Leonardo da Vinci: Biografía, Pinturas, Inventos, Frases

Biografia de Leonardo da Vinci

Leonardo nació en Vinci, Italia; antes de que se adoptaran las convenciones de nombres actualmente vigentes en Europa, por lo que a su nombre de pila se añadió el de su padre (Ser Piero) y la localidad de nacimiento. Sin embargo, Leonardo acostumbraba firmar sus trabajos como Leonardo o Io, Leonardo (Yo, Leonardo), es decir, sin emplear el nombre de su padre, lo que induce a pensar que era hijo ilegítimo.

Su padre, Ser Pero da Vinci, era, según fuentes diversas, terrateniente, artista o notario, aunque todas ellas coinciden en citarle como hombre pudiente. Su madre fue una joven campesina llamada Caterina. Se ha sugerido que Caterina fue una esclava de Oriente Medio propiedad de Piero pero las evidencias que puedan confirmar este extremo son escasas.

Leonardo creció con su padre en Florencia, donde fue aprendiz de pintor con Andrea Verrocchio, independizándose más tarde.

Entre 1482 y 1499 trabajó para el duque de Milán y mantuvo su propio taller en el que trabajaban varios aprendices. Cuando los franceses invadieron la ciudad, retornó a Florencia para entrar como ingeniero y arquitecto al servico de César Borgia, hijo del papa Alejandro VI. En 1506 volvió a Milán.

Posteriomente pasó tres años (1513-1516) en Roma ciudad en la que trabajaban pintores como Rafael y Miguel Ángel, aunque sus contactos con estos artistas fueron escasos.

En 1516 entró al servicio del rey Francisco I de Francia en el Palacio Real Amboisse, donde recibió sepultura tras fallecer, una semana después de su 67.º cumpleaños, en Cloux.

Pintura y escultura

Leonardo es bien conocido por su obra pictórica, entre la que destacan La Gioconda (actualmente en el Museo del Louvre de París) y La Última Cena. Sin embargo, hasta nuestros días sólo han llegado 70 pinturas y ninguna de sus esculturas.

Leonardo era un pintor compulsivo que a menudo planeaba grandes obras pictóricas para dejarlas, al cabo, sin finalizar. En 1481 se le encargó la decoración del altar La adoración de los Magos. Después de grandes proyectos y numerosos bocetos, la obra fue abandonada sin terminar cuando Leonardo se trasladó a Milán.

Allí invirtió algunos años planeando y realizando modelos de la estatua de un monumental caballo de bronce de 8 metros que iba a alzarse en Milán. Si bien llegó a construir un modelo de arcilla sobre el que pretendía construir los moldes, a causa de la guerra con Francia el proyecto nunca se finalizó; el bronce se fundió para construir cañones y cuando las tropas galas tomaron la ciudad utilizaron como blanco de tiro el modelo del caballo. Por iniciativa privada, se construyó en 1999 en Nueva York una estatua construida según sus planos que fue donada a la ciudad de Milán, donde se erigió.

De regreso a Florencia, recibió el encargo para la ejecución de un mural público junto con Miguel Ángel, que fue el elegido para ornar la pared opuesta en la Sala de los Quinientos del Palacio Viejo. Su tema fue La batalla de Anghiari. Tras realizar una gran variedad de estudios para el proyecto, abandonó la ciudad dejando la obra inconclusa, lo mismo que Miguel Ángel la suya.

Entre sus discípulos se pueden mencionar a Francesco Melzi y Bernardino Luini, además de su aprendiz Andrea Salai, y los españoles Fernando Llanos y Fernando Yáñez, quienes fueron instrumentales en la introducción del arte renacentista en las cortes españolas.

Pinturas de Leonardo da Vinci

Los inventos de Leonardo da Vinci

La capacidad inventiva de Leonardo no tenía más límite que el de su imaginación. Es legendaria su genialidad como inventor de todo tipo de máquinas. Fue el primero en aplicar la perspectiva y la visión tridimensional a los esquemas de máquinas y obras de ingeniería. Sus mecenas supieron ver en él a un maestro de la ingeniería militar y aprovecharon sus habilidades para aplicarlas al campo de batalla.

Sus detallados estudios de la anatomía, como por ejemplo el Hombre de Vitruvio, son quizá más impresionantes que sus trabajos pictóricos, al igual que sorprenden aún sus trabajos sobre ingeniería, los pájaros, el vuelo y otras áreas que suscitaron su curiosidad.

Sus elucubraciones sobre temas técnicos y científicos eran registrados por Leonardo con minuciosidad y en ellos se combinaba perfectamente el arte con la ciencia para representar de la mejor manera posible la materialización de sus ideas. Sin embargo, y con cierto afán críptico, como si no quisiera desvelar del todo sus descubrimientos, Leonardo, que era zurdo, realizaba sus escrituras reflejadas, escribiendo de derecha a izquierda.

En 1502 Leonardo proyectó un puente de 240 m de luz que formaba parte de un proyecto de construcción para el Sultán Bayaceto II de Constantinopla. La obra jamás se realizó, sin embargo, en 2001, la idea se resucitó para la construcción de un puente en Noruega basado en el diseño de Leonardo.

Dotado de una aguda capacidad de observación, su aproximación a la ciencia nunca destacó por sus explicaciones teóricas ni por recurrir a experimentos; en cambio, para comprender los fenómenos que le interesaban los describía y dibujada hasta sus últimos detalles; planeando realizar una gran enciclopedia basada en detallados dibujos de todo lo conocido.

Sus notas contienen dibujos de numerosas innovaciones como diversas máquinas para volar, un helicóptero, armas de fuego, tanques armados, un submarino y un dispositivo con engranajes que se cree era una máquina para calcular.

El 3 de enero de 1496 ensayó una de sus máquinas para volar sin éxito.

Leonardo nunca publicó o distribuyó los contenidos de sus manuscritos que permanecieron inéditos hasta el siglo XIX cuando pudieron conocerse sus contribuciones al desarrollo técnico y científico.

Por esta razón L. Sprague de Camp le considera no como el primer ingeniero moderno, sino como el último de los ingenieros de la antigüedad, haciendo notar que tras la época de Leonardo se formalizó la publicación de los descubrimientos científicos. Sus contribuciones a otras artes, por ejemplo la escultura, y a ciencias como ingeniería, mecánica, física, biología, arquitectura, anatomía, geología y matemáticas fue decisiva.

Considera a estas últimas como la llave de la naturaleza. Aunque su obra conocida en esta especialidad no está escrita con suficiente rigor ni los resultados obtenidos fueron decisivos en aquel momento, merece, sin embargo, ser considerado en la historia del pensamiento matemático universal por sus prodigiosas intuiciones, en particular, las de carácter geométrico. Algunas de ellas se plasmaron en realidades en los siglos posteriores.

En 1994 Bill Gates adquirió uno de sus manuscritos (Códice Hammer, anteriormente Leiceter) por 25 millones de dólares.

Luego de la muerte de Leonardo, y habiéndolo estipulado en su testamento, algunos libros, todos sus cuadernos de notas, dibujos y otros papeles, que reflejaban cabalmente su obra y pensamiento, quedaron bajo la custodia de su fiel discípulo Francesco Melzi.

Melzi, quien, consciente de la magnitud de la obra del maestro, se entregó a la ardua tarea de ordenar y catalogar las miles de hojas con anotaciones y dibujos de diversa índole, escritas por ambas caras, salpicadas de numerosas ideas, dibujos y bocetos.

Lamentablemente, lo que parecía ya seguro en manos de Melzi, comenzará a fragmentarse, lentamente, a partir de su muerte, acaecida en 1570, cuando sus bienes se reparten entre sus 5 hijos. Orazio Melzi, uno de ellos, fue quien se quedó con la totalidad de los cuadernos y papeles ordenados por su padre, pero ignorando el valor de estos y no sabiendo que hacer con ellos, los amontonó en una bodega, donde permanecieron deteriorándose.

En algún momento fueron hallados por Lelio Gavardi, preceptor de la Casa Melzi. Como juzga muy bien la importancia del descubrimiento, piensa en la manera de llevarse parte de este tesoro.

Así, al poco tiempo, logra sustraer 13 manuscritos. Con el plan de obtener algún beneficio económico, intenta venderlos a algunos personajes notables, pero fracasa en varias oportunidades.

Ya preocupado, y a causa de la intervención de un tercero, decide devolverlos. De esta forma comienza el ir y venir de los documentos y otros más, a manos de distintos interesados e inescrupulosos que se habían enterado del importante hallazgo, generándose la ya mencionada y ominosa fragmentación, y la inexorable dispersión de lo laboriosamente conseguido por Francesco Melzi.

Los destinos de los manuscritos fueron tomando, con el curso del tiempo y las circunstancias de la historia, diversos caminos. Hoy los principales manuscritos de Leonardo se encuentran repartidos por varios países.

En Europa se distribuyen entre Italia, Francia, Inglaterra y España. Y en el nuevo mundo, podemos hallarlos en Estados Unidos. En tanto hojas sueltas están aún dispersas en distintos lugares del Viejo Continente.

Frases de Leonardo da Vinci

"Si una persona es perseverante, aunque sea dura de entendimiento, se hará inteligente; y aunque sea débil se transformará en fuerte."

"Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz."

"El que no valora la vida no se la merece."

"Debes reprender en secreto a tu amigo y alabarlo en público"

"La sabiduría es hija de la experiencia."

"Quien no condena el mal, lo está alimentando"

"Los obstáculos no pueden aplastarme: cada obstáculo proporciona una resolución firme."

Como un día bien empleado trae un sueño feliz, así una vida bien empleada produce una muerte feliz.

El aprendizaje nunca agota la mente.

El placer más grande es la alegría de la comprensión.

Nunca la naturaleza rompe sus propias leyes.

El que siembra la virtud, recoge el honor.

Así como el hierro se oxida por falta de uso, también la inactividad destruye al hombre.

Verdaderamente, el hombre es el rey de los animales, pues su brutalidad supera a la de estos.

El agua es el vehículo de la naturaleza.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!