Ovulación, Calculadora de Ovulación y Calendario de Ovulación y Días Fértiles

Ovulación

La ovulación es uno de los procesos del ciclo menstrual de la mujer en el cual un folículo ovárico se rompe y libera un óvulo, también conocido como ovocito o gameto femenino, a la cavidad peritoneal del aparato reproductor femenino durante la fase ovulatoria o periodo periovulatorio. Una vez liberado, el ovocito podrá ser fecundado en las siguientes 12-48 horas, tras lo cual comenzará a desintegrarse.

Definición de Ovulación

La ovulación es la maduración de óvulo en el ovario o la expulsión del ovario, ya sea espontánea o inducida, de uno o más óvulos.

Las mujeres ovulan cada aproximadamente catorce días, después del primer día de la menstruación. Este periodo, sin embargo, no es exacto ya que depende de la extensión del ciclo menstrual de cada mujer. Es normal que algunas mujeres sientan dolores durante la ovulación.

El ciclo menstrual genera alteraciones en la consistencia del flujo vaginal y tiene como objetivo preparar al organismo para el embarazo. El proceso consta de dos fases, separadas por la ovulación. La primera fase se denomina folicular y comienza con el primer día del ciclo menstrual. Consiste en la selección aleatoria de un folículo que se romperá para liberar al futuro óvulo.

A partir de entonces tiene lugar la ovulación en sí misma, donde el óvulo abandona el folículo, llega a las trompas de Falopio y es empujado hacia el útero. La fase lútea, última parte del ciclo menstrual, dura hasta el posible embarazo o hasta el inicio del sangrado.

La menstruación y la ovulación comienzan con la pubertad y se desarrollarán durante toda la vida de la mujer hasta la menopausia, con la excepción de los periodos de gravidez. La regularidad del ciclo, de todas maneras, no es estricta ya que cada mujer tiene sus tiempos para desarrollar estos cambios hormonales.

La fecundación se produce en las horas próximas a la ovulación. Este momento, sin embargo, es difícil de precisar. Por eso este tipo de cálculos como método anticonceptivo no resulta fiable.

¿Qué es es la Ovulación?

La ovulación es el proceso por el cual un óvulo es liberado de su folículo ovárico. Es ocurre en los ovarios y son parte del ciclo reproductivo humano femenino. Este ciclo inicia con el fin de la menstruación, momento en que un óvulo se empieza a madurar y cuando está maduro es "liberado" a esto es precisamente lo que se llama la ovulación.

La ovulación es un proceso natural en las mujeres ocurre normalmente en mitad del ciclo mestrual es decir a los 14 dias luego de la llegada de la regla, hay mujeres a las cuales no les ocurre este ciclo de forma exacta y por consiguiente su ovulacion es diferente. Hay que tomar en cuenta que existen otros factores que influyen aparte de los 2 mencionados y son las anomalias que pueden presentar como quistes desgarres entre otros para saber eso hay que ver las reacciones propias y compararlas con otras personas e inmediantamente asistir al medico que te diga que poseas.

el ovulo es una celula que esta en el utero en un espacio de 3 dias a partir de los (14 dias, esto no incluye anomalias) y se encuentra a la espera de ser fecundado por el espermatozoide para asi formar una nueva vida.

¿Cuáles son los Días Fértiles de la Mujer?

Los días fértiles de la mujer son los días en los que ella tiene mayores posibilidades de quedar embarazada después de tener una relación sexual. Si bien, en todo momento existen probabilidades de concebir, en estos días aumenta esa opción; sin embargo, depende del organismo de cada mujer y de su ciclo menstrual. Incluso pueden variar en una misma mujer si su ciclo menstrual cambia.

Para entender bien cuáles son los días fértiles, es necesario saber en qué consiste la ovulación: La ovulación es la liberación de un óvulo de los ovarios de la mujer. Esta liberación se produce, normalmente, 14 días antes del primer día de la menstruación. En el momento de la relación sexual, la esperma del hombre nada para encontrar al óvulo e introducirse en él. El proceso anterior se conoce como fertilización, con la cual se inicia el proceso de crecimiento del embrión dentro del útero.

Es importante saber, que en los seres humanos, la posibilidad de fertilización (embarazo) es de un 20% a un 25% cada mes, siendo este porcentaje variable, según diversos factores, como la edad de la mujer (entre los 17 y los 40 años es la edad normal reproductiva). También se debe considerar el momento en el que se tiene la relación sexual. Los días de mayor probabilidad de fertilización son tres días antes de la ovulación y un día después de ella. Durante esos cuatro días, las posibilidades de concebir aumentan considerablemente, pero hay que tener en cuenta que la fertilización no está limitada a esos días, ya que la concepción puede ocurrir en cualquier momento.

Entonces, si se desea un embarazo, el mejor período para tener la relación sexual es en los días mencionados anteriormente (los días verdaderamente fértiles de la mujer), ya que el óvulo sólo será fértil hasta 24 horas luego de ser liberado, mientras que la esperma vivirá hasta 4 días. Por lo tanto, si la esperma es liberada tres días antes de la ovulación, ésta esperará hasta que el óvulo también se libere y habrá una mayor posibilidad de que uno de los espermatozoides fecunde el óvulo.

Finalmente, es necesario tener claro cuándo ocurre la ovulación en cada caso en particular, debido a que, tal como se ha mencionado, no todas las mujeres tienen el mismo período de ovulación. Los diversos métodos para saberlo son llamados métodos de calendario, del moco cervical y de la temperatura basal, entre otros.

El método de calendario para determinar los días fértiles en la mujer consiste en saber cada cuánto tiempo ocurre la menstruación. Si se tiene un período regular, se debe considerar que su ovulación ocurrirá unos 14 días antes de la siguiente menstruación. Si la mujer es de períodos cortos, entonces su ovulación será unos 10 días antes de la siguiente menstruación, y si es de períodos largos, la ovulación será unos 16 días antes.

El método del moco cervical consiste en identificar por cuenta propia o con la ayuda de un médico, los cambios en el moco producido en el cuello del útero, que pueden ser de coloración o de densidad. Estos cambios se dan antes de la ovulación, y al momento de llegar, esos cambios desaparecen. En ese momento se puede pensar en una ovulación.

El método de la temperatura basal es identificar, con la ayuda de un termómetro, la temperatura corporal de la mujer. En el momento de la ovulación la temperatura subirá 0.5º C, lo que es provocado por la hormona progesterona que se produce en ese proceso. Es importante que este control se realice al despertar, ya que cualquier actividad física, por pequeña que sea, puede aumentar la temperatura corporal y podría haber un error.

Los anteriores son los métodos que se pueden practicar en casa de una manera barata y con mucha comunicación de la pareja. Para estar más seguros sobre el período de cada persona en particular y determinar los días fértiles de la mujer con total exactitud, se debe consultar con un médico, que entregará asesoría.

Calculadora de Ovulación

¿Cómo Funciona?

Todos los meses la mujer presenta un ciclo a nivel de sus ovarios, cuya duración oscila entre 21 y 36 días con un promedio de 28 días en la mayoría de las mujeres.

Se denomina ovulación el proceso mediante el cual en el ovario se desarrolla y libera un óvulo (el gameto femenino) listo para ser fecundado. Cada mes durante la regla los ovarios están en reposo y es en ese momento cuando empiezan a crecer entre 10 y 20 óvulos, dentro de sacos llenos de liquido que se denominan folículos, pero antes del día 10 del ciclo solo uno sigue creciendo y los demás se atrofian. Ese folículo que siguió creciendo madura y se rompe liberando al óvulo (ovulación).

Esto sucede aproximadamente entre 12 y 16 días antes de la próxima regla, sin importar la duración total del ciclo. Para saber cuando está ovulando, la mujer debe calcular el día aproximadamente 14 días antes del fin de su ciclo. Para aumentar sus oportunidades de embarazo la pareja debe tener relaciones sexuales durante el periodo fértil comprendido desde dos días antes hasta dos días después de la ovulación.

Calendario de Ovulación

¿Cuándo son tus días fértiles?¿Cuándo se da la probabilidad más alta de tener una niña?

El óvulo femenino sólo es fecundable durante 24 horas. Pero debido a que los espermas masculinos pueden sobrevivir en el cuerpo de la mujer algunos días, las posibilidades de que se produzca un embarazo son de siete días, aproximadamente. Este periodo de tiempo se compone de los cuatro días antes de la ovulación, el mismo día en el que se ovula y los dos días posteriores.

El calendario de ovulación te muestra este margen de tiempo de siete días. En cada ciclo se da sólo una ovulación, en la cual sólo un óvulo llega a una de las trompa de Falopio. Hay entre un 1% y un 2% por ciento de probabilidades que haya, a la vez, dos óvulos en la trompa. Si estos dos óvulos son fecundados, se trata de un embarazo de mellizos.

Más Consejos Sobre la Ovulación

A continuación ponemos a su disposición los métodos naturales más populares de la Planificación Familiar Natural. En cada artículo podrás informatre más detenidamente sobre cada uno de ellos.

Métodos Naturales de Planificación Familiar

Los métodos naturales de planificación familiar pueden ayudarte en dos propósitos: endiabladamente como un anticonceptivo; o, pueden ayudarte a centrar tu atención en el virtuoso deseo de tener hijos. Aquí ponemos a su disposición varios métodos naturales de planificación natural que pueden ayudarte a determinar cuáles son tus días fértiles.

Con los métodos naturals de planificación familiar puedes determinar tus días fértiles no sólo para evitarlos a modo de método anticonceptivo sino también para aumentar tus probabilidades de quedar embarazada. La probabilidad de embarazo son antes y después de la ovulación más altas, y puesto que el esperma puede sobrevivir durante varios días después del coito en el cuerpo de la mujer puede fertilizar un óvulo. Si tienes relaciones sexuales durante este tiempo, aumentarán las posibilidades de tener un bebé. Para determinar bien los días fértiles lo esencial es conocer bien el principio de la ovulación y tu propio ciclo menstrual. Sólo entonces los métodos naturales de planificación familiar serán efectivos.

Objeción) Todos admiten que la “Planificación Familiar Natural” puede usarse para ayudar a la esposa a lograr un embarazo. Por lo tanto, el mismo método se puede usar para evitar el embarazo.

Respuesta: Si los esposos usan la Planificación Familiar Natural para realizar un embarazo, entonces ello es lícito porque en este caso están haciendo todo lo posible para cumplir con el fin primario del matrimonio (la procreación y educación de la prole). Si los esposos usan la Planificación Familiar Natural para evitar el embarazo, es ilícito porque, en este caso, están haciendo todo lo posible para evitar el fin primario del matrimonio (la procreación y educación de la prole).

La PFN para evitar el embarazo es mala porque es una regulación de la natalidad; va en contra de la concepción. Quienes lo utilizan se niegan a tener los hijos que Dios tiene planeado enviarles. En su propósito, no es diferente del contraconceptivo artificial, y, por lo tanto, es moralmente malvado, al igual que la anticoncepción artificial.

La enseñanza del magisterio católico papal

El Papa Pío XI habló desde la Cátedra de Pedro en su encíclica de 1931 Casti connubiiacerca del matrimonio cristiano. Su enseñanza nos muestra que todas las formas que eviten la natalidad son malas. Citamos un largo fragmento de su encíclica que resume bien este asunto.

Papa Pío XI, Casti connubii, # 53-56, 31 de diciembre de 1930: “Viniendo ahora a tratar, Venerables Hermanos, de cada uno de los aspectos que se oponen a los bienes del matrimonio, hemos de hablar, en primer lugar, de la prole [los hijos, descendencia, etc.], la cual muchos se atreven a llamar pesada carga del matrimonio, por lo que los cónyuges han de evitarla con toda diligencia, y ello, no ciertamente por medio de una honesta continencia (permitida también en el matrimonio, supuesto el consentimiento de ambos esposos), sino viciando el acto conyugal. Criminal licencia ésta, que algunos se arrogan tan sólo porque, aborreciendo la prole, no pretenden sino satisfacer su voluptuosidad, pero sin ninguna carga; otros, en cambio, alegan como excusa propia el que no pueden, en modo alguno, admitir más hijos a causa de sus propias necesidades, de las de la madre o de las económicas de la familia.

Ningún motivo, sin embargo, aun cuando sea gravísimo, puede hacer que lo que va intrínsecamente contra la naturaleza sea honesto y conforme a la misma naturaleza; y estando destinado el acto conyugal, por su misma naturaleza, a la generación de los hijos, los que en el ejercicio del mismo lo destituyen adrede de su naturaleza y virtud, obran contra la naturaleza y cometen una acción torpe e intrínsecamente deshonesta.

Por lo cual no es de admirar que las mismas Sagradas Letras atestigüen con cuánto aborrecimiento la Divina Majestad ha perseguido este nefasto delito, castigándolo a veces con la pena de muerte, como recuerda San Agustín: ‘Porque ilícita e impúdicamente yace, aun con su legítima mujer, el que evita la concepción de la prole’. Que es lo que hizo Onán, hijo de Judas, por lo cual Dios le quitó la vida (Génesis 38, 8-10).

Habiéndose, pues, algunos manifiestamente separado de la doctrina cristiana, enseñada desde el principio y transmitida en todo tiempo sin interrupción, y habiendo pretendido públicamente proclamar otra doctrina, la Iglesia católica, a quien el mismo Dios ha confiado la enseñanza y defensa de la integridad y honestidad de costumbres, colocada, en medio de esta ruina moral, para conservar inmune de tan ignominiosa mancha la castidad de la unión nupcial, en señal de su divina legación, eleva solemne su voz por Nuestros labios y una vez más promulga que cualquier uso del matrimonio, en el que maliciosamente quede el acto destituido de su propia y natural virtud procreativa, va contra la ley de Dios y contra la ley natural, y los que tal cometen, se hacen culpables de un grave pecado”.

Vemos que el Papa Pío XI condena como pecado mortal toda forma de anticoncepción porque ello frustra el acto conyugal. ¿Esto condena la PFN? Claro que sí, pero los defensores de la Planificación Familiar Natural dicen que “no”. Ellos argumentan que al utilizar la Planificación Familiar Natural para evitar la concepción no se está frustrando adrede el acto matrimonial o no se lo está privando deliberadamente de supropia y natural virtud procreativa, como se hace con los anticonceptivos artificiales. Ellos argumentan que la PFN es “natural”.

El sentido común debe hacerles entender a quienes consideran profundamente este tema, que estos argumentos son engañosos puesto que la PFN tiene como propósito evitar la concepción. Sin embargo, el intento de justificar la PFN – decir que no interfiere con el acto conyugal en sí y que, por lo tanto, es lícito – debe ser refutado específicamente. Esto se refuta específicamente viendo cuidadosamente la enseñanza de la Iglesia católica acerca del fin primario del matrimonio (y el fin primario del acto conyugal), que condena la PFN.

El dogma católico nos enseña que el fin primario del matrimonio (y del acto conyugal) es la procreación y educación de la prole.

Papa Pío XI, Casti connubii, # 17, 31 de diciembre de 1930: “El fin primario del matrimonio es la procreación y educación de la prole”.

Papa Pío XI, Casti connubii, # 54, 31 de diciembre de 1930: “ …estando destinado el acto conyugal, por su misma naturaleza, a la genera ción de los hijos, los que en el ejercicio del mismo lo destituyen adrede de su naturaleza y virtud, obran contra la naturaleza y cometen una acción torpe e intrínsecamente deshonesta”.

Además de este fin primario, también hay fines secundarios del matrimonio, como el auxilio mutuo, el fomento del amor recíproco y la sedación de la concupiscencia. Sin embargo, estos fines secundarios deben permanecer siempre subordinados al fin primario del matrimonio (la procreación y la educación de la prole). Este es un punto clave que se debe considerar en una discusión sobre la PFN.

Papa Pío XI, Casti connubii, # 59, 31 de diciembre de 1930: “Hay, pues, tanto en el mismo matrimonio como en el uso del derecho matrimonial, fines secundarios ― verbigracia [por ejemplo], el auxilio mutuo, el fomento del amor recíproco y la sedación de la concupiscencia―, cuya consecución en manera alguna está vedada a los esposos, SIEMPRE QUE QUEDE a salvo la naturaleza intrínseca del acto y, por ende, SU SUBORDINACIÓN AL FIN PRIMARIO”.

Por lo tanto, si bien la PFN no interfiere directamente con el acto conyugal en sí, como afirman sus defensores, eso no hace la diferencia. La PFN es mala porque su práctica subordina el fin (o propósito) primario del matrimonio y el acto conyugal (que es la procreación y la educación de la prole) a los fines secundarios.

La PFN hace que quede subordinado el fin primario del matrimonio a otras cosas por intentar deliberadamente evitar la prole (es decir, evitar el fin primario) al tiempo que se tienen relaciones matrimoniales. La PFN, por lo tanto, invierte el orden querido por Dios. Se hace precisamente lo que el Papa Pío XI solemnemente enseñó que no es lícito hacer. Y este punto refuta todos los argumentos esgrimidos por quienes defienden la PFN, porque todos sus argumentos se enfocan en el acto conyugal en sí, mientras ignoran el hecho que no hay ninguna diferencia si una pareja no interfiere con el acto mismo si ellos subordinan o frustran el FIN primario del matrimonio.

En resumen: la única diferencia entre la anticoncepción artificial y la PFN es que la anticoncepción artificial frustra el poder del acto conyugal en sí, mientras que la PFN frustra su fin primario (haciendo que quede subordinada la procreación de la prole a otras cosas).

La palabra de Dios

No es un tema complicado entender que es malo usar la Planificación Familiar Natural para evitar el embarazo. Está escrito en el corazón del hombre que dicha actividad es mala.

Génesis 30, 1-2: “Pero Raquel, viéndose estéril, tenía envidia de su hermana, y así dijo a Jacob: Dame hijos, de otra manera yo me muero. A la cual Jacob enojado respondió: ¿Por ventura estoy yo en lugar de Dios, que te ha privado de la fecundidad?”.

Todos sabemos que Dios es el único que da la fecundidad, el único que da y quita la vida.

Génesis 30, 22: “Asimismo acordándose el Señor de Raquel, oyó sus ruegos, y la hizo fecunda”.

1 Reyes 2, 6: “Porque el Señor es el que da la muerte y da la vida; el que conduce al sepulcro y libra de él”.

Entonces, ¿por qué una mujer que desea cumplir la voluntad de Dios hace un esfuerzo sistemático por evitar que Dios le envié una nueva vida? ¿Qué pretexto podrá tener dicha persona yendo más allá al calcular cómo tener relaciones conyugales sin embarazarse con un hijo que Dios le iba enviar? ¿Por qué una mujer (o un hombre), que cree que Dios da la fecundidad, intentaría evitar que Él fecunde haciendo un meticuloso y organizado esfuerzo, el cual involucra tablas de gráficos, ciclos, y termómetros? La respuesta es que aquellos que se involucran en una actividad como la PFN se oponen a Dios (lo cual es la esencia del pecado) y se niegan a abrirse a su voluntad.

Cuando los esposos hacen todo lo posible para evitar la prole, evitando deliberadamente los momentos fértiles y restringiendo el acto matrimonial exclusivamente a los tiempos infecundos, ellos están cometiendo un pecado contra la naturaleza – están pecando contra el Dios que ellos saben es quien manda la vida. La PFN es, por lo tanto, un pecado contra la la naturaleza ya que Dios es el autor de la vida y la PFN frustra sus designios.

La PFN tiene consecuencias eternas e infinitas

Los siguientes hechos quizás sean los más incriminatorios para la práctica de la “Planificación Familiar Natural”.

Si los planificadores de la familiar se salieran con la suya, nunca hubiéremos tenido a una Santa Bernadette de Lourdes, quien nació en una cárcel; ni hubiésemos tenido a Santa Teresita de Lisieux, quien nació de una madre enferma que había perdido tres hijos seguidos; ni al gran San Ignacio de Loyola, el decimotercer hijo; y ciertamente nunca hubiere existido Santa Catalina de Siena, ¡que fue la hija vigésima-cuarto de una familia de veinticinco hijos!

Se podrían multiplicar las páginas de ejemplos de santos que fueron el último o el segundo al penúltimo de muchísimos hijos. Santa Catalina de Siena y el resto de los santos que habrían sido eliminados de la existencia por la PFN se levantarán en el juicio contra la generación de la PFN. Quienes practican la Planificación Familiar Natural no habrían dudado en decirle a la madre de Santa Catalina que no había motivo alguno de tener cinco hijos (¡mucho menos veinticinco!), y que ella estaba perdiendo su tiempo padeciendo todos esos embarazos.

Sólo en la eternidad sabremos a cuántas almas inmortales se les negó la oportunidad de ir al cielo por causa de este comportamiento egoísta. La única cosa que pueda frustrar la voluntad del Dios Todopoderoso es la voluntad de sus creaturas insignificantes; porque Él no va forzar a nadie a engendrar hijos, puesto que Él no violará el libre albedrío de nadie. La PFN es un crimen de proporciones incalculables. (Sólo considere un segundo pensamiento: ¿qué tal si vuestra madre hubiese decidido no haberlo(a) tenido a usted?).

Si los planificadores de la familia hicieran las cosas a su modo, las apariciones de Nuestra Señora de Fátima nunca hubieran ocurrido, puesto que Ella se les apareció a Lucía (la última de siete hijos), a Francisco (el octavo de nueve hijos) y Jacinta (la última de nueve hijos). Los planificadores de la familia, que por su egoísmo frustran la voluntad de Dios, habrían eliminado de la historia de la humanidad todo el mensaje de Fátima, así como el increíble milagro del sol, y las vidas extraordinarias de estos tres niños pastorcitos, y todas las gracias de conversión que fueron obtenidas por sus sacrificios heroicos. ¿Cuántos santos, conversiones y milagros habrán sido eliminados por esta práctica abominable del control de la natalidad? Sólo Dios lo sabe.

Una madre de muchos hijos, que estaba a punto de ser madre una vez más, fue a Ars (el lugar donde vivía San Juan Vianney) para pedirle ánimo. Ella le dijo: “¡Oh, estoy tan avanzada en años, Padre!”. San Juan Vianney le respondió: “¡Consuélate, hija mía, si supieras de esas mujeres que se van al infierno porque no trajeron al mundo esos niños que debían de haber nacido!”.

1 Timoteo 2, 15: “Verdad es que se salvará por medio de la buena crianza de los hijos, si persevera en la fe y en la caridad, en santa y arreglada vida”.

La Escritura nos enseña que la mujer se salvará por medio de la buena crianza de los hijos (si ella es católica y muere en el estado de gracia). Pero los defensores de la PFN quieren hacernos creer que la mujer puede salvarse por medio de la no crianza de los hijos. Por otra parte, así como la mujer cumple con la voluntad de Dios y mantiene el estado de gracia en el estado de matrimonio se salva por su maternidad, de la misma manera muchísimas mujeres se condenan por no haber tenido los hijos que Dios quería que tuviesen.

Así que buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todas las demás cosas se os darán por añadidura.” (Mt. 6, 33).

Método del Moco Cervical

El método del moco cervical o método Billings se basa en la observación del moco cervical para determinar los días fértiles de una mujer. Encuentra en este artículo cómo funciona exactamente el método y cómo es de fiable.

El método Billings o método del moco cervical es un método de planificación familiar natural (PFN). Puede ser utilizado para determinar la fecha de la ovulación así como para limitar y determinar así el mejor momento para la fertilización. Lleva el nombre de los médicos que estudiaron y desarrollaron esta técnica, basandose en la observación del moco cervical, una secreción de las glándulas mucosas del cuello del útero que cambia con el curso del ciclo menstrual de la mujer.

¿Cómo Funciona el Método del Moco Cervical?

Los doctores Billings encontró que la producción de moco cervical en el cuello del útero estaba directamente relacionado con los cambios hormonales que se producían durante el ciclo menstrual. La distribución de las hormonas sexuales estrógeno y progesterona tienen un impacto directo sobre el moco cervical, lo que cambia durante el ciclo, no sólo en el color y tamaño, sino también en la consistencia. El método Billings se utiliza para dar una estimación precisa de la fecha de la ovulación, pero tras una comprobación diaria del moco cervical durante varios meses. Se procede comprobando la mucosidad a la mañana, ya sea con los dedos o entre dos capas de papel higiénico. Las características y los cambios en el moco cervical se registran en un gráfico de forma que se puedan interpretar después de un período de tiempo de seguimiento de la ovulación.

¿Cómo Cambia el Moco Cervical?

El método Billings distingue cinco fases, en el que se pueden distinguir principalmente entre dos tipos de moco cervical.

  • Fase 1: Inmediatamente después de la menstruación, el nivel de estrógenos de las mujeres es todavía muy bajo y la producción de moco es muy baja. El moco cervical es, en esta etapa, muy sólido, compacto, en la entrada del útero para evitar la penetración de los gérmenes en él. La vagina en este período se ha secado, por lo que esta fase se conoce como "días secos".

  • Fase 2: Un poco antes de la ovulación los niveles de estrógeno aumentan y el moco cervical cambia su consistencia. También en la vagina puede encontrarse un moco viscoso y turbio, amarillo o blanco y pegajoso. Debido a la naturaleza relativamente consistente, el moco cervical todavía representa una barrera natural para los espermatozoides y evita o dificulta su penetración en la matriz, siempre y cuando el óvulo no está aún maduro para la fertilización.

  • Fase 3: Inmediatamente antes y después de la ovulación, los niveles de estrógeno en las mujeres es más alto. En este momento se da el momento más álgido de producción de moco cervical, por lo que se conoce esta fase como "los días húmedos". El moco es ahora mucho más brillante, claro y elástico. Su consistencia recuerda clara de huevo cruda y alargandolo entre los dedos o entre papel higiénico puede llegar a estirarse hasta 6-15 centímetros de largo. La fase tiene una duración de 2 a 3 días y indica que se produce la ovulación. Dado que el esperma penetra sólo este tipo de moco cervical, es aconsejable que las parejas desean tener hijos realicen la relación sexual. A través de la mucosidad, los espermatozoides también están más protegidos de la acidez vaginal y pueden sobrevivir de 3 a 5 días dentro del cuerpo de la mujer. La probabilidad de fertilización aumenta considerablemente.

  • Fase 4: A los pocos días después de la ovulación, el cuerpo femenino padece un aumento de progesterona en lugar de estrógeno. Como resultado, hay menos moco cervical y es más duro, mucho más turbio y con grumos. Las condiciones para la penetración de los espermatozoides y la fecundación son cada vez más difíciles y el embarazo se vuelve más improbable.

  • Fase 5: En la fase premenstrual, la producción de moco cervical se reduce aún más y el cuerpo se prepara para la menstruación.

Para que el método del moco cervical tenga sentido debe realizarse un seguimiento regular y continuo de la condición de la mucosa, incluso los pequeños cambios pueden significar variaciones importantes, y así evaluar el propio cuerpo es muy más preciso.

Confianza del Método del Moco Cervical

La mucosa de la mujer depende de muchos factores. Así, el estrés psicológico, las infecciones bacterianas o la utilización y la influencia de ciertos medicamentos, tales como pomadas o supositorios que se insertan directamente en la vagina, pueden alterar la calidad y la cantidad del moco cervical. Además, sus propiedades están sujetas a las fluctuaciones hormonales en gran medida, lo que puede hacer difícil una evaluación fiable. Por otra parte, el consumo y los hábitos alimenticios afectan también en la producción y la naturaleza del moco cervical de la mujer.

Debes tener igualmente en cuenta que las características descritas pueden tener grados de intensidad distintos en cada mujer. Precisamente por esta razón, una observación continua del cuerpo y los cambios del moco cervical son tan importantes para su aplicación. El método del moco cervical, pues, no es conveniente para todas las mujeres, porque los cambios en el moco cervical durante el ciclo son tan bajos en algunas que no se aprecian a simple vista.

Método del Calendario

El método Ogino Knaus-es o método del calendario es el más antiguo dentro de la planificación familiar natural. En este artículo te cuenta cómo se puede utilizar el método del calendario para determinar el momento perfecto de la concepción.

El método del calendario también se llamaKnaus-Ogino, pues toma el nombre de su creador, el japonés Kyūsaku Ogino, que lo creó para parejas que deseaban tener un hijo, junto con el autríaco Hermann Knaus, que lo desarrolló en 1928.

Funcionamiento del Método del Calendario

Según el método del calendario de Knaus-Ogino tus días fértiles tienen lugar entre el sétimo y el onceavo día del periodo. Una pareja que desee tener hijos debería esforzarse al máximo para tener relaciones en esos días.

El siguiente ejemplo te muestra el procedimiento aún más claramente. El periodo más corto tuvo 25 días y el más largo 31. En ese caso, se calcula:

Primer día fértil: 25 - 18 = 7 día del periodo

Último día fértil: 31 - 11 = 20 día del periodo

Resultado de este Método

En este caso, el cálculo del método del calendario determina que los días más fértiles son entre el día séptimo y vigésimo del ciclo menstrual. Si queréis tener hijos intensificad las relaciones en este tiempo.

Método del Calendario con el Calendario de Ovulación

Si este cálculo era demasiado complicado para ti puedes utilizar el calendario de la ovulación, que te indica el margen de siete días más fértiles.

Problemas y Alternativas del Método del Calendario

Un problema del método del calendario es seguramente que los días fértiles están demasiado delimitados. Quedan muy pocos días para tener relaciones que pudiesen ser exitosas. Es muy difícil llegar a conclusiones de periodos futuros a través de periodos pasados. El estrés, los cambios repentinos en el modo de vida y otras circunstancias pueden tener una gran influencia en el periodo, de forma que la ovulación tenga lugar más tarde de lo normal. Métodos seguros y naturales para fomentar la fertilidad, así como alternativas al método del calendario, son el método de la temperatura basal y el método Billings. En el mejor de los casos se combinan los dos métodos, es decir, se usa el método sintotermal.

Método de la Temperatura Basal

El método de la temperatura basal determina tus días fértiles e infértiles mediante la medición de la temperatura basal del cuerpo. En este artículo te contamos cómo funciona este método y qué ventajas y desventajas puede tener para ti.

El método de la temperatura basal es uno de los métodos más populares de la planificación familiar natural. Este proceso trata de medir las fluctuaciones cíclicas de la temperatura basal del cuerpo para extraer conclusiones acerca de los días fértiles para calcular el momento propicio para la fecundación. La temperatura basal es la temperatura corporal de una persona que se acaba de despertar después de haber dormido durante mínimo 5 horas. Haciendo un seguimiento de la temperatura basal, a diario, se advierte el cambio de temperatura - de entre 2 y 5 décimas de grado centígrados - producido por la secreción de progesterona en el ovario tras la ovulación.

Determinar de Período Fértil con la Temperatura Basal

Esta información puede usarse de forma retroactiva para sacar conclusiones sobre el momento de la ovulación y por lo tanto los días fértiles, inmediatamente justo antes y después de la ovulación. El período fértil comienza ocho días antes de la fecha en la que por primera vez se produce un aumento de la temperatura basal (0,2 grados). Esta medición, sin embargo, requiere una observación detallada de más de un ciclo menstrual, para saber la regularidad o el proceso que hace cada mujer. En la interpretación estricta del método de la temperatura basal, sin embargo, la primera parte del ciclo, cuando se produce la ovulación, es cuando el oportunidad de embarazo es más elevado.

Para que este método sea efectivo es muy importante la regularidad. La temperatura basal tiene que ser medida cada mañana, a la misma hora, y anotar los datos en un gráfico.

Enfermedades, trastornos del sueño, el consumo de alcohol, el estrés y otras circunstancias pueden, lamentablemente, provocar fluctuaciones en el la temperatura basal y dejar sin efecto, o debilitar la efectividad del método.

Desarrollo del Método de la Temperatura Basal

Para que el método de la temperatura basal sea más efectivo, muchas mujeres lo completan con el método del moco cervical. Ambos métodos se combinan resultando lo que se denomina método sintotérmico.

Método Sintotérmico

El método sintotérmico combina la observación del moco cervical con una medición de la temperatura basal del cuerpo cosa que permite aumentar la fiabilidad de las pruebas. Encuentra en este artículo más información acerca del método sintotérmico.

El método sintotérmico surge de la combinación de dos estratégias de planificación familiar naturales. Por un lado el control del moco cervical, o método Billings, desarrollado en 1953 por el matrimonio de médicos Evelyn y John Billings, y por el otro el control de la temperatura basal, ambos cambian con los cambios hormonales del cuerpo.

El Moco Cervical en El Método Sintotérmico

La consistencia del moco cervical cambia durante el ciclo hormonal. Para ver los cambios se controla el moco cervical directamente de la abertura vaginal. Se comprueba la consistencia con los dedos, la elasticidad indica que el momento es propicio para la fertilización.

  • Justo antes de la ovulación el flujo casi no hace acto de presencia y la vagina está mas bien seca.

  • Cuanto más cerca está una de la ovulación, más líquido será el flujo y más claro será el flujo que baja por el útero. Lo podrás sentir y ver.

  • En tu fase más fértil se vuelve más fino.

  • Una vez tiene lugar la ovulación, el flujo vuelve a ser grueso y espeso. La fase en la cual el flujo es espeso, es la fase infértil.

Aunque no hay ninguna regla general de como debería ser el flujo uterino en cada una de las fases del ciclo de la mujer, y pueden verse alteraciones a raíz de cambios hormonales, el método es más o menos fiable. Pero para ello has de hacer las mediciones durante varios meses seguidos, para observar tu propio ritmo corporal. La medición del moco cervical, pues, sería una de las fases del método sintotérmico.

Control de la Temperatura en el Método Sintotermal

Es muy útil y aconsejable hasta conseguir establecer el propio ritmo del cuerpo, combinar esta medición con el control de la temperatura basal. Esta combinación, el método sintotermal, y es más segura y de confianza que la utilización de alguno de los dos métodos aislados. La temperatura es independiente de la observación del flujo y puedes comparar los resultados de ambos métodos si los vas anotando.

La temperatura basal cambia unas décimas antes de la ovulación, durante la ovulación y después de ella, y mediante el seguimiento diario puedes llegar a determinar tu propio ritmo hormonal.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!