y para cerrar este post, os dejo con la siguiente frase del estadounidense Neale Donald Walsch:

“Cada decisión que tomes no es una decisión sobre lo que haces. Es una decisión sobre quién eres. Cuando entiendes esto, todo cambia. Empiezas a ver la vida de forma diferente. Todos los eventos, sucesos y situaciones se convierten en oportunidades.”

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!