Calidad y Cualidades: ¿Qué es Calidad? Calidad de Vida, Control, Gestión, Calidad Total, Definición, Concepto

Calidad

Se designa con el término de calidad a aquella propiedad o conjunto de propiedades inherentes a las personas o cosas y que son las que en definitivas cuentas nos permitirán apreciarlas y compararlas con respecto a las restantes que también pertenecen a su misma especie o condición.

Dada la amplitud de su referencia, existen diversas y una buena cantidad de perspectivas desde las cuales poder definir que es la calidad y cómo darnos cuenta cuando estamos no ante una cosa o persona que represente o exprese entre sus características calidad.

Porque a instancias de un producto o un servicio, la calidad será la percepción que de el mismo tiene el cliente, es decir, si satisface o no sus expectativas, las que determinarán la calidad del bien o servicio en cuestión.

Por ejemplo, si yo tuve que realizar un trámite en la oficina central y nacional de correos de mi país, fui atendida muy amablemente y además me solucionaron favorable y rápidamente la cuestión por la cual asistí, entonces, tendré las mejores referencias del lugar y lo apreciaré como un lugar de excelente calidad.

En este caso o en el de un producto de consumo, la calidad, entonces, será la diferenciación cualitativa y cuantitativa que se establezca respecto de algún atributo requerido, como dijimos, si tal o cual producto o servicio resultó satisfactorio a la hora de satisfacer mis deseos y necesidades, a partir de ese momento, será entendido como un producto o servicio de calidad.

La calidad de un producto puede depender de esto, de la forma en la cual responde a las necesidades que experimenta el cliente, aunque también la calidad puede determinarse si es que ese producto o servicio le aporta valor a su cliente o usuario.

La buena o mala calidad de un producto o servicio puede encontrarse determinada por tres cuestiones básicas: la dimensión técnica, que abarca aquellos aspectos tecnológicos y científicos que afectan a un producto, la dimensión humana, que es aquella que hace hincapié en cuidar la relación empresa-cliente y la dimensión económica, que es aquella que buscará equilibrar y minimizar los costos tanto para el cliente como para la empresa.

Otros aspectos que no entran en las dimensiones expuestas pero que sin lugar a dudas intervienen a la hora de hablar de buena o mala calidad son la cantidad justa del producto que se ofrece, su precio exacto y la rapidez en cuanto a la distribución del mismo.

La mayoría de las empresas, con el objetivo de brindar a sus clientes un buen servicio o producto siguen determinadas normas que funcionan como reglas y que se encargan de normalizar el proceso desde la creación del producto hasta el momento del uso por parte del cliente.

Por otra parte, cuando se quiere dar cuenta de la superioridad o excelencia, la importancia, la clase o la condición de alguien se usa el término de calidad para referir a ello.

Cualidad

La palabra cualidad hace referencia a las características o rasgos que puede tener un objeto, una persona o una situación. La cualidad es un atributo que puede ser ontológico (es decir, inherente a ese objeto, persona o situación) del mismo modo que puede ser una cualidad adquirida y modificable con el paso del tiempo. Las cualidades pueden ser extremadamente diversas cuando se habla de un mismo individuo u objeto y las mismas pueden hacer referencia a un sinfín de caracteres diferentes.

Es importante señalar que si bien los términos cualidad y calidad están emparentados, los mismos no son necesariamente similares ya que la noción de cualidad puede implicar aspectos negativos. La cualidad es, entonces, cualquier elemento que pueda servir para describir a una persona u objeto, por ejemplo: que un individuo sea simpático es una cualidad del mismo modo que un ropero sea grande. Mientras que algunas de estas cualidades son inherentes, como ya se dijo (por ejemplo, en el caso del ser humano una cualidad inherente es que tenga cuatro miembros), otras pueden ser adquiridas con el tiempo (por ejemplo, cuando un objeto pierde su color original y adquiere otro por el gasto y el excesivo uso).

Las cualidades de un individuo, objeto o situación se expresan normalmente a través de adjetivos. Elementos como el tamaño, el color, el peso y otras cualidades externas se suman a las cualidades internas, normalmente visibles en los animales y seres humanos (por ejemplo, cualidades tales como la bondad, la inteligencia o la pereza).

El estudio de las cualidades puede variar de acuerdo al tipo de objeto sobre el que se realice la investigación. Es decir, si se estudian las cualidades de los objetos inanimados probablemente se estará hablando de cuestiones físicas, mientras que si se habla de las cualidades de seres vivos se puede atender la cuestión desde diferentes puntos de vista (biológico, fisiológico, sentimental, sociológico, etc.).

Concepto de Calidad

Es el estado general de una cosa o persona, dada por su importancia y relevancia. En el caso de las personas, la calidad física está dada por su estado orgánico; y su calidad moral, por sus condiciones y escala de valores éticos. Un delincuente o un vago son calificados como de baja calidad moral, un enfermo terminal, posee baja calidad física. También se habla de calidad, para referirse en qué carácter o rol actúa una persona en determinada situación, por ejemplo, familiar, comercial o jurídica: calidad de padre, de hijo, de socio, de parte interesada, de cliente, de apoderado, etcétera.

Se habla de calidad de vida, de calidad de salud, de calidad de infraestructura, de educación etcétera.

En las empresas es fundamental la calidad de sus productos y de los servicios que brinda. Es un término subjetivo y de índole técnico, que significa continuas mejoras, para llegar a satisfacer a la clientela, ya que el concepto de calidad de bienes y servicios dependen del gusto de los consumidores, y éste debe ser bien conocido por la empresa.

La calidad ya era una meta de los artesanos de la Edad Media que elaboraban uno por uno los productos en contacto directo con el cliente al que debían satisfacer. Cuando se produjo hacia 1750 la Revolución Industrial, las máquinas reemplazaron el trabajo artesanal, comenzando con la producción en serie, que redujo el precio de los productos, pero también su calidad.

La búsqueda y superación de la calidad comenzó en Japón a principios de 1960 y luego se propagó la tendencia hacia Occidente. Se organizaron los círculos de calidad donde pequeños grupos de trabajadores voluntariamente, se ocupaban de optimizar los productos, a través de reuniones periódicas. Los trabajadores también deben trabajar en un ambiente de calidad en lo afectivo y material para que pongan buena disposición y preocupación en la satisfacción del cliente.

En general un producto de calidad, de carácter duradero, debe ser resistente, confiable, con mínimos o ningún defecto, seguro, práctico, de buen material y de buen aspecto y diseño. Un producto consumible, por ejemplo, un alimento, debe ser sano, de sabor agradable, y estar bien presentado. Todo lo que rodea al producto, como el tiempo de espera, la atención al cliente o resolución de problemas hace también a la calidad de lo ofrecido. Un servicio de calidad, por ejemplo en el rubro de transportes debe respetar los recorridos, los horarios, ofrecer un vehículo cómodo, limpio y confortable, con buena atención del chofer y amplitud de frecuencia.

Existen normas internacionales de calidad de los productos que además de propender a la satisfacción del cliente y al aumento de la productividad, obligan al cuidado del medio ambiente como las ISO 9001 y 14001.

Por supuesto no solo los productos y servicios de las empresas públicas pueden poseer alta o baja calidad, los servicios estatales también pueden merecer una u otra calificación.

¿Qué es la Calidad?

¿Qué es la Calidad?, ¿Qué es la ISO 9000?, ¿Por qué es más caro un producto de "Calidad"?. ¿Quién no se ha hecho estas preguntas alguna vez?. Hablemos pues de Calidad.

Calidad tiene muchas definiciones, pero la básica es aquella que dice que aquel producto o servicio que nosotros adquiramos satisfaga nuestras expectativas sobradamente. Es decir, que aquel servicio o producto funcione tal y como nosotros queramos y para realizar aquella tarea o servicio que nos tiene que realizar. Con todo y a pesar de esta definición el termino "Calidad" siempre será entendido de diferente manera por cada uno de nosotros, ya que para unos la Calidad residirá en un producto y en otros en su servicio posventa de este producto, por poner un ejemplo. Lo cierto es que nunca llegaremos a definir exactamente lo que representa el término Calidad a pesar de que últimamente este término se haya puesto de moda.

¿Influye la Calidad en el precio de las cosas?

Depende. Realmente no se sabe y siempre hay que valorarlo. Siempre hemos de partir de la premisa que todos buscamos la mejor Calidad al mejor precio, pero ¿cuál es la mejor Calidad?. Hagamos un ejemplo obvio y por qué no tonto. Comparemos dos coches. Nos queremos comprar un coche nuevo, nos olvidamos también del prestigio e imagen de determinadas marcas. Así pues nos ofrecen la posibilidad entre dos coches, un Ferrari cualquiera y un Seat cualquiera. Naturalmente la diferencia de precio es astronómica. ¿Por qué? Si pensamos que la Calidad implica un precio, naturalmente diremos que la Calidad del Ferrari es muy superior a la del Seat, sencillamente por que es más caro. Pero, sorpresa, no tiene nada que ver realmente, siempre tendremos la calidad que nosotros estemos dispuestos a pagar, porque, los dos coches tendrán la Calidad que nosotros deseamos y realizaran la función para lo que los hemos adquirido, trasladarnos de un lugar a otro lo más cómodamente posible. Mecánicamente los coches serán muy semejantes, salvando diferencias de cilindrada o alguna prestación especial (número de válvulas, etc…) y podremos observar como realmente llevan los mismos componentes, radiador, embrague… por tanto su funcionamiento será igual, no hay ningún componente extraordinario en alguno de ellos que los haga diferentes, digamos pues que tienen lo mismo y funcionan de la misma manera, incluso hasta los componentes de ensamblaje son muy iguales si no aparece alguno común a los dos. Por tanto ¿dónde estribará la diferencia?. En sus componentes. Estos son variables en calidades de material, siempre podremos colocar una abrazadera de hierro zincado para la sujeción de un tubo de agua o una abrazadera de acero inoxidable, obviamente la de acero será más resistente y seguramente durará mucho más que la de hierro zincado, pero ambas realizan la misma función y la pueden realizar igual de bien, solo que la de acero seguramente jamás se te romperá y la de hierro si no tienes cuidado se te romperá o no. En fin todo es variable, también es cierto que puedes poner una abrazadera de hierro mucho más económica que la de acero no romperse jamás y entonces, cuál será la de mayor calidad. Realmente será la de acero porque es la más apropiada para la función que tiene que realizar. Por tanto generalmente la Calidad por desgracia se paga. Pero siempre hemos de ajustarnos a que Calidad debemos pagar, porque a veces, una calidad inferior ya nos satisface y muchas veces el precio obedece más al prestigio de las marcas y la imagen de estas que a sus diferencias cualitativas.

¿Qué es la ISO 9000?

La ISO 9000 no deja de ser un estándar de Calidad, es decir una norma aplicada por todos igual para que todos los que la poseen y pasan una certificación por una entidad registrada dicen que tú cumples esa norma y por tanto eres igual a todos los que la poseen. En concreto, las normas ISO 9000 son referentes a los Sistemas de Calidad y permiten certificar que la empresa que posee el certificado tiene implementado un Sistema de Calidad en toda su estructura, es decir, que se orienta de cara a satisfacer las expectativas de sus clientes.

Definición de Calidad

El primer paso que se hace necesario llevar a cabo para poder determinar la esencia del concepto calidad que ahora nos ocupa es establecer su origen etimológico. En este sentido, tenemos que subrayar que el mismo se encuentra en la palabra latina qualĭtas, la cual a su vez procede del griego y más en concreto del término ποιόόης.

Las cualidades y particularidades típicas de algo se resaltan a partir del concepto de calidad, una noción que se utiliza al realizar comparaciones entre elementos pertenecientes a una misma especie. Cabe resaltar que la definición de calidad, por el carácter subjetivo de su acepción, no suele ser precisa.

CalidadExisten múltiples perspectivas útiles a la hora de abordar el concepto de calidad. Si nos referimos a un producto, la calidad apunta a lograr una diferenciación de tipo cualitativo y cuantitativo en relación a algún atributo requerido. En cuanto al usuario, la calidad implica satisfacer sus expectativas y anhelos. Esto quiere decir que la calidad de un objeto o servicio depende de la forma en que éste consiga cubrir las necesidades del cliente. También puede decirse que la calidad consiste en añadir valor al consumidor o usuario.

Por tanto, partiendo del uso de calidad como sinónimo de excelencia, tenemos que determinar que en la actualidad es frecuente utilizar las expresiones “sello de calidad” o “marca de calidad”. Con ambas lo que se consigue, básicamente en el ámbito de la alimentación”, es determinar que una serie de alimentos cuentan con las mejores propiedades que los convierten en productos exquisitos y que se diferencian de sus competidores precisamente por aquellas.

Así, por ejemplo, podríamos utilizar una oración como ejemplo tal como la siguiente: “El jamón ibérico de bellota de Los Pedroches tiene su sello de calidad y está amparado por la denominación de origen correspondiente que le otorga un gran valor”.

Las tecnologías de la información, por su parte, hablan de la calidad de datos al momento de comprobar que la información recopilada, procesada, conservada y entregada es un fiel reflejo de la realidad.

La buena calidad de un producto o servicio se encuentra condicionada por tres cuestiones básicas: la perspectiva técnica (que abarca los detalles científicos y tecnológicos relacionados al producto en cuestión), la dimensión humana (la cual busca promover un vínculo positivo entreclientes y entidades empresariales) y la dimensión económica (que busca reducir los costos, tanto para la compañía como para el consumidor).

Otros aspectos importantes en materia de calidad son la cantidad justa del producto que se comercializa, la agilidad en su distribución y su precio concreto.

Para garantizar la calidad de un producto, existen normas o pautas que funcionan como reglas a seguir. Aunque cada empresa cuenta con normas internas, hay otras que son obligatorias de acuerdo a lo estipulado por las leyes.

No obstante, también hay que subrayar que el término de calidad va asociado de manera inherente a otras palabras con las que ha llegado a formar expresiones de uso muy frecuente en nuestra sociedad. Este sería el caso, por ejemplo, de lo que se conoce con el nombre de “calidad de vida” que viene a traducirse como todo aquel conjunto de dispositivos o de actuaciones que consiguen que un individuo o una colectividad cuenten con los requisitos necesarios para disfrutar de un día a día mucho más agradable y cómodo.

Definición de Cualidades

Las cualidades son las características que distinguen y definen a las personas, los seres vivos en general y las cosas. El término proviene del latín qualĭtas y permite hacer referencia a la manera de ser de alguien o algo.

Una cualidad puede ser una característica natural e innata o algo adquirido con el paso del tiempo. Cuando el concepto está vinculado a los seres humanos, las cualidades suelen ser positivas o negativos. Por ejemplo: “Luis siempre mostró cualidades de buena persona: no creo que haya sido el autor del crimen”, “María Laura necesita mejorar sus cualidades como oradora si quiere trabajar en el área de ventas”.

Las cualidades de los objetos, en cambio, están relacionadas a las propiedades físicas o químicas: “Está campera es apta para el frío polar ya que tiene importantes cualidades: es impermeable y mantiene el cuerpo caliente gracias a sus materiales”.

Estos ejemplos nos permiten observar que las cualidades pueden ser objetivas o subjetivas. Si una campera no permite el paso del agua y de la humedad, es impermeable: esta cualidad no puede ponerse en duda ya que obedece a una realidad concreta. En cambio, las cualidades como oradora de María Laura si pueden ser discutibles, ya que para una persona pueden ser muy buenas mientras que para otra, no.

Las cualidades, por lo tanto, pueden estar vinculadas a la calidad o a un cierto nivel de excelencia. Estos casos adquieren su especificidad a partir de la comparación y suponen una apreciación subjetiva ya que dependen del punto de vista del observador.

Calidad de Vida

El concepto de calidad de vida es aquel que se utiliza para determinar el nivel de ingresos y de comodidades que una persona, un grupo familiar o una comunidad poseen en un momento y espacio específicos. Así, el concepto tiene que ver en un sentido con cuestiones estadísticas (es decir, establecer el nivel de calidad de vida de las poblaciones a través de la observación de datos específicos y cuantificables) así como también con una cuestión espiritual o emotiva que se establece a partir de la actitud que cada persona o cada comunidad tiene para enfrentar el fenómeno de la vida.

La calidad es el grado de bondad de las cosas en general. La calidad de vida designa las condiciones en que vive una persona que hacen que su existencia sea placentera y digna de ser vivida, o la llenen de aflicción. Es un concepto extremadamente subjetivo y muy vinculado a la sociedad en que el individuo existe y se desarrolla. En un ambiente rural, sin adelantos técnicos, donde las personas viven una vida más de acuerdo con la naturaleza y alejados del progreso, sentirán satisfechas sus necesidades con menores recursos materiales. En las modernas sociedades urbanas, un individuo se sentirá insatisfecho y con poca calidad de vida si no puede acceder a las innovaciones tecnológicas que lo dejan relegado del mundo globalizado y competitivo.

Cuando hablamos de "calidad de vida," ya sea de una persona, de un grupo de personas o incluso de animales, estamos haciendo referencia a todos aquellos elementos que hacen que esa vida sea digna, cómoda, agradable y satisfactoria. En el caso de los seres humanos, los elementos que contribuyen a contar con una calidad de vida pueden ser tanto emotivos, como materiales como culturales. En este sentido, la calidad de vida de una persona está dada en primer término por la posibilidad de vivir de manera agradable con sus pares, principalmente con el grupo que forma su familia y que le da identidad.

Otros elementos que contribuyen a la calidad de vida, que son materiales, pueden ser por ejemplo el acceso a una vivienda digna, a servicios como agua potable, alimentos e incluso electricidad. Todas estas cuestiones obviamente suman para poder determinar la calidad de vida de una persona.

Según el Programa de las naciones unidas para el Desarrollo (PNUD) que propuso un indicador llamado Índice de Desarrollo Humano, las personas sienten bienestar cuando gozan de un conjunto de elementos que les permiten vivir en forma positiva, y no aíslan cada elemento en particular, sino que los sienten en su combinación. Por eso son tres los elementos que este Índice considera para medir la calidad de vida: el índice de esperanza de vida, el de educación y el de Producto Bruto interno.

Control de Calidad

El control de calidad son todos los mecanismos, acciones, herramientas que realizamos para detectar la presencia de errores. La función del control de calidad existe primordialmente como una organización de servicio, para conocer las especificaciones establecidas por la ingeniería del producto y proporcionar asistencia al departamento de fabricación, para que la producción alcance estas especificaciones. Como tal, la función consiste en la recolección y análisis de grandes cantidades de datos que después se presentan a diferentes departamentos para iniciar una acción correctiva adecuada.

Todo producto que no cumpla las características mínimas para decir que es correcto, será eliminado, sin poderse corregir los posibles defectos de fabricación que podrían evitar esos costos añadidos y desperdicios de material.

Para controlar la calidad de un producto se realizan inspecciones o pruebas de muestreo para verificar que las características del mismo sean óptimas. El único inconveniente de estas pruebas es el gasto que conlleva el control de cada producto fabricado, ya que se eliminan los defectuosos, sin posibilidad de reutilizarlo.

Gestión de Calidad

La gestión de calidad, denominada también como sistema de gestión de la calidad , son aquel conjunto de normas correspondientes a una organización, vinculadas entre sí y a partir de las cuales es que la empresa u organización en cuestión podrá administrar de manera organizada la calidad de la misma. La misión siempre estará enfocada hacia la mejora continua de la calidad.

Entre las mencionadas normas se destacan las siguientes: existencia de una estructura organizacional, en la cual se jerarquizan tanto los niveles directivos como los de gestión; estructuración de las responsabilidades de los individuos y de los departamentos en los que se halla dividida la empresa; los procedimientos que resultarán del plan de pautas destinado a controlar las acciones de la organización; los procesos que persiguen el objetivo específico; y los recursos, técnicos, humanos, entre otros.

Un buen sistema de gestión de calidad, siempre le garantizará a la empresa la satisfacción de los requerimientos de sus clientes, tanto en lo que respecta a la prestación del servicio o a lo que ofrece el producto en sí.

En el mercado existen una gran variedad de estándares de gestión de calidad, los cuales han sido definidos por un organismo normalizador, tal es el caso de ISO, EN o DIN. Estos le permitirán a una empresa x que pueda validar su sistema de calidad a través de la ejecución de una auditoría por parte de algunos de estos estándares. Una de las normas más populares es la ISO 9001.

Es común ver en las publicidades o mismo en las instalaciones de las empresas que han recibido esta auditoría la leyenda que da cuenta de la normalización ISO 9001.

Aunque también existen normas específicas adaptadas a determinados sectores, tal es el caso de los laboratorios que cuentan con una norma propia la ISO-IEC 17025:2005.

Gestión de la Calidad Total

La Gestión de la Calidad Total (abreviada TQM, del inglés Total Quality Management) es una estrategia de gestión desarrollada en las décadas de 1950 y 1960 por las industrias japonesas, a partir de las prácticas promovidas por los expertos en materia de control de calidad W. Edwards Deming, el impulsor en Japón de los círculos de calidad, también conocidos, en ese país, como «círculos de Deming», y Joseph Juran. La TQM está orientada a crear conciencia de calidad en todos los procesos de organización y ha sido ampliamente utilizada en todos los sectores, desde la manufactura a la educación, el gobierno y las industrias de servicios. Se le denomina «total» porque concierne a la organización de la empresa globalmente considerada y a las personas que trabajan en ella.

Tras un análisis de la TQM publicado en Harvard Business Review en 1983, la estrategia fue ampliamente adoptada por empresas estadounidenses.

Definición de Modelo de Calidad

El diccionario de la Real Academia Española (RAE) reseña diferentes usos y significados del término modelo (del italiano modello). Entre ellos, se destaca que un modelo es un arquetipo o punto de referencia para imitarlo o reproducirlo, o un ejemplar que se debe seguir e imitar por su perfección.

Modelo de calidadLa calidad, por su parte, es una propiedad y cualidad inherente de las cosas, que permite la comparación entre éstas y otras de su misma especie. Se trata de una apreciación subjetiva que, respecto a un usuario, implica satisfacer las necesidades y deseos (si lo logra, es de buena calidad).

Un modelo de calidad es, por lo tanto, un conjunto de prácticas vinculadas a los procesos de gestión y el desarrollo de proyectos. Este modelo supone una planificación para alcanzar un impacto estratégico, cumpliendo con los objetivos fijados en lo referente a la calidad del producto o servicio.

Al implementar un modelo de calidad, una empresa busca desarrollar sistemáticamente productos y servicios que cumplan con los requerimientos y las exigencias de los clientes.

Es importante que los elementos que forman el conjunto del modelo de calidad se encuentren estructurados en forma tal que sea posible realizar un control y seguimiento de los procesos. El modelo debe reunir las actividades y funciones relacionadas con la calidad para que puedan ejecutarse de un modo sistemático y formal.

Los directivos, a la hora de implantar un modelo de calidad, deben tener en cuenta que la empresa está formada por múltiples elementos interdependientes e interconectados que deben actuar coordinadamente para alcanzar un mismo objetivo.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!