Carta Astral y Carta Natal Gratis: ¿Qué es una Carta Astral/Natal? Significado de las Casas en la Carta Astral

¿Qué es una Carta Natal?

La carta natal es una descripción de las posiciones de los planetas en el momento del nacimiento, sus relaciones y una explicación de su significado. Decimos que una persona es de signo Capricornio, por ejemplo, porque el Sol estaba ubicado en ese signo cuando esa persona nació, pero el resto de los planetas, Luna, Mercurio, Marte, etc., estaban en cualquiera de los doce signos del Zodíaco.

¿Qué es la Carta Astral?

La carta astral, se utiliza para conocer la posición de los planetas, según la fecha de nacimiento de una persona. O sea, es una forma de diagrama, con el cual, se conoce de manera exacta, la posición planetaria que "rige" el nacimiento de una persona.

La historia de la carta astral, comienza con los inicios de la astrología. La astrología ya se practicaba hace más de 5000 años, en la antigua Babilonia. Lo que se realizaba con ella, era el estudio de los astros y como estos "influían" en el futuro, de las personas. Por ende, eran los reyes, quienes más utilizaban esta práctica. Ya que deseaban poder ver su porvenir y el de sus descendientes. De igual manera, en sus inicios, la astrología, era utilizada, para poder entender, ciertos actos o hechos, que ocurrían en el reino. Sobretodo los que significaban una desgracia para el reino en sí o para el monarca de turno.

Asimismo, se sabe que 700 años antes del nacimiento de Cristo, ya se practicaba la astrología, en otras zonas geográficas. Como es el caso de África, donde la primera carta astral fue elaborada en Egipto, en el año 358 a.c. Y es que la astrología, era una práctica esencial para los egipcios. Y nos referimos a todo el espectro de sus vidas cotidianas.

Definición de Astral

La palabra astral refiere a aquello que es propio o está vinculado a los astros.

En tanto, un astro es cualquier cuerpo celeste que dispone de una forma definida; existen una importante variedad de astros en el universo, los cuales han sido categorizados por los astrónomos para su mejor explicación y ubicación.

En la mencionada categorización se cuentan: las estrellas (cuerpo celeste que se destaca en el cielo por el brillo propio que posee), las enanas marrones (son objetos celestes intermedios entre las estrellas y los planetas, emiten radiación electromagnética, su tamaño es similar al de Júpiter y disponen de un brillo menor al del sol), los planetas (son cuerpos celestes sólidos que generalmente giran alrededor de una estrella y que se hacen visibles por la luz que reflejan; la tierra es uno de los nueve planetas más importantes), los satélites (es el astro que gira en torno a un planeta describiendo a su vez una órbita que está sometida a la fuerza de gravitación), los cometas (es un cuerpo celeste que consta de un núcleo poco denso y que suele ir acompañado de un rastro luminoso como si fuese una cabellera y que es dueño de una prolongación llamada cola que sigue órbitas elípticas, muy excéntricas alrededor del sol) y los meteoros (son los cuerpos celestes, sólidos también y de pequeñas dimensiones, que provienen del espacio y que caen en la tierra tras la atracción de la gravedad).

Por otro lado, la carta astral es un concepto que se encuentra estrechamente vinculado a los astros; se trata de un diagrama usado principalmente por los astrólogos para ejercitar la astrología (disciplina que estudia la influencia que tienen los movimientos de los cuerpos celestes en la vida y los acontecimientos humanos).

En el mencionado diagrama se representan el cielo y la tierra desde un lugar y una hora determinada, constituyendo una representación geocéntrica; esta última cuestión, es una condición sin e quanom para su realización. Por ejemplo, un individuo, a partir de la ubicación en la carta, de su lugar y hora de nacimiento, podrá conocer cómo se encontraban los astros a la hora de su nacimiento y como tal cuestión "afecta" su vida, su futuro y personalidad, entre otras cuestiones.

Significado de las Casas en la Carta Astral

La carta astral o carta natal, se basa en los cálculos de las posiciones planetarias en el momento del nacimiento de una persona, de un lugar, o de cualquier creación. Podríamos decir que la carta astral es como una foto del cielo, hecha desde la tierra en el momento exacto del nacimiento, y en el centro estará la persona, lugar o creación que acaba de nacer.

La carta astral consiste en un círculo llamado zodíaco, que está dividido en los doce signos ya conocidos (Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis). Cuando sabemos los datos exactos del nacimiento: la fecha, la hora y el lugar; el zodíaco se vuelve dividir en doce sectores de tamaño variable llamados Casas, y que no debemos confundir con los doce signos antes mencionados. Cada Casa corresponde a un supuesto "determinado" aspecto de la vida: el amor, el dinero, la salud, etc., y cuyo significado irá variando según los signos y los planetas que las ocupen. Cada posición de los planetas, en los signos y en las Casas, así como las distancias en grados entre cada uno de ellos, y proporcionarán una variedad de indicaciones e información, que nos permitirán interpretar una carta astral.

A través del estudio y la interpretación de la carta astral, podríamos llegar a supuestamente "conocer" características y particularidades de la persona, lugar o creación; que serán expresadas durante el transcurso de toda su vida y que de alguna manera, influirán en sus comportamientos a nivel personal y social. En la carta astral podremos tener referencia de determinados sucesos que podrían transcurrir en la vida de la persona, desde su nacimiento hasta su muerte; y como esas circunstancias supuestamente podrían afectarle, ya sea de manera positiva o negativa.

Ellos creen que conociendo toda esta información, la persona tendrá los "conocimientos" necesarios que le podrían ayudar a entender y a enfrentar los acontecimientos y los sucesos marcados en su carta astral. De la misma manera, podría llegar a conocerse y entenderse mejor así misma y a la gente que le rodea.

Conocer acerca de aquellas situaciones particulares que podrían influir en nuestra vida, y saber con que potencial contamos para afrontarlas, que creen permitirá alcanzar un mayor "desarrollo personal y crecer espiritualmente, pudiendo llegar a ser dueños de nuestro propio destino."

Como habíamos dicho anteriormente, para la realización de una carta astral se necesitan algunos datos, que son fundamentales, como son: la fecha (día, mes, año), la hora y el lugar del nacimiento. Estos tres elementos son los que individualizan una carta astral, y cualquier imprecisión significará una "importante diferencia en las situaciones de los planetas en los signos y las casas, y por consiguiente se realizará una errónea interpretación de la misma."

DE CARTAS ASTRALES Y OTRAS IMPOSTURAS

La astrología fue, en su origen, algo inevitable. Tras comprobar que el Sol determina las estaciones, y éstas, las cosechas, era natural admitir el influjo de los astros sobre el hombre. Pero de reconocer algún efecto -nuestro ritmo vital es consecuencia del periodo de rotación, por ejemplo- a sostener que nuestro destino está influido por los astros media un gigantesco salto en el vacío.

Doctrinas falaces

¿Podría ser la astrología una ciencia? Si la astrología es el conjunto de conocimientos que permite predecir los avatares humanos a través de los astros, la respuesta es que no. Decía Leonardo, hace ya 500 años: "No me ocuparé de la quiromancia, porque en ella no hay verdad... Verás a un gran ejército exterminado en una hora por la espada, y ninguno de los muertos tendrá en su mano las mismas líneas que el otro".

Majaderías de futurólogos

La refutación vale obviamente para la astrología; basta sustituir la mano por la carta astral. Hace pocos años, la revista científica Nature (en la que Crick y Watson desentrañaron el código genético) publicó una experiencia de un grupo de prestigiosos astrólogos británicos: el número de aciertos en sus predicciones estuvo muy por debajo del que estadísticamente debía producirse.

Este elemental experimento puede repetirlo cualquiera sin más que leer la prensa, y debería bastar para desacreditar a la pléyade de futurólogos que nos bombardean con majaderías o con trivialidades que cualquier ciudadano informado puede prever por sí mismo. ¡Qué oportunidad han perdido los astrólogos para predecir la caída del muro de Berlín! Si los astros se molestan en advertir a cada individuo de su destino, las precauciones adoptadas para anunciar la llegada de la perestroika, que afecta a más de 400 millones de seres, han debido ser observables a simple vista.

SOBRE LA ASTROLOGIA Y LA BIBLIA

La Astrología es la pseudociencia que se basa en un conjunto de teorías y reglas para prever el futuro, calculando y observando el efecto que sobre los humanos tiene el sol, la luna, las estrellas y los planetas.

Las posiciones de los astros en el momento de nacer un niño supuestamente influyen en su carácter y personalidad, y el trayecto de aquellos astros revelarían el destino del individuo, a esta influencia la llamaron astral, suponiéndose que, además de tener por campo de acción el cuerpo humano, se extiende al reino moral, o sea los actos humanos, y como quiera que las naciones son un conjunto de individuos, supone también que las influencias astrales cambian la suerte de los pueblos y la colectividad.

El horóscopo define los 12 signos del zodíaco y clasifica a las personas por los signos particulares bajo los que han nacido: Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpión, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis.

Millones de personas diariamente revisan su horóscopo para averiguar su futuro; firman contratos, constituyen empresas, escogen oficios, hacen apuestas, planean viajes, escogen el nombre de sus hijos, y a veces formulan políticas y decisiones de gobierno, todo esto en base en los presagios astrológicos, viendo si los astros le favorecen o no.

La astrología tiene su origen en la antigua Babilonia, en efecto, la obra de Namar Beli, escrita por el Rey Sargón, 3.000 años antes de Cristo, y que está incluida en los libros cuneiformes del Rey Asurbanipal, contenía observaciones astrológicas, además de varias predicciones y reglas para la interpretación de los sueños.

Los babilonios fueron los primeros que observaron los cielos y reaccionaron ante los portentos que creían ver. Por el hecho de que los astrólogos acierten, no significa que los cristianos deben aceptar dichas cosas.

La fuente de estos poderes no provienen de Dios, la Biblia dice: "Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz" (2ª Corintios 11:14);

Son muchos los pasajes bíblicos que condenan a quienes adoran y consultan a los astros: "No sean hallado en ti quien...practique adivinación, ni agorero, ni sortilegio, ni hechicero,.. .ni mago, ni quien consulte a los muertos, porque es abominación para con Jehová cualquiera que haces estas cosas..." (Deuteronomio 18:10-12);

En el juicio contra Babilonia Dios profetizó que los astrólogos, no podrían ayudar a Babilonia: "Te ha fatigado en tus muchos consejos, comparezcan ahora y te defiendan los contempladores de los cielos, los que observan las estrellas, los que cuentan los meses, para pronosticar lo que vendrá sobre ti. He aquí que serán como tamo; fuego los quemará, no salvarán sus vidas del poder de las llamas..." (Isaías 47:13-14).

Dios ha dispuesto que el hombre se valiera de los astros para medir las estaciones, días y años (Génesis 1:14), la Biblia no indica que debemos buscar en ellos una guía para tomar decisiones y hacer evaluaciones en nuestra vida personal;

Para esto tenemos la Palabra de Dios, que dice: "¡A la ley y al testimonio! Sino dijeren conforme a esto, es porque no le has amanecido"(Isaías 8:20), no hay apoyo bíblico para consultar la astrología para decidir nuestro futuro.

La sabiduría, la orientación, la compresión y la formación del carácter y personalidad del individuo no vienen determinadas por los astros del cielo; sino que vienen dados por una serie de factores hereditarios, medio ambiente, educación y determinación de superación.

Las personas que consultan diariamente su horóscopo lo hacen con la idea de evadir sus responsabilidades en las tomas de decisiones personales, quieren que alguien les indique qué hacer, así se sienten más seguros, esta es la razón de la popularidad de programas astrológicos por la televisión, radio y prensa.

Quienes miran a Dios, tienen una guía que nunca falla, Jesús prometió a sus seguidores que "...cuando venga el Espíritu (el Espíritu Santo) de verdad, él os guiará a toda verdad..." (Juan 16:13).

El autor del libro de los Salmos dijo: "Porque tú eres mi roca y mi castillo; por tu nombre me guiarás y me encaminarás" (Salmos 31:3). Para tomar una decisión, el cristiano verdadero no se fundamenta en averiguar si los planetas o estrellas están o no en posición favorable, ni cree en que la fecha y día de su nacimiento determina su carácter; él confía en que Dios tiene el control y que está a su favor, se basa en hechos concretos y objetivos, pues sabe que Dios le ha dado inteligencia y capacidad para afrontar las situaciones de la vida diaria.

"Fíate del Señor de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas" (Proverbios 3:5-6).

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!