Bulldog, Bulldog Francés, Bulldog Inglés, Bulldog Americano


El Bulldog o Bulldog Inglés, también llamado English Bulldog es una raza de perro originaria de Gran Bretaña.

Esta raza fue inicialmente usada para apuestas en peleas de perros, durante el siglo XVII (en 1835 esta práctica fue prohibida en Inglaterra). En la actualidad, este perro es uno de los símbolos de Inglaterra.

Otros Nombres del Bulldog

Buldog, Bulldog Francés, Bulldog Inglés, British Bulldog o English Bulldog, Bulldog Americano.

Peso del Bulldog

Macho: Entre 23 Kg y 25 Kg,

Hembra: Entre 18 y 23 Kg.

Bulldog,

Bulldog Francés,

Bulldog Inglés,

British Bulldog

English Bulldog,

Bulldog Americano.

Mascotas - Bulldog

 

 

 

Características

Cuando se habla de Bulldogs se suele hacer referencia a una raza de perros que se caracteriza, a grandes rasgos, por ser de tamaño medio, de aspecto fuerte, cabeza grande y hocico chato, mas bien bajo, ancho de pecho y con diferentes colores.

Hasta aquí podría ser la descripción de un perro cualquiera, pero si a todo esto se le añade una fidelidad total hacia el amo, una fealdad adorable, una pereza innata, una testarudez hasta la desesperación, un carácter flemático admirable, una paciencia sin límites, una capacidad de sufrimiento increible, una valentía sin fisuras, un aspecto temible y agresivo y, sobre todo, una capacidad para demostrar a los suyos y los demás un cariño ilimitado, entonces ya no se habla de un perro cualquiera, sino de él: el Bulldog Inglés.


Sus orígenes.

Los orígenes del Bulldog Inglés se remontan, como todos los molosos, al Mastín tibetano, que se expandió por el mundo gracias a los navegantes fenicios. En la Gran Bretaña actual, el Mastín tibetano cruzado con perros locales dio origen a un perro que se podría comparar con un Mastín de hoy y que se utilizó para luchar contra los romanos cuando, en el año 55 a.de C., intentaron invadir por primera vez las islas británicas.

El valor, la potencia física y la resistencia al dolor manifestados por estos perros impresionaron tanto a los romanos que se llevaron algunos de ellos a Roma para que combatiesen en la arena contra osos y leones. Incluso, años más tarde, se les lanzó contra los cristianos.

Con la caída del Imperio de los césares, los combates de perros se expandieron por toda Europa. Los canes destinados a este fin eran incitados desde cachorros a morder todo lo que pasaba por delante de ellos; la selección se operaba haciendo reproducirse únicamente a los ejemplares más gordos, más valientes y más agresivos; así se consiguió una verdadera 'máquina de guerra de cuatro patas'.


El Bulldog actual

Todo el patrimonio genético acumulado durante siglos corrió el riesgo de perderse para siempre. Por fortuna, también hubo algún aficionado, modesto pero serio, que se ocupó de ellos en los suburbios de Londres, Birmingham, Sheffield y Nottingham.

Pasados los años, un grupo de personas de clase social más elevada y con mayor disponibilidad económica, empezó a interesarse por la raza. Se efectuó una nueva selección operando principalmente sobre el carácter: los sujetos que se lanzaban al ataque sobre todo lo que se movía fueron excluídos en beneficio de los que mostraban un mayor equibrio, más discernimiento e inteligencia.

La primera exposición en la que aceptaron bulldogs fue la de Birmingham, en diciembre de 1860. El primer bulldog que dió prestigio a la raza fue King Dick al resultar vencedor de la Exhibición de Birmingham de 1861. En 1863 fue inscrito el primer cachorro en el Libro de Orígenes, un ejemplar llamado Adán. Un año después, en 1864, se creó el primer club de la raza, y Samuel Wickens estudió y redactó un estándar básico que publicó en 1865 con el seudónimo Philo-Kuon, es decir, 'cinófilo'.

Al cabo de diez años de su creación, aquella primera asociación dejó de existir, pero el 13 de abril ya se constituía el Bulldog Club Incorporated, que todavía hoy tutela la raza. Esta nueva sociedad se encargó de revisar el estándar elaborado por Wickens y de publicarlo confiriéndole carácter oficial. Esta versión del estándar se mantuvo inalterada hasta 1909, año en que sufrió modificaciones, aunque se refirieron más a la redacción que al contenido. El estándar actualmente en vigor se remonta a 1987.

El Bulldog actual es un perro de una estética excepcional y de carácter estable y confiado. Si hicieron falta varios siglos para conseguir una 'bestia salvaje', lo cierto es que unos pocos decenios han bastado para que el bulldog de hoy sea un adorable y dulce compañero.


Características

El Bulldog tiene un aspecto general retacón con una cabeza grande para el tamaño del cuerpo. El tren trasero es alto y bien musculoso. Su andar también es característico porque es corto con los miembros anteriores que casi no se despegan del piso; cuando corre es igual a un caballo al galope. Su altura está entre los 31 y 36 centímetros, dependiendo del sexo; y su peso ronda los 20 ó 25 kilogramos, dependiendo de si es macho o hembra.

Veamos algunas características de su fisonomía:

Cabeza: tiene el cráneo ancho, por eso, se dice que si se traza una circunferencia que rodee la cabeza la medida resultante debe ser al menos igual a la altura del animal. La piel que la recubre es suave y con pliegues o arrugas. El hocico es corto (achatado) nariz ancha siempre negra y con una ubicación que parecería estar entre los ojos. Maxilares cuadrados siendo el inferior más grande que el superior llevando el mentón hacia arriba. Ojos muy separados entre si redondos de color oscuro, cuando nos mira de frente no se logra ver el blanco del ojo. Orejas de implantación alta, pequeñas y orientadas hacia atrás, lo que nos deja ver algunas arrugas internas.

Cuello: parece largo, pero no lo es. Tiene la piel gruesa y abundante, arqueado hacia dorsal y muy fuerte.

Tronco: su cuerpo es cilíndrico, con un pecho amplio. La inserción con los miembros es nítida, estos son cortos y poderosos. Cola de inserción no muy alta y corta, y con repliegues hacia la punta.

Pelaje: pelo corto y compacto. Los colores deben ser nítidos y pueden ser 'uni' o bicolores (blanco con manchas, blanco jaspeado, isabelino subido).


Los cuidados básicos.

Es una buena raza para vivir en familia y, como cualquier otra clase de perro, debe recibir una serie de cuidados que no hagan peligrar su salud ni su carácter estable. Una de las cosas que se deben vigilar es su mandíbula, que no debe tener prognatismo muy acentuado (mandíbula inferior sobresaliente), pues esto le puede producir un molesto babear.

La estructura de su nariz es complicada, por lo que puede tener problemas de respiración cuando el calor es sofocante. Otro detalle que hay que considerar es la displasia de cadera, muy frecuente entre esta clase de perros. Lo más recomendable para adquirir un Bulldog es acudir a criadores de esta raza experimentados y que ya están criando ejemplares con dos y tres generaciones nacidas fuera de su país de origen (Inglaterra), y preocupados por el prognatismo excesivo y la displasia de cadera.

El propietario de un Bulldog Inglés deberá procurar que haga ejercicio, respetando su ritmo, para que se haga musculoso y aumente su capacidad respiratoria. Se ha de evitar que se excite demasiado (a menudo padece estrés) y, sobre todo, no exponerlo al calor, su principal enemigo contra el que está indefenso.

 

 

 


Sobre el Bulldog

Información sobre los diferentes Estándares (a fecha de 2012).

BREVE RESUMEN HISTÓRICO:

El Bulldog, primero fue clasificado como tal en 1630 por su anterior mención de tipo similar referido a un bandog, término utilizado en la actualidad para los perros de pelea. Utilizado originalmente para la pelea con toros, el Bulldog peleó su camino y a partir de 1835 comenzó a desarrollarse en una versión de cara más corta y más rechoncho a lo que conocemos actualmente. Ingresó en las pistas de exposición en 1860 y en los siguientes años mostró un gran cambio de personalidad. Un perro deliciosamente feo con expresión de pugilista que demuestra cariño, de naturaleza afectiva hacia la familia y amigos. Una de las razas autóctonas más antiguas conocida como el Perro Nacional de Gran Bretaña y asociado a todo el mundo con determinaciones británicas y el legendario John Bull.

ASPECTO GENERAL:

Es un perro de pelo corto, algo pesado, más bien bajo en estatura, ancho, poderoso y compacto. Cabeza más bien grande en proporción a su tamaño, pero ninguna parte de su cuerpo debe tener un tamaño excesivo en relación a las otras, rompiendo así la simetría general, haciendo ver al perro deforme o interfiriendo con su capacidad de movimiento. Cara relativamente corta, hocico ancho, romo e inclinado levemente hacia arriba aunque no muy excesivo. Perros mostrando problemas respiratorios son altamente indeseables. Cuerpo algo corto, de buena estructura. Miembros fuertes, bien musculados y robustos sin tendencia a obesidad. Posterior alto y fuerte. Hembras no tan desarrolladas como los machos.

COMPORTAMIENTO / TEMPERAMENTO:

Debe dar la impresión de determinación, fuerza y actividad. Alerta, valiente, leal, dependiente, valeroso, feroz en apariencia, pero poseedor de una naturaleza afectiva.

CABEZA:

Vista de lado, la cabeza se ve muy alta y moderadamente corta desde atrás hasta la punta de la nariz. Frente plana con piel sobre y alrededor de la cabeza, levemente suelta y sutilmente arrugada sin excesos nunca prominente ni sobresaliendo de la cara. La cara, desde los huesos de la mejilla hasta la nariz, relativamente corta, con la piel que puede ser levemente arrugada. La distancia desde el ángulo interior del ojo (o del centro de la depresión naso-frontal entre los ojos) al extremo de la punta de la nariz, no debe ser menor que la distancia de la punta de la nariz al borde del labio inferior.

REGIÓN CRANEAL:

Cráneo: Cráneo relativamente grande en circunferencia. Visto de frente se ve alto desde el ángulo de la mandíbula inferior a la cima del cráneo, también ancho y cuadrado. Desde el stop, un surco se extiende hasta la mitad del cráneo, pudiendo seguir su trazo hasta el vértice.

Depresión naso-frontal (Stop): Definida.

REGIÓN FACIAL:

Vista de frente, las varias propiedades de la cara, deben ser igualmente balanceadas hacia los dos lados de un línea central imaginaria.

Nariz: Nariz y narinas grandes, ancha y negra, bajo ninguna circunstancia de color hígado, roja o marrón. Narinas grandes anchas y abiertas, con una línea bien definida, vertical y recta entremedio.

Hocico: Hocico corto, ancho, respingado, profundo desde el ángulo del ojo hasta la comisura de los labios. La arruga sobre la nariz, si está presente, completa o quebrada, nunca debe afectar negativamente u ocultar los ojos o nariz. Narinas estrechas y arruga pesada sobre la nariz son inaceptables y deben penalizarse severamente.

Labios: Belfos gruesos, amplios, y profundos, cubriendo los lados de la mandíbula inferior, pero uniendo el labio inferior en el frente. Dientes no visibles.

Mandíbulas y dientes: Mandíbulas anchas, fuertes, cuadradas, la mandíbula inferior proyectándose levemente hacia adelante de la superior con una moderada inclinación hacia arriba. Mandíbulas anchas y cuadradas con seis pequeños dientes frontales entre los caninos, en una fila pareja. Los caninos bien separados entre sí, dientes grandes y fuertes que no deben ser vistos cuando la boca esté cerrada. Cuando vista de frente la mandíbula inferior se ve exactamente debajo de la superior y paralela a ésta.

Mejillas: Mejillas bien redondeadas y extendiéndose lateralmente más allá de los ojos.

Ojos: Vistos de frente, situados bajos en el cráneo, bien separados de las orejas. Los ojos y la depresión naso-frontal están en una misma línea recta, en ángulo recto con el surco frontal. Bien separados, no obstante los ángulos externos dentro de la línea exterior de las mejillas. Redondos, tamaño moderado, ni hundidos ni prominentes, de color muy oscuro, casi negros, no mostrando el blanco cuando se miran directamente de frente. Libre de obvios problemas de ojos.

Orejas: De inserción alta, es decir que el borde delantero de cada oreja (vista de frente) toque el borde del cráneo en su margen superior, de manera de que estén lo más separadas entre sí, lo más altas y separadas de los ojos como sea posible. Pequeñas y delgadas “orejas en forma de rosa” es correcto, es decir que las arrugas internas caen hacia atrás, el borde superior, frontal interno, curvándose hacia afuera y hacia atrás, mostrando parte del interior del canal auricular.

CUELLO:

De largo moderado, muy grueso, profundo y fuerte. Bien arqueado en la parte superior, con algo de piel suelta, gruesa y arrugada alrededor de la garganta formando una leve papada en cada costado.

CUERPO:

Línea superior: Cae levemente hacia la espalda detrás de la punta de las escápulas (ésta es la parte más baja) desde donde la espina sube hasta el lomo (punto más alto que la cruz) curvándose nuevamente más repentinamente hacia la cola, formando un leve arco una característica distintiva de la raza.

Espalda: Espalda corta, fuerte, ancha a la altura de las escápulas.

Pecho: Pecho ancho, prominente y profundo. Cuerpo con costillas bien definidas hacia atrás. Tórax redondeado y profundo. Bien descendido entre las patas delanteras. Costillas no siendo planas a los lados, bien redondeadas.

Línea inferior y vientre: Abdomen retraído y no colgante.

COLA:

De inserción baja, saliendo más bien derecha y luego volteándose hacia abajo. Redondeada, lisa y desprovista de fleco o de pelo duro. De largo moderado, más bien corta que larga, gruesa en la base, afinándose rápidamente hacia una punta fina. Debe llevarla hacia abajo (sin tener una curva evidente hacia arriba en la punta) y nunca llevada sobre el nivel de la línea superior. Ausencia de cola, colas invertidas o muy apretadas son indeseables.

MIEMBROS

MIEMBROS DELANTEROS:

Apariencia General: Piernas delanteras cortas en proporción a las traseras, pero no tan cortas como para que la espalda parezca larga o como para entorpecer la actividad del perro.

Hombros: Hombros anchos con escápulas inclinadas y profundas, muy poderosos y musculados dando la apariencia de estar pegados al cuerpo.

Codos: Codos bajos y bien apartados de las costillas.

Brazo: Piernas delanteras muy fornidas y fuertes, bien desarrolladas, insertadas bien aparte, gruesas, musculosas y rectas, los huesos de las piernas son grandes y rectos, no combados o curvados.

Metacarpos: Metacarpos cortos, rectos y fuertes.

Pies anteriores: Rectos y vueltos muy levemente hacia fuera, de tamaño medio y moderadamente redondeados. Dedos compactos y gruesos, bien separados arriba, haciendo que los nudillos sean prominentes y altos.

MIEMBROS POSTERIORES:

Apariencia General: Piernas grandes y musculadas, en proporción levemente más largas que las delanteras. Piernas largas y musculadas desde el lomo hasta el corvejón.

Rodillas: Rodillas vueltas muy levemente hacia fuera del cuerpo.

Metatarso: Metatarsos levemente inclinados y bien descendidos.

Pies posteriores: Redondos y compactos. Dedos compactos y gruesos, bien separados arriba, haciendo que los nudillos sean prominentes y altos.

MOVIMIENTO:

Caminando con pasos cortos y rápidos sobre la punta de los dedos, los pies traseros no se levantan alto, pareciendo que rozan el piso, corriendo con uno u otro hombro relativamente avanzando. La solidez del movimiento es de suma importancia.

MANTO:

Pelo: De textura fina, corto, pegado y liso (duro solo por lo corto y pegado, no de alambre).

COLOR:

Sólido o tiznado, (es decir un solo color con hocico o máscara negra). Unicolores (que deben ser brillantes y puros de su tipo) como atigrados, rojos en sus varios tonos, bayos, leonados etc., blancos y partidos (es decir la combinación de blanco con cualquiera de los colores anteriormente mencionados) Color carne, negro y negro y fuego son altamente indeseables.

TAMAÑO Y PESO:

Machos: 25 kgs.

Hembras: 23 kgs.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!