Cartas de Amor Para Mi Novio y Novia

Lo que hoy siento por ti

Hoy más que otro día tengo ganas de tu amor sincero, mutuo y constante,

de seguir andando de la mano, de ser esos amigos que confían,

de calmar nuestras ansias con un abrazo,

de superar las dificultades que se nos presenten,

de compartir nuestras alegrías, reír juntos y animar nuestras tristezas,

anhelo mucho que juntos alabemos y agrademos a nuestro Dios,

que con afecto demostremos nuestro amor y de decirnos que nos amamos con una mirada.

Permiteme ser tu ayuda idónea, demostrarte cuanto te amo, cultivar, cuidar y preservar este amor que Dios me ha dado para protegerte, valorarte y estimarte.

Todo lo que te digo es de corazón y de verdad, realmente no quisiera dejar de sentir esto por ti. Si te he hecho sufrir te pido que me disculpes, pues, no soy perfecta. Sabes que dificultades siempre va a haber y confío en que juntos podemos hacer lo que sea necesario para mejorar las cosas entre nosotros, porque recuerda que el amor es mas fuerte que el mar.

MI AMOR POR TI ESPERA…

Mi amor por ti espera, por eso no he aceptado proposiciones de nadie más. Porque yo sé que estoy reservada solamente para ti. Porque para mí jugar con los sentimientos de los demás, no es una opción. Porque para mí perder el tiempo en cosas vanas y superficiales no me satisface ni provoca alegría. Por eso mi corazón aguarda por tu llegada. Te espero como la flor que aguarda a la primavera y espera que pase el invierno. O como el desierto que en medio de tanta sequía clama por agua. Así como el sol que todos los días vuelve a salir es renovada la esperanza de que llegues a mí. Quiero que seas tú el primero y único en mi vida. No quiero naufragar en brazos equivocados, no deseo entregar lo mejor de mí a quien no entienda lo que tengo para darle.

Sé que este periodo requiere de paciencia, pero creo que vales la pena, por tanto, aunque a veces me inquiete, me mantengo firme en la decisión de aguardar por tu amor. Porque es que a veces lo que merece valor y es estimado, requiere de tiempo. Porque yo deseo que esto permanezca inmortal cuando lo experimentemos y nuestras almas se convenzan de que armoniosamente se entremezclan para que por siempre podamos amarnos. Tú y yo sabremos cuando llegue ese momento y esa hora perfecta.

Mi Amor

¿Qué nos ha sucedido? ¿Por qué hay tanta distancia entre nosotros aunque vivimos y dormimos juntos? ¿Has dejado de amarme? ¿Ha menguado tu amor hacia mí? Dime, ¿en qué te he fallado corazón? He pasado largas horas pensando por qué parece que de momento nada resulta entre nosotros.

Hemos pasado por grandes pruebas, pero yo te quiero más con cada día que pasa, mi amor no ha cambiado, mis sentimientos hacia ti, siguen intactos.

Solo Dios sabe que no quiero perderte. A veces te siento tan cerca y otras estas tan distante. Trato de encontrarme en tu mirada, pero me pierdo en el laberinto de los miedos. Me horroriza pensar que quieras divorciarte o apartarte de mí, porque si de algo tengo convicción es de que nuestras vidas fueron unidas por Dios. Yo no creo que dejarme fuera de tu vida sea la solución. Pido a Dios constantemente que puedas recordar, que las muchas aguas no podrán apagar este amor ni lo ahogaran los ríos, porque el verdadero amor nunca deja de ser y cubre multitud de faltas.

Sé que como ser humano puedo tener muchas imperfecciones, que tengo mis días buenos y mis días malos, pero el día que hice el compromiso de amarte sin importar las circunstancias lo dije muy en serio. Si necesitas tomar aire o espacio, tómalo, pero no tomes decisiones apresuradas que pueden cambiar el rumbo de nuestras vidas radicalmente. No quiero que sueltes mi mano, quiero caminar siempre a tu lado. Juntos hemos creado un hogar, tú tienes la mitad de mi corazón. Yo te pertenezco, tú me escogiste, tú me perteneces, yo te escogí. Juntos somos un complemento, un corazón completo, un alma en dos cuerpos. Si nos unimos encontraremos fuerza para desafiar cualquier tormenta que nos quiera destrozar.

Te amo con todo lo que soy, te quiero con todo lo que tengo y puedo. Tú eres para mí una de las bendiciones más lindas. Si Dios es el centro de nuestra unión, todo marchará bien. Cuéntame que te pasa, háblame, no escondas las palabras, déjalas fluir. Quiero escucharte, deseo más que nada estar junto a ti, cobijarme en la guarida de tu corazón.

Me faltan las palabras para expresar todo lo que estoy sintiendo, pero por medio de esta carta quiero que recuerdes todos los momentos que hemos vivido juntos, los buenos y los malos. Los que nos han hecho ser más fuertes como pareja. Si en algún momento te herí sin pretenderlo o darme cuenta, te pido perdón.

No pretendo que te enojes, solo hago un llamado a lo más íntimo de tu ser, porque mi amor es tuyo por siempre.

DIOS: ESTE AMOR QUE ES SOLO POR TI

No existe nada ni nadie que pueda hacer que el amor que Dios siente por cada uno de nosotros varíe. Nada nos puede separar del amor de Dios, excepto nosotros mismos. Por eso querido amigo y hermano, no dejes que tus circunstancias sean más grande que ese amor que él te tiene.

Querido Señor:

Tu corazón late en mí, me da fuerzas, me renueva.

Es como brisa fresca que alivia mi existir.

Si tengo fuerzas para seguir luchando es porque habitas en mí.

Todo sería tan agotador y vano para mí, si no te conociera.

Eres mi vida, mi todo.

Cada segundo a tu lado es una nueva experiencia.

Voy al compás de tus pasos con la certidumbre de que si vas conmigo,

todo, absolutamente todo, estará bien.

Puede que la lluvia de circunstancias me moje,

pero vuelve a salir el sol de justicia a alumbrar mi día.

Puede venir la noche oscura y larga, pero tu presencia me acompaña,

entonces puedo volver a sonreír con serenidad.

La marea sube y me quiere turbar, pero tú mandas los vientos a calmar.

Yo sigo esperando y confiando porque en tú tiempo todo es perfecto.

No retrocedo, voy avanzando, sigo afianzada en tus promesas,

porque eres fiel, no das la espalda y nunca me abandonas.

Soy de tu gracia un testimonio vivo, de tu amor un recipiente.

Soy un instrumento cuyas piezas tú afinas.

En medio de esta noche arde en mi alma una llama flamante,

pues me hace tan feliz corresponderte y amarte.

Yo solo espero tu llegada, soy la novia reluciente.

Ando embelezada y emocionada esperando a que la trompeta suene.

¡Cuán dulce y emocionante será verte cara a cara!

Estar por siempre a tu lado y de tu mano nunca soltarme.

Este amor que es solo por ti y para ti

conforta mi vida, me infunde esperanzas.

CARTAS A DIOS: A SALVO EN TUS MANOS

Querido Dios:

Tú bien sabes que me gusta platicar contigo en oración, pero también sabes que amo escribirte. Tal vez porque siento que puedo expresarte mejor las cosas cuando las escribo, además de que luego las leo y las recuerdo.

Hoy vengo ante ti a presentarte mi situación, porque solo tú puedes obrar en ella. Nadie más puede intervenir ni hacer nada. Estoy bien consciente de que todo a mí alrededor está diciendo lo contrario a lo que creo y espero. Pero esta fe que es superior a mis fuerzas me hace tener la completa certeza de que estás cerca de obrar. Por eso estoy tranquila, porque mi fuerza y esperanza se centran en ti que lo eres todo para mí.

Tú obrarás en el milagro que espero. Tú atenderás a mi oración e intervendrás en su debido momento. Y a mí solo me resta esperar serenamente y risueña, para ver de la forma tan grande en que vas a obrar. Y espero ese día con ansías porque ya quiero testificar de las grandezas que vas a hacer en mi vida. Sé que muchos se regocijarán, esa gente que me ha querido de verdad y que en sus oraciones también me presentan.

La sanidad que obrarás será maravillosa, lo que testigos presenciarán y con sus ojos verán es que cuando tú haces algo, nadie puede estorbarlo. Que no hay palabras, ni actitudes, ni limitaciones, ni circunstancias que me puedan apartar de tu amor, de tu propósito y lo que has decretado para mi vida.

Algunos sonríen pensando que llevan la delantera, otros murmuran creyendo en su propia sabiduría que lo que dicen o como me juzgan es cierto. Pero yo he esperado y confiado en ti porque he conocido quién eres y te has apoderado de mi corazón. Por tal razón yo declaro que mi alma pertenece solo a ti.

Es necesario que yo ventile que tú eres mi roca y que yo estoy en tus manos. Y tus manos son seguras, tiernas, bendecidas, hermosas y me tienen bien agarradita. No me voy a caer, dañar ni a salir de tus manos.

TE AMO DIOS, ESTOY ESPERANDO TU TOQUE E INTERVENCIÓN Y LO RECIBIRÉ.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!