San Isidro Labrador, Biografia, Oración, Día, Imágenes, Historia

Martirologio Romano: En Madrid, capital de España, labrador, que juntamente con su mujer, María de la Cabeza o Toribia, llevó una dura vida de trabajo, recogiendo con más paciencia los frutos del cielo que los de la tierra, y de este modo se convirtió en un verdadero modelo del honrado y piadoso agricultor cristiano. († 1130)

Fecha de canonización: 12 de marzo de 1622 por el Papa Gregorio XV.

Biografia de San Isidro Labrador

Nace San Isidro Labrador casi finalizado el siglo XI, en 1082, iluminando con su ardiente fe al pueblo de Madrid.

Sus portentosos milagros, más de cuatrocientos, se contemplan en su Proceso de Canonización. Su caridad ilimitada, hace, que sus contemporáneos le admiren y le veneren como a un Santo, junto a su esposa María de la Cabeza, y que llegan a ser un solo corazón y una sola alma; matrimonio que bendice el Señor, concediéndoles un hijo, Illán, que es causa un día de uno de los más portentosos milagros de San Isidro, resucitándole tras precipitarse a las profundas aguas de un pozo.

En otra ocasión también devuelve a la vida a María de Vargas, hija de su patrón y ahijada suya.

Peón español, nació cerca de Madrid, alrededor del año 1082; murió el 15 de Mayo de 1130, en el mismo lugar. Estaba al servicio de un tal Juan de Vargas, en una finca en los alrededores de Madrid. Cada mañana antes de ir a trabajar, acostumbraba oír Misa en una de las iglesias en Madrid. Un día sus compañeros de trabajo se quejaron ante su patrón, de que Isidro siempre llegaba tarde al trabajo por las mañanas. Al investigar, cuenta la leyenda, el patrón encontró a Isidro rezando, mientras un ángel llevaba a cabo el arado por él. En otra ocasión, su patrón vio a un ángel arando a su lado, de tal manera que el trabajo de Isidro era igual al de tres de sus compañeros de trabajo.

También se dice que Isidro le devolvió la vida a la hija fallecida de su patrón y que hizo brotar una fuente de agua fresca de la tierra seca para así calmar la sed de este. Estaba casado con María Toribia, la cual es venerada en España como María de la Cabeza, debido al hecho de que su cabeza es siempre llevada en procesión, especialmente en época de sequía. Tuvieron un hijo (llamado Juan), el cual murió joven. En una ocasión su hijo cayó en un pozo profundo, y por las oraciones de sus padres, se dice que el agua del pozo se alzó milagrosamente hasta el nivel del suelo, trayendo al niño consigo, vivo y en buen estado. Por esta razón sus padres hicieron voto de castidad y vivieron en casas separadas.

Cuarenta años después de la muerte de Isidro, su cuerpo fue trasladado del cementerio a la iglesia de San Andrés. Se dice que se le apareció a Alfonso de Castilla y le mostró el sendero escondido por el cual sorprendió a los Moros y consiguió la victoria de Las Nevas de Tolosa, en 1212. Cuando el Rey Felipe III de España fue curado de una enfermedad mortal al tocar las reliquias del santo, el rey cambió el antiguo relicario por uno costoso, hecho de plata.

Fue canonizado por Gregorio XV, junto con San Ignacio, Francisco Javier, Teresa y Felipe Neri, el 12 de Marzo de 1622. San Isidro es ampliamente venerado como el patrón de los campesinos y los peones.

Oración a San Isidro Labrador

Glorioso San Isidro,

tu vida fue un ejemplo de humildad y sencillez,

de trabajo y oración;

enséñanos a compartir el pan de cada día

con nuestros hermanos los hombres,

y haz que el trabajo de nuestras manos

humanice nuestro mundo y sea,

al mismo tiempo, plegaria de alabanza

al nombre de Dios.

Como tú, queremos acudir confiadamente

a la bondad de Dios

y ver su mano providente en nuestras vidas.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

PROPIA PARA LA CRISIS

¡Oh San Isidro

que mi sudor sea ofrenda para ti,

que mis esfuerzos sean recompensados

con toda justicia,

que mi hogar,

(o negocio, o forma licita de ganarse la vida)

se llene de tu protección

para recibir de ti la luz.


Buscaré en tu caridad cristiana

la llama que me haga sentir útil

a Dios y a mi familia,

Seguro estoy que seré escuchado por tí!

Amén.

ORACION A SAN ISIDRO LABRADOR

¡Oh, Señor! que te complaces en proteger y bendecir

especialmente a los pobres y humildes,

por la intercesión de San Isidro Labrador,

ejemplar modelo de laboriosidad, de virtuosismo,

de solidaridad para con sus hermanos en Cristo:

Te rogamos, Señor, que escuches nuestra fervorosa

plegaria a fin de que podamos imitarlo en su vida

y virtudes y gozar eternamente todos juntos

de los beneficios de la inagotable riqueza de la tierra

fecunda y de la gloria eterna en tu Reino Celestial.


Te pedimos, San Isidro Labrador,

que bendigas a nuestras familias y que vengas

en custodia nuestros elementos de trabajo y tierras de labor.


Te pedimos, San Isidro Labrador,

por todas aquellas personas que no tengan un trabajo,

para que intercedas por todos nosotros,

y que no nos falte el pan de cada día.


Te pedimos, San Isidro Labrador,

para que nuestras tierras y las del mundo sean fecundas,

y que hagas brotar el agua como lo hiciste en tus tierras.

Amén.

Historia de San Isidro Labrador

Nuestro protagonista nació en el 1082, fue un hombre de intensa fe y que trabajó en el campo. Casado con María de la Cabeza tuvieron un hijo, Illán. No obstante, lo más peculiar de su vida son los numerosos milagros que se le atribuyen, nada más y nada menos que 438. Conozcamos los más significativos.

El pozo de San Isidro

Posiblemente el milagro más famoso de todos es el que salvó a su hijo Illán de una muerte segura. Al parecer, mientras San Isidro se encontraba trabajando en el campo su hijo cayó en el interior de un profundo pozo. Cuando llegó se encontró a su mujer, María de la Cabeza desesperada y lamentándose por lo que había ocurrido. Ambos se pusieron a rezar junto al pozo y pronto el nivel del agua comenzó a subir hasta que el niño salió a la superficie.

Aparición de fuentes y manantiales

Otro de los fascinantes capítulos atribuidos a San Isidro y también tiene como protagonista al agua. Un día que el santo estaba cumpliendo con sus labores del campo recibió la visita de su señor, Iván de Vargas, quien le pidió un poco de agua para beber ya que era un día muy caluroso. El santo se dio cuenta entonces de que se le había terminado así que cogió su cayado y golpeó el suelo diciendo: “Cuando Dios quería, aquí agua había”. En aquel mismo instante comenzó a brotar agua del suelo. Este punto es desde antaño una fuente cuya agua muchos creen que tiene propiedades curativas y donde la Emperatriz doña Isabel mandó levantar la ermita, en 1528.

Ayuda divina en el campo

Otro milagro que ha llegado hasta nuestros días nos relata que San Isidro contaba con una ayuda muy especial en sus tareas del campo. Concretamente, la de dos ángeles que labraban con los bueyes mientras que él rezaba.

El saco de grano misterioso

San Isidro tuvo un gran amor por los animales y su relación con éstos también desembocó en otro capítulo milagroso. Un día que había nevado nuestro protagonista se dirigía al molino cargando sobre sus espaldas un pesado saco de grano. De camino sintió pena por un grupo de pájaros que, por culpa de la nieve, no eran capaces de encontrar su alimento en el suelo así que decidió compartir con ellos parte del cereal que cargaba. Cuando llegó a su destino descubrió con asombro que el saco estaba otra vez lleno.

Comida infinita para los pobres

Otro episodio milagroso es el de la llamada “olla de San Isidro”. El Santo organizaba de forma periódica (en algunos sitios he leído que todas las semanas, y en otros que de manera anual) comidas para los más necesitados. El caso es que en cierta ocasión, el santo no contaba con alimento suficiente para tantos asistentes. Para tratar de remediarlo, a la vez que rezaba comenzó a introducir el cazo en la olla y ésta parecía no tener fin. Siguió sirviendo más y más comida hasta que todos quedaron saciados.

El cuerpo incorrupto

Seguimos con los milagros atribuidos al patrón de Madrid, éstos ya acaecidos una vez muerto. El primero de ellos es que murió en 1130 y fue enterrado junto a la Iglesia de San Andrés. Sus restos fueron exhumados décadas más tarde y descubrieron con asombro que el cuerpo estaba incorrupto.

Consejo en la Batalla de las Navas de Tolosa

Cuando Alfonso VIII regresó victorioso de la batalla de las Navas de Tolosa cuenta como en el devenir de la guerra había resultado decisivo el consejo de un pastor que les había mostrado un camino secreto en Sierra Morena para sorprender a los musulmanes. Cuando el monarca contempló el cuerpo intacto de San Isidro reconoce entonces al pastor que sabiamente le había aconsejado en la batalla. ¡El Santo se le había aparecido una vez muerto para guiarle hasta la victoria!

Sanación de Felipe III

Para finalizar, quería hablaros del milagro que le valió la beatificación al Santo. Estando Felipe III gravemente enfermo, éste pidió que le llevaran el cuerpo de San Isidro para ver si de esta forma su salud mejoraba. Como os podéis imaginar, esta “visita” al monarca tuvo un inmediato efecto sanador y en agradecimiento, el Rey inició los trámites de una beatificación que tuvo lugar el 14 de abril de 1619.

¡Feliz San Isidro a todos!

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!