Mahatma Gandhi Frases y Biografía: ¿Quién fue Mahatma Gandhi?

Mahatma Gandhi

Mohandas Karamchand Gandhi (Nueva Delhi, 1869 - 1948). Abogado, pensador y político indio. Creencias religiosas: Hinduismo.

En un país en que la política era sinónimo de corrupción, Gandhi introdujo la ética en ese dominio a través de la prédica y el ejemplo. Sus seguidores lo llamaban de diversas formas: Gandhi, Bapú (bāpu: padre) ó Mahatma Gandhi (majātmā, significa gran alma, siendo majā: grande y ātmā: alma), título que le había dado el poeta Rabindranath Tagore. Considerado como uno de los grandes teóricos que modificaron la configuración política e ideológica del mundo en el siglo XX.

En la India figuró abiertamente al frente del movimiento nacionalista, instaurando métodos de lucha social como las huelgas mientras rechazaba la lucha armada para alcanzar sus propositos, por esto fue convertido en líder de la no-violencia. Encarcelado en varias ocasiones por los ingleses, pronto se convirtió en un héroe nacional. Vivió en una pobreza sin paliativos, jamás concedió prebendas a sus familiares, y rechazó siempre el poder político, antes y después de la liberación de la India.

Frases de Gandhi

Me opongo a la violencia porque cuando parece que hace bien, el bien es solamente temporal; el mal que hace es permanente.

- Mahatma Gandhi

El débil no puede perdonar nunca. El perdón es un atributo del fuerte.

- Mahatma Gandhi

El amor jamás reclama; da siempre. El amor tolera, jamás se irrita, nunca se venga.

- Indira Gandhi

Dios no ha creado fronteras. Mi objetivo es la amistad con el mundo entero.

- Mahatma Gandhi

Aquel que se confía a dios deja de temer a los hombres.

- Mahatma Gandhi

Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.

- Mahatma Gandhi

Realmente soy un soñador práctico; mis sueños no son bagatelas en el aire. Lo que yo quiero es convertir mis sueños en realidad.

- Mahatma Gandhi

Un hombre no puede actuar con acierto en un nivel de su vida si está ocupado actuando desacertadamente en otro. La vida es un todo indivisible.

- Mahatma Gandhi

Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo.

- Mahatma Gandhi

En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos.

- Mahatma Gandhi

Nunca hay que pactar con el error, aun cuando aparezca sostenido por textos sagrados.

- Mahatma Gandhi

La voz interior me dice que siga combatiendo contra el mundo entero, aunque me encuentre solo. Me dice que no tema a este mundo sino que avance llevando en mí nada más que el temor a Dios.

- Mahatma Gandhi

Perdonar es el valor de los valientes. Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar.

- Mahatma Gandhi

La tristeza de la separación y de la muerte es el más grande de los engaños.

- Mahatma Gandhi

Cuando todos te abandonan, Dios se queda contigo.

- Mahatma Gandhi

La fuerza no proviene de la capacidad física sino de una voluntad indomable.

- Mahatma Gandhi

Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena.

- Mahatma Gandhi

La verdadera educación consiste en obtener lo mejor de uno mismo. ¿Qué otro libro se puede estudiar mejor que el de la Humanidad?

- Mahatma Gandhi

Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego.

- Mahatma Gandhi

Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos.

- Mahatma Gandhi

Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio.

- Mahatma Gandhi

No escuches a los amigos cuando el amigo interior dice: ¡Haz esto!

- Mahatma Gandhi

Podrán golpearme, romperme los huesos, matarme, tendrán mi cádaver, pero no mi obediencia.

- Mahatma Gandhi

No hay camino para la paz, la paz es el camino.

- Mahatma Gandhi

¿Quién fue Mahatma Gandhi?

Mahatma o solamente Gandhi como es regularmente conocido fue un gran pensador y abogado indio. A Gandhi se le atribuyen algunos de los métodos de protestas más activos efectivos en la actualidad, entre ellos la reconocida huelga de hambre, así como promover la no violencia en las protesta. Para 1918 Gandhi ya se perfilaba en el movimiento nacionalista de la India y mantenía activa correspondencia con otro pensador de la época, Leo Tolstoi, quien influyo en gran forma en el pensamiento de este. Una de las protestas más recordadas es cuando se destacó en la marcha de la Sal, una protesta que se oponía a la alza de impuestos de este producto.

Gandhi fue comprometido a muy temprana edad, como era la tradición con una joven de nombre Kasturba, con ella llegaría a procrear cuatro hijos. Pese a que Gandhi no fue un estudiante destacado logró ingresar a la Universidad de Bombay y posteriormente viajó a Londres para obtener su titulo de derecho en la University College de Londres.

Gandhi intento ejercer el derecho en Bombay con pico éxito, al cabo de algún tiempo logró un trabajo en una compañía en Sudáfrica, pero sin duda más adelante en su vida se comprometería con la causa de los oprimidos y empezaría una revolución que prevalece aún hoy en día.

Biografía de Mahatma Gandhi

Mohandas Karamchand Gandhī, más conocido como Mahatma Gandhi fue un pensador y político indio que nació el 2 de octubre de 1869 y murió el 30 de enero de 1948. El apelativo Mahatma significa 'gran alma' (Maha es "gran" y Atmán significa "alma"). Se le conoció por ser un importante reformador social y religioso pagano y por su defensa al nacionalismo indio.

Gandhi nació en Porbandar, un pueblo costero de la india, donde su familia pertenecía a la casta comerciante y su padre era el primer ministro de la localidad. Estudió derecho en Inglaterra y lo ejerció en la ciudad de Bombay. Luego se trasladó a Sudáfrica para trabajar en una empresa. Allí se interesó por la situación en la que vivían cerca de 150 mil compatriotas que luchaban contra la discriminación por medio de la resistencia pasiva y la desobediencia civil. Se unió a ellos y desarrolló sus propios planteamientos al respecto y una forma de protesta social que llamó satyagraha, que quiere decir, 'fuerza del alma' o 'fuerza de la verdad'.

Consideraba que las injusticias sociales debían ser combatidas fuertemente, pero no de manera violenta, sino provocando un cambio de mentalidad en los oponentes. Fue así como desarrolló nuevos métodos de lucha como las huelgas de hambre. Creía firmemente que era la propia capacidad de sufrimiento por una causa justa la que podía remover a los contrincantes.

Una vez que regresó a la India, y después de la Primera Guerra Mundial, asumió el liderazgo del movimiento nacionalista de su país. El pueblo indio esperaba que los ingleses aumentaran las concesiones luego de la lealtad que habían demostrado durante la guerra, pero eso no sucedió. Gandhi convenció al Congreso indio de que no aceptaran las escasas reformas de la posguerra y les dijo que si se practicaba la satyagraha como medio de protesta, lograrían el autogobierno en menos de un año.

Solicitó al pueblo indio la no cooperación con el gobierno británico y promovió la desobediencia civil masiva. Sin embargo, producto de una revuelta violenta, Gandhi se alejó de las protestas y fue condenado a prisión. El sueño del autogobierno comenzó a perderse mientras el Congreso se encontraba dividido y desmoralizado. En 1924 salió libre y se dedicó a acercar las visiones entre los hindúes y los musulmanes y a mejorar la vida de las aldeas, donde vivían la gran mayoría de los indios.

El Congreso logró reunificarse y comenzaron a correr nuevos aires independentistas. Gandhi asumió el liderazgo de una nueva protesta pacífica e intentó negociar por la total autonomía de su país. Sin embargo, el intento nuevamente fracasó cuando, en 1934, miles de trabajadores fueron detenidos por apoyar al Congreso. Durante la Segunda Guerra Mundial, la tensión entre el Congreso indio y el Gobierno británico se intensificó y culminó con el arresto de Gandhi luego de organizar la marcha del movimiento 'India Libre' en 1942.

A pesar de sus esfuerzos por unir a musulmanes e hindúes, los primeros, en 1948, reclamaron la creación de un estado propio segregado, Pakistán. Así, una vez que los la dominación británica concluyó (1947), el subcontinente quedó dividido en India y Pakistán. Gandhi siempre se manifestó en oposición a esta solución. Finalmente, murió asesinado por un fanático hindú que consideraba que sus intentos de acercarse a los musulmanes eran una traición.

El pensamiento del pacifista sigue siendo un modelo para muchos movimientos sociales que postulan la no violencia como medio de protesta.

Trágicamente, Mahatma Gandhi murió como un pagano. Mahatma Gandhi fue un pagano e idolatra que adoraba dioses falsos.

2 Corintios 4:3: “Que si todavía nuestro Evangelio está encubierto, es solamente para los que se pierden para quienes está encubierto, para esos incrédulos cuyos entendimientos ha cegado el dios de este siglo, para que no les alumbre la luz del Evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

Salmos 95:5: “Porque todos los dioses de las naciones son demonios…”

1 Corintios 10:20: “No, sino que las cosas que sacrifican los gentiles, las sacrifican a los demonios, y no a Dios. Y no quiero que tengáis ninguna sociedad, ni por sombra, con los demonios.”

¿Qué es el Hinduismo y en qué creen los hindúes?

El Hinduismo es una de las religiones conocidas más antiguas – sus escritos "sagrados" datan de 1400 a 1500 años a. C. Es también una de las más diversas y complejas, teniendo millones de dioses. Los hindúes tienen una amplia variedad de creencias centrales, y existen en muchas sectas diferentes. Aunque es la tercera religión más grande del mundo, el Hinduismo existe principalmente en la India, Nepal y en menor proporción en algunos de los países circundantes.

Los principales textos usados en el Hinduismo son los Vedas (considerados los más importantes), los Upanishad, el Mahā Bhārata, y el Rāmāyana. Estos escritos contienen himnos, encarnaciones, filosofías, rituales, poemas e historias en las que los hindúes basan sus creencias. Otros textos usados en el Hinduismo incluyen las Brahmánicas, los Sūtras, y los Aranyakas.

A pesar de que el Hinduismo es usualmente entendido como politeísta, porque supuestamente se reconocen tantos como 330 millones de dioses, también tiene un "dios" que es supremo: Brahma. Brahma es una entidad que se cree que habita en cada porción de la realidad y la existencia, a través de todo el universo. Brahma es tanto impersonal como inconcebible, y con frecuencia se ha creído que existe en tres formas separadas como: Brahma–Creador; Vishnú–Preservador; y Shivá–Destructor. Estas "facetas" de Brahma también son conocidas a través de muchas otras encarnaciones de cada una de ellas. Pero resulta realmente difícil "señalar" la teología hindú, puesto que casi cada uno de los sistemas teológicos es representado de alguna manera por una escuela hindú de alguna clase. El Hinduismo puede ser:

1. Monístico – Solo una cosa existe; la escuela de Sankara.

2. Panteístico – Solo una cosa divina existe, por lo que Dios es idéntico al mundo; el Brahmanismo.

3. Panenteístico – El mundo es parte de Dios; la escuela Ramanuja.

4. Teístico – Solo un Dios, distinto de la Creación; el Hinduismo Bhakti.

Y aún puede ser discutido, observando otras escuelas del Hinduismo, que es ateísta, deísta, o aún nihilista. Con tal diversidad contenida bajo el título de "Hinduismo" uno se pregunta ¿qué es lo que los hace hindúes en primer lugar? Acerca del único punto real que puede usarse como referencia es si un sistema de creencia reconoce a los Vedas como "sagrados" o no. Si es así, entonces es hindú. Si no, entonces no es hindú. Pero el punto más significativo es intangible. Los Vedas son más que libros teológicos: ellos contienen una rica y colorida "teo-mitología," esto es, una mitología religiosa, la cual tiene deliberadamente entretejidos, mitos, teología e historia, para lograr una base de religión en forma de historia. Esta "teo-mitología" está tan profundamente enraizada en la historia y la cultura india, que el rechazar los Vedas es visto como una oposición a la India. Por lo tanto un sistema de creencias que no adopte la cultura india hasta cierta medida, es rechazado por el Hinduismo. Pero si se acepta la cultura hindú y su historia teo-mítica, entonces puede ser adoptada como "hindú" aún si su teología es teística, nihilística, ateística, o de cualquier otra clase. Esta apertura a la contradicción puede ser un dolor de cabeza para los occidentales quienes buscan la consistencia lógica y racional defensivamente en sus puntos de vista religiosos. Pero para ser justos, los malos cristianos no son más lógicos cuando ellos aseguran creer en Jehová, y sin embargo viven su vida como practicantes ateístas, negando a Cristo en sus vidas. Para el hindú, el conflicto es genuinamente una contradicción lógica. Para el cristiano, el conflicto es más bien simple hipocresía.

El hinduismo también tiene diferentes opiniones sobre la humanidad. Siendo Brahma todo, el Hinduismo asegura que todo es divino. Atman, o el ser, es uno con Brahma. Toda la realidad fuera de Brahma, es considerada una mera ilusión. La meta espiritual de un hindú es convertirse en uno con Brahma, aunque deje de existir en su forma ilusoria del "ser individual." Esta libertad es referida como el "moksha." Hasta que el moksha es alcanzado, el hindú cree que él/ella serán repetidamente reencarnados a fin de que puedan trabajar hacia la auto-realización de la verdad (siendo esta verdad que solo Brahma existe, nada más). La manera en que una persona es reencarnada es determinada por el karma, el cual es un principio de causa y efecto gobernado por el balance natural. Lo que uno hizo en el pasado, afecta y corresponde con lo que sucede en el futuro, incluyendo el pasado y futuro de las diferentes vidas.

Aunque esta es sólo una breve sinopsis, es fácilmente apreciado que el Hinduismo está en oposición al cristianismo bíblico en casi todos los puntos de su sistema de creencias. El cristianismo tiene un solo Dios, quien es tanto personal como conocible (Deuteronomio 6:5; 1 Corintios 8:6), y un conjunto de Escrituras que enseñan que Dios creó la tierra y todo lo que vive en ella (Génesis 1:1 en adelante; Hebreos 11:3) cree que el hombre es creado a la imagen de Dios y vive sólo una vez (Génesis 1:27; Hebreos 9:27-28); y enseña que la salvación es solo a través de Jesucristo (Juan 3:16; 6:44; 14:6; Hechos 4:12). El Hinduismo es un sistema religioso que falla en reconocer que Jesús es la única encarnación Divina y el único recurso suficiente de salvación para la condenación del hombre.

¿Por qué Debería Pensar en Volverse Cristiano?

Todas las religiones del mundo tienen algún grado de verdad en ellos, porque el enemigo de la humanidad difícilmente podría engañar a la gente, a menos que haya algunas verdades mezcladas con mentiras, pero al final, Jesús es la única respuesta a la condición humana. La meditación, las obras, la oración- ninguna de ellas puede hacernos dignos del don infinito y eterno de los cielos a menos que cooperemos con la ley natural y cumplamos por la gracia de Dios. Ninguna de ellas puede deshacer el pecado que hemos hecho. Sólo cuando Cristo paga nuestra deuda de pecado y ponemos nuestra fe en Él podemos ser salvados de la destrucción eterna. Sólo entonces se cubre el pecado, la esperanza es asegurada, y la vida se llena de significado eterno.

Entonces, ¿qué significa esto para usted? Jesús es la realidad por excelencia! Jesús es el sacrificio perfecto por nuestros pecados. Dios nos ofrece a todos el perdón y la salvación si simplemente recibimos Su regalo para nosotros (Juan 1:12), creer que Jesús es el Salvador que dio Su vida por nosotros, sus amigos. Si pone su confianza en Jesús como su Salvador y muere en estado de gracia, usted tendrá la seguridad absoluta de la vida eterna en el Cielo. Dios perdonará sus pecados, limpiara su alma, renovara su espíritu, le dará una vida abundante en este mundo y la vida eterna en el mundo venidero. ¿Cómo se puede rechazar un regalo tan precioso? ¿Cómo podemos dar la espalda a Dios que nos amó lo suficiente para sacrificarse por nosotros?

Si no está seguro acerca de lo que cree, le invitamos a que diga la siguiente oración a Dios: "Dios, ayúdame a saber lo que es verdadero. Ayúdame a discernir lo que es error. Ayúdame a saber cuál es el camino correcto para la salvación." Dios siempre responderá a dicha oración.

Si desea recibir la fe y a Jesús como su Salvador, simplemente hable con Dios, verbalmente o en silencio, reciba el bautismo (como convertirse a la fe bíblica verdadera), obedezca a Su Iglesia y Su ley y dígale que quiere recibir el don gratuito de la salvación por medio de Jesús, nuestro Señor y Salvador. Si desea una oración para rezar, aquí hay un ejemplo: "Dios, gracias por amarme Gracias por sacrificarte por mí Gracias por brindarte por mi perdón y salvación Quiero aceptar el regalo de la salvación a través de Jesús. Deseo recibir a Jesús como mi Salvador. ¡Amén! "

Para saber más:

Información Espiritual que usted debe saber para salvarse: http://www.santos-catolicos.com/espiritual/

La información bíblica que usted debe saber para salvarse: http://www.santos-catolicos.com/apologetica/

Dogma cristiano que usted debe creer para ser salvado: http://www.santos-catolicos.com/dogma/

El Bautismo, los pasos para convertirse a la fe tradicional, los pasos para aquellos que abandonan las sectas falsas y el bautismo condicional: http://www.santos-catolicos.com/dogma/#Los-Pasos-Para-Convertirse-a-la-fe-Catolica-Tradicional

NINGUNA SALVACIÓN FUERA DE LA IGLESIA CATÓLICA

Las siguientes declaraciones que se encuentran en Fuera de la Iglesia Católica No Hay Salvación son de la más alta autoridad educadora de la Iglesia Católica. Existen los decretos Papales ex cátedra (decretos del Trono de San Pedro). Por lo tanto, constituyen las enseñanzas dadas a la Iglesia Católica por Jesucristo y los Apóstoles. Dichas enseñanzas son invariables y están clasificadas como parte del magisterio solemne (la autoridad educadora extraordinaria de la Iglesia Católica).

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, “Cantate Domino”, 1441, ex cátedra (declaración infalible del Trono de Pedro): La Santa Iglesia Romana firmemente cree, profesa y predica que todos aquellos que están fuera de la Iglesia Católica, no solo los paganos sino también los judíos y herejes o cismáticos, no pueden compartir la vida eterna y se irán al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, a menos que se unan a la Iglesia antes del fin de sus vidas; que la unidad de este cuerpo eclesiástico es de tal importancia que solamente para aquellos que moran en él contribuyen los sacramentos de la Iglesia a la salvación; y el ayuno, la caridad y otras obras de piedad y prácticas de la milicia cristiana producen recompensas eternas; y que nadie puede ser salvado, sin importar cuánto haya regalado en beneficencia y cuánta sangre haya derramado en nombre de Cristo, a menos que haya perseverado en el seno y en la unidad de la Iglesia Católica.”

Como podemos ver a partir de esta declaración infalible por parte del Trono de Pedro, nadie puede ser salvado a menos que se unan a la Iglesia antes del fin de sus vidas... Sin embargo, muchas personas hoy en día que se llaman a sí mismos católicos o cristianos, temeraria y obstinadamente afirman el opuesto directo de esta declaración y claman que los protestantes, herejes, judíos, cismáticos y aún los paganos pueden alcanzar la vida eterna.

Papa Gregorio XVI, Summo lugiter Studio (#2), 27 de mayo, 1832: “Finalmente algunas de estas personas malguiadas intentan persuadirse a sí mismos y a otros que los hombre no son salvados únicamente en la religión Católica, sino que aún los herejes pueden alcanzar la vida eterna.”

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, El Credo Atanasio, Sesión 8, 22 de noviembre, 1439, ex cátedra: “Quien quiera que desee ser salvado, necesita sobre todo sostener la fe católica; a menos que cada uno preserve esto completo e inviolado, sin duda alguna perecerá en la eternidad.” (Decretos de los Concilios Ecuménicos, Vol. 1, pp. 550-553; Denzinger 39-40).

Papa Inocente III, Cuarto Concilio Laterano, Constitución 1, 1215, ex cátedra: Ciertamente hay una Iglesia universal de los fieles, fuera de la cual nadie se salva, en la cual Jesucristo es tanto el sacerdote como el sacrificio.”

Papa Bonifacio VIII, Unam Sanctam, 18 de noviembre, 1302, ex cátedra: “Con la Fe urgiéndonos, somos forzados a creer y sostener la única, santa, Iglesia Católica y que, apostólica y firmemente creemos y simplemente confesamos esta Iglesia fuera de la cual no hay salvación ni remisión de los pecados... Además, declaramos, decimos, definimos y proclamamos a toda criatura humana que ellas, por absoluta necesidad para la salvación están enteramente sujetas al Pontífice Romano.”

Aquellos que rehusan creer en el dogma Fuera de la Iglesia No Hay Salvación hasta que ellos comprenden cómo está la justicia en el mismo, simplemente están reteniendo su Fe en la revelación de Cristo. Aquellos con la verdadera Fe en Cristo (y en Su Iglesia) aceptan Su enseñanza primero y luego comprenden la verdad en ellas (es decir, el por qué es verdadera). Un católico no retiene su creencia en la revelación de Cristo hasta que la puede comprender. Esa es la mentalidad de un hereje sin fe que posee un orgullo insufrible. San Anselmo resume la verdadera perspectiva católica sobre este punto.

San Anselmo, Doctor de la Iglesia, Prosologion, Capítulo 1: “Porque no busco comprender lo que pueda creer, sino creo para poder comprender. Porque también creo esto, a menos que crea, no debiera comprender.”

POR QUÉ LAS PERSONAS DE MALA VOLUNTAD Y ORGULLO SE DEJAN EN LAS TINIEBLAS

Muchas personas tampoco comprenden por qué tantísimas personas “buenas” se dejan en herejía o cisma, sin fe y en las tinieblas, o por qué tantas personas “buenas” nunca han escuchado sobre Jesucristo – y por qué estas “buenas” personas serían condenadas e irían al infierno si muriesen en este estado, cuando no son todavía herejes ni cismáticos (porque no pueden rechazar lo que todavía no saben)?

La respuesta a estas preguntas es que Dios, de antemano, sabía sobre el rechazo de esta persona a la verdadera fe, aunque nunca se le presentó. Porque, a pesar que durante toda su vida una persona nunca ha escuchado sobre la Iglesia Católica ni sobre Sus enseñanzas en cuanto a la Eucaristía, la Confesión, el Bautismo, la Fe y las Obras para la Salvación, etc., esa persona – mientras lee su Biblia – rechaza las palabras que claramente indican estas enseñanzas, es decir “a menos que coma la carne del Hijo del Hombre y beba Su sangre, no tendrá, no tendrá vida” ó “recibid el Espíritu Santo: A quien le retengáis sus pecados les serán retenidos;” entonces, si lee dichas palabras parecidas, pero simplemente rechazó creer que Jesús realmente podía decir en serio lo que decía, y que era imposible que su interpretación personal estuviese equivocada, y si estaba obstinado con su posición, entonces sería un pecador mortal y lleno de orgullo, porque ya se habría decidido a que su interpretación personal es la correcta. Así, si se le hubiese presentado alguna vez la posición verdadera, simplemente hubiese rechazado creer en ella y entonces se habría vuelto un hereje. Creo que muchas personas que han hablado con los herejes protestantes están conscientes de estos hechos. Estos herejes protestantes a menudo expresan opiniones como: “Simplemente rechazo creer que dichas enseñanzas son verdaderas”, o “Simplemente rehuso creer la enseñanza Católica sobre la Eucaristía, etc...”

Un alma humilde siempre pensará que es posible que él o ella haya entendido equivocadamente algunas cosas y, entonces, siempre se conformará inmediatamente a la fe verdadera que le fuese presentada. Una persona que siempre piensa que está en lo correcto o que no puede aceptar consejos de otras personas, o que siempre tiene una alta estima de su propia mente, no puede, en realidad, tener una buena disposición de recibir alguna vez la verdadera Fe Católica. Simplemente rechazaría creer si alguna vez le fuese presentada la fe verdadera. Es realmente un orgullo y una presunción muy triste y abominable creer que no es posible que uno haya entendido mal algunas cosas y que uno no podría ser corregido por otras personas. Todos los herejes, sin excepción, han caído en esta trampa de orgullo y presunción. Lo mismo debe de decirse sobre todas las personas que mueren siendo herejes, cismáticos, paganos, infieles, judíos o musulmanes, etc. Un alma humilde no rechazará las palabras de Dios porque no las puede comprender, sino en vez buscará cómo entenderlas, y le rezará a Dios pidiendo ayuda y guía (para saber la verdad). El simple pensamiento o reflexión sobre un alma humilde que pueda estar en error y sus humildes oraciones a Dios, aunado con la abstinencia de pecados mortales, rogando fervientemente Su iluminación en relación a un tema específico, es a menudo suficiente para que un alma salga de la herejía. Porque la humildad es la manera perfecta hacia el Cielo y nadie más que los humildes entrarán allí.

Las herejías son adoptadas únicamente por aquellos quienes, si hubiesen perseverado en la fe, estarían perdidos por la irregularidad de sus vidas.” -San Agustín

Todos los herejes, sin embargo, y todas las demás personas que mueren fuera de la Iglesia y de la Salvación, no buscan la verdad ni rezan a Dios para que los ilumine sobre la verdad. Estas personas, en vez, rechazan creer o únicamente creen en lo que ellos piensan que es la verdadera Fe, rechazando todo lo demás. Esta es la herejía o pecado mortal en que caen todos los protestantes u “Ortodoxos” orientales, etc., quienes en realidad (muchos de ellos) no comprenden totalmente lo que enseña la Iglesia (y sin embargo obstinadamente rechazan creer en ello cuando se les presenta) o rechazarían creer en ella si alguna vez les fuera presentada a ellos.

Esta es la razón exacta de por qué muchas personas se quedan en las tinieblas y sin fe, ya que Dios sabía de antemano sobre su mala voluntad y su rechazo a aceptar la verdadera Fe Católica. Esta es una verdad de Fe que es enseñada por muchos de los Papas, Santos y Padres de la Iglesia.

San Agustín (+428): “... Dios sabía de antemano que si hubiesen vivido y les hubiese sido predicado el evangelio, lo hubiesen escuchado sin creer.”

Santo Tomás de Aquino, Sent. III, 25, Preg. 2, Resp. 2, solut. 2: “Si un hombre no tuviese a nadie que lo instruyera, Dios le enseñará, a menos que desee culpablemente permanecer en donde está.

Papa San Pío X, Acerbo Nimis (#2), 15 de abril, 1905: “Y así, Nuestro Predecesor, Benedicto XIV, tuvo causa justa para escribir: ‘Declaramos queun gran número de aquellos que están condenados al castigo eterno sufren esa calamidad eterna debido a la ignorancia de aquellos misterios de fe que deben conocerse y creerse para poder estar numerados entre los elegidos.’”

Esta la razón de por qué todos los Doctores de la Iglesia sostenían que ningún adulto podría salvarse sin tener el conocimiento de la Trinidad y la Encarnación. Es la razón de por qué los Doctores de la Iglesia que creían en el bautismo de deseo (a pesar que estaban equivocados sobre esto) únicamente lo extendían a los catecúmenos no bautizados que creían en la Trinidad y en la Encarnación.

Sin embargo, de ninguna manera debemos de pensar que somos buenos por tener la Fe o de ninguna manera pensar que somos especiales por haber sido traídos a la Fe. Esta es una trampa en la cual uno fácilmente puede caer. Y es una trampa muy peligrosa, porque si una persona se piensa especial de alguna manera, entonces probablemente ya está perdida. El orgullo (en mi opinión) lleva a la mayoría de las almas al infierno. Es el principio y el fin de la condenación. (Usted puede pensar, claro está, o considerar que es especialmente malvado o pecaminoso, como por ejemplo: “que usted es la peor persona sobre la tierra” o “el más grande pecador sobre la tierra”, etc., lo cual es bueno pensar sobre sí mismo). Esta es la manera en que uno debe considerarse a sí mismo: como el más grande pecador en el mundo y totalmente indigno de recibir cualquier gracia de Dios. En realidad, personalmente, no comprendo por qué he sido traído a la Fe y por qué tantos paganos, judíos o musulmanes, que son mejores que yo, no fueron. ¿Qué hice yo para merecer esta gracia de Fe y qué fracasaron en hacer ellos? ¿Por qué están ellos en tinieblas mientras que yo he encontrado la verdadera luz del Evangelio? Por qué, me pregunto a menudo, sin comprender el por qué. Citaré a San Alfonso, quien explica esto mejor que yo:

San Alfonso, Preparación para la Muerte, (c. +1760): “¡Cuán agradecidos deberíamos estar con Jesucristo por el don de la fe¿Qué hubiese sido de nosotros si hubiésemos nacido en Asia, África, América o en medio de los herejes y los cismáticos? Aquel que no cree está perdido. Esto, entonces, fue la primera y la más grande de las gracias que nos fueron conferidas: nuestro llamado a la verdadera fe. Oh Salvador del mundo, ¿qué sería de nosotros si no nos hubieras iluminado? Hubiésemos sido como nuestros padres de antaño, quienes adoraron a los animales y a trozos de piedra y madera: y así todos hubiésemos perecido.

San Alfonso Liguori, Sermones (c. +1760): “¿Cuántos nacen entre los paganos, entre los judíos, entre los mahometanos y herejes, y todos están perdidos.”

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!